INFLUENCIA DE LOS PADRES Y MADRES SOBRE LA CONDUCTA ALIMENTARIA DE L@S NIÑ@S.

Existe un impacto significativo de la conducta (prácticas y estilos de crianza) de los padres y madres sobre las preferencias y consumo de alimentos en l@s niñ@s, debido a que ellos deciden sobre qué, cuándo,  cómo y cuánto alimento consumen sus hij@s.  Estas conductas a largo plazo pueden generar algunos problemas de alimentación infantil como falta de apetito, rechazo de la comida, anorexia, sobrepeso y obesidad. Aunado a esto, los problemas de alimentación a menudo se asocian con el bienestar emocional y psicológico de l@s niñ@s, padres y madres.

¿Cuáles son las conductas (prácticas y estilos de crianza) de los padres y madres que tienen influencia en la conducta alimentaria de l@s niñ@s?

b1 b2

A continuación se expone la respuesta:

  1. Exposición.

Se necesitan al menos, entre 10 a 15 exposiciones para lograr un gusto por la comida. Cuando l@s niñ@s se encuentran expuestos continuamente a alimentos poco saludables, estos adquieren un valor importante en l@s niñ@s, lo que resulta difícil de modificar en un futuro, sobre todo cuando se vive en un ambiente obesógenico, el cual hace referencia a que el ambiente presenta de manera accesible los alimentos poco saludables. Por ejemplo, si en casa lo único que hay de beber es refresco, en la continua exposición l@s niñ@s pueden desarrollar una adicción a la misma.

b3

Como padres y madres somos un ejemplo de lo que es “adecuado” o “inadecuado” comer, así los mismos gustos y hábitos de alimentación de los papás y mamás son un modelo para l@s niñ@s. Por ejemplo si en casa hay rechazo o escaso consumo de frutas y verduras, l@s niñ@s aprenden que estos alimentos nos son ricos ni necesarios en su dieta. Así, el comportamiento de los padres, madres o de los demás miembros de la familia pueden ser críticos en la aceptación o rechazo de ciertos alimentos.

b2 b3

  1. Prácticas de alimentación coercitivas (“presión para comer”).

Otros comportamientos y prácticas de los padres y madres que juegan un papel importante en la aceptación o rechazo de los alimentos es la presión para comer, la cual puede tomar muchas formas, incluyendo indicaciones verbales o ayuda física. En general, este tipo de prácticas se consideran contraproducentes. De hecho, se ha encontrado que aversiones o rechazo a ciertos alimentos en la edad adulta se remontan a experiencias negativas que implican presión para comer.

Presión para comer también se ha asociado con el aumento de consumo de alimentos. En un estudio se estimó que el 38% de l@s niñ@s comió más de lo que habría comido si no hubiera existido presión de los padres. Esto es consistente con otros estudios que han encontrado que la frecuencia de indicaciones maternas se relaciona con el número de calorías consumidas y al aumento de peso de l@s niñ@s. Por ejemplo, la indicación “no te paras de la mesa hasta que no te lo acabes” cuando se les sirve una porción más grande que la necesaria o “aquí no hay animales para que se coman lo que sobra”, no sólo genera estrés en el niño o niña sino que influye en su metabolismo y procesamiento alimenticio, episodios de comer en exceso (que en un futuro puede generar un trastorno por atracón), así como la respuesta apropiada a sus sensaciones de hambre y saciedad, sentando las bases para los problemas con la regulación de su consumo de alimentos en el futuro.

Así, el deseo de un padre o madre porque su hij@ “coma lo suficiente” puede conducir realmente a la negatividad de algunos alimentos y los problemas con la sobrealimentación y el aumento de peso en el futuro.

b4

  1. Restricción, recompensas y el uso de alimentos para “calmar” o regular las emociones.

Otras prácticas de los padres y madres también pueden tener influencias en la generación de malos hábitos de alimentación. Por ejemplo, la restricción evidente de los alimentos se ha relacionado con un mayor consumo de estos alimentos cuando se hace disponible gratuitamente. La cual, parece ser perjudicial en la capacidad de l@s niñ@s para regular correctamente su consumo cuando son mayores.

Usar la comida como recompensa también tiene un efecto perjudicial sobre la regulación del apetito más tarde. Esto se debe a que el estado de un alimento como recompensa aumenta su valor afectivo para el niño o niña, por lo que es más deseable y hay más probabilidades de ser comido en exceso cuando están libremente disponibles. Por ejemplo, los dulces, hamburguesas o comida poco saludable.

Además, el uso de alimentos para calmar las emociones (ingesta emocional) se asocia con problemas emocionales y el desarrollo en el déficit de solución de problemas; que a su vez se ha relacionado con el sobrepeso y por supuesto en un futuro obesidad.

b5b6b7

  1. Estilos de crianza.

Hasta el momento, se han descrito las prácticas de crianza en relación con la alimentación infantil. Sin embargo, el grado en que los padres y madres opten por aplicar diferentes prácticas y de qué manera lo hacen, puede estar relacionada con su estilo de crianza subyacente; una característica que influye en el contexto emocional de todos los aspectos de la crianza de l@s hij@s, incluyendo la alimentación.

Dos dimensiones de estilo de crianza han sido identificados: exigencia y responsividad. Exigencia refiere al uso de control de la conducta en el niño o niña. Capacidad de respuesta se refiere a que muestra la calidez y el apoyo para el niño o niña.

Los padres y madres pueden anotar alta o baja en cada una de las dimensiones, lo que resulta en una clasificación de cuatro estilos de crianza:

(1) Autoritario (alta exigencia / alta capacidad de respuesta);

(2) Autoridad racional (alta exigencia / baja capacidad de respuesta);

(3) Permisivo (baja exigencia / alta capacidad de respuesta); y

(4) No comprometido (baja exigencia / baja respuesta).

En relación con la alimentación, el estilo de autoridad racional, al proporcionar reglas, pero en un contexto positivo se asocia con el desarrollo de los hábitos de alimentación más saludables, como una mayor ingesta de frutas y verduras.

Por otro lado, las dificultades de alimentación en l@s niñ@s se asociaron con: (1) estilos y prácticas de alimentación permisivas en el cumplimiento de los deseos del niño o niña como estrategia con el fin de evitar conflictos en la hora de la comida; y (2) un estilo de alimentación autoritario incluyendo el uso de contingencias y prácticas coercitivas para obligar a un niño o niña a comer los alimentos.

Es importante identificar como papás y mamás que tipo de prácticas y estilo de crianza estamos ejerciendo en nuestr@s hij@s, debido a que como se expresó anteriormente, nuestras conductas tienen una fuerte influencia en la percepción, preferencias y regulación alimenticia de nuestr@s hij@s.

Una vez identificadas estas conductas, lo que sigue es modificarlas, con la finalidad de generar un estilo de vida saludable y por consiguiente una mejor calidad de vida.

En SEPIMEX podemos ayudarte a identificar y a modificar aquellas conductas que podrían estar generando problemas de alimentación en tus hij@s.

 Elaborado por:

Lic. Sheila Hernández A.

sheila@sepimex.com.mx

Terapeuta Cognitivo-Conductual.

Especialista en Problemas de la Conducta Alimentaria.

 Referencias:

  • Hernández-Guzmán L. (1999). Hacia la salud psicológica: Niños socialmente competentes. México: Universidad Nacional Autónoma México. Facultad de Psicología.
  • Mitchell, GL., Farrow, C., Haycraft, E. y Meyer, C. (2013). Parental influences on children’s eating behaviour and characteristics of successful parent-focussed interventions. Appetite, 60: 85–94.

 

 

 

 

 

 

 

Anuncios

Relajación en un mundo caótico: Los secretos para llevarla de manera adecuada

Vivimos en una sociedad que nos impone un ritmo de vida abrumador. Nos hemos acostumbrado a ir siempre con prisas, corriendo de aquí para allá, pendientes del tiempo y el reloj, acaparando nuestras energías en el convivir cotidiano con la ansiedad y la incertidumbre. Esta lucha constante va mermando nuestras fuerzas, nos va debilitando y extendiéndose por todo en nuestro interior y alrededor.

Ante este proceso desesperanzador, la relajación  nos puede llevar al camino de la tranquilidad, la paz y finalmente a un mundo más armonioso.

Existen diversas técnicas de relajación; sin embargo, hay ciertas características para llevarlas a cabo de manera correcta. Empezaremos comentando los beneficios y las ventajas que conlleva la práctica constante de la relajación.

Los beneficios que aporta la relajación son:

  • Conocer nuestro cuerpo
  • Reduce la tensión física , mental y emocional
  • Evita: irritabilidad, insomnio, fatiga, fobias, anomalías emocionales, tics, asma, estreñimiento, cefaleas, etc.
  • Combate la hipertensión
  • Previene infartos
  • Da estabilidad emocional
  • Fortalece el carácter
  • Mejora y armoniza la coordinación del cuerpo
  • Disminuye la cantidad de adrenalina en la sangre
  • Aprovecha las energías del cuerpo, evitando un consumo innecesario
  • Estabiliza la respiración
  • Intensifica y desarrolla la atención mental y la concentración
  • Favorece el autocontrol
  • Es útil en momentos difíciles: disgustos, tensión, estrés, etc.

Tiene grandes ventajas:

  • La puede llevar a cabo cualquier persona
  • Es un método fácil de aprender
  • Apta para todas las edades y condiciones
  • Puede llevarse a cabo en cualquier momento y lugar    (bajo ciertas condiciones)
  • No se necesitas aparatos costosos

Al conocer los beneficios y las ventajas de practicar la relajación, indicaremos cómo se podrá llevar a cabo de manera correcta y así alcanzar los mejores beneficios tanto físicos como mentales.

Principales condiciones para la práctica:

  • Escoger el momento del día en el que se tenga tiempo y se encuentre libre de obligaciones
  • La práctica matutina desarrolla la voluntad mientras que por la tarde se elimina la fatiga y tensión acumuladas
  • Es preferible practicarla en una habitación confortable, cálida, silenciosa, con luz tenue y ventilación adecuada
  • La superficie no deberá ser muy dura o muy blanda: una manta sobre el suelo o alfombra será suficiente

Tiene grandes ventajas:

  • La puede llevar a cabo cualquier persona
  • Es un método fácil de aprender
  • Apta para todas las edades y condiciones
  • Puede llevarse a cabo en cualquier momento y lugar    (bajo ciertas condiciones)
  • No se necesitas aparatos costosos

Al conocer los beneficios y las ventajas de practicar la relajación, indicaremos cómo se podrá llevar a cabo de manera correcta y así alcanzar los mejores beneficios tanto físicos como mentales.

Principales condiciones para la práctica:

  • Escoger el momento del día en el que se tenga tiempo y se encuentre libre de obligaciones
  • La práctica matutina desarrolla la voluntad mientras que por la tarde se elimina la fatiga y tensión acumuladas
  • Es preferible practicarla en una habitación confortable, cálida, silenciosa, con luz tenue y ventilación adecuada
  • La superficie no deberá ser muy dura o muy blanda: una manta sobre el suelo o alfombra será suficiente
  • Evita interrupciones: teléfono, gente entrando y saliendo, niños corriendo y gritando, que suene el timbre de la casa a cada rato, etc.
  • Música suave nos ayudará a inducir la relajación
  • Si padecemos alguna enfermedad en la columna vertebral se podría ayudar con algún cojín suave en los lugares donde siente dolor
  • Usar ropa cómoda y holgada
  • Evitar comidas pesadas antes de realizar la relajación
  • Procurar realizar los ejercicios hasta donde su cuerpo le indique y sin sentir dolor, nunca ir más allá de sus posibilidades forzando el cuerpo
  • Lo más importante en la relajación es la adecuada respiración.

¡¡¡Recuerde que la práctica es indispensable!!!

Hay que dejar de pensar que la relajación es un lujo, más bien es una necesidad o deuda que tenemos con nosotros mismos. La adecuada realización de la relajación incluye: respirar correctamente, modificación de pensamientos y práctica constante.

En SEPIMEX podremos aprenderla y practicarla para que se lleve a cabo en la vida diaria de manera adecuada para lograr ver el impacto que se tendrá en la salud física y mental de cada uno.

___________________________________________________________________________

Elaborado por:
Dra. Areli Reséndiz Rodríguez
Terapeuta cognitivo – conductual
SEPIMEX
56891419
areli@sepimex.com.mx

Desarrollo de la autoestima y competencias sociales: educación emocional para l@s niñ@s.

Autoestima 1Existe una interacción continua entre emociones, comportamientos y pensamientos de tal forma que se retroalimentan permanentemente: la emoción influye en el comportamiento y en el pensamiento; a la vez, el pensamiento influye en la forma de vivir la emoción y en la dirección del comportamiento.
Desde niñ@s, aprendemos, durante nuestro desarrollo a adquirir ciertas habilidades que nos permiten ser competitivos con el mundo que nos espera en el futuro, tanto en áreas educativas, laborales, como emocionales de nuestra vida. Nuestra vida social adulta y de pareja, esta determinada en gran medida por las competencias emocionales que adquirimos en la infancia.

Una competencia emocional consiste en un conjunto de habilidades, conocimientos y actitudes que nos permiten comprender, expresar y regular de forma apropiada nuestras emociones; lo que facilita una mejor adaptación a las circunstancias de la vida, así como los procesos de aprendizaje, las relaciones interpersonales, la resolución de problemas, etc.

La adecuada expresión y manejo de emociones están relacionados con problemas que ocurren muy frecuentemente en l@s niñ@s: berrinches, violencia escolar y de género, inseguridad para hablar en publico en clases, dificultad para hacer amigo(as), baja autoestima, Autoestima 2dificultad para trabajar en equipo, la falta de iniciativa o la carencia de un proyecto personal en la edad adulta.

La autoestima es un conjunto de pensamientos, percepciones y evaluaciones que hacemos de nosotros mismos. A la vez esta influenciada por las creencias que tenemos acerca de nuestras propias competencias y habilidades (autoconcepto), que se construyen a través de la interpretación de las experiencias propias y de los roles que desempeñamos en sociedad (autoimagen). Mediante este proceso de autoconocimiento, las emociones juegan un papel crucial en la construcción de estas percepciones, pensamientos y/o creencias acerca de nosotros mismos.

Autoestima 3Los niñ@s en su interacción con el medio recibirán tanto información positiva como negativa (triunfos o derrotas, buenas calificaciones o malas, buenas amistades o peleas con amigos), que mas tarde serán integradas a su auto concepto.

Las emociones regulan la manera en que esta información es integrada: si estamos tristes, enojados, ansiosos (con un estado de ánimo particularmente negativo) solamenteAutoestima 4 registraremos la información negativa de nuestras experiencias; de esta manera, desde la infancia, se comienzan a generar conflictos afectivos y/o emocionales que repercuten directamente en la autoestima y en la forma de relacionarnos con los demás, mermando nuestras habilidades sociales, estabilidad académica e incluso familiar.

cuadro autoestima¿Cómo puedo saber si mi hij@ tiene baja autoestima?
Regularmente l@s niñ@s con baja autoestima comienzan a construir creencias erróneas con respecto a ellos mismos o a su desempeño en sociedad, y podrían hacer comentarios como: “siempre soy el/la últim@ que escogen en el equipo” (visión negativa de las cosas); “a mi me das menos dulces que a mi hermano”(se compara con los demás la mayoría del tiempo); “a mi compañera de clase su mamá siempre le compra cosas bonitas” (comparación social selectiva), etc.
En la manera en que los niñ@s desarrollen habilidades y competencias emocionales, mostraran una mayor confianza en si mismos, favoreciendo el éxito personal y profesional en su vida.

Autoestima 5

Las habilidades sociales se adquieren a través de la adecuada comunicación con los demás; es una competencia que se desarrolla mediante la convivencia escolar y familiar. Las competencias sociales están relacionadas con un adecuado ajuste psicosocial de l@s niñ@s: en el grupo de clase, en el grupo de amigos, y en una mejor adaptación académica. Una baja autoestima, rechazo o aislamiento social son consecuencias de no disponer de destrezas sociales adecuadas.

El carecer de habilidades sociales lleva a l@s niñ@s a emplear estrategias desadaptativas para resolver sus conflictos favoreciendo el comportamiento disruptivo y dificultando el aprendizaje, ya que los problemas de conducta, aparecen de primera instancia en el entorno escolar: insultar, pegar o molestar a sus compañer@s; responder de manera agresiva, etc.

Ahora sabemos que es muy importante prestar atención al aprendizaje de las capacidades emocionales que ayudan al desarrollo integral de los niños y las niñas, pues las competencias emocionales son entendidas hoy como competencias básicas para la vida.

En Centro SEPIMEX contamos con diferentes cursos para niños y niñas que permiten desarrollar una buena autoestima y competencias sociales.

Taller Habilidades Sociales-Autoestima

Referencias:
– González Pienda, Julio A.; Núñez Pérez, J. Carlos; Glez. Pumariega, Soledad; García García, Marta S.. (1997). Autoconcepto, autoestima y aprendizaje escolar. Psicothema, 271-289.
– Garcia Rojas, Daniel (2010). Estudio sobre la asertividad y las habilidades sociales en el alumnado de Educación Social. XXI, Revista de Educación. Departamento de Educación de la Universidad de Huelva: España, 225-240.

Elaborado por:
Lic. Berenice Candia
Terapeuta Infantil Cognitivo-Conductual
berenice@sepimex.com.mx

¿Qué hago con el enojo?

El enojo es una emoción humana normal, natural y necesaria, resultado tanto de factores externos (frustraciones, situaciones molestas o irritantes, abuso verbal o físico, trato injusto y evaluaciones criticas con respecto al desempeño o carácter) como internos (pensamientos y expectativas que afectan nuestro estado emocional, respuestas corporales p.ej. tensión muscular, tolerancia para manejar provocaciones y el grado de humor enfermo [tomarnos las cosas demasiado en serio] asociado con las provocaciones).

Por lo cual se debe de tratar de entender y manejar el enojo, ya que este no es bueno o malo por sí mismo, lo que hace al enojo bueno o malo es la forma en que escogemos enfrentarnos a este y expresarlo.

El enojo es generalmente considerado un escenario emocional que consiste en sentimientos de irritación, enfado, furia, cólera o ira junto con el aumento de la actuación del sistema nervioso autónomo y el sistema endocrino (p. ej., palpitación rápida del corazón, cara caliente o un golpe en el estomago), tensión en la musculatura, patrones de pensamiento antagonista y al mismo tiempo conductas agresivas.

El enojo es una energía, la cual no puede ser destruida (olvidada), sino que debe transformarse, ya que esta fuerza puede ser usada constructivamente o destructivamente.

Una manera directa por medio de la cual se puede manejar el enojo es cuestionarse si con lo que se hace realmente se consigue lo que se quiere sin afectarse a si mismo o a terceras personas o existiría una mejor manera que no le provocara consecuencias negativas (fisiológicas, emocionales, interacción con terceros).

La terapia cognitivo- conductual es adecuada en el control del enojo debido a que todas las conductas que se manifiestan han sido aprendidas y reforzadas por lo tanto pueden ser modificables por otras mas funcionales. El enojo se vuelve un problema cuando ocurre de manera frecuente, intensa, por mucho tiempo y cuando da paso a la hostilidad y agresión.

Si en algún momento te encuentras “dominado por el enojo o por tus emociones” no dudes en solicitar ayuda profesional ya que tu calidad y estilo de vida pueden verse seriamente afectados si no generas un papel activo ante ello.

Recuerda que como ser humano hay momentos de la vida en que las cosas se llegan a descontrolar ese no es el problema en sí, el problema es que no hagas algo diferente para enfrentar la situación y que no te permitas recibir ayuda por medio de las diferentes estrategias que puedes utilizar y adquirir en terapia.

 

 

Tú puedes aprender a reconocer tus detonantes, validar tu emoción y sobre todo expresarla de forma positiva y apropiada, lo único que hace falta es que te des la oportunidad de recibir ayuda profesional.

MPC. Angélica Méndez Hernández

Terapeuta cognitivo- conductual

SEPIMEX

56-89-14-19

angelica@sepimex.com.mx

 

La ecología emocional

Leyes de la gestión ecológica de las relaciones

 

Por: Psic. Benito Zarazúa Quevedo

Terapeuta Cognitivo Conductual, Centro SEPIMEX

 

La idea sobre la “Inteligencia emocional” nace a partir de que en 1983 Howard Gardner en su Teoría de “Inteligencias múltiples” introdujo la idea de incluir la inteligencia intrapersonal (la capacidad para comprenderse uno mismo, apreciar los sentimientos, temores y motivaciones propios) e interpersonal (la capacidad para comprender las intenciones, motivaciones y deseos de otras personas).

Por lo que la inteligencia emocional se define como la capacidad para reconocer sentimientos propios y ajenos, y la habilidad para manejarlos.

 Nuestras emociones tienen un impacto directo en el mundo, y aunque no podemos decir que somos plenamente responsables de estas emociones, sí lo somos de su gestión y de ser capaces de transformarlas en positivo, con una acción creativa.

 

Según los autores, las emociones mal gestionadas son fuente de contaminación, agresión, destrucción, enfermedad, muerte interior y muerte exterior; por ello, no basta con enfrentar nuestros estados de ánimo de una manera inteligente, sino hacerlo también sin perder la perspectiva del mundo que nos rodea y el compromiso responsable.

 

La ecología emocional.

La ecología emocional o psicoafectividad es el arte de transformar positivamente nuestras emociones.

Hay que gestionar nuestras emociones para que nuestros afectos promuevan conductas sanas, que enriquezcan nuestro desarrollo y crecimiento personal de forma equilibrada y plena en nuestro entorno.

Las 7 leyes de la gestión ecológica de las relaciones son principios del pensamiento que nos ayudarán a comprender cómo mejorar nuestras relaciones sociales, afectivas y laborales.

1. Ley de la autonomía: Ayúdate a ti mismo, y todos te ayudarán.

Sí somos capaces de ayudarnos a nosotros mismos, también seremos capaces de encontrar ayuda en los demás, pues los respetaremos y no los ahogaremos con nuestras demandas.

2. Ley de la prevención de las dependencias:No hagas por los demás aquello que ellos puedan hacer por sí mismos.

 

El hecho de no aplicar esta ley promueve la creación de relaciones de dependencia en las cuales una de las personas cede el control y el otro la asume. Por lo que, es importante aprender a respetar el crecimiento propio  de cada persona, de modo que se favorezca que sea ella la que asuma el control de su vida, tome las decisiones de forma congruente con sus recursos, su historia y estrategias personales.

3. Ley del boomerang o de la correspondencia: Todo lo que haces por los demás también lo haces por ti mismo.

Nuestra construcción personal tiene lugar a partir de nuestra relación con los demás. Lo que emitamos recibiremos, si damos alegría, nos llegara alegría, si damos ira nos llegará ira, lo que cosechemos eso mismo sembraremos.

4.    Ley del reconocimiento de la individualidad y la diferencia: No hagas a los demás aquello que quieres para ti, pueden tener gustos diferentes.

Esta ley es la ley de respeto a la diferencia. Los seres humanos somos diferentes y eso es algo bueno, buscamos la igualdad pero eso no es posible debido a nuestras diferencias, aunque si podemos lograr la equidad.

La aplicación de esta ley pide poner en práctica la empatía. Aprender a captar que siente y piensa nuestro interlocutor, estar atentos, escuchar de forma activa y preguntar, será lo que nos permita ser más sensibles y respetuosos con su momento vital. Solo en este caso podremos ayudar de verdad, si es eso lo que buscamos.

5.    Ley de la moralidad natural: No hagas a los demás aquello que no quieres que te hagan a ti.

Esta ley va de la mano con la del boomerang, hay ciertas cosas o hechos que no nos gustaría que nos pasaran, como lo serían: agresiones, falta de respeto, abandono, ofensas, gritos, amenazas, etc. por lo que lo negativo que hemos emitido podría acabará rebotando contra nosotros mismos.

6.    Ley de la autoaplicación previa: No podrás hacer ni dar a los demás aquello que no eres capaz de hacer ni darte a ti mismo.

La psicoafectividad parte de la idea de que uno debe empezar por si mismo y que las principales responsabilidades del adulto sano y maduro es aprender a cuidarse en el sentido más global del término. Cuidarse significa buscar y crear el mejor entorno para el desarrollo  de sus potenciales humanos.

7. Ley de la limpieza relacional: Tenemos el deber de hacer limpieza de las relaciones que son ficticias, insanas y que no nos dejan crecer como personas.

Es importante revisar que tipos de relaciones tenemos, que aportamos y que nos aportan, si favorecen o dificultan, facilitan o  bloquean nuestro desarrollo, es un trabajo de mantenimiento personal que no podemos rehuir.

Este proverbio chino lo explica muy bien: Quien se acerca al pescado seco, apesta; quien se acerca a una orquídea huele bien; quien se acerca al fuego es el primero en quemarse, quien se acerca al bermellón rojo se vuelve rojo y quien se acerca a la tinta negra se vuelve negro.

 

Lo que puedes hacer para mejorar:

  • Revisa tus relaciones, procura te enriquezcan y favorezcan en tu desarrollo.
  • No puedes dar lo que no tienes, procura desarrollar en ti todas las habilidades, cualidades o virtudes que buscas en los demás.
  • Respeta las diferencias entre tú y los demás, eso enriquecerá tus relaciones.
  • Si ayudas los demás procura no estar haciendo algo que ellos pueden hacer por si mismos, los puedes perjudicar.
  • Sobre todo hazte responsable de ti mismo.

 

Fuente:

Mercé Conangla I. Marin, Jaume Soler i Lleonart. (2009) “La ecología emocional: El arte de transformar relaciones, más allá de la inteligencia emocional”; España: AMAT

 

Psicólogo Benito Zarazúa Quevedo

Terapeuta Cognitivo Conductual de Centro SEPIMEX

Tel. 56891419

E-mail: benito@sepimex.com.mx