LA SEXUALIDAD EN LA ADOLESCENCIA: EXPLICADA A MAMÁS Y PAPÁS.

sexualidad 2

La adolescencia es una etapa que todos atravesamos en nuestra vida, en donde se da un desarrollo físico y emocional. En dicha etapa los jóvenes entre los 11-12 años hasta alrededor de los 18-19 años, se ven inmersos en diversos temas vinculados al cuidado de la salud, procesos de desarrollo de la identidad, elegir una profesión, etc.

El tema de la sexualidad, cobra una especial relevancia en esta etapa de la adolescencia, y que, usualmente, tanto padres y madres como jóvenes evitan comunicar; debido a temores o inseguridades creados en gran parte por una falta de información o prejuicios.

Muchas personas creen que “la sexualidad” es sinónimo de relaciones sexuales, refiriéndonos únicamente a los genitales o a un contacto físico. Sin embargo, se trata de un concepto mucho más amplio.

La sexualidad es un proceso dinámico y complejo que involucra sentimientos y emociones, es un proceso que comienza cuando nacemos, manifestándose de distintas maneras a lo largo de nuestra vida. La sexualidad tiene que ver con la forma de vestirse, de moverse, de expresarse y de relacionarse con los demás.

Para los adolescentes, verse a si mism@s como seres sexuales, reconocer su propia orientación sexual y establecer vínculos románticos o sexuales son parte de la adquisición de una identidad sexual. La toma de conciencia en l@s adolescentes de la propia sexualidad definirá también su imagen y la forma en que se relaciona con los demás.

Screenshots_2014-11-17-18-56-56¿Cómo se acercan l@s jóvenes a la sexualidad?

La mayoría de los jóvenes obtienen información en las escuelas, por medio de los padres y/o maestros, por los medios de comunicación e incluso la que comparten con sus amig@s(que usualmente es errónea y/o incompleta). Comúnmente esta información se divide en dos cuestiones: los cambios físicos por lo que atraviesan tanto mujeres como varones, y la prevención y el ejercicio responsable de su sexualidad. Sin embargo, el proceso de conocer acerca de su sexualidad va más allá comprendiendo temas igualmente relevantes como las emociones y actitudes que se desprenden y forman en el ejercicio de la misma.

L@s jóvenes en esta etapa, son hormonalmente inquietos, ya que los cambios que experimentan muchas veces son inexplicables y difíciles de controlar para ell@s. Buscarán experimentar con sus emociones y sensaciones corporales, especialmente las que les generen placer, como parte de su autodescubrimiento.

¿Cuáles son los principales cambios físicos y emocionales?

En lo emocional:

Se distinguen aspectos como la aparición de nuevos intereses, por ejemplo ir a bailar, hacer deporte, o pasar más tiempo con amig@s. Pero también en la aparición de nuevos sentimientos y sensaciones físicas, tales como los primeros enamoramientos, ilusiones y desilusiones.

En lo físico:Screenshots_2014-11-17-19-13-05

Se destacan aspectos como el desarrollo de los caracteres sexuales secundarios (vello púbico, voz más grave en varones y desarrollo de mamas y ensanchamiento de caderas en mujeres, la menstruación, entre otros). Se acentúan las diferencias físicas entre los varones y las mujeres . Además, los genitales y otras partes del cuerpo aparecen, más que antes, como fuente importante de sensaciones placenteras.

La orientación  y la conducta sexual.

Es en la adolescencia cuando la orientación sexual de una persona se convierte en un asunto de vital importancia. Saberse sexual, romántica y afectivamente atraíd@ por una persona del sexo opuesto, del sexo contrario o de ambos sexos genera una “montaña rusa” de emociones, sensaciones y conductas en l@s adolescentes.

Actualmente saberse homosexual, bisexual o heterosexual implica una serie de experiencias y prácticas que son parte del proceso para definir como será la interacción sexual en un adolescente. Aunque desafortunadamente los prejuicios y la desinformación generan rechazo a alguna o varias de estas orientaciones, lo cierto es que es una cuestión normal, que en algún momento l@s chic@s se encuentren confundidos y tengan el derecho a experimentar, hasta encontrar y definir su identidad sexual.Sexualidad 1

Lo importante a todo esto, es que como padre o madre es crucial mantener una “mente abierta” estableciendo un canal de comunicación con el o la adolescente, que implique aceptación a cual fuera su orientación sexual elegida. Recordemos que todos y todas atravesamos por este proceso y que como personas e individuos en desarrollo tuvimos y ahora nuestr@s hij@s tienen el derecho a ejercer. En el proceso de elección, los padres y madres solo acompañan evitando generar presión u obligándolos a hacer algo que solo es responsabilidad de los chic@s elegir.

Explorando la sexualidad de l@s adolescentes.

¿Cuáles son las etapas que atraviesan? 

Screenshots_2014-11-17-19-24-55Existe una primera etapa, llamada de aislamiento esta se da entre los 11 y 14 años (aprox.). En general y para ambos sexos se demuestra un rechazo hacia las figuras de autoridad buscando su propia independencia, también identifican a la autoexploración (masturbación) como una forma de actividad sexual, iniciando así su experimentación del placer.

En los hombres adolescentes comúnmente se destaca la “época de la mugre y el desorden”, como reacción a los cambios que su cuerpo viene desarrollando. En las mujeres adolescentes, comienza el interés por él sexo opuesto como una posible forma de “noviazgo” o relación afectiva y/o romántica.

En una segunda etapa, alrededor de los 14 y 15 años, comienza la incertidumbre, Screenshots_2014-11-17-19-26-45tanto chicos como chicas comienzan a darle mayor importancia a los pares, influyendo muchas veces en sus decisiones personales, las tendencias del grupo (hobbies e intereses en común). El erotismo se descubre y se da a través de chistes y conversaciones.

También en hombres y mujeres, por igual, comienzan a darse encuentros de tipo homosexual, que no marcan una futura opción a este tipo de orientación, sino que son fruto de la timidez propia de la etapa. Comienzan los primeros enamoramientos.

En una tercera etapa entre los 15 y 17 años (aprox.) se da la apertura a la práctica de la sexualidad (ya sea la heterosexualidad, homosexualidad o bisexualidad) ya que también en esta etapa se define la orientación sexual(“quien me atrae, un hombre, una mujer o ambos”). Es la época de los grandes amores “para toda la vida”, “que sin la otra persona me muero”, y de pronto a los tres días me cambio de amor y “tan tan”. Se vive una gran intensidad pero, las relaciones comúnmente tienen poca duración. Hay una gran idealización de la otra persona (el amor es “rosa” y romántico). También se generan fantasías que motivan a la autoexploración (masturbación) tornándose estas más intensas.

Screenshots_2014-11-17-19-09-52La última etapa llamada de consolidación se da entre los 17 y 19 años, en donde comúnmente se consolida la identidad ( “uno sabe quien es, que quiere y a donde va”, o al menos comienzan a pensar en ello). Las relaciones afectivas son mas estables, se logra la des-idealización del ser amado sin tantos duelos intolerables y corazones rotos. Los jóvenes en esta etapa comienzan a hablar de temas más amplios como libertad y la responsabilidad (a nivel individual y de pareja).

¿Qué hay de la prevención y del ejercicio de la sexualidad? 

En la actualidad, hemos descubierto que la vida sexual de los adolescentes empieza a una edad más temprana. La edad promedio de la primera relación sexual en adolescentes fluctúa, entre los 12 a 15 años de edad según la ESANUT (2012).

Iniciar “precozmente” la actividad sexual durante la adolescencia, tiene diversas consecuencias, de entre las que se encuentran en mayor relevancia un embarazo no planeado o el posible contagio de enfermedades de transmisión sexual.

Es importante saber que l@s adolescentes en desarrollo aún no cuentan con la “madurez” fisiológicamente hablando, para tomar una decisión acerca del ejercicio sano y responsable de su sexualidad.

Ahora bien, estrictamente hablando; existe un área del cerebro llamada corteza pre-frontal, encargada entre otras cosas, de regular la conductas de discernir ( es decir tomar una decisión “conscientemente”). En los adolescentes, específicamente, debido a que esta área aún no se encuentra desarrollada en su totalidad, no son capaces de visualizar los riesgos potenciales a los que están expuestos, ya sea un contagio o un embarazo no planeado, etc.

Ahora que sabemos que l@s adolescentes actúan con más facilidad, en función de lo que les dicten sus “hormonas”, sus sensaciones corporales, la búsqueda por experimentar el placer, más todo el cóctel de feromonas, neurotransmisores y demás involucrados, que surgen en el enamoramiento intenso que experimentan; es más probable que existan o existirán factores de riesgo en el ejercicio de su sexualidad.

Screenshots_2014-11-17-19-44-21Recordemos que la función de los padres y madres es el acompañar y guiar a l@s chic@s en momentos como este, en el qué no puedan dimensionar los propios efectos que viven.

Aún y que existan ciertos riesgos, no por ello les negaremos la entrada a que experimenten, se informen y practiquen responsablemente las diversas formas de cuidar su salud y sobre todo, de disfrutar de su sexualidad.

¿Cómo acompaño a mi hj@ en el desarrollo de su sexualidad? 

Reglas básicas:

– Venciendo nuestros miedos: Sabemos que existen temas que nos generan incomodidad platicar con nuestr@s hij@s, sin embargo la apertura a la comunicación creará y fomentará un primer factor protector, la confianza y seguridad en si mism@ para abordar el tema de la sexualidad. Con esto el acudirá a ti cuando lo necesite, y sabrá que estarás ahí para apoyarle.

Screenshots_2014-11-17-18-05-14– Respeto a la intimidad y a sus propias experiencias: Será más valioso para l@s adolescentes si respetas su espacio e intimidad evitando influir en sus decisiones, sensaciones y sentimientos, únicamente tratando de asegúrate de que sabe como practicar responsablemente su sexualidad.

En la práctica:

¿Cómo comenzar?: Utiliza la información visible, cuando vean una película, algún programa de televisión o alguna situación que toque el tema de la sexualidad. Aprovecha esos momentos en que pueda darse la comunicación.

¿Cuando debo comenzar?: En cuestión de edades, lo ideal es comenzar a hablar de sexualidad a una edad temprana. Ya en la adolescencia es crucial. En cuestión de tiempo, y espacio, no hay alguno definido ya que las dudas pueden surgir cuando menos lo pienses, caminando en la calle, en la casa, en general cuando el o la adolescente se sienta relajad@ y en confianza. Planificar “religiosamente” la plática puede verse frustrada por falsas expectativas (decirle todo de una vez y de “jalón”). Trata de dosificar la información, recuerda que no toda es fácil de digerir para el cerebro adolescente.Screenshots_2014-11-17-19-08-12

¿Qué debo decir?: Investiga, admite que como seres humanos no lo sabemos todo, renueva tus conocimientos en el tema de la sexualidad, mantente al día. Recuerda que puedes buscar ayuda profesional para que te orienten mejor sobre algún tema específico (Ginecólog@, Psicólog@, Sistema de Planificación Familiar etc.).

En SEPIMEX contamos con especialistas que pueden apoyarte con estrategias para mejorar la comunicación con tus hijas e hijos que te permitan abordar los temas de los cambios que se irán presentando en cada etapa.

Elaboró:

Lic. Berenice Candia Ramírez 

Terapia Cognitivo Conductual Infantil-Juvenil.

berenice@sepimex.com.mx

Referencias:

– Colombino, A. F. (2008) Educación Sexual. Colección de Cuadernos de Sexología, 10; Uruguay: A&M Ediciones.

– Encuesta Nacional de Salud y Nutrición ESANUT (2012)

– Papalia, Diane E.; Wendkos, O.S. y Feldman, D.R.(2005) Desarrollo Humano. (9aEd.)México: McGraw Interamericana

Anuncios

DESARROLLANDO UNA AUTOESTIMA SANA EN L@S NIÑ@S.

Imagen¿Qué es la autoestima?

La autoestima es una serie de creencias o sentimientos hacia nosotros mismos, las percepciones que tenemos de nosotros. La manera como nos definimos influye en nuestras motivaciones, actitudes y comportamientos, e influye en nuestra respuesta emocional.

Los patrones de autoestima empiezan muy pronto en la vida. Por ejemplo, un niño o niña pequeñ@ que aprende a hacer algo nuevo experimenta un sentimiento de logro que refuerza la autoestima. Aprender a darse la vuelta después de un montón de intentos fallidos enseña a un bebé una actitud de “puedo hacerlo”.

El concepto de éxito como consecuencia de la perseverancia empieza pronto. Cuando l@s niñ@s intentan algo, fracasan, prueban de nuevo, fracasan otra vez y finalmente lo consiguen, se forman ideas sobre sus propias capacidades. Al mismo tiempo, están creando un concepto de ell@s mism@s basado en las interacciones con otras personas. Por eso, la implicación parental es fundamental para ayudar a l@s niñ@s a formarse percepciones de ell@s mism@s sanas y verdaderas.

La autoestima también puede definirse como sentimientos de capacidad combinados con el sentimiento de ser amado. Un niño y niña que es feliz cuando logra algo pero no se siente querido puede llegar a experimentar baja autoestima. De la misma manera, un niño o niña que se siente amado pero que duda de sus capacidades puede también acabar sintiendo baja autoestima. Para desarrollar una autoestima sana, se necesita alcanzar un equilibrio correcto.

¿Cómo pueden ayudar los padres  y madres a fomentar una autoestima sana?

  • Ponga atención en lo que dice. L@s niñ@s son muy sensibles a las palabras de los padres y madres. Recuerde elogiar a su hij@ no sólo por el trabajo bien hecho, sino también por el esfuerzo. Pero sea sincero. Si su hij@ no fue admitido en el equipo de fútbol, evite decir algo como “Bueno, la próxima vez trabajarás más y lo conseguirás”. En vez de esto, dígale algo como “Bueno, no entraste en el equipo, pero estoy orgulloso del esfuerzo que has hecho”. Reconozca su esfuerzo y el trabajo realizado en vez del resultado.
  • Sea un modelo positivo. Si usted es excesivamente duro con usted, pesimista o no realista sobre sus capacidades y limitaciones, su hij@ acabará siendo su reflejo. Cuide su propia autoestima y su hij@ tendrá un buen modelo a seguir.
  • Identifique y corrija las creencias erróneas de su hij@. Es importante que los padres, madres o cuidadores primarios identifiquen las creencias irracionales que tienen l@s niñ@s sobre ellos mism@s, tanto si tienen que ver con la perfección, su atractivo, capacidad u otros aspectos. Enseñar a l@s niñ@s a establecer criterios más precisos y a ser más realistas al evaluarse les ayudará a desarrollar un concepto más saludable de ell@s mism@s. Las percepciones erróneas de ell@s mism@s podrían fijarse y convertirse en una realidad para l@s niñ@s. Por ejemplo, un niño o niña que va bien en la escuela pero tiene dificultades con las matemáticas podría decir: “No puedo con las mates. Soy un mal estudiante”. Esto no es sólo una falsa generalización, es también una creencia que predispondrá al niño o la niña al fracaso. Hazle notar a tu hijo que esa es una generalización de pensamiento.  Una respuesta útil podría ser: “Eres un buen estudiante. Vas muy bien en los estudios. Las matemáticas es sólo una asignatura a la que necesitas dedicar más tiempo. Trabajaremos juntos en ello”.
  • Sea espontáne@ y afectuos@. Su amor puede ser enormemente importante para estimular la autoestima de su hij@. Abrácelo y dígale lo orgullosa u orgulloso que está de él. Déjele una nota junto a su cama que diga “¡Eres maravillos@!”. Elógielo con frecuencia y de manera honesta, sin exagerar. L@s niñ@s saben reconocer cuando algo sale del corazón.
  • Hágale comentarios positivos y precisos. Comentarios como “¡Siempre acabas perdiendo el control!” hará que su hij@ sienta que no tiene control sobre su emoción y su conductas. Un comentario más adecuado sería: “Te has puesto muy enojado con tu hermano. Pero qué bien que no le has gritado ni le has pegado”. De este modo reconoce los sentimientos de su hij@, le recompensa por la elección que ha hecho y le anima a que la próxima vez elija actuar de la misma manera.
  • Cree en su casa un ambiente de seguridad y amor. L@s niñ@s que no se sienten seguros o son víctimas de malos tratos en su hogar sufrirán inmensamente de baja autoestima. Un niño o niña que es testigo repetidamente de las discusiones y peleas de entre padre y madre puede volverse depresiv@ y retraíd@. Esté atento también a los signos que puedan revelar malos tratos de otros, problemas en la escuela, dificultades con l@s compañer@s y otros factores que pueden afectar la autoestima de l@s niñ@s. Aborde estos temas con sensibilidad pero sin demora. Y recuerde siempre respetar a sus hij@s.
  • Ayude a l@s niñ@s a participar en experiencias constructivas. Las actividades que favorecen la cooperación en vez de la competencia son especialmente valiosas para fomentar la autoestima. Por ejemplo, los programas de tutoría en los que un chico mayor ayuda a uno más pequeño a aprender a leer pueden hacer maravillas para los dos.

Imagen

Si sospecha que su hij@ tiene baja autoestima, considere solicitar ayuda profesional.

La terapia puede ayudar a los niños y niñas a aprender a verse a ell@s mismos y al mundo de manera más positiva. Cuando l@s niñ@s se ven a ell@s mism@s de una manera más realista, pueden aceptar quiénes son realmente.

Con un poco de ayuda, l@s niñ@s pueden desarrollar una autoestima sana para tener una vida más feliz y plena.

Elaborado por:

Psic. Yadira Martinez Ortiz

Terapeuta Infantil Cognitivo-Conductual

Especialista en Psicología Positiva  

yadira@sepimex.com.mx

 

¿CÓMO ELEVAR MI AUTOESTIMA?

“Amarse a sí mismo de manera realista y sana es uno de los principales requisitos de la salud, en toda la extensión del término, y el mejor camino para expresar y comunicar afecto a las personas que queremos” 

Walter Riso, 1990

 Imagen

La autoestima es aprendida y se va formando a lo largo de la vida en el contacto con la sociedad. Estas experiencias son almacenadas en la memoria y transformadas en creencias o supuestos sobre nosotros mismos, estos pueden ser positivos o negativos y dependiendo de que tanto sean reforzados, serán los encargados de que esa autoestima se eleve o disminuya.

 

Existen cuatro componentes importantes de la autoestima; Lo que piensas de ti mismo (Autoconcepto), qué tanto te gustas (Autoimagen), qué tanto te premias (Autorefuerzo) y qué tanta confianza tienes en ti mismo (Autoeficacia). Un equilibrio en estos cuatro componentes lograrán una estabilidad en la autoestima.

 

¿Cómo elevar el autoconcepto?

  • Olvida la rigidez y trata de ser más flexible contigo mismo y con los demás.
  • Revisa bien tus metas y tus capacidades para que estas puedan ser alcanzadas con éxito.
  • No veas solo lo malo o lo bueno, de cada cosa analiza todas las posibilidades o explicaciones.
  • Piensa positivo sobre ti mismo y tus capacidades.

 

¿Cómo elevar la autoimagen?

  • Establece tus propios criterios de belleza y no sigas lo que dicen los demás.
  • Ten en cuenta que no existe la perfección física.
  • Descubre y destaca lo que te gusta de ti.
  • Cuídala! Esta se transmite a los otros.
  • Si te gustas y valoras a ti mismo, entonces alguien más también lo hará.

 

¿Cómo elevar el autorefuerzo?

  • Toma tiempo libre y disfrútalo haciendo lo que mas te gusta.
  • Realiza actividades que te generen satisfacción
  • Descubre nuevas cosas que puedan gustarte.
  • Siente las emociones como llegan, no te limites.
  • Elógiate y recompénsate tu mismo.

 

¿Cómo elevar la autoeficacia?

  • Elimina de tu vocabulario el no soy capaz.
  • Piensa positivo pero se realista.
  • Recuerda constantemente tus logros y festeja los avances.
  • Establece nuevas y diferentes metas.

 

Recuerda que tu eres responsable de tu autoestima, esta por ser aprendida, puede modificarse y reaprender nuevas experiencias que se transformaran en creencias y supuestos más positivos en tu beneficio.

 

Si necesitas ayuda, en SEPIMEX podemos ayudarte!!!

Pide tu cita al 56 89 14 19

Escríbenos a contacto@sepimex.com.mx

 

Paola Villaseñor

Terapeuta Cognitivo Conductual

Centro SEPIMEX

paola@sepimex.com.mx

 

 

Referencia

Walter, R. (1990) Aprendiendo a quererse a sí mismo. Norma: Colombia.

 

 

 

Desarrollo de la autoestima y competencias sociales: educación emocional para l@s niñ@s.

Autoestima 1Existe una interacción continua entre emociones, comportamientos y pensamientos de tal forma que se retroalimentan permanentemente: la emoción influye en el comportamiento y en el pensamiento; a la vez, el pensamiento influye en la forma de vivir la emoción y en la dirección del comportamiento.
Desde niñ@s, aprendemos, durante nuestro desarrollo a adquirir ciertas habilidades que nos permiten ser competitivos con el mundo que nos espera en el futuro, tanto en áreas educativas, laborales, como emocionales de nuestra vida. Nuestra vida social adulta y de pareja, esta determinada en gran medida por las competencias emocionales que adquirimos en la infancia.

Una competencia emocional consiste en un conjunto de habilidades, conocimientos y actitudes que nos permiten comprender, expresar y regular de forma apropiada nuestras emociones; lo que facilita una mejor adaptación a las circunstancias de la vida, así como los procesos de aprendizaje, las relaciones interpersonales, la resolución de problemas, etc.

La adecuada expresión y manejo de emociones están relacionados con problemas que ocurren muy frecuentemente en l@s niñ@s: berrinches, violencia escolar y de género, inseguridad para hablar en publico en clases, dificultad para hacer amigo(as), baja autoestima, Autoestima 2dificultad para trabajar en equipo, la falta de iniciativa o la carencia de un proyecto personal en la edad adulta.

La autoestima es un conjunto de pensamientos, percepciones y evaluaciones que hacemos de nosotros mismos. A la vez esta influenciada por las creencias que tenemos acerca de nuestras propias competencias y habilidades (autoconcepto), que se construyen a través de la interpretación de las experiencias propias y de los roles que desempeñamos en sociedad (autoimagen). Mediante este proceso de autoconocimiento, las emociones juegan un papel crucial en la construcción de estas percepciones, pensamientos y/o creencias acerca de nosotros mismos.

Autoestima 3Los niñ@s en su interacción con el medio recibirán tanto información positiva como negativa (triunfos o derrotas, buenas calificaciones o malas, buenas amistades o peleas con amigos), que mas tarde serán integradas a su auto concepto.

Las emociones regulan la manera en que esta información es integrada: si estamos tristes, enojados, ansiosos (con un estado de ánimo particularmente negativo) solamenteAutoestima 4 registraremos la información negativa de nuestras experiencias; de esta manera, desde la infancia, se comienzan a generar conflictos afectivos y/o emocionales que repercuten directamente en la autoestima y en la forma de relacionarnos con los demás, mermando nuestras habilidades sociales, estabilidad académica e incluso familiar.

cuadro autoestima¿Cómo puedo saber si mi hij@ tiene baja autoestima?
Regularmente l@s niñ@s con baja autoestima comienzan a construir creencias erróneas con respecto a ellos mismos o a su desempeño en sociedad, y podrían hacer comentarios como: “siempre soy el/la últim@ que escogen en el equipo” (visión negativa de las cosas); “a mi me das menos dulces que a mi hermano”(se compara con los demás la mayoría del tiempo); “a mi compañera de clase su mamá siempre le compra cosas bonitas” (comparación social selectiva), etc.
En la manera en que los niñ@s desarrollen habilidades y competencias emocionales, mostraran una mayor confianza en si mismos, favoreciendo el éxito personal y profesional en su vida.

Autoestima 5

Las habilidades sociales se adquieren a través de la adecuada comunicación con los demás; es una competencia que se desarrolla mediante la convivencia escolar y familiar. Las competencias sociales están relacionadas con un adecuado ajuste psicosocial de l@s niñ@s: en el grupo de clase, en el grupo de amigos, y en una mejor adaptación académica. Una baja autoestima, rechazo o aislamiento social son consecuencias de no disponer de destrezas sociales adecuadas.

El carecer de habilidades sociales lleva a l@s niñ@s a emplear estrategias desadaptativas para resolver sus conflictos favoreciendo el comportamiento disruptivo y dificultando el aprendizaje, ya que los problemas de conducta, aparecen de primera instancia en el entorno escolar: insultar, pegar o molestar a sus compañer@s; responder de manera agresiva, etc.

Ahora sabemos que es muy importante prestar atención al aprendizaje de las capacidades emocionales que ayudan al desarrollo integral de los niños y las niñas, pues las competencias emocionales son entendidas hoy como competencias básicas para la vida.

En Centro SEPIMEX contamos con diferentes cursos para niños y niñas que permiten desarrollar una buena autoestima y competencias sociales.

Taller Habilidades Sociales-Autoestima

Referencias:
– González Pienda, Julio A.; Núñez Pérez, J. Carlos; Glez. Pumariega, Soledad; García García, Marta S.. (1997). Autoconcepto, autoestima y aprendizaje escolar. Psicothema, 271-289.
– Garcia Rojas, Daniel (2010). Estudio sobre la asertividad y las habilidades sociales en el alumnado de Educación Social. XXI, Revista de Educación. Departamento de Educación de la Universidad de Huelva: España, 225-240.

Elaborado por:
Lic. Berenice Candia
Terapeuta Infantil Cognitivo-Conductual
berenice@sepimex.com.mx