DESARROLLANDO UNA AUTOESTIMA SANA EN L@S NIÑ@S.

Imagen¿Qué es la autoestima?

La autoestima es una serie de creencias o sentimientos hacia nosotros mismos, las percepciones que tenemos de nosotros. La manera como nos definimos influye en nuestras motivaciones, actitudes y comportamientos, e influye en nuestra respuesta emocional.

Los patrones de autoestima empiezan muy pronto en la vida. Por ejemplo, un niño o niña pequeñ@ que aprende a hacer algo nuevo experimenta un sentimiento de logro que refuerza la autoestima. Aprender a darse la vuelta después de un montón de intentos fallidos enseña a un bebé una actitud de “puedo hacerlo”.

El concepto de éxito como consecuencia de la perseverancia empieza pronto. Cuando l@s niñ@s intentan algo, fracasan, prueban de nuevo, fracasan otra vez y finalmente lo consiguen, se forman ideas sobre sus propias capacidades. Al mismo tiempo, están creando un concepto de ell@s mism@s basado en las interacciones con otras personas. Por eso, la implicación parental es fundamental para ayudar a l@s niñ@s a formarse percepciones de ell@s mism@s sanas y verdaderas.

La autoestima también puede definirse como sentimientos de capacidad combinados con el sentimiento de ser amado. Un niño y niña que es feliz cuando logra algo pero no se siente querido puede llegar a experimentar baja autoestima. De la misma manera, un niño o niña que se siente amado pero que duda de sus capacidades puede también acabar sintiendo baja autoestima. Para desarrollar una autoestima sana, se necesita alcanzar un equilibrio correcto.

¿Cómo pueden ayudar los padres  y madres a fomentar una autoestima sana?

  • Ponga atención en lo que dice. L@s niñ@s son muy sensibles a las palabras de los padres y madres. Recuerde elogiar a su hij@ no sólo por el trabajo bien hecho, sino también por el esfuerzo. Pero sea sincero. Si su hij@ no fue admitido en el equipo de fútbol, evite decir algo como “Bueno, la próxima vez trabajarás más y lo conseguirás”. En vez de esto, dígale algo como “Bueno, no entraste en el equipo, pero estoy orgulloso del esfuerzo que has hecho”. Reconozca su esfuerzo y el trabajo realizado en vez del resultado.
  • Sea un modelo positivo. Si usted es excesivamente duro con usted, pesimista o no realista sobre sus capacidades y limitaciones, su hij@ acabará siendo su reflejo. Cuide su propia autoestima y su hij@ tendrá un buen modelo a seguir.
  • Identifique y corrija las creencias erróneas de su hij@. Es importante que los padres, madres o cuidadores primarios identifiquen las creencias irracionales que tienen l@s niñ@s sobre ellos mism@s, tanto si tienen que ver con la perfección, su atractivo, capacidad u otros aspectos. Enseñar a l@s niñ@s a establecer criterios más precisos y a ser más realistas al evaluarse les ayudará a desarrollar un concepto más saludable de ell@s mism@s. Las percepciones erróneas de ell@s mism@s podrían fijarse y convertirse en una realidad para l@s niñ@s. Por ejemplo, un niño o niña que va bien en la escuela pero tiene dificultades con las matemáticas podría decir: “No puedo con las mates. Soy un mal estudiante”. Esto no es sólo una falsa generalización, es también una creencia que predispondrá al niño o la niña al fracaso. Hazle notar a tu hijo que esa es una generalización de pensamiento.  Una respuesta útil podría ser: “Eres un buen estudiante. Vas muy bien en los estudios. Las matemáticas es sólo una asignatura a la que necesitas dedicar más tiempo. Trabajaremos juntos en ello”.
  • Sea espontáne@ y afectuos@. Su amor puede ser enormemente importante para estimular la autoestima de su hij@. Abrácelo y dígale lo orgullosa u orgulloso que está de él. Déjele una nota junto a su cama que diga “¡Eres maravillos@!”. Elógielo con frecuencia y de manera honesta, sin exagerar. L@s niñ@s saben reconocer cuando algo sale del corazón.
  • Hágale comentarios positivos y precisos. Comentarios como “¡Siempre acabas perdiendo el control!” hará que su hij@ sienta que no tiene control sobre su emoción y su conductas. Un comentario más adecuado sería: “Te has puesto muy enojado con tu hermano. Pero qué bien que no le has gritado ni le has pegado”. De este modo reconoce los sentimientos de su hij@, le recompensa por la elección que ha hecho y le anima a que la próxima vez elija actuar de la misma manera.
  • Cree en su casa un ambiente de seguridad y amor. L@s niñ@s que no se sienten seguros o son víctimas de malos tratos en su hogar sufrirán inmensamente de baja autoestima. Un niño o niña que es testigo repetidamente de las discusiones y peleas de entre padre y madre puede volverse depresiv@ y retraíd@. Esté atento también a los signos que puedan revelar malos tratos de otros, problemas en la escuela, dificultades con l@s compañer@s y otros factores que pueden afectar la autoestima de l@s niñ@s. Aborde estos temas con sensibilidad pero sin demora. Y recuerde siempre respetar a sus hij@s.
  • Ayude a l@s niñ@s a participar en experiencias constructivas. Las actividades que favorecen la cooperación en vez de la competencia son especialmente valiosas para fomentar la autoestima. Por ejemplo, los programas de tutoría en los que un chico mayor ayuda a uno más pequeño a aprender a leer pueden hacer maravillas para los dos.

Imagen

Si sospecha que su hij@ tiene baja autoestima, considere solicitar ayuda profesional.

La terapia puede ayudar a los niños y niñas a aprender a verse a ell@s mismos y al mundo de manera más positiva. Cuando l@s niñ@s se ven a ell@s mism@s de una manera más realista, pueden aceptar quiénes son realmente.

Con un poco de ayuda, l@s niñ@s pueden desarrollar una autoestima sana para tener una vida más feliz y plena.

Elaborado por:

Psic. Yadira Martinez Ortiz

Terapeuta Infantil Cognitivo-Conductual

Especialista en Psicología Positiva  

yadira@sepimex.com.mx

 

Anuncios

La comunicación entre padres e hijo(a)s

Imagen

Muchos padres tienden a pensar que lo mas importante en la comunicación con los hijo(a)s es proporcionarles información importante para el desarrollo de sus vidas: decirles que coman verduras, que deben ir a la escuela porque es importante o incluso algunas veces tienden a decidir por ello(as). La comunicación tiene una función mucho mas importante de lo que imaginamos; es un puente de doble vía que conecta los sentimientos de los padres con los de los hijo(a)s.

Imagen

La comunicación saludable es crucial para ayudar a los niños a desarrollar una personalidad saludable; genera independencia, buenas relaciones con los padres y los demás (amigos y compañeros de clase). Le da al niño la oportunidad de ser feliz, seguro y sano ante cualquier circunstancia. Una gran mayoría de los problemas de conducta en los niño(as) tiene origen en la forma en como los padres y los hijo(a)s se comunican, más que pensar solamente que el/la niño(a) es la fuente de los problemas.

Debido a que los padres se convierten en modelos a seguir por los niño(a)s; en la forma y medida en que estos se comuniquen con los hijo(a)s, ellos aprenderán a manejar sus sentimientos. Una comunicación saludable permite a los padres sentirse cercanos a sus hijo(a)s y conocer sus necesidades. Además de aprender a manejar la frustración y estrés que les genera el mismo ejercicio de la crianza.

Una comunicación saludable le permite al niño(a): sentirse cuidado y amado; saberse importante y tomado en cuenta; sentirse seguro y no aislado en sus problemas; aprender a decir lo que siente, piensa y necesita directamente en palabras, sin necesidad de sobre actuar: como hacer berrinches, gritar, insultar o pegar.

Imagen¿Cómo establezco una comunicación saludable con mis hijo(as)?

1.-Estar disponible: Significa dedicar tiempo para sus hijo(a)s. Bastarán al menos 10 minutos diarios de comunicación  para fortalecer la relación.  Estar  disponible significa sintonizar y hablar de algo importante. Ser capaz de entender y hablar sobre sus propios sentimientos así como también los de su hijo(a).

2.-Saber escuchar: Pregúntele a su hijo(a) por sus ideas y sentimientos, tratando de comprender lo que está diciendo, esto ayuda al niño(a) a sentirse amado aun cuando el está enojado o triste  y usted no puede hacer nada para arreglar el problema. Saber escuchar lo ayuda a calmarlo y así el/ella podrá escucharlo a usted después.

3.-Trate de ponerse en sus zapatos: Vea la situación desde el punto de vista del niño(a) y hágale saber que a usted le importan sus sentimientos, esto le dará la capacidad de entender lo que su hijo siente en ese momento.

Imagen

4.-Sea un buen mensajero(a): si el niño(a) se siente escuchado y atendido estará mas dispuesto a escucharlo, por tanto, asegúrese que lo que usted diga, su tono de voz y lo que haga, envíen el mismo mensaje.

5.-Use palabras y no gritos: para que su  hijo(a) comprenda  lo que usted quiere que el/ella haga, use palabras mientras lo mira a los ojos y le explica la situación; resaltando también las buenas actitudes y comportamientos.No diga las cosas “a gritos”, ellos no sabrán diferenciar claramente lo que está mal.

En Centro SEPIMEX contamos con terapeutas capacitados para apoyar en la mejora de la comunicación entre padres e hijos.

Te ofrecemos diversos talleres con la finalidad de mejorar tu salud y bienestar: Taller a padres; Comunicación asertiva; Manejo del enojo; Manejo del estrés, entre muchos más.

Elaborado por:

Lic. Berenice Candia Ramírez

berenice@sepimex.com.mx

Terapeuta Infantil

Centro SEPIMEX

5689.1419

http://www.sepimex.com