Aprende a ser asertivo

Las personas nos expresamos de maneras muy diferentes, dependiendo de muchas circunstancias, pero seguramente la mayoría de estas formas de comunicarnos podrán clasificarse en uno de los tres siguientes tipos:

  • Comunicación agresiva,
  • Comunicación pasiva y
  • Comunicación asertiva.

La comunicación asertiva es saber pedir, saber negarse, negociar y ser flexible para poder conseguir lo que se quiere, respetando los derechos del otro y expresando nuestros sentimientos de forma clara. La asertividad consiste en también hacer y recibir cumplidos, y en hacer y aceptar quejas.

Para ser asertivo/a tienes que prepararte, la asertividad es una habilidad así que se ha de ser constante en ello, ¿Cómo te preparas? sigue estos pasos…

  1. Ten en claro tus objetivos, ¿Qué quieres que sea diferente?, ¿Qué es lo que realmente quieres cambiar?
  2. Huye de juicios de intenciones, es decir, no juzgues las circunstancias, mejor entiendelas.
  3. Crea la oportunidad de negociación (Hazte dueño/a de la circunstancia en que serás asertivo/a)
  4. Recuerda que “SIEMPRE HAY UNA SEGUNDA OPORTUNIDAD”, si no logras ser asertivo/a en los primeros intentos sigue intentando, con la práctica lo harás cada vez mejor.

Los pasos para ser asertivo son:

  1. DESCRIBE los hechos concretos
  2. Manifiesta tus sentimientos y emociones (¿Cómo te hace sentir la situación?)
  3. Pide de forma CONCRETA Y OPERATIVA que quieres que se haga. (Se especifico/a en que quieres que sea diferente)
  4. Especifica las consecuencias.

Ensaya…

…la forma en como expresas tu asertividad. Lo que se ha preparado, preferentemente por escrito, se tiene que ensayar hasta aprenderselo de memoria, esto es porque nuestras emociones nos pueden desviar de lo que estamos intentando hacer.

Ejecuta…

…en la fase de ejecución hay que tener en cuenta algunas técnicas básicas que nos permiten llevar a cabo lo que hemos preparado.

Técnicas asertivas:

  • Banco de niebla: Consiste en encontrar algún punto limitado de verdad en el que puedes estar de acuerdo con lo que tú antagonista está diciendo.Dicho más expresadamente puedes estar de acuerdo en parte o de acuerdo en principio.
  • Disco rayado:Esta estrategia consiste en repetir nuestra opinión hasta que el interlocutor se de cuenta de nuestra forma de pensar, ceda o intente corregirse hasta un acuerdo común. Es importante tener varios puntos en cuenta:
    • Especialmente útil cuando no se aprecia nuestra opinión.
    • Debemos realizar cuidadosamente opiniones justas.
    • No debemos ser demasiado agresivos.

La forma de hacerlo es diciendo que:

Puede que tengas razón; pero… (Banco de niebla) lo que yo quiero decir es que… (y se sigue con el diálogo en el punto en el que fuimos interrumpidos o repitiéndolo desde el principio) (Disco rayado)

  • No hay que olvidar nunca que nuestros objetivos están plasmados en el diálogo que hemos preparado y que nuestra meta inmediata es decirlo.
  • No se trata de contestar a todas las disgresiones que nos hagan, no es necesario ser rápido y agudo para poder responder de forma inmediata a todo lo que nos digan.

El que aprende sin poner en práctica es como el que ara la tierra para nunca sembrar.

________________________________________________________________________________

Publicado por Psicólogo Benito Zarazúa Quevedo, Terapeuta Cognitivo Conductual de Centro SEPIMEX.
Correo: benito@sepimex.com.mx
Citas: 56891419

10 maneras de hacer enfurecer a tu jefe

jefeExisten hábitos que pueden dañar irremediablemente tus posibilidades de un ascenso o de un aumento de sueldo. Conoce las actitudes que pueden dañar tu carrera y tus relaciones laborales.

Escrito por: Alto nivel

La mayoría de las personas buscan mantener una imagen profesional en su trabajo y mantener buenas relaciones con sus compañeros y superiores. Pero existen actitudes que pueden dañar irreparablemente tus posibilidades de acceder a un ascenso o a un aumento salarial.

Alison Green, autora del libro “Change the World: The Nonprofit Leader’s Guide to Getting Results”, señala que la irresponsabilidad, la falta de respeto a los colegas y  el poco profesionalismo son algunas de las actitudes más efectivas para lograr que tu jefe desconfíe de ti, evite  delegarte responsabilidades y te pase por alto al momento de reconocer los esfuerzos del equipo.

Estas son las 10 actitudes garantizadas que harán que seas “persona non grata” para tu jefe.

1. No aceptar la responsabilidad de tus errores: los jefes razonables saben que no eres perfecto y que los errores sucederán a veces. Lo que importa es darle seguimiento a estas fallas para evitar que se repitan; tu jefe desconfiará en ti si pones excusas, tomas una actitud defensiva o niegas tu responsabilidad ante el error, porque le harás dudar si entiendes que es un error y si podrás evitarlo en el futuro. Además, deja mucho que desear de tu madurez.

2. Ser demasiado sensibles a la crítica: si la retroalimentación que te da tu jefe te molesta, pese a que lo hace de forma constructiva, estas dañando tus posibilidades de aprender y superarte.  Peor aún, tu superior podría empezar a retener cierta información que necesitas escuchar para mejorar para evitarse confrontaciones.

3. No tomar notas cuando se discuta un trabajo que deberás realizar: tu jefe estará al pendiente de que entiendas los detalles de un proyecto cuando te lo pida, y si ve que no buscas contar con toda la información necesaria para hacer bien tu trabajo va a preguntarse cómo lo realizarás y con qué calidad.  Evitar tomar apuntes te hace parecer arrogante y poco profesional para realizar un proyecto.

4. Tratar de adivinar en vez de dar una respuesta correcta: adivinar significa que una parte de tu información es incorrecta, algo sumamente peligroso ya que tu jefe depende de tu trabajo y tus datos para tomar decisiones.  Si no estás seguro de una respuesta, dilo y asegúrale a tu superior que lo vas a corroborar de inmediato.

5. Revelar tus prejuicios: es normal tener algunos prejuicios, todos los tenemos.  Pero si tienes un plan oculto o limitaciones que no comunicas y tu jefe se entera por otra fuente, dañarás tu credibilidad ante él. Por otro lado, trabaja por eliminar aquellos prejuicios que sabes pueden afectarte en tu desempeño laboral.

6. Quejarte de tus frustraciones con todos menos con tu jefe: todos nos quejamos de nuestro trabajo o superior alguna vez, pero si  te encuentras quejándote habitualmente con otras personas, es momento de decírselo a tu gerente o guardártelo. Sólo es cuestión de tiempo antes de que tus comentarios lleguen a oídos de tu empleador y le molestará que no hayas sido lo suficientemente profesional para discutirlo directamente con él.

7. Tratar mal a un compañero: puedes tener toda la razón posible en un debate, pero si eres grosero, hostil o le faltas el respeto a tus colegas al defender tu postura dificultas que tu jefe te apoye y redirecciona la atención de la discusión hacia tu comportamiento.

8. Utilizar el email para tratar temas complicados: es cierto, a menudo es más fácil liderar con los conflictos a través de la interface de una computadora, pero a veces sólo basta con levantar el teléfono o hablar con la gente cara a cara para arreglar alguna situación tirante. Tu jefe confía en que tengas el criterio para distinguir cuándo debes arreglar las cosas de manera personal.

9. Hacer que tu jefe tenga que estar al pendiente de que hagas las cosas: si no cumples con lo que dijiste que harías, ya sea por desorganización o porque no estuviste de acuerdo con la orden desde un inicio,  tu gerente llegará a la conclusión de que no puedes mantener tu palabra.

10. Esconder las cosas: mentir sobre cosas como un proyecto que no estás haciendo, un cliente enojado, el vencimiento del plazo, dudas sobre el manejo de un programa, es fatal para una relación con tus superiores.  Si tu jefe no puede confiar en que seas franco respecto un problema, destruirás la confianza que pueda tener en ti y le hará pensar que le ocultas más cosas importantes.  Esto incluso podría hacer que te despidan.