¿CÓMO ACTUAR ANTE “ALUMN@S DIFÍCILES”? SUGERENCIAS PARA PROFESORES Y PROFESORAS.

Un buen ambiente de trabajo no es aquel en el que no existen problemas, sino aquel en el que se resuelven los las situaciones complicadas de manera adecuada y se encuentra un beneficio para todas las partes involucradas. Será el(la) profesor(a) quien esté encargado(a) de modelar las conductas deseadas en el grupo.

Anuncios

¿QUIÉN ES UN “ALUMN@ DIFÍCIL”?

Podemos definirl@ como aquel alumno o alumna que no nos permite cumplir con los objetivos de nuestra clase debido a su conducta en el interior del aula; generalmente se muestran descontent@s, enojad@s, agresiv@s, desanimad@s, apátic@s, asustad@s, confundid@sBerrinches-Rabietas-239x300 o agotad@s.  En la mayor parte de los casos, no es la institución escolar la causa directa del mal humor o el malestar del alumn@, en muchos casos depende de varios factores, como alguna discusión en casa, no haber comprendido alguna tarea, la sensación de no poder tener el mismo rendimiento que sus compañer@s o por querer imitar la conducta de algún(a) compañer@.

Cuando en clase se presenta alguna dificultad, es muy sencillo buscar culpables o responsables en cualquier otra parte, puede ser en las características maestra-en-salon-de-clasesdel alumnado, los padres o madres de familia, la administración o la misma sociedad; debemos asumir que en ese momento, como profesores y responsables del grupo, somos parte del problema y que no debemos buscar culpables, sino enfocarnos en encontrar soluciones, y que ante el conflicto debemos de encontrar a un aliado y no a un enemigo. ¡No hay que engancharse con la situación! Ya que eso podría generar mayores dificultades.

enojadoUn buen ambiente de trabajo no es aquel en el que no existen problemas, sino aquel en el que se resuelven los las situaciones complicadas de manera adecuada y se encuentra un beneficio para todas las partes involucradas. Será el profesor o profesora  quien esté encargad@ de modelar las conductas deseadas en el grupo.

¿DE QUÉ FORMA PUEDO AYUDARL@?

Cuando reaccionamos, nos estamos enganchando con la situación. Ser prjQ9Ljofesor o profesora no es una tarea fácil y es comprensible que en ocasiones se requiera poco de ayuda.

Profesor, profesora: detente, respira y piensa antes de contra atacar, y de permitir que la situación te domine. A continuación encontrarás algunos consejos que esperamos te resulten útiles en tus labores cotidianas:

  • Mantén la calma.
    ¡Aun cuando estés muy molest@! Mantén la calma, sin elevar el tono de voz. Recuerda que eres un modelo importante de conducta. Al gritar o expresar de alguna otra forma tu enojo (Insultos, golpes en el escritorio, etc.), la situación se puede complicar, enganchándote en una discusión con un alumn@, creando un ambiente de trabajo tenso.
  • Actúa de inmediato.
    Responde inmediatamente siempre que notes que algún alumn@ haya cometido una falta; no esperes a que ésta se repita para poder actuar. El alumno-alumna debe de saber enseguida que ha cometido alguna indisciplina; al dejar pasar el tiempo, las consecuencias que decidas aplicar se verán como una acción innecesaria que lo confundirá e incluso generar un malestar emocional (enojo, tristeza, frustración).
  • Aplica consecuencias lógicas.
    Recuerda que las consecuencias deben estar en directa proporción a la falta que haya cometido el alumn@, aplica las consecuencias necesarias, en todo momento explicando qué es lo que ha sucedido, cual es la consecuencia de eso, y que puede hacer para modificar ese comportamiento en futuras ocasiones.
  • Sé constante.
    En caso de que la falta o la conducta inadecuada se sigan repitiendo, aplica la consecuencia cada que la falta aparezca, ya que si algunas ocasiones si hay consecuencia y otras no ante una situación similar, esto sólo confundirá a tu alumn@, y la conducta se seguirá presentando. Recuerda en todo momento mantener la calma para así encontrar una solución adecuada.
  • Apóyal@ en la búsqueda de alternativas, muestra empatía.
    Espera a que tu alumn@ y tú estén calmad@s, habla tranquilamente acerca de lo que acaba de ocurrir, pídele que platique qué pasó y cómo se ha sentido. Hazle saber que es normal que todos sintamos enojo o tristeza ante algunas situaciones, pero que la manera en la que actuó no ha sido la más funcional, puedes guiarlo acerca de qué hacer en situaciones similares, muestra apoyo y empatía.
  • Enséñale a ofrecer disculpas.
    Es muy probable, que al cometer la falta o haber tenido una mala conducta, haya interrumpido la clase o haya ofendido a alguien, y lo mejor es que el(la) alumn@ reconozca su falta y ofrezca una disculpa por sus acciones, pero es muy probable que no pueda hacerlo a la primera. ¡Apóyal@!  Sin críticas, ni etiquetas, menciónale la importancia de mantener la armonía en el grupo, explica que en este tipo de situaciones ofrecer una disculpa es necesario, indica que a todos nos ocurren situaciones similares en algún momento, y recalca la importancia de reconocer nuestros errores. Hazlo para que se dé cuenta de cómo se debe de hacer. Lo importante es que se pueda generar un cambio de hábito. Recuerda también ser el ejemplo para tus alumn@s.
  • Recompénsal@ por su buen comportamiento.
    Es importante enfocarnos en lo que se hace bien en el grupo, en la buena conducta grupal e individual, no solo dediques tu atención a los malos comportamientos o faltas; reconoce en tus alumn@s sus logros y celébralos con ell@s, porque los logros han sido construidos en equipo. Cambia comentarios como “ya ves que sí puedes” o “Vaya, que milagro que sacas buena calificación”, intenta con otras alternativas como “Felicidades, te has esforzado, y este es el resultado de tu trabajo, continua así” o “Buen trabajo, te lo mereces”.

BUSCANDO APOYO
En ocasiones será necesaria la intervención de padres o de algún profesional en este tipo de temas. Esto te permitirá conocer la situación desde muchos ángulos y te dará herramientas y aliados para hacer frente a la conducta indeseada de tu alumn@. Juntos podrán determinar el origen del malestar del alumn@ y será más sencillo crear estrategias para actuar de manera adecuada.

Ante un alumn@ descontento@, enojad@, groser@ o agresiv@,  detente y piensa:
“…no sé de dónde viene su molestia, ni lo que le pasa, sólo sé que no lo pasa bien; algo le irrita y yo le puedo ayudar a disminuir esa incomodidad, ¿qué puedo hacer para que se sienta mejor?”

Si tus intentos para aliva+profesor-enojado+maestro+pizarroniar la situación no han surtido efecto, o si crees que en ese momento la situación te ha rebasado y la manera en la que venías actuando ante estas situaciones ha dejado de ser funcional,  ¡no dudes en pedir apoyo! Pide consejo a otros profesores, acércate a tus autoridades escolares.

MEJORA TU DESEMPEÑO EN EL AULA.
Haz del aula un lugar que les brinde a tus alumn@s la comodidad y confianza.

  • Dales la bienvenida a todos tus alumn@s.
  • Haz tu clase aún más atractiva, pide sugerencias a tus alumn@s, explícales que te gustaría a ti, trabaja en equipo con ellos.
  • Mantén un tono dcrope voz adecuado.
  • Dirígete con respeto.
  • Muestra empatía hacía tus alumn@s.
  • Ante un comportamiento inadecuado, señala la conducta, no a la persona.
  • Establece límites claros y congruentes.
  • Emite instrucciones claras sin ambigüedades.
  • ¡No etiquetes!
  • Recompensa las buenas conductas.3414a05
  • Sé flexible.
  • Expresa tu sentido del humor.
  • Sé un modelo positivo para tus alumn@s.
  • Disfruta tu clase, que no sea una obligación, vuélvela tu vocación. Dale un giro al significado de tu trabajo.

LIBÉRATE DEL ESTRÉS.
Aquí dejamos una pequeña lista de recomendaciones para que tú también tengas la oportunidad de liberar el estrés, y que seguramente te permitirá tener un mejor desempeño en todas tus actividades:244517

  • Descansa.
  • Haz menos actividades en medida de lo posible.
  • Organízate.
  • Haz ejercicio.
  • Cuida tu alimentación.
  • ¡Diviértete!

Sobre todo ¡DISFRUTA DE TU TRABAJO PROFESOR(A)!

En SEPIMEX podemos apoyarte con cursos, talleres y conferencias dirigidas a niñ@s y/o profesores(as) y padres de familia, directamente en tu escuela. Además de brindar tratamiento individual para problemas de conducta, dificultades de aprendizaje, problemas emocionales, manejo de estrés.

Elaborado por:
Lic. Jorge Que Castro.
Terapeuta Infantil Cognitivo Conductual.
jorge@sepimex.com.mx

SEPIMEX – Psicología Kids
“Enciende tu bienestar”
www.sepimex.com.mx
Tel. 56891419

path4235path4133

¿Eres un profesional de la Salud y te interesa saber más acerca del estrés?
Aquí algunos libros e instrumentos de evaluación que te pueden ser útiles.

LIBROS
*Estrés y salud: investigación básica y aplicada.
Sergio Galán Cuevas Y Everardo José Camacho Gutiérrez.
*Manejo del estrés en el trabajo
.  Plan detallado para profesionales.
Williams , Stephen ; Cooper , Lesley

INSTRUMENTO DE EVALUACIÓN
*Perfil de Estrés  – Clasificación C (Venta exclusiva a Psicólogos)
Nowack, Kenneth M.

Uno de los términos que actualmente forman parte de nuestro vocabulario cotidiano es estrés. Éste representa un aspecto inevitable de la vida; lo que marca las diferencias entre los individuos es el modo en que cada uno lo afronta. ¿Qué sucede cuando en la relación entre el sujeto y el entorno, éste se percibe como amenazante o desbordante de los recursos de la persona y peligroso para su bienestar?.

Objetivo. Evaluar 15 áreas relacionadas con el estrés y el riesgo para la salud en las personas.
Características. El Perfil de Estrés consta de 123 reactivos que permiten abordar áreas como: Hábitos de salud, Conducta Tipo A, Estilo de afrontamiento, Bienestar psicológico, Red de apoyo social, etc., además de contar con una medida de sesgo y un índice de inconsistencia en las respuestas. Los usos del Perfil de Estrés son múltiples: para los clínicos, proporciona información sobre estilos de vida y conductas relacionadas con la salud que pueden estar contribuyendo a la presencia de enfermedades y trastornos físicos o psicológicos vinculados con el estrés; por tanto, facilita al personal de salud tomar decisiones sobre el tratamiento a estos pacientes. Puede aplicarse también en programas de promoción para la salud, compañías de seguros y cualquier investigación con fines clínicos, experimentales o epidemiológicos.
Evalúa. Personas de 20 a 68 años de edad.
Aplicación. Individual o colectiva.
Tiempo de aplicación. 25 minutos aproximadamente.
Dirigido a. Psicólogos.

NOWAK9786074482256 (2)MANEJO DE ESTRÉS

image3344-6

EL ALIMENTO, ¿UN REGULADOR DE MIS EMOCIONES?

Las emociones son señales de nuestro cuerpo que nos indican lo que está sucediendo. Cuando algo que sucede a nuestro alrededor lo vemos como placentero, nos sentimos bien; cuando algo angustiante está pasando, nos sentimos mal. En muchos sentidos, las emociones son como un servicio de noticias al instante que nos ofrece actualizaciones constantes sobre lo que estamos  haciendo y /o experimentando.

1Las emociones son una fuerte sensación que llega rápidamente  y que surgen por la percepción de nuestros 5 sentidos (lo que vemos, olemos, tocamos, degustamos y escuchamos). Las emociones tienen diferentes funciones: supervivencia (pelear o huir), recordar personas y situaciones, enfrentar situaciones de nuestra vida diaria, comunicarnos con otros, sentir placer, entre otros. Sin embargo,  cuando experimentamos emociones que consideramos “desagradables” como la tristeza, el enojo o la ansiedad, tendemos a buscar formas de lidiar o manejar esa emoción. Uno de los reguladores elegidos para tal objetivo es el ALIMENTO.

 Para entender cómo el alimento funge como un regulador emocional, es importante entender que las personas nos comportamos a través de los siguientes seis elementos:

CUADRO

  1.  AMBIENTE: el entorno en el que nos movemos, los acontecimientos que ocurren, las personas con las que nos relacionamos, etc.
  2.  LOS PENSAMIENTOS: o ideas acerca de mí mism@, de los demás, del mundo y el futuro.
  3. LAS EMOCIONES: alegría, tristeza, miedo, amor, etc.
  4. REACCIONES FÍSICAS: dolor, palpitaciones, sudoración, etc.
  5. LA CONDUCTA: lo que hacemos y decimos, así como las relaciones que establecemos.
  6. LAS CONSECUENCIAS DE MI COMPORTAMIENTO: éstas aumentan o disminuyen la probabilidad de que se repita la conducta.

Así lo que pensamos e interpretamos acerca de los acontecimientos que ocurren en nuestro entorno y en nosotr@s mism@s, nos produce emociones que están acompañadas de reacciones físicas y que nos hace comportarnos de una forma determinada, lo que a su vez nos ocasiona diversas consecuencias.

 Observemos el siguiente ejemplo: Si tengo una discusión fuerte con mi pareja (situación del ambiente) y pienso que no es justo que siempre me hace lo mismo (pensamiento), sentiré mucho enojo (emoción), los latidos de mi corazón se aceleran y experimento tensión muscular (reacción física), me como un pastel (conducta), que disminuirá mi malestar en el momento (consecuencia a corto plazo).

2Como esta forma de lidiar con mi emoción es “efectiva” momentáneamente, en un futuro existe una mayor probabilidad de hacer lo mismo. Esta consecuencia (sentirme mejor), hace que bajo una situación similar, mi conducta sea la misma (comer pastel). Así, el alimento se convierte en un regulador emocional, y el cual se denomina INGESTA EMOCIONAL.

 Otra factor de influencia en el desarrollo de la ingesta emocional son los3 mensajes de los medios de comunicación (comerciales, programas de T.V y películas) que refuerzan la idea de que el alimento es un buen regulador de mis emociones.  Por ejemplo, en múltiples películas observamos que cuando la protagonista se encuentra triste o deprimida, una “buena” forma de lidiar con esa emoción es comer helado de chocolate.

Algunas consecuencias a largo plazo de esta situación son:

  • Evitar la resolución adecuada de las situaciones conflictivas.
  • Generar un problema de alimentación importante: trastornos de la conducta alimentaria (atracones, anorexia y/o bulimia).
  • Problemas de sobrepeso u obesidad.

4

Entonces, ¿qué puedo hacer para regular mis emociones de forma más sana?

  1.  Identifica tus emociones y reconoce que pensamientos activaron esa emoción. Puedes apoyarte en el siguiente registro, el cual también te ayudará a observar la relación entre tus pensamientos y emociones.reg
  2. Genera pensamientos alternativos y realistas (congruentes con la situación) como: “los errores pasan, nadie es perfecto”, “esta situación no durará para siempre”, “puedo pensar diferente si lo quiero”, “soy fuerte, puedo enfrentar esta situación”.
  3. Realiza actividad física o ejercicio como caminar, nadar, limpiar la casa, etc.
  4. Cuida el momento del descanso y sueño, esto disminuirá tu irritabilidad y responderás de formas más adecuadas a la situación.
  5. Realiza 4 o 5 respiraciones profundas que permitan relajarte y pensar con mayor claridad cómo dar solución al conflicto que enfrentas.
  6. No intentes evitar tu emoción, busca con quien conversar o la forma de exprésala sin juzgar, es decir no la etiquetes como una emoción “agradable” o “desagradable”.

En SEPIMEX podemos ayudarte a identificar tus emociones y brindarte estrategias que te permitan lidiar con ellas de una manera más adaptativa.

 Elaborado por:

Lic. Sheila V. Hernández Altamirano

Terapeuta Cognitivo-Conductual, SEPIMEX.

sheila@sepimex.com.mx

http://www.sepimex.com.mx

D.F. 56.89.14.19 // PACHUCA 65.79.03.76

Referencias:

  • Beriso, Á., Plans, B. Sánchez-Guerra, M., & Sánchez, D. (2002). Cuadernos de terapia cognitivo-conductual. Una orientación pedagógica e integradora. Madrid: EOS.
  • McKay, M., Wood, J., & Brantley, J. (2010). The Dialectical Behavior Therapy Skills Workbook. EU: EasyRead Large.

La comunicación entre padres e hijo(a)s

Imagen

Muchos padres tienden a pensar que lo mas importante en la comunicación con los hijo(a)s es proporcionarles información importante para el desarrollo de sus vidas: decirles que coman verduras, que deben ir a la escuela porque es importante o incluso algunas veces tienden a decidir por ello(as). La comunicación tiene una función mucho mas importante de lo que imaginamos; es un puente de doble vía que conecta los sentimientos de los padres con los de los hijo(a)s.

Imagen

La comunicación saludable es crucial para ayudar a los niños a desarrollar una personalidad saludable; genera independencia, buenas relaciones con los padres y los demás (amigos y compañeros de clase). Le da al niño la oportunidad de ser feliz, seguro y sano ante cualquier circunstancia. Una gran mayoría de los problemas de conducta en los niño(as) tiene origen en la forma en como los padres y los hijo(a)s se comunican, más que pensar solamente que el/la niño(a) es la fuente de los problemas.

Debido a que los padres se convierten en modelos a seguir por los niño(a)s; en la forma y medida en que estos se comuniquen con los hijo(a)s, ellos aprenderán a manejar sus sentimientos. Una comunicación saludable permite a los padres sentirse cercanos a sus hijo(a)s y conocer sus necesidades. Además de aprender a manejar la frustración y estrés que les genera el mismo ejercicio de la crianza.

Una comunicación saludable le permite al niño(a): sentirse cuidado y amado; saberse importante y tomado en cuenta; sentirse seguro y no aislado en sus problemas; aprender a decir lo que siente, piensa y necesita directamente en palabras, sin necesidad de sobre actuar: como hacer berrinches, gritar, insultar o pegar.

Imagen¿Cómo establezco una comunicación saludable con mis hijo(as)?

1.-Estar disponible: Significa dedicar tiempo para sus hijo(a)s. Bastarán al menos 10 minutos diarios de comunicación  para fortalecer la relación.  Estar  disponible significa sintonizar y hablar de algo importante. Ser capaz de entender y hablar sobre sus propios sentimientos así como también los de su hijo(a).

2.-Saber escuchar: Pregúntele a su hijo(a) por sus ideas y sentimientos, tratando de comprender lo que está diciendo, esto ayuda al niño(a) a sentirse amado aun cuando el está enojado o triste  y usted no puede hacer nada para arreglar el problema. Saber escuchar lo ayuda a calmarlo y así el/ella podrá escucharlo a usted después.

3.-Trate de ponerse en sus zapatos: Vea la situación desde el punto de vista del niño(a) y hágale saber que a usted le importan sus sentimientos, esto le dará la capacidad de entender lo que su hijo siente en ese momento.

Imagen

4.-Sea un buen mensajero(a): si el niño(a) se siente escuchado y atendido estará mas dispuesto a escucharlo, por tanto, asegúrese que lo que usted diga, su tono de voz y lo que haga, envíen el mismo mensaje.

5.-Use palabras y no gritos: para que su  hijo(a) comprenda  lo que usted quiere que el/ella haga, use palabras mientras lo mira a los ojos y le explica la situación; resaltando también las buenas actitudes y comportamientos.No diga las cosas “a gritos”, ellos no sabrán diferenciar claramente lo que está mal.

En Centro SEPIMEX contamos con terapeutas capacitados para apoyar en la mejora de la comunicación entre padres e hijos.

Te ofrecemos diversos talleres con la finalidad de mejorar tu salud y bienestar: Taller a padres; Comunicación asertiva; Manejo del enojo; Manejo del estrés, entre muchos más.

Elaborado por:

Lic. Berenice Candia Ramírez

berenice@sepimex.com.mx

Terapeuta Infantil

Centro SEPIMEX

5689.1419

http://www.sepimex.com