El TDAH en los niñ@s: Importancia del entrenamiento a padres y maestros.

TDAH1Los padres de los niñ@s con TDAH -Trastorno por Déficit de Atención con Hiperactividad suelen experimentar dificultades en su labor en la crianza como: frustración, aislamiento social, e insatisfacción con su rol parental. De ahí la importancia de ayudarles a comprender y manejar el comportamiento de sus hij@s. El temperamento de los niños con TDAH junto con el estrés de los padres determinan el estilo de disciplina que estos emplean. Este, regularmente tiende a ser impositivo y poco adecuado, provocado en gran medida por aspectos personales de los padres y por la características del trastorno, que supone una continua fuente de tensión en el ejercicio de su paternidad y maternidad.TDAH2

Uno de los principales motivos por los cuales el trabajo terapéutico debe extenderse al entrenamiento de los padres es que en ocasiones las familias reaccionan negativamente ante el diagnóstico del TDAH y sus comportamientos. Los padres y/o familiares buscan encubrir y protegerse de la realidad desconociendo algunas veces la existencia del trastorno, evitando la asistencia a la consulta, demorándose para realizar el diagnóstico, o no confiando en el criterio de un profesional, tomando como alternativa cambiarlo, inhibiendo y obstaculizando el desarrollo del tratamiento.TDAH3

Los pensamientos generados por los padres ante el trastorno, los lleva muchas veces a convertirse en padres sobreprotectores incitando en el niño actitudes de minusvalía innecesarios o , por el contrario, utilizando elementos instigantes a manera de “controlar” inadecuadamente su conducta. De esta manera los padres no consideran que los comportamientos del niñ@ sean característicos del trastorno, sino una simple manifestación de pereza o mala voluntad.

Varios estudios señalan que las familias que tienen niñ@s con TDAH usan métodos de disciplina poco adecuados, aplicando estrategias más agresivas y autoritarias; los padres que tienen hij@s con TDAH emplean un tono de voz más serio y hacen comentarios más negativos sobre el comportamiento de sus hij@s, imponiendo límites a veces excesivamente estrictos, pero sin ofrecer explicaciones al respecto.TDAH4

Es por ello que los tratamientos funcionan en gran parte, en el momento en que los padres aceptan el diagnóstico y trabajan en pro de la salud mental de sus hij@s; de lo contrario se ha visto en la experiencia clínica, que de nada sirven los procesos psicoterapéuticos y/o farmacológicos, si no se trabaja o refuerza en la familia lo que se aprende en terapia.

La conclusión más relevante que se ha llevado a cabo a través de varios estudios, señala que existe un aumento entre el estrés que produce la crianza de niñ@s con TDAH y la práctica de técnicas de disciplina inadecuadas en la familia; fomentando la gravedad de los síntomas  del TDAH y la aparición de otros trastornos de la conducta.TDAH5

Lo anterior nos ilustra, desafortunadamente, la compleja influencia negativa que el TDAH tiene en el sistema familiar. En consecuencia a ello un buen tratamiento debe incluir un módulo de asesoramiento a padres como un componente fundamental.

Recientemente diversas investigaciones alrededor del tema coinciden en que entre los tratamientos psicosociales más efectivos para el manejo de los niñ@s con TDAH  incluyen el entrenamiento a los padres y profesores en modificación de conducta, ya que se ha visto que las intervenciones en el plano académico y la educación especial, son las intervenciones más prometedoras para estos niñ@s. Si a estas técnicas se les añadiera la terapia familiar, solución de problemas y habilidades de comunicación y además todo esto se realizara en un periodo amplio de tiempo, el pronóstico de estos niñ@s es significativamente exitoso.

TDAH6El entrenamiento a padres en el manejo de niñ@s con TDAH y su eficacia ha quedado demostrado en el Multimodal Treatment Study of ADHD (MTA), la investigación más importante sobre tratamiento del trastorno realizada hasta la fecha, donde se demostró que los niñ@s que mostraron cambios significativos en su conducta en la escuela y hogar fueron aquellos con padres que mostraron una participación y mejoría en las prácticas de disciplina negativa, inconsistente e ineficaz.

Es importante señalar que, a pesar de que se han realizado investigaciones de intervenciones alternativas; en la actualidad los únicos tratamientos validados empíricamente para el TDAH son la medicación estimulante, la práctica del entrenamiento a padres y maestros, en técnicas de manejo cognitivo-conductual aunado al entrenamiento de los niñ@s hiperactivos en habilidades socioemocionales.

TDAH8¿Qué elementos incluye el tratamiento?

El programa de intervención incluye básicamente procedimientos de:

– Entrenamiento en estrategias cognitivas de autocontrol,
– Resolución de problemas y control de la ira
– Habilidades sociales y
– Modificacion de conducta

¿Cuáles son las principales ventajas?

Los estudios que han empleado el entrenamiento a padres en técnicas de manejo conductual muestran una reducción en:

– Los síntomas de TDAHTDAH9
– Problemas de conducta
– Dificultades con los deberes , tanto en casa como en la escuela
– El estrés familiar, reportando una mejora en las habilidades de los padres en la crianza.

El entrenamiento psico-educativo a maestros ha mostrado mejoras en:

– Conductas disruptivas y antisociales
-Reducción de los síntomas centrales y algunos asociados (trastornos psicopatológicos y trastornos de ansiedad)
– Aumento del rendimiento académico (conductas centradas en la tarea)
– Competencias sociales y el cumplimiento de normas.TDAH10

De esta manera el entrenamiento de los padres en estrategias de modificación de conducta se evidencia de vital importancia, cada  vez que se ven reflejadas en el ambiente familiar las conductas problema, propias del trastorno. Se ha comprobado que los tratamientos aplicados por los padres en ambientes naturales(principalmente en casa o en lugares y momentos en los que la conducta se presenta) son los más efectivos.

TDAH11Más allá de brindar a los padres herramientas específicas para interactuar efectivamente con el niñ@, el principal objetivo es promover en ellos un cambio de actitud frente a las desventajas que el trastorno ocasiona. Este cambio contribuye a que tanto padres como maestros asuman el TDAH como una condición que puede manejarse y mejorar positivamente, siendo el desafío más importante, subsanar y preservar la salud psico-emocional y social del niñ@ y de su entorno (familiar-escolar).

Referencias:

  • Delgado, I.,  Rubiales, J., Etchepareborda, M., Bakker, L. y Zuluaga, J. (2012). Intervención Multimodal del TDAH: El papel coterapéutico de la familia. Revista Argentina de Clínica Psicológica (V2, 1, pp. 45-51). Argentina: Fundación Aiglé.
  • Jarque, F. S. (2012). Eficacia de las intervenciones con niños y adolescentes con Trastorno por Déficit de Atención con Hiperactividad (TDAH). En Anuario de Psicología.(V42, 1, pp. 19-33). España: Facultad de psicología, Universidad de Barcelona.
  • Presentación, M., Pinto, V., Meliá, A. y Miranda, A. (2009).  Efectos sobre el contexto familiar de una intervención psicosocial compleja en niños con TDAH. En Escritos de Psicología – Psychological Writings. (V2, 3, pp.18-26). España: Universidad de Málaga.

Realizado por:

Lic. Berenice Candia R.

Terapeuta Infantil Cognitivo-Conductual

Centro SEPIMEX

¿Lo cuido o lo sobreprotejo? La sobreprotección y sus consecuencias en los niñ@s

La labor de los padres al criar un hijo podría ser definida de muchas formas. En general se puede concluir que en ellos recae la tarea de que un  niñ@ logre convertirse en una persona exitosa, siendo el éxito lo que cada padre desee para su hij@. Cuando nace un niñ@ y en sus primeros años de vida requiere de los cuidados y atenciones de sus padres para su supervivencia. Esta protección tiene la función de enseñarles a sobrevivir por sí solos de forma gradual.

Sin embargo, dentro de este proceso es difícil  definir en qué momento es conveniente dejar de dar este apoyo y protección totales, ya que el instinto parental es querer siempre cuidar a los hij@s. Es por eso que en muchas ocasiones los padres terminan teniendo conductas sobreprotectoras.

Cuando un padre está preocupado por el bienestar de sus hijos hace todo por lograrlo. Al hacerlo muchas veces se piensa que el bienestar de un niñ@ se encuentra en que las actividades de su vida fluyan con facilidad y sin problemas; y por lo tanto intentan solucionarles cualquier situación. Entonces, lo que inicia con un deseo de bienestar para los hij@s, puede terminar en una interacción problemática entre papás y niñ@s.

Los padres entonces se convierten en sobreprotectores, y cuando esto sucede pasan la mayor parte de su tiempo experimentando una extrema preocupación relacionada con el bienestar de sus hij@s y recurren a conductas de control sobre ellos. Estas conductas intentan controlar cada aspecto de la vida de los niñ@s para poder así controlar la ocurrencia de cualquier riesgo. Los padres sobreprotectores experimentan un alto grado de ansiedad y su calidad de vida se ve afectada.

Por otra parte, los niñ@s también pueden sufrir consecuencias de tener padres sobreprotectores, ya que no les es permitido realizar ninguna conducta de autocuidado ni de solución de problemas; y por lo tanto no desarrollan las habilidades necesarias para poder ser independientes.

En las familias donde existe la sobreprotección se pueden encontrar relaciones que a la vista son muy buenas y estrechas entre padres e hij@s; sin embargo debido a la gran dependencia que tienen los hij@s de los padres y viceversa la relación se puede ir fragmentando.

¿Cómo puedo saber si soy sobreprotector?

Si…

  • …paso la mayor parte de mi tiempo muy preocupada por los posibles riesgos en las actividades de mis hij@s…
  • …no soporto la idea de que estén fuera de mi vista…
  • …prefiero realizar las actividades que ellos ya pueden hacer (vestirlos, darles de comer, recoger sus cosas, bañarlos) pensando en que son muy pequeños y aún no pueden…
  • …cuando tienen algún problema o dificultad lo resuelvo inmediatamente aunque ellos pudieran hacerlo  solos…
  • …cualquier estornudo, pequeño dolor o raspón me provoca un miedo desproporcionado…
  • …con frecuencia tapo en exceso a mis hijos, por si acaso…

…podría estar teniendo conductas sobreprotectoras y sería conveniente que buscara ayuda para solucionarlas.

Debido a las graves consecuencias que tiene la sobreprotección tanto para hij@s como pada padres es importante buscar la manera de que ambas partes puedan poco a poco dejar de ser tan dependientes los unos de los otros. Para lograr esto es importante que los padres puedan entender que más que un beneficio se está haciendo un daño a los niños con este tipo de conductas y buscar ayuda  para poder modificarlas. Una parte muy importante para lograr esto es tratar la ansiedad que sienten los padres con respecto al bienestar de sus hijos.

e relajación antes de tomar decisiones con respecto a los niños y haciendo los cambios poco a poco. La terapia cognitivo conductual es un apoyo muy importante para lograr terminar con esta dependencia mutua y terminar con la sobreprotección. En centro SEPIMEX tenemos especialistas en la detección y tratamiento de este y muchos otros problemas relacionados con la crianza.

 

Algunas formas de lograr disminuir esta ansiedad es practicando técnicas de relajación antes de tomar decisiones con respecto a los niños y haciendo los cambios poco a poco. La terapia cognitivo conductual es un apoyo muy importante para lograr terminar con esta dependencia mutua y terminar con la sobreprotección. En centro SEPIMEX tenemos especialistas en la detección y tratamiento de este y muchos otros problemas relacionados con la crianza.

Lic. Mariana Zavala Mota

Terapeuta Cognitivo-Conductual

Centro SEPIMEX

5689-14-19

mariana@sepimex.com.mx

La comunicación entre padres e hijo(a)s

Imagen

Muchos padres tienden a pensar que lo mas importante en la comunicación con los hijo(a)s es proporcionarles información importante para el desarrollo de sus vidas: decirles que coman verduras, que deben ir a la escuela porque es importante o incluso algunas veces tienden a decidir por ello(as). La comunicación tiene una función mucho mas importante de lo que imaginamos; es un puente de doble vía que conecta los sentimientos de los padres con los de los hijo(a)s.

Imagen

La comunicación saludable es crucial para ayudar a los niños a desarrollar una personalidad saludable; genera independencia, buenas relaciones con los padres y los demás (amigos y compañeros de clase). Le da al niño la oportunidad de ser feliz, seguro y sano ante cualquier circunstancia. Una gran mayoría de los problemas de conducta en los niño(as) tiene origen en la forma en como los padres y los hijo(a)s se comunican, más que pensar solamente que el/la niño(a) es la fuente de los problemas.

Debido a que los padres se convierten en modelos a seguir por los niño(a)s; en la forma y medida en que estos se comuniquen con los hijo(a)s, ellos aprenderán a manejar sus sentimientos. Una comunicación saludable permite a los padres sentirse cercanos a sus hijo(a)s y conocer sus necesidades. Además de aprender a manejar la frustración y estrés que les genera el mismo ejercicio de la crianza.

Una comunicación saludable le permite al niño(a): sentirse cuidado y amado; saberse importante y tomado en cuenta; sentirse seguro y no aislado en sus problemas; aprender a decir lo que siente, piensa y necesita directamente en palabras, sin necesidad de sobre actuar: como hacer berrinches, gritar, insultar o pegar.

Imagen¿Cómo establezco una comunicación saludable con mis hijo(as)?

1.-Estar disponible: Significa dedicar tiempo para sus hijo(a)s. Bastarán al menos 10 minutos diarios de comunicación  para fortalecer la relación.  Estar  disponible significa sintonizar y hablar de algo importante. Ser capaz de entender y hablar sobre sus propios sentimientos así como también los de su hijo(a).

2.-Saber escuchar: Pregúntele a su hijo(a) por sus ideas y sentimientos, tratando de comprender lo que está diciendo, esto ayuda al niño(a) a sentirse amado aun cuando el está enojado o triste  y usted no puede hacer nada para arreglar el problema. Saber escuchar lo ayuda a calmarlo y así el/ella podrá escucharlo a usted después.

3.-Trate de ponerse en sus zapatos: Vea la situación desde el punto de vista del niño(a) y hágale saber que a usted le importan sus sentimientos, esto le dará la capacidad de entender lo que su hijo siente en ese momento.

Imagen

4.-Sea un buen mensajero(a): si el niño(a) se siente escuchado y atendido estará mas dispuesto a escucharlo, por tanto, asegúrese que lo que usted diga, su tono de voz y lo que haga, envíen el mismo mensaje.

5.-Use palabras y no gritos: para que su  hijo(a) comprenda  lo que usted quiere que el/ella haga, use palabras mientras lo mira a los ojos y le explica la situación; resaltando también las buenas actitudes y comportamientos.No diga las cosas “a gritos”, ellos no sabrán diferenciar claramente lo que está mal.

En Centro SEPIMEX contamos con terapeutas capacitados para apoyar en la mejora de la comunicación entre padres e hijos.

Te ofrecemos diversos talleres con la finalidad de mejorar tu salud y bienestar: Taller a padres; Comunicación asertiva; Manejo del enojo; Manejo del estrés, entre muchos más.

Elaborado por:

Lic. Berenice Candia Ramírez

berenice@sepimex.com.mx

Terapeuta Infantil

Centro SEPIMEX

5689.1419

http://www.sepimex.com

FAMILISMO

Familismo

Como es sabido, el primer domingo de marzo se celebra el Día de la Familia en México. Los festejos son variados, los cuales van desde las reuniones en casa, comidas en restaurantes o salidas a parques a realizar el tradicional pic nic. No importa la manera de festejar tan importante día, sino el tratar de evitar que pase desapercibido y que sea un motivo de reunión que tome mayor fuerza cada vez y así, fomentar en todo momento la unión familiar.

En general, la familia es el núcleo básico de toda sociedad. Están conformadas de varias maneras: papás e hijos, mamá e hijos, papá e hijos, abuelos-tíos-papás e hijos, etc. Sea cual sea la familia que tengas, es importante mencionar que existen variables alrededor de esta estructura social que nos ayudan a comprender la dinámica de las diferentes familias que existen en el mundo, pero, principalmente en nuestro país.

En el caso de SEPIMEX nos importa esta institución, por esta razón es de vital importancia trabajar en conjunto para sacar adelante dicha entidad. Al trabajar con un niño o niña estamos colaborando todos a la vez (papás, niños y terapeuta), con el fin de llegar a la meta: la solución de la situación percibida como problemática en el niño. Tenemos la creencia de que trabajando todos juntos y poniendo de nuestra parte, lograremos ayudar mejor al pequeño y a los papás; es decir, a la FAMILIA.

Una gran parte del trabajo terapéutico es la actualización constante de los psicólogos especialistas en el tema o motivo de consulta. En el caso del tema de la familia, existen diversas investigaciones que nos permiten apoyar de la mejor manera en el proceso terapéutico. Se ha observado que las variables que más impactan en este tema son el apego, la cultura y estilos de crianza. Sin embargo, existen otras que influyen igualmente y que están involucradas con las anteriormente mencionadas, en esta ocasión se hablará del FAMILISMO.

El FAMILISMO se define en términos generales, como el hecho de priorizar a la familia sobre la persona misma, y esto es lo que distingue a la cultura hispana de otros grupos culturales (Santissteban, Muir-Malcom, Mitrani & szapocznik, 2002). Este proceso en el que se enfatiza a la familia ha sido identificado como un proceso clave en los estilos de crianza de los hijos (Bush, Suple & Lash, 2004).

Otros autores ahondan en la caracterización del fenómeno al indicar que se refiere a procurar la seguridad de la familia, el honrar a los padres y ancianos, respetar las tradiciones y procurar una reciprocidad en los favores (Realo, Allik & Vadi, 1997).

El familismo enfatiza la priorización de la familia sobre el individuo, mostrando respeto por los mayores y honrando el nombre de la familia. De manera muy general, el familismo puede reflejar un valor en un sistema colectivista (Schwartz, Montgomery & Briones, 2006). Entendemos por colectivista como un individuo dependiente del grupo, donde se da prioridad a la meta grupal, ajusta sus conductas a las normas primarias del mismo, lo que lleva  a un comportamiento común entre los miembros de dicho grupo (Triandis, 2001).

Se han identificado cuatro componentes del familismo:

  • Honor familiar
  • Respeto por personas mayores en la familia
  • Interdependencia familiar
  • Abnegación de la persona a la familia

Algunos autores indican que el familismo es un valor en sí mismo. Es bien conocido por todos que el promover los valores dentro de la familia es parte importante del buen funcionamiento de esta institución.

Dentro de la cultura mexicana, el familismo juega un papel importante en la formación de los niños, ya que en su gran mayoría, está conformada por individuos colectivistas. Al conocer estas investigaciones podemos sacar provecho y utilizar esta herramienta a favor de nosotros (terapeutas principalmente pero papás también).

Se puede utilizar para dar a conocer los mejores estilos de crianza en los papás, disminuir ansiedad por no pasar tiempo con ellos o dejarlos a cargo de otros miembros de la familia (abuelos, tíos, primos o hermanos mayores), mejorar estilos de comunicación entre los miembros de la familia, establecer límites en la dinámica familiar y en la educación del niño por parte de la pareja, equilibrar tiempos, organizarnos mejor como padres para involucrarnos en la vida de nuestros hijos, apoyarnos de otros miembros de la familia para lograr lo mejor en los niños, etc.

Conocer más acerca de lo que estamos trabajando es una herramienta poderosa para obtener los mejores resultados en el proceso terapéutico. En la actualidad habrá que rescatar los valores dentro de la familia y promover en todo momento de la terapia una comunicación adecuada entre todos los involucrados. En el caso del terapeuta, llegar a una empatía con los miembros de la familia y lograr la motivación necesaria de los mismos.

No festejemos solo un día a la familia, esperemos que el pasar tiempo juntos, los valores, la comunicación, el involucrarse en la vida de los hijos, entre otros, sean cosas que hagamos diariamente. El primer paso es hacer conciencia de los hechos.

Feliz día de la familia!!!!

Publicado por:  Dra. Areli Reséndiz Rodríguez

Terapeuta cognitivo – conductual