La comunicación entre padres e hijo(a)s

Imagen

Muchos padres tienden a pensar que lo mas importante en la comunicación con los hijo(a)s es proporcionarles información importante para el desarrollo de sus vidas: decirles que coman verduras, que deben ir a la escuela porque es importante o incluso algunas veces tienden a decidir por ello(as). La comunicación tiene una función mucho mas importante de lo que imaginamos; es un puente de doble vía que conecta los sentimientos de los padres con los de los hijo(a)s.

Imagen

La comunicación saludable es crucial para ayudar a los niños a desarrollar una personalidad saludable; genera independencia, buenas relaciones con los padres y los demás (amigos y compañeros de clase). Le da al niño la oportunidad de ser feliz, seguro y sano ante cualquier circunstancia. Una gran mayoría de los problemas de conducta en los niño(as) tiene origen en la forma en como los padres y los hijo(a)s se comunican, más que pensar solamente que el/la niño(a) es la fuente de los problemas.

Debido a que los padres se convierten en modelos a seguir por los niño(a)s; en la forma y medida en que estos se comuniquen con los hijo(a)s, ellos aprenderán a manejar sus sentimientos. Una comunicación saludable permite a los padres sentirse cercanos a sus hijo(a)s y conocer sus necesidades. Además de aprender a manejar la frustración y estrés que les genera el mismo ejercicio de la crianza.

Una comunicación saludable le permite al niño(a): sentirse cuidado y amado; saberse importante y tomado en cuenta; sentirse seguro y no aislado en sus problemas; aprender a decir lo que siente, piensa y necesita directamente en palabras, sin necesidad de sobre actuar: como hacer berrinches, gritar, insultar o pegar.

Imagen¿Cómo establezco una comunicación saludable con mis hijo(as)?

1.-Estar disponible: Significa dedicar tiempo para sus hijo(a)s. Bastarán al menos 10 minutos diarios de comunicación  para fortalecer la relación.  Estar  disponible significa sintonizar y hablar de algo importante. Ser capaz de entender y hablar sobre sus propios sentimientos así como también los de su hijo(a).

2.-Saber escuchar: Pregúntele a su hijo(a) por sus ideas y sentimientos, tratando de comprender lo que está diciendo, esto ayuda al niño(a) a sentirse amado aun cuando el está enojado o triste  y usted no puede hacer nada para arreglar el problema. Saber escuchar lo ayuda a calmarlo y así el/ella podrá escucharlo a usted después.

3.-Trate de ponerse en sus zapatos: Vea la situación desde el punto de vista del niño(a) y hágale saber que a usted le importan sus sentimientos, esto le dará la capacidad de entender lo que su hijo siente en ese momento.

Imagen

4.-Sea un buen mensajero(a): si el niño(a) se siente escuchado y atendido estará mas dispuesto a escucharlo, por tanto, asegúrese que lo que usted diga, su tono de voz y lo que haga, envíen el mismo mensaje.

5.-Use palabras y no gritos: para que su  hijo(a) comprenda  lo que usted quiere que el/ella haga, use palabras mientras lo mira a los ojos y le explica la situación; resaltando también las buenas actitudes y comportamientos.No diga las cosas “a gritos”, ellos no sabrán diferenciar claramente lo que está mal.

En Centro SEPIMEX contamos con terapeutas capacitados para apoyar en la mejora de la comunicación entre padres e hijos.

Te ofrecemos diversos talleres con la finalidad de mejorar tu salud y bienestar: Taller a padres; Comunicación asertiva; Manejo del enojo; Manejo del estrés, entre muchos más.

Elaborado por:

Lic. Berenice Candia Ramírez

berenice@sepimex.com.mx

Terapeuta Infantil

Centro SEPIMEX

5689.1419

http://www.sepimex.com

Depresión postparto

La depresión postparto es el desorden psiquiátrico más frecuentemente visto después del parto (Kumar & Oyebode, 2005), el nacimiento de un niño puede representar un evento de estrés mayor, en el cual las mujeres que son más vulnerables se les precipita un episodio depresivo (Altshuler, Hendrick & Suri, 1998).

La etiología y factores causales de la depresión postparto, pueden estar determinados tanto por factores biológicos como psicosociales, se ha propuesto y es probable que la enfermedad sea un resultado ordinario de la interacción entre cambios hormonales en el periodo previo al parto, la vulnerabilidad genética, estrés ambiental y eventos graves en la vida como detonantes de la depresión postparto (Josefsson, Larsson, Nylander & Sydsjo, 2006).

Episodios de depresión mayor después del parto son referidos como depresión postparto, siendo su inicio en las primeras 4 semanas después del alumbramiento, aunque esto puede variar desde un mes hasta un año después el nacimiento del niño (López-Ibor & Valdés, 2002). La depresión postparto normalmente se caracteriza por síntomas como tristeza, llanto, cambios repentinos de humor, extrema sensibilidad, fatiga, disturbios del sueño y pérdida de apetito entre otros. Siendo esto una limitante para satisfacer plenamente las necesidades físicas y emocionales del hijo (Eugenia, González, Martínez, Tovar & Valencia, 2000; Fernández, García & Maroto, 2005).

La depresión postparto significa un riesgo físico y emocional para la madre, el niño, la interacción entre estos y la dinámica familiar (Eugenia et al., 2000; Josefsson et al., 2006; Kumar & Oyebode, 2005; Boyce & Hickey, 2005; Hendrick, 2003). Por lo cual el interés se debe dirigir hacia la prevención y el tratamiento psicoterapéutico de la depresión post parto.

 

Algunos TIPS para prevenir:

1.- Proyectar los cambios que ocurrirán debido al embarazo en tu vida de forma real y no ideal.

2.- Prepararse física, mental y en ambiente para recibir al nuevo integrante de la familia de manera gradual en base a metas reales (corto, mediano y largo plazo) que se puedan planificar.

3.- Monitorear estado físico y emocional de la madre a lo largo del periodo pre natal, peri natal y post natal.

4.- Poner atención a los pensamientos que te lleguen a generen malestar (pre natal, peri natal y post natal).

5.- Si la pareja compartirá el embarazo tratar de incluirlo (a) en general al proceso ya que esto ayudara a adaptarse mutuamente a los cambios que se generen por la llegada del nuevo integrante de la familia.

6.- Es importante propiciar momentos periódicos de relajación y distracción para la madre y su pareja, apoyándose en alguna persona de su entera confianza para que cuide al bebe mientras se realiza esto.

“Recuerda si en algún momento consideras que la situación te esta sobre pasando no te agobies, no te recrimines ni te culpes, es mejor recurrir con un psicólogo el cual te ayudara a manejarlo de una forma adecuada para ti, ya que nada es perfecto sin embargo tú puedes generar el cambio”.

Elaborado por:

Mtra. Angélica Méndez

Terapeuta cognitivo-conductual

Centro Sepimex