LOS PROBLEMAS DE AUDICIÓN EN LOS NIÑOS

En los primeros años de vida, la audición es un aspecto fundamental para el desarrollo del habla y el lenguaje. Por esta razón, es fundamental controlar y detectar posibles problemas cuanto antes y evitarlos que podría interferir en el desarrollo social, emocional y cognitivo de los niños.

 Imagen           Imagen

¿QUÉ ES UN PROBLEMA DE AUDICIÓN?

Es una alteración en la percepción auditiva, puede ser desde leve, media, severa o profunda. Se caracteriza por dificultades para escuchar.

Su origen  puede ser congénita o adquirida, en algunos casos hereditaria,  afecta aproximadamente entre uno y tres de cada 1000 bebés. Una cantidad de factores puede llevar a la pérdida de audición.

Imagen

 Los problemas de audición afectan el lenguaje, ya que los niños al no escuchar los sonidos de la voz  no se retroalimentan con ella, por tanto no desarrollan adecuadamente su lenguaje.

CAUSAS DE LA PÉRDIDA AUDITIVA

Puede ocurrir la pérdida de audición si un niño:

Imagen

  • Nació de manera prematura.
  • Permaneció en la unidad de cuidados intensivos neonatales (NICU).
  • Tuvo complicaciones en el parto.
  • Si la madre tuvo Rubeola durante el embarazo.

Imagen

  • Recibió medicamentos que pueden causar la pérdida de audición (ototóxicos)
  • Tuvo una alta concentración de bilirrubina y necesitó una transfusión.
  • Tiene antecedentes familiares de pérdida de audición infantil.

Imagen

  • Estuvo expuesto a sonidos o ruidos muy fuertes, incluso por un tiempo corto,  o  a una exposición breve a sonidos de impacto repentino.
  • Tuvo infecciones frecuentes en los oídos.
  • Tuvo infecciones, como meningitis o citomegalovirus.
  • Tuvo  malformaciones congénitas en sus oídos.

¿CÓMO DETECTAR UN PROBLEMA DE AUDICIÓN EN MI HIJO?

A continuación se mencionan algunos signos de alerta:

Las conductas que puede presentar un niño con problemas de audición son las siguientes:

  • El recién nacido no se sobresalta o “asusta” ante los ruidos fuertes y repentinos.
  • 1-4 meses: no hace sonidos parecidos a los del habla (prosodia). Curvas melódicas escasas y producciones de baja duración.
  • 3-8 meses: el bebé, al contrario de los niños de su edad, solo hace producciones en frecuencias graves.
  • 5-10 meses: retraso en la aparición del balbuceo con, al menos, una vocal y una consonante.
  • A los 8-12 meses el niño no vuelve la cabeza hacia los sonidos familiares o no balbucea.
  • Aproximadamente 14 meses: No se produce una estructuración del balbuceo, lo que da paso a la estructuración sintáctica más adelante.
  • A los 2 años no entiende órdenes sencillas sin apoyo visual.
  • A los 3 años no localiza la fuente del sonido y no es capaz de repetir frases.
  • A los 4 años no sabe contar lo que le pasa.
  • A los 5 años no puede mantener una conversación sencilla.
  • Dice ‘¿qué?’ con demasiada frecuencia.
  • Su falta de atención es frecuente y le cuesta concentrarse.
  • Pone la música muy alta.
  • Orienta la cabeza hacia la fuente del sonido y mira fijamente a la cara cuando le hablan.
  • No entiende cuando se le habla desde otra habitación.
  • El niño no reacciona a sonidos fuertes o no mira cuando sus familiares le llaman.
  • Se observa un retraso en la adquisición de los fonemas del lenguaje muy notable.
  • Se sienta cerca de la televisión o sube mucho el volumen.
  • Falta de respuesta al nivel ruido conversacional o respuesta inadecuado.
  • Tiene un retraso del lenguaje, limitaciones en el habla, habla deficiente o falta de habla.

ImagenImagen

 Imagen

En general, resulta difícil detectar el trastorno ya que los niños que los sufren aprenden a compensar su falta de audición  al volverse más sensibles a otros tipos de señales informativas a su alrededor, como por ejemplo, los cambios de luz al abrir o cerrar una puerta, las vibraciones del suelo y los movimientos del aire.

Imagen

Además, la pérdida de esta capacidad sensorial suele pasar inadvertida en los primeros meses de vida ya que es asintomática en una fase inicial, previa al lenguaje.

Esto podría acarrear problemas de lenguaje,  comprensión y alterar a largo plazo la integración social.

Imagen

Una detección precoz es muy importante para que el niño pueda “reengancharse” a la adquisición del lenguaje y al desarrollo cognitivo normal.

Si sospechas que tu hijo tiene problemas de audición ponte en contacto con especialistas, ellos te ayudarán.

En centro SEPIMEX contamos con terapeutas capacitados que te pueden asesorar en cómo tratar los problemas de audición de tu hijo, canalizar a los especialistas para una atención adecuada, así como dar posteriormente un tratamiento de rehabilitación para los problemas del lenguaje ocasionados por las pérdidas auditivas.

Elaborado por:

Karen Anaid Retes Cethorth

Terapeuta en Comunicación Humana

(Terapia de lenguaje, audición, aprendizaje, voz  y habla)

Karen@sepimex.com.mx

SEPIMEX

Servicios Psicológicos Integrales de México

Tel: 56891419

Anuncios

EL DESARROLLO DEL LENGUAJE

EL DESARROLLO DEL LENGUAJE

El lenguaje es el principal medio de comunicación de los seres humanos, a través de el podemos intercambiar información, mensajes, ideas y sentimientos. Es una destreza que se aprende de manera natural en los primeros años de vida, pues el niño empieza a hablar en interacción con su madre y con los adultos.

 Imagen  Para el desarrollo del lenguaje existen dos factores necesarios e importantes:

La maduración biológica: este se refiere a los órganos que intervienen en el habla, que nos hacen capaces de emitir sonidos, palabras, frases y comunicarnos oralmente.

Y las influencias ambientales: se refiere a que los niños necesitan de oportunidades que brinda el entorno y de una estimulación adecuada, al utilizar el lenguaje oral, el niño recibirá el afecto y la atención de los padres y se dará cuenta que hablar es necesario para comunicar sus necesidades y deseos.

¿CÓMO SE DESARROLLA EL LENGUAJE?

El lenguaje se desarrolla en dos principales etapas:

  1.   Etapa Pre-lingüística: Es considerada como la etapa del nivel fónico puro, comprende las expresiones vocales y sonidos que realiza el bebé desde el llanto hasta el  balbuceo en el primer año de vida. Esta etapa que muchas veces es dejada de lado, es la que permitirá formar las bases necesarias para la producción de sonidos, sílabas y palabras.

De 0 a 1 mes: El bebé prestará atención a los sonidos o gritos. Se comunicará a través del llanto buscando la satisfacción de sus necesidades.

2 meses: Produce ruidos y llantos diferenciados según la necesidad del niño o la causa que lo produce.

3 meses: Emite vocalizaciones y sonidos guturales “ga, ga” “gu, gu”, empezará a producir balbuceos con algunas consonantes y vocales.

4 meses: Existirá mayor interés por parte del bebé hacia las personas y los objetos, empezará a darse cuenta que los sonidos que emite producirán un efecto en su entorno, aprenderá la función de la comunicación verbal, por ende las vocalizaciones aumentarán.

6 meses: Por medio de los balbuceos empezará a conversar con las demás personas, emitirá más vocales unidas a consonantes para formar sílabas pa/, /ma/, /ba/, /ta/.

8 meses: Es la etapa del parloteo, emitirá más silabas seguidas a modo de respuesta a sus conversaciones, por ejemplo: “da-da”, “ba-ba”, “ma-ma”.

10 meses: Responde a su nombre y a consignas simples tales como “no”, “ven”. Vocaliza de manera más articulada, empieza a imitar palabras.

Imagen

      2.  Etapa Lingüística: Esta etapa empieza cuando el niño expresa la primera                         palabra, ya no solo realiza emisiones fónicas sino que empezará a expresarse                   verbalmente a través de palabras y frases con contenido semántico y sintáctico.

12 meses: Imita las palabras y la entonación de los adultos. Comprende órdenes y prohibiciones y dice 2 o 3 palabras en promedio.

18 meses: Su nivel de comprensión mejora notablemente, empieza a pedir las cosas señalando o nombrando los objetos, puede pronunciar correctamente un promedio de 10 palabras, señala algunas partes de su cuerpo cuando se lo piden.

2 años: Se interesa más por la comunicación verbal, ya es capaz de expresar frases de dos a tres palabras y utilizar algunos pronombres personales (mío, tú, yo).

3 años: Existe un incremento rápido del vocabulario, cada día aprende más palabras, su lenguaje ya es comprensible. El uso del lenguaje es mayor y lo utiliza al conversar con los demás o cuando está solo.

4 años: A esta edad el niño prácticamente domina la gramática, su vocabulario sigue desarrollándose, utiliza pronombres, verbos, artículos. Esta edad es caracterizada por las preguntas ¿qué es? ¿Por qué? ¿Para qué?

Imagen

Este es el proceso normal del desarrollo del lenguaje en los niños, es posible que algunos salgan de los estándares establecidos, pero es común, ya que cada niño es diferente como también su entorno.

¿Qué pasa si un niño no ha adquirido su lenguaje correspondiente a su edad? 

No todos los niños adquieren y desarrollan el lenguaje a la misma edad, es probable que en algunos se retrase un poco, pero si el desfase de su lenguaje es por un tiempo considerable, es probable que tenga un retardo de lenguaje que puede ocasionarse

Imagen

por varios aspectos como: la falta de estimulación, alteraciones en el aparato fonoarticulador, problemas en la audición, alteraciones neurológicas , entre otras.

Cualquier retraso en el lenguaje se debe atender lo más pronto posible para no desarrollar alguna patología de lenguaje.

Es importante aprender a estimular el lenguaje en los niños desde que son bebés, ya que es fundamental para que puedan tener una comunicación eficiente al crecer.

¿Cómo estimular el lenguaje en los niños?

  • Háblele y comuníquese con su bebé, el empezará a conversar con usted por medio de balbuceos, sonidos y luego palabras.
  • Responda verbalmente y con mucho afecto a los sonidos producidos por el bebé.
  • Haga juegos de labio para que él lo imite, haga sonidos y soplos, imite y refuerce también los sonidos producidos por el bebé tratando de estimular la producción de palabras. Por ejemplo si dice “ma”, diga usted “ma”…. ¡mamá!”.
  • Ponga énfasis al vocalizar las sílabas o palabras, la articulación debe ser clara y lenta.
  • Enséñele canciones sencillas y cortas acompañadas de gestos y palmadas.
  • Enséñele cómo se llaman lo objetos que señala o interesan al niño.
  • Juegue a producir sonidos onomatopéyicos (sonidos de animales perro, gato, pato, etc.)
  • Muéstrele láminas, fotos, cuentos, para aumentar el vocabulario del niño.
  • No corrija al niño cuando no pronuncia adecuadamente los fonemas, evite decir “no así no se dice, es así…”, es suficiente con que lo escuche a usted pronunciar dicha palabra de la manera correcta y que intente hacerlo, poco a poco irá mejorando, no lo presione demasiado.
  • Incentívelo a comunicarse, a pedir las cosas a través de palabras o frases. No olvide felicitarlo y mostrarse contenta cuando logra hacerlo.

 

 

En SEPIMEX contamos con terapeutas capacitados para diagnosticar, dar prevención  y tratamiento a todo tipo de alteraciones del lenguaje, audición, aprendizaje, voz, habla y cualquier problema referente a la comunicación.

 

 

Imagen

Imagen

Elaborado por:

Karen Anaid Retes Cethorth

Terapeuta en Comunicación Humana

(Terapia de lenguaje, audición, aprendizaje, voz  y habla)

Karen@sepimex.com.mx

SEPIMEX

Servicios Psicológicos Integrales de México

Tel: 56891419

PROBLEMAS DE LENGUAJE EN LOS NIÑOS


PROBLEMAS DE LENGUAJE EN LOS NIÑOS

¿Qué es un problema de lenguaje?

Los problemas de lenguaje se caracterizan por la dificultad para adquirir y usar el lenguaje hablado, escrito o leído. En los niños suelen ser debidos a problemas congénitos, falta de estimulación, infecciones, problemas en la audición o en algunas ocasiones, niños que son sometidos a abusos o maltrato desarrollan problemas del lenguaje.

niña manos     niño pizarrón

Esto nos da una idea de que las causas de un problema de lenguaje son varias y en ocasiones difíciles de diagnosticar.

¿Cómo saber si mi hijo tiene algún problema de lenguaje?

A continuación se mencionarán algunos signos que pueden alertarnos sobre posibles dificultades de lenguaje en los niños.

  • Desfase cronológico entre las capacidades lingüísticas del niño y las que corresponden a su edad. (Habla menos que otros niños de su edad).
  • Incomprensión al hablar (solo su núcleo familiar cercano le entiende).
  • Poca o nula intención de comunicarse.
  • Pobreza de vocabulario respecto a la edad del niño.
  • Imposibilidad de pronunciar bien los sonidos del lenguaje o de discriminarlos adecuadamente.
  • Utiliza muchos gestos para darse a entender.
  • Errores gramaticales frecuentes.
  • Errores frecuentes en la producción de palabras.
  • Errores en los tiempos verbales.
  • Dificultad para memorizar palabras.
  • Dificultad para construir frases.
  • Evita el contacto visual. (No mantiene la mirada, ni sigue una conversación).
  • Falta de correspondencia entre el discurso y su entonación, gesticulación y mímica.
  • Respiración con la boca.
  • Habla nasal.
  • Dificultades para efectuar movimientos sencillos con labios y lengua.
  • Dificultades para tragar.
  • Escurrimiento de saliva.
  • Incapacidad para discriminar o reconocer sonidos.
  • Dificultades para reconocer o trazar letras en las edades correspondientes.
  • Problemas del desarrollo o sensoriales.
  • Incapacidad para reaccionar ante los gestos o a la entonación de voz de los demás.
  • Imposibilidad de dar sus datos básicos (cuando está en edad de hacerlo).
  • No sigue órdenes sencillas o se necesita repetir varias veces la misma instrucción hasta que la logre comprender.

Education

Éstos son sólo algunos indicadores de alerta para los padres y maestros que probablemente nos ayuden a tomar la decisión correcta para iniciar una evaluación o un tratamiento con un profesional.

¿Qué sucede si no se intervienen a tiempo los problemas del lenguaje?  

El lenguaje se define como una función cognitiva superior, la cual se relaciona de manera estrecha con el nivel de pensamiento  y activación de funciones cognitivas en un niño, por tanto al no ser intervenido un trastorno de lenguaje se espera dificultades en la adquisición del proceso lecto-escrito, problemas de rendimiento escolar, dificultades socio-afectivas, problemas en la comunicación, baja autoestima, rechazo social,  entre otros.

niños 3

Es importante tomar en cuenta cualquier anomalía

que se presente en el lenguaje y comunicación

de un niño, ya que poder comunicarse de manera

eficiente es indispensable para poder lograr una

buena integración y tener una mejor calidad de vida.

Elaborado por:

Karen Anaid Retes Cethorth

Terapeuta en Comunicación Humana

(Terapia de lenguaje, audición, aprendizaje, voz  y habla)

Karen@sepimex.com.mx

SEPIMEX

Servicios Psicológicos Integrales de México

Tel: 56891419

¿Qué hago con el enojo?

El enojo es una emoción humana normal, natural y necesaria, resultado tanto de factores externos (frustraciones, situaciones molestas o irritantes, abuso verbal o físico, trato injusto y evaluaciones criticas con respecto al desempeño o carácter) como internos (pensamientos y expectativas que afectan nuestro estado emocional, respuestas corporales p.ej. tensión muscular, tolerancia para manejar provocaciones y el grado de humor enfermo [tomarnos las cosas demasiado en serio] asociado con las provocaciones).

Por lo cual se debe de tratar de entender y manejar el enojo, ya que este no es bueno o malo por sí mismo, lo que hace al enojo bueno o malo es la forma en que escogemos enfrentarnos a este y expresarlo.

El enojo es generalmente considerado un escenario emocional que consiste en sentimientos de irritación, enfado, furia, cólera o ira junto con el aumento de la actuación del sistema nervioso autónomo y el sistema endocrino (p. ej., palpitación rápida del corazón, cara caliente o un golpe en el estomago), tensión en la musculatura, patrones de pensamiento antagonista y al mismo tiempo conductas agresivas.

El enojo es una energía, la cual no puede ser destruida (olvidada), sino que debe transformarse, ya que esta fuerza puede ser usada constructivamente o destructivamente.

Una manera directa por medio de la cual se puede manejar el enojo es cuestionarse si con lo que se hace realmente se consigue lo que se quiere sin afectarse a si mismo o a terceras personas o existiría una mejor manera que no le provocara consecuencias negativas (fisiológicas, emocionales, interacción con terceros).

La terapia cognitivo- conductual es adecuada en el control del enojo debido a que todas las conductas que se manifiestan han sido aprendidas y reforzadas por lo tanto pueden ser modificables por otras mas funcionales. El enojo se vuelve un problema cuando ocurre de manera frecuente, intensa, por mucho tiempo y cuando da paso a la hostilidad y agresión.

Si en algún momento te encuentras “dominado por el enojo o por tus emociones” no dudes en solicitar ayuda profesional ya que tu calidad y estilo de vida pueden verse seriamente afectados si no generas un papel activo ante ello.

Recuerda que como ser humano hay momentos de la vida en que las cosas se llegan a descontrolar ese no es el problema en sí, el problema es que no hagas algo diferente para enfrentar la situación y que no te permitas recibir ayuda por medio de las diferentes estrategias que puedes utilizar y adquirir en terapia.

 

 

Tú puedes aprender a reconocer tus detonantes, validar tu emoción y sobre todo expresarla de forma positiva y apropiada, lo único que hace falta es que te des la oportunidad de recibir ayuda profesional.

MPC. Angélica Méndez Hernández

Terapeuta cognitivo- conductual

SEPIMEX

56-89-14-19

angelica@sepimex.com.mx

 

EMOCIONES POSITIVAS

Las corrientes filosóficas sensualistas consideradas que la felicidad era vivir en un continuo estado de placer. El placer era concebido como algo que excitaba los sentidos. Los filósofos como Epicuro, proponían que la felicidad era la ausencia de dolor físico y un estado de animo libre de pasiones, aquello que los griegos llamaron “ataraxia”. Actualmente podría denominarse  equilibrio emocional a esta disposición, que consiste en mantener balanceada la intensidad de las emociones. Desde la perspectiva de las filosofías orientales se define como la “capacidad para alcanzar aquel estado en que la mente se aquieta”. Desde la psicología contemporánea, consiste en tener controlada la entropía mental, regulando el libre fluir de la consciencia.

Por su parte, el primer pilar de la Psicología Positiva propone alcanzar el bienestar a través del incremento del placer sobre la base de las emociones positivas. Esta vertiente hedonista/sensualista consiste en sumar la mayor cantidad de momentos  felices para alcanzar el bienestar.  Sin embargo, llegar al bienestar a través de las emociones tiene dos inconvenientes. El primero esta relacionado con la habituación, ya que las personas se adaptan fácilmente a los placeres. Esta adaptación hedónica hace que el tono de las emociones positivas sea cada vez menos, a medida que se experimentan de modo frecuente. El segundo pilar está en relacionado con el componente emocional heredado. Así la afectividad, tanto positiva como negativa, está en relación con las variables temperamentales y por ende nuestra balanza hedónica viene, de algún modo, delimitada por nuestra genética.

El desafío está en cómo mantener la balanza hedónica regulada mediante la actividad intencional. Si nos focalizamos en el momento presente, la psicología positiva rescata tres aspectos positivos básicos, entre los que se encuentran: el “Savoring” (saboreo), que está íntimamente relacionado con  amplificar las vivencias de placer;  el “Flow” (fluir) que se centra en la atención  hacia una experiencia óptima, podemos realizar actividades de las cuales intrínsecamente derivar placer por el solo hecho de practicarlas; y el “Mindfulness” o atención plena.

SAVORING

Según Bryant y Veroff (2007), el saboreo es la capacidad para apreciar, atender y mejorar las experiencias positivas de la vida. La vida contemporánea está marcada por la rapidez llevando a  las personas a “olvidar” de pequeños placeres. El ajetreo de la cotidianeidad, provoca que aquellos momentos que nos dan placer, muchas veces pasen inadvertidos. Vivimos un día, una semana y tenemos la sensación de que nada pasó, de que no tuvimos momentos felices y lo justificamos de una u otra manera. No podemos recordar que somos afortunados al saborear un buen café recién hecho por la mañana, cuando disfrutamos el sol camino al trabajo y al gozar de la compañía de nuestros seres queridos durante la cena. momentos resulta importante porque constituyen nuestro repertorio de imágenes evocadoras de emociones positivas para el futuro y a las cuales debemos recurrir cuando la balanza hedónica no nos resulte favorable. Así, el saboreo de los momentos vividos es un proceso activo que favorece la satisfacción en relación con las experiencias positivas de la vida. A manera de reflexión, Ingrid Betancourt, presa política de las FARC en Colombia por más de seis años, comentaba luego de ser liberada que recordar a sus hijos y cada cumpleaños era lo que la había ayudado, a sobrellevar su vida  durante el tiempo que estuvo detenida. Dado que las condiciones del cautiverio eran inhumanas (no le permitían tener fotos u objetos personales, ni utilizar agua caliente), el sólo hecho de recordar imágenes de sus hijos la mantenía con la esperanza para seguir soportando ese tormento. En esta situación extrema donde los eventos son adversos y sólo pueden provocar emociones negativas, el saboreo de eventos pasados permite generar emociones positivas adecuadas a la situación.

Si bien el saboreo está localizado en el presente, la paradoja es que evoca momentos del pasado y del futuro. Para ejercer la estrategia del saboreo es necesario tener recuerdos de experiencias pasadas; es por eso que resulta muy importante prestar atención a los momentos vividos en el presente. En este sentido, Bryant y Veroff (2007) sostienen que el uso del saboreo a lo largo de la vida es importante por tres grandes razones: 1) existen diferencias individuales entre personas que saborean más y menos; 2) el saboreo favorece los estados emocionales positivos y, por último, 3) existen conductas y  pensamientos antes, durante y después de haber pasado por experiencias positivas. Si prestamos realmente atención a las manifestaciones conductuales, cognoscitivas y emocionales de haber vivido una experiencia placentera, es probable que estas referencias perceptuales influyan sobre la experiencia de eventos futuros.

FLOW

El flow, es otro de los objetos de estudio de la Psicología Positiva. Las investigaciones de Csikszentmihalyi (1998) durante más de veinte años, se orientaron al estudio de personas que realizaban actividades con un alto componente de reto personal. Que trata de un tipo de actividad autotélica, es decir, el disfrute que se obtiene al realizar la tarea (trabajo, estudio, deportes) y tiene como principal característica que la persona se halla tan involucrada y registra una concentración tan profunda que pierde la noción del tiempo. La persona deriva un experiencia altamente placentera durante y después de haber realizado la tarea.

Csikszentmihalyi llega a la conclusión que la felicidad no es algo que sucede, no es producto del azar, se trata de una condición vital que hay que cultivar para alcanzarla. El desarrollo del flow demanda el dominio de ciertas habilidades, ya que difícilmente este estado se alcanza de forma pasiva o en tareas rutinarias. Generalmente este estado se logra con el dominio de actividades complejas. El flow permite controlar la entropía psíquica y constituye una solución psicológica  destinada a poner orden en la conciencia, es decir, cuando las personas pueden focalizar la energía psíquica es una meta. Esta meta tiene que cumplir con un requisito de retroalimentación constante para que se alcance la condición de flujo. Cuando la conciencia está organizada de esta manera a través de experiencias de flujo, la calidad de vida mejora y la personalidad se diferencia y complejiza. A medida que se dominan las tareas, la actividad necesaria para alcanzar el estado de Flow cambia.

Según la Psicología Positiva, el flow consiste en estar comprometido con las tareas que se realizan y es una vía de acceso a la felicidad. Si se emplean las fortalezas personales tanto en el trabajo como en el estudio, en el tiempo de ocio y las relaciones personales, es probable que se alcancen estados de flow. El flow tiene como momento crítico el tiempo presente y no esta caracterizado por la emoción positiva en sí mima, sino por la concentración y la implicación personal. El flow deriva emociones positivas como consecuencia de haberlo experimentado. Si se intenta saborear el estado de flow prestando mayor atención a la actividad, el proceso de flow se detiene y en esto radica la diferencia fundamental con el savoring, donde la satisfacción deriva de la evocación de las experiencias positivas vividas.

MINDFULNESS O ATENCIÓN PLENA

El tercer constructo relacionado con las emociones positivas es el mindfulness o atención plena. La práctica del mindfulness es una herencia de la tradición budista y actualmente es utilizada por la psicología occidental como técnica  de control del estrés y para el tratamiento de diversos trastornos psicológicos. La premisa básica de la práctica del mindfulness es prestar atención a la experiencia presente, sin criticar y sin juzgar. La mente esta inundada de pensamientos acerca del pasado y del futuro, generalmente sin lógica y que forman parte del libre flujo de la conciencia. En la medida en que se presta atención a la actividad mental, se toma conciencia de los pensamientos y se los considera como tales, “solo como pensamientos”. La práctica del mindfulness  toma en cuenta que la mente siempre esta haciendo algún comentario y que se toma ese “guion” como si fuese real, cuando no lo es. Este guion es la base de nuestras emociones y reacciones conductuales. En las tradiciones orientales, la plenitud se alcanza mediante un contacto óptimo con la realidad y la percepción exacta del presente. En la tradición budista se cultiva activamente la atención consiente como método para controlar la conciencia y aquietar la mente. La idea del midfulness es que la felicidad no está en las circunstancias externas, sino que comienza con el desapego de las circunstancias externas, de los pensamientos y otros automatismos.

 Esta práctica no se focaliza solo en los contenidos mentales, ni se necesita un estado de concentración elevado. Se puede realizar mientras se lleva a cabo cualquier actividad, mientras se camina, se está leyendo un libro. La idea central es el darse cuenta de las sensaciones que forman parte la experiencia cotidiana, ya que la mente entra frecuentemente en “piloto automático” para realizar la mayoría de las actividades.

Solo puede entenderse esta práctica en un momento temporal concreto: el presente (Germer, 2005). Mediante la atención plena al estado presente se pueden quebrar los automatismos mentales, que según este modelo son causa de la mayoría de las disfunciones. La ansiedad, el estrés, la depresión y otros trastornos psicológicos que provienen de un comportamiento automático (desatenciones) en el cual las personas se manejan con patrones repetitivos sin prestar atención. Al promover la toma de conciencia de sensaciones y emociones se posibilita que estas actúen de forma autónoma y se equilibren según sus propios sistemas naturales de autorregulación. La falta de información sensorial inducida de forma activa o pasiva (por ejemplo, tomar medicación para la ansiedad; utilizar técnicas de restructuración cognitiva para cambiar creencias; usar la distracción mental) impide al organismo la información precisa y necesaria para que tengan lugar los modos naturales de aprendizaje (Vallejo Pareja, 2006). Mediante la práctica de la atención plena es posible restaurar mecanismos de autorregulación del organismo humano, siendo esta la clave del bienestar psicológico.

Por ultimo, te recomendamos que pongas atención a estos tres aspectos (SAVORING, MINDFULNESS Y FLOW) en tu vida cotidiana y podamos ver la psicología desde un nuevo enfoque, desde el cual podemos trabajar sobre el fortalecimiento de nuestros recursos personales y el bienestar de cada un@ de nosotr@s. #SepimexTerapia

Lecturas recomendadas:

  • Castro, A. (2010) Fundamentos de Psicología Positiva. Editorial Paidós.
  • Dolores M. & Vázquez C. (1998) Optimismo inteligente. Editorial Alianza.

 SEPIMEX trabajando por tu bienestar

Elaborado por:

Psic. Yadira Martínez Ortiz

yadira@sepimex.com.mx

Terapeuta Infantil Cognitivo-Conductual

Centro SEPIMEX

 5689.1419

http://www.sepimex.com.mx

La ecología emocional

Leyes de la gestión ecológica de las relaciones

 

Por: Psic. Benito Zarazúa Quevedo

Terapeuta Cognitivo Conductual, Centro SEPIMEX

 

La idea sobre la “Inteligencia emocional” nace a partir de que en 1983 Howard Gardner en su Teoría de “Inteligencias múltiples” introdujo la idea de incluir la inteligencia intrapersonal (la capacidad para comprenderse uno mismo, apreciar los sentimientos, temores y motivaciones propios) e interpersonal (la capacidad para comprender las intenciones, motivaciones y deseos de otras personas).

Por lo que la inteligencia emocional se define como la capacidad para reconocer sentimientos propios y ajenos, y la habilidad para manejarlos.

 Nuestras emociones tienen un impacto directo en el mundo, y aunque no podemos decir que somos plenamente responsables de estas emociones, sí lo somos de su gestión y de ser capaces de transformarlas en positivo, con una acción creativa.

 

Según los autores, las emociones mal gestionadas son fuente de contaminación, agresión, destrucción, enfermedad, muerte interior y muerte exterior; por ello, no basta con enfrentar nuestros estados de ánimo de una manera inteligente, sino hacerlo también sin perder la perspectiva del mundo que nos rodea y el compromiso responsable.

 

La ecología emocional.

La ecología emocional o psicoafectividad es el arte de transformar positivamente nuestras emociones.

Hay que gestionar nuestras emociones para que nuestros afectos promuevan conductas sanas, que enriquezcan nuestro desarrollo y crecimiento personal de forma equilibrada y plena en nuestro entorno.

Las 7 leyes de la gestión ecológica de las relaciones son principios del pensamiento que nos ayudarán a comprender cómo mejorar nuestras relaciones sociales, afectivas y laborales.

1. Ley de la autonomía: Ayúdate a ti mismo, y todos te ayudarán.

Sí somos capaces de ayudarnos a nosotros mismos, también seremos capaces de encontrar ayuda en los demás, pues los respetaremos y no los ahogaremos con nuestras demandas.

2. Ley de la prevención de las dependencias:No hagas por los demás aquello que ellos puedan hacer por sí mismos.

 

El hecho de no aplicar esta ley promueve la creación de relaciones de dependencia en las cuales una de las personas cede el control y el otro la asume. Por lo que, es importante aprender a respetar el crecimiento propio  de cada persona, de modo que se favorezca que sea ella la que asuma el control de su vida, tome las decisiones de forma congruente con sus recursos, su historia y estrategias personales.

3. Ley del boomerang o de la correspondencia: Todo lo que haces por los demás también lo haces por ti mismo.

Nuestra construcción personal tiene lugar a partir de nuestra relación con los demás. Lo que emitamos recibiremos, si damos alegría, nos llegara alegría, si damos ira nos llegará ira, lo que cosechemos eso mismo sembraremos.

4.    Ley del reconocimiento de la individualidad y la diferencia: No hagas a los demás aquello que quieres para ti, pueden tener gustos diferentes.

Esta ley es la ley de respeto a la diferencia. Los seres humanos somos diferentes y eso es algo bueno, buscamos la igualdad pero eso no es posible debido a nuestras diferencias, aunque si podemos lograr la equidad.

La aplicación de esta ley pide poner en práctica la empatía. Aprender a captar que siente y piensa nuestro interlocutor, estar atentos, escuchar de forma activa y preguntar, será lo que nos permita ser más sensibles y respetuosos con su momento vital. Solo en este caso podremos ayudar de verdad, si es eso lo que buscamos.

5.    Ley de la moralidad natural: No hagas a los demás aquello que no quieres que te hagan a ti.

Esta ley va de la mano con la del boomerang, hay ciertas cosas o hechos que no nos gustaría que nos pasaran, como lo serían: agresiones, falta de respeto, abandono, ofensas, gritos, amenazas, etc. por lo que lo negativo que hemos emitido podría acabará rebotando contra nosotros mismos.

6.    Ley de la autoaplicación previa: No podrás hacer ni dar a los demás aquello que no eres capaz de hacer ni darte a ti mismo.

La psicoafectividad parte de la idea de que uno debe empezar por si mismo y que las principales responsabilidades del adulto sano y maduro es aprender a cuidarse en el sentido más global del término. Cuidarse significa buscar y crear el mejor entorno para el desarrollo  de sus potenciales humanos.

7. Ley de la limpieza relacional: Tenemos el deber de hacer limpieza de las relaciones que son ficticias, insanas y que no nos dejan crecer como personas.

Es importante revisar que tipos de relaciones tenemos, que aportamos y que nos aportan, si favorecen o dificultan, facilitan o  bloquean nuestro desarrollo, es un trabajo de mantenimiento personal que no podemos rehuir.

Este proverbio chino lo explica muy bien: Quien se acerca al pescado seco, apesta; quien se acerca a una orquídea huele bien; quien se acerca al fuego es el primero en quemarse, quien se acerca al bermellón rojo se vuelve rojo y quien se acerca a la tinta negra se vuelve negro.

 

Lo que puedes hacer para mejorar:

  • Revisa tus relaciones, procura te enriquezcan y favorezcan en tu desarrollo.
  • No puedes dar lo que no tienes, procura desarrollar en ti todas las habilidades, cualidades o virtudes que buscas en los demás.
  • Respeta las diferencias entre tú y los demás, eso enriquecerá tus relaciones.
  • Si ayudas los demás procura no estar haciendo algo que ellos pueden hacer por si mismos, los puedes perjudicar.
  • Sobre todo hazte responsable de ti mismo.

 

Fuente:

Mercé Conangla I. Marin, Jaume Soler i Lleonart. (2009) “La ecología emocional: El arte de transformar relaciones, más allá de la inteligencia emocional”; España: AMAT

 

Psicólogo Benito Zarazúa Quevedo

Terapeuta Cognitivo Conductual de Centro SEPIMEX

Tel. 56891419

E-mail: benito@sepimex.com.mx

 

¿Qué es la andropausia?

Este es un término aceptado internacionalmente que se empezó a usar en la década de los noventas para englobar las alteraciones que comienzan a manifestarse y afectar al varón hacia los 40 o 50 años aunque pueden adelantarse a los 35 años y retrasarse hasta los 65.

El término adecuado para definir a la andropausia es hipogonadismo, este término ubica al paciente frente a dos factores perfectamente claros: la edad y la esfera hormonal, es decir a una caída en el nivel de testosterona.

La andropausia es un síndrome con características muy variadas que se presentan lenta y progresivamente, no termina abruptamente con la capacidad reproductiva (caso contrario a la menopausia y climaterio), ni con el ejercicio de la sexualidad, pero si causa cambios hormonales, físicos y psicológicos.

Otras acepciones de la andropausia: Síndrome de Adam / PADAM  /AAAD

La andropausia es una condición física con dimensiones psicológicas, interpersonales y sociales.

Causas de la Andropausia

Progresivo descenso del nivel de andrógenos (hormonas sexuales masculinas que incluyen la testosterona) en el varón repercutiendo así en todos los procesos orgánicos.

Los niveles de testosterona comienzan a caer aproximadamente 10% por cada década. Se estima que el 30% de los hombres de alrededor de 50 años, tendrán la testosterona lo suficientemente baja para causar síntomas o representar un riesgo, estos síntomas pueden afectar su calidad de vida y pueden exponerlos a otros riesgos a largo plazo por ese bajo nivel de testosterona.

Algunos síntomas no sexuales:

  • Debilidad general
  • Cansancio
  • Insomnio
  • Irritabilidad
  • Desasosiego e incluso una tendencia a la depresión
  • Disminución en la propia confianza
  • Reducción de la motivación
  • Dificultades de concentración
  • Perdida de habilidades cognitivas

Algunos síntomas sexuales:

  • Disminución del deseo sexual.
  • Requiere de más tiempo para lograr la erección y necesita más estimulación directa para lograrlo.
  • Disminución del tamaño testicular.
  • Las erecciones se vuelven menos firmes.
  • Se reduce la cantidad de semen y disminuye la intensidad de la eyaculación.
  • Se prolonga el periodo refractario, es decir, se alarga el tiempo posterior al coito en el que el hombre es incapaz de lograr una nueva erección.

Diagnóstico

Cada hombre es diferente, por tal motivo cada caso de andropausia debe tratarse de forma individual con el propósito de lograr una mejor calidad de vida.

La andropausia se diagnostica basándose en la historia clínica, un examen físico y exámenes de laboratorio todo esto tiene que estar a cargo de su médico tratante.

Tratamiento

Los hombres a quienes los síntomas de la andropausia amenazan con afectar su vida cotidiana podrán buscar apoyo profesional multidisciplinario, que incluya apoyo psicológico para enfrentar los retos característicos de esta etapa y generar un espacio neutral y objetivo para poder externalizar interrogantes, preocupaciones y sentimientos que pudiera estar experimentando el varón. El objetivo del apoyo terapéutico será llegar a la aceptación y aprendizaje de estrategias y habilidades para mejorar su calidad de vida.

Los efectos de la andropausia afectan varias áreas de la vida del hombre pero son los efectos en la sexualidad los que más lo trastornan, incluso les motivan a pedir ayuda (si llegasen a hacerlo) dado que nos encontramos en una sociedad donde se venera la juventud y la virilidad, exaltando la capacidad y potencia tanto física como sexual.

La andropausia es sólo una etapa más en la vida del hombre. Nada es permanente, todo y todos estamos sujetos a cambios, no hay etapas mejores ni peores, solo diferentes. Ante algo nuevo debe llegar la adaptación de lo contrario sufrimos un estancamiento que nos impide continuar con el desarrollo normal y crear patologías. Es tiempo para enfrentar el cambio y atender las nuevas necesidades que esto implica.

Consejos prácticos:

Acudir al médico regularmente después de los 40 años.

Acude a un profesional el cual determinará cuales son las mejores alternativas de tratamiento en tu caso (Médico, Psicólogo, Psiquiatra)

Vigilar el peso corporal.

Reducir el consumo de alcohol y tabaco.

Eliminar el uso de drogas y la automedicación.

Tener un hobby o espacio propio para el esparcimiento.

Practica una rutina de ejercicio (por lo menos 3 veces por semana)

Observa tus pensamientos, emociones y conductas.

Amplia la información con la que cuentas (libros y revistas científicas)

Elaborado por:

Mtra. Angélica Méndez

Terapeuta cognitivo-conductual

Centro Sepimex

 

ENTENDIENDO EL PERFECCIONISMO

¿Cómo es considerado un perfeccionista?

Se les atribuye ser demasiado controlados, desconfiados, reservados, contenidos, e incluso que les cuesta adaptarse a los cambios.

Pero… ¿Cuál es el origen?

El primer factor es cuando el niño está rodeado por figuras de autoridad que dan mucha importancia al cumplimiento de las reglas sociales y familiares. Y el segundo factor es que hay tanta importancia a lo que debería de ser, que olvidan que el niño también tiene pensamientos y sentimientos, por lo tanto les restan importancia. Esto da como resultado que el niño no se sienta querido, y que para poder serlo, tendrá entonces que cumplir con todas las reglas y de manera perfecta.

Y… ¿Cómo saber entonces que características son propias de un perfeccionista?

Un perfeccionista cognitivamente hablando:

  • Tienen la esperanza de ser recompensados por sus acciones
  • Creen que el control total es posible
  • A mayor control, mayor madurez.
  • Piensan siempre en el futuro
  • Se fijan mucho en los extremos
  • Aseguran que no existen las coincidencias
  • Imagina los peores desenlaces
  • Aseguran consecuencias negativas a dar pasos en falso
  • Tienen miedo a ser humillados, a perder el control, a ser rechazados, e incluso a lastimar a alguien.

Un perfeccionista conductualmente hablando:

  • Hace esfuerzos sutiles pero constantes para controlar todo en el mundo exterior (e interior)
  • Buscan garantía de la seguridad
  • Siguen leyes y normas
  • Casi nunca son rechazados en las relaciones amorosas
  • Se adaptan rápidamente a los grupos sociales por seguir sus reglas
  • Cuentan con un amplio autoreglamento
  • No demuestran sus sentimientos, ya sea minimizándolos, evitándolos, o ignorándolos.

Un perfeccionista emocionalmente hablando:

  • Sentimientos intensos de deber, responsabilidad y justicia
  • Preocupación excesiva y constante

¿Cómo se relaciona un perfeccionista con otras personas?

Se adaptan rápidamente a las personas con las que se encuentren, no dejan lugar o motivo para ser criticados por los otros y logran que la gente siempre piense bien de ellos.

Día a día quieren mandar, les gusta tomar las decisiones sobre cualquier tema, controla el tiempo, hace esperar a la gente y tiene la última palabra en las conversaciones, por lo tanto con el tiempo esto va generando un deterioro en sus relaciones interpersonales, laborales, familiares y sociales.

Entonces…¿El perfeccionismo es bueno o malo?

Ellos mismos y la sociedad lo consideran positivo por que son personas adaptables, que cumplen, que hacen las cosas bien, que son responsables, etc.

Dependiendo de la intensidad del perfeccionismo es cuando puede tornarse una característica negativa, ya que la convivencia con las personas es poca, se enfocan a sus pensamientos y a hacer las cosas tan bien que invierten demasiado tiempo en ellos y olvidan la importancia de la familia, de los amigos o de cumplir en tiempo. Se tornan criticones e intolerantes.

¿Cuál es el tratamiento para el perfeccionismo?

  • Admitir los propios errores
  • No justificarse y aceptar
  • Vencer el miedo y la vergüenza
  • Controlar y modificar los pensamientos
  • Plantearse metas realistas y con tiempos
  • Entrenamiento en habilidades sociales

¿Cómo convivir con un perfeccionista?

Es probable que el perfeccionista lo critique constantemente y le diga que nunca hace las cosas bien. Hasta ahorita y por más que haga no logra que se comprometa con la relación. Ha pensado que no lo conoce lo suficiente, que es frío y reservado. No acepta cambios, es demasiado difícil persuadirlos. Se siente culpable por no llegar a ser igual de ordenado. Jamás le gana una discusión y no cede. Invierte demasiado tiempo para el trabajo y lo establece como prioridad.

Ante estas situaciones es importante que no crea que usted es responsable de las acciones del perfeccionista, recuerde que él era así desde antes de conocerlo a usted. No se comprometa con el a algo que no podrá cumplir, sino, ellos lo toman personal. Explicarles claramente y concretamente el por que no se podrá llevar sus peticiones. No ceder ante la presión que el perfeccionista ejerce, tome su tiempo, piénselo y decida. No presionarlo para convencerlo o echarle la culpa, hay que presentar argumentos sustentables y darle la razón donde sea lógico.

¿Es posible que un perfeccionista cambie? ¿Dónde se puede acudir a tratamiento?

La información presente en este artículo es una breve descripción del perfeccionismo, sin embargo conlleva mas características y más ciclos en los que está inmerso, por lo tanto es necesario abordar las características propias de la persona y las áreas específicas donde se les dificulta para así poder diseñar un tratamiento personalizado.

Es posible que un perfeccionista tenga mejorías y es posible que los familiares logren una convivencia más positiva con él.

Si buscas ayuda, hoy es un buen día para empezar, y SEPIMEX está para servirte.

Paola Villaseñor

Terapeuta Cognitivo Conductual

Centro SEPIMEX

paola@sepimex.com.mx

56891419

¿Has pensado últimamente que estás muy triste o deprimido?

¿Qué es la depresión?

La depresión es una alteración en el estado de ánimo que se caracteriza por algunos o todos de los siguientes síntomas:

  • Sentimientos de tristeza
  • Llanto constante
  • Se pierde el interés en actividades que antes se disfrutaba
  • Pérdida o aumento de peso sin justificación
  • Dormir  mucho más o mucho menos que antes
  • Sentimiento de debilidad o falta de energía
  • Sentimientos de ser inútil o culpable de algunas situaciones
  • Creer que uno no es capaz de hacer actividades
  • Dificultad para concentrarse
  • Pensamientos pesimistas sobre el futuro, de sí mismo o de otras personas
  • Creer que la vida no vale la pena

¿Es normal estar deprimido?

La depresión es uno de los principales motivos de consulta que tienen los psicólogos, y uno de los temas más estudiados debido a su padecimiento.

Según el psiquiatra Luis Agüera, la depresión afecta al 16% de la población en atención primaria y que oscila entre el 20 y el 50% de infradiagnósticos. (Agüera, 2012)

Con base en los resultados de la encuesta nacional de salud mental, Medina y colaboradores (2003) concluyen que 3.3% de la población padece o ha padecido alguna vez al menos un episodio depresivo.

De acuerdo a la organización  mundial de la salud, la depresión es una de las principales causas de incapacidad en el mundo, ocurre en cualquier edad, sexo y estrato social, aproximadamente una de cada 4 personas tiene acceso a tratamientos efectivos. (OMS, sa)

¿Cuáles son los posibles tratamientos?

Los tratamientos de la depresión de primera línea, se agrupan en dos grandes categorías, los farmacológicos y las intervenciones sociales. Los tratamientos farmacológicos incluyen el uso de fármacos pertenecientes a una de dos clases; los inhibidores selectivos de la recaptura de serotonina o los llamados antidepresivos tricíclicos.

Dentro de las intervenciones sociales, la más estudiada es la Terapia Cognitivo Conductual, la cual tuvo sus orígenes con los estudios de Aaron Beck sobre la depresión y después generalizada a múltiples padecimientos. Esta terapia lleva dicho nombre a causa de la incorporación de técnicas conductuales como cognitivas.

La terapia Cognitivo Conductual se caracteriza por ser de duración breve, el terapeuta es directivo y tanto paciente como terapeuta colaboran dentro del tratamiento. Los terapeutas aseguran que al producir el cambio cognitivo, viene el cambio de los síntomas. Este cambio cognitivo, se origina mediante una serie de intervenciones, que incluyen la práctica de nuevas conductas, la identificación y modificación de patrones erróneos de pensamiento y la enseñanza de un diálogo con uno mismo más adaptativo.

La terapia Cognitivo Conductual ofrece tanto tratamiento en vivo como en línea, ya que facilita que el paciente no se traslade, flexibilidad en el horario, y sobre todo los mismos beneficios que la terapia en vivo.

¿Qué trabaja la terapia Cognitivo Conductual en la Depresión?

La terapia cognitivo conductual tiene el objetivo de disminuir considerablemente la sintomatología depresiva, utilizando tanto técnicas cognitivas como conductuales para lograr que el paciente disminuya los pensamientos negativos, mejore su capacidad de resolver problemas, pueda lograr un autocontrol sobre su conducta, buscar y mejorar los reforzadores que se tienen en la actualidad y proporcionar habilidades sociales que le permitan mejorar la interacción con quienes le rodean en las diferentes áreas de su vida.

¿Dónde puedo acudir para recibir tratamiento Cognitivo Conductual?

Paola Villaseñor – Terapeuta Cognitivo Conductual

Centro SEPIMEX

Pensamiento 16 . Col. Ciudad Jardín. Delegación Coyoacán.

Telefono: 5689 1419

http://www.sepimex.com

paola@sepimex.com.mx

contacto@sepimex.com.mx

Duelo: El Proceso Emocional ante una Pérdida

¿Qué es el duelo?

El duelo es la respuesta natural y esperada ante la pérdida (real o emocional) de una persona, condición u objeto con los cuales se tiene un vínculo afectivo. El duelo es un proceso que generalmente dura hasta 6 meses e implica las siguientes  etapas:

1) Negación: no se puede creer que la pérdida es real
2) Ira: se percibe que la pérdida es injusta

3) Depresión: se siente dolor ante la pérdida
4) Aceptación: se asimila la pérdida y se logra reinterpretarla
Sin embargo, la vivencia del duelo varía de persona en persona en cuanto a su intensidad, duración, y las emociones y conductas que se manifiestan.

 ¿Cómo nos afecta un duelo?

Vivir un duelo genera alteraciones en las emociones (tristeza, enojo, culpa, etc.), los pensamientos (recuerdos intrusivos que interfieren con la atención y concentración), las sensaciones físicas (dificultades respiratorias, taquicardia, falta de energía, etc.) y las conductas (alimentación, sueño, actividades cotidianas, etc.).

¿Cómo saber si un duelo es patológico?

En algunos casos el proceso de duelo se desvía de su curso normal y debido a su intensidad o duración. Si luego de 6 meses después de la pérdida no se experimenta una mejoría en el estado de ánimo, no se logra aceptar la pérdida, el funcionamiento diario (vida social, laboral, académica, recreativa, etc.) no se recupera, y se siente que el futuro ya no tiene sentido (o inclusive existen deseos de morir) se considera que el duelo es patológico.

¿Por qué un duelo se puede volver patológico?

Tener problemas emocionales previos a la pérdida (depresión, ansiedad, intentos de suicidio, etc.), duelos anteriores no resueltos, una relación conflictiva o ambivalente  con la persona perdida, tener poco apoyo social y vivir bajo estrés puede aumentar el riesgo de desarrollar un duelo patológico.

 ¿Qué podemos hacer para facilitar el proceso del duelo?

Considerando que el duelo es un proceso emocional normal, la mayoría las personas no requieren de ayuda profesional para para hacer frente a la situación de pérdida (a excepción del duelo patológico). El duelo se puede facilitar al informarse sobre el tema, aceptar y expresar las emociones negativas, resolver asuntos pendientes (reconciliaciones, despedidas, enmendar culpas) con la persona perdida por medio de cartas  y apoyarse en los seres queridos.

Escrito por: Mtra. Psic. Patricia Quevedo Cubillos  patricia@sepimex.com.mx  (Terapeuta Cognitivo-Conductual)