CONSUMO DE TABACO EN TIEMPOS DE COVID-19

Es normal que como resultado de esta contingencia y de las medidas preventivas implementadas por la Secretaría de salud, así como de las constantes noticias respecto al COVID-19 y en el peor de los casos, la difusión de noticias falsas respecto a esta epidemia; nos estresemos o preocupemos por nuestra salud, nuestra economía, nuestra familia, escuela/trabajo y amigos.

Lo anterior puede generar:

  • Pensamientos (éstos ser repetitivos y por lo tanto molestos)
    • “Tendré COVID-19”
    • “Seguro ya estoy Infectado(a)”
    • “Mi familia o yo puedo morir”
    • “Creo que tengo algunos síntomas”
    • “¿Y si estoy llevando el virus a mi casa?”
    • “Mi vida ya no será normal”
    • “¿Qué pasará después?”
    • “No estoy haciendo nada de lo que debería hacer”
    • “¿Estará bien mi familia?”
    • “¿Y si no los vuelvo a ver?”
    • “¿Cuánto tiempo estaremos en casa?”
    • “¿Cuándo podremos salir?”
    • “¿Y si me bajan el salario?”
    • “Voy a perder mi trabajo”
    • “No tendré ingresos”
    • “¿Cómo voy a pagar mis deudas o gastos que tengo?”
    • “No me están protegiendo en mi trabajo”
    • “¿Qué hago con mis hijos?”
    • “Será mejor no seguir en este mundo tan feo” 

ideas irracionales

  • Alteraciones fisiológicas
    • Insomnio
    • Dificultad para respirar
    • Aumento o disminución del apetito
    • Voz entre cortada
    • Malestar estomacal
    • Resequedad en la boca
    • Sensación de vacío en la panza
    • Palpitaciones (taquicardia)
    • Temblores en manos y pies
    • Sudoración en manos y pies
    • Bochornos (no debidos al calor)
    • Desgano
    • Sueño constante
    • Problemas de concentración

insomnio

  • Emociones desagradables
    • Miedo
    • Incertidumbre
    • Ansiedad
    • Nerviosismo
    • Tristeza
    • Desesperanza
    • Preocupación
    • Apatía
    • Enojo
    • Frustración
    • Desinterés
    • Hipersensibilidad
    • Irritabilidad
    • Inseguridad

irritableeee

  • Conductas perjudiciales
    • Ver noticias de forma excesiva respecto al COVID-19.
    • Difundir noticias falsas
    • Hablar constantemente acerca del COVID-19
    • Dificultad para levantarse
    • Limpiar de forma excesiva la casa y objetos
    • Bañarte constantemente o lavarte las manos causándote lesiones en partes de tu cuerpo (por ejemplo en las manos)
    • Autolesionarse
    • Atentar contra tu vida
    • Llanto sin saber por qué
    • Mantenerse pasivo durante el día
    • Agredir o Violentar a otros
    • Gritar constantemente a otros
    • Exponerse a lugares concurridos sin medidas de prevención
    • Compras de pánico
    • Inicio o aumento del consumo de alcohol
    • Inicio o aumento del consumo de tabaco
    • Inicio o aumento del consumo de drogas

consumo de sustancias

Por lo anterior es indispensable que aprendas algunas estrategias psicológicas que te pueden ayudar a disminuir el malestar emocional, físico, mental y conductas que puedan hacerte daño o ponerte en mayor riesgo. A lo largo de estas semanas estaremos publicando algunas notas y tips que te ayudarán al respecto. Hoy hablaremos respecto a la relación que existe entre el consumo de tabaco y el COVID-19.

Actualmente, gracias a los estudios científicos sabemos que todas las personas tenemos el riesgo de contraer COVID-19; pero esta enfermedad es más peligrosa para las personas con enfermedades adquiridas previamente, como las enfermedades cardíacas o pulmonares, enfermedades crónico-degenerativas no infecciosas (diabetes, hipertensión); y también para aquellas personas con estilos de vida que incluyen factores de riesgo como el uso de tabaco y obesidad. Es decir, si tu eres fumador(a) ERES PARTE DE LA POBLACIÓN VULNERABLE A CONTRAER COVID-19 y a que los efectos de este virus se intensifiquen en tu organismo y te explicamos por qué:

¿Cuáles son los Sistemas del cuerpo humano que se ven afectados con el consumo de tabaco?

El consumo de tabaco es perjudicial en general para el cuerpo humano, pero el daño más notorio es en los sistemas respiratorio y cardiovascular. Como es bien sabido, el tabaco tiene un gran impacto en la salud respiratoria. La asociación causal entre el consumo de tabaco y la exposición (involuntaria) a su humo y el cáncer de pulmón está bien establecida, siendo este factor de riesgo la causa prevenible más común de este tipo de cáncer. El tabaquismo, es el factor de riesgo más importante para desarrollar enfermedades pulmonares obstructivas crónicas (EPOC), bronquitis crónica y enfisema pulmonar.

EPOC

Fumar aumenta hasta 2.5 veces el riesgo de tuberculosis y se considera que incrementa la susceptibilidad para cualquier infección del tracto respiratorio inferior incluyendo la influenza a la cual los fumadores son dos veces más propensos que los no fumadores a padecerla y en forma más grave.  Los fumadores producen más moco y presentan un daño considerable a los cilios de las vías respiratorias, pequeños pelos que mueven hacia afuera el moco, con las partículas y microorganismos que atrapa, evitando infecciones. El mecanismo mucociliar es uno de los principales sistemas de defensa contra la infección, al dañarse, los fumadores, desafortunadamente, están propensos a infecciones, como resfriados comunes, cuya frecuencia aumenta, así como su duración, presentando tos y otros síntomas respiratorios por tiempos prolongados. Otros componentes de las defensas respiratorias también están afectados por fumar, lo que conlleva en resumen una verdadera inmunodepresión. Además, el humo genera inflamación que conduce a una mayor susceptibilidad de contraer infecciones por microorganismos y a sus complicaciones.

¿Cuál es la relación entre el consumo de tabaco y COVID-19?

En recientes revisiones de artículos científicos respecto al COVID-19 y los efectos en los pacientes con diversas comorbilidades, destacan datos importantes respecto al consumo de tabaco.

EPOC2

Un estudio en China concluyó que los pacientes diagnosticados con COVID-19 y que además presentaban antecedentes de tabaquismo, tenían hasta 14 veces más probabilidades de desarrollar neumonía, asimismo, información analizada en un reciente meta-análisis corrobora que fumar estaría relacionado con una evolución desfavorable, resultados adversos y un peor pronóstico del COVID-19.

  • El hecho de ser fumador empeora el pronóstico de la enfermedad, teniendo en cuenta el impacto negativo que tiene el tabaco en los pulmones y su asociación a una gran cantidad de enfermedades respiratorias.
  • El fumar debilita el sistema inmunitario y su respuesta ante infecciones, haciendo que los fumadores sean más vulnerables ante enfermedades infecciosas como el COVID-19.
  • Varios estudios previos muestran que los fumadores son dos veces más propensos que los no fumadores a contagiarse de gripe y tener síntomas mucho más severos, además de que los fumadores tenían una probabilidad mayor de morir en una anterior epidemia de MERS-CoV (El síndrome respiratorio de Oriente Medio (MERS) es una enfermedad respiratoria contagiosa que puede ser fatal).

El análisis de datos de 1,099 pacientes con COVID-19 ingresados en diferentes regiones en China continental muestran que:

  • De ese total, 173 pacientes tenían síntomas severos de los cuales un 16.9% eran fumadores y un 5.2% eran ex fumadores.
  • Esto se contrapone con los datos de los pacientes infectados que no tuvieron síntomas más graves:
  • Un 11.8% del total (926 personas contagiadas sin síntomas severos) eran fumadores y un 1.3% lo habían sido antes.
  • Además, también se refleja que del grupo de pacientes que necesitó ventilación mecánica, ser ingresado en la UCI (Unidad de Cuidados Intensivos) o falleció el 25% era fumador y un 7.6% exfumador.

Por lo anterior, recuerda que la mejor decisión de dejar el consumo de tabaco y/o nicotina es mejor para tu salud y para la de todos y dejarlo en estos días es además una estrategia preventiva importante para evitar una infección o complicación por el COVID-19.

Tips para disminuir el consumo de tabaco y disminuir los riesgos por el COVID-19

A continuación, se enlistan algunas estrategias que te pueden ayudar a disminuir los daños por consumo de tabaco durante esta cuarentena para así, disminuir los efectos en caso de riesgo o contagio de COVID-19:

disminucion

  • Evita hacer compras de pánico. No compres grandes cantidades de cajetillas ya que la disponibilidad del cigarro hará que aumentes tu consumo de cigarrillos.
  • Ponte una meta de cigarros fumados a diario (por ejemplo, 4 diarios), tratando de disminuir el número de cigarros por día conforme pasan las semanas o los días, depende de tu meta (por ejemplo, 3 diarios la siguiente semana, después 2 diarios a la semana siguiente semana).
  • Evita tener libre disponibilidad de los cigarros, pídele a alguien que te ayude a resguardarlos y que te los vaya proporcionando cuando los necesites.
  • Asigna horarios para tu consumo de cigarros. Eso hará que no a cualquier hora lo hagas.
  • Lávate las manos antes de fumar y después de hacerlo.
  • Fuma solo y en lugares abiertos, recuerda que si fumas a lado de alguien que no lo hace, se convierte en fumador(a) pasivo(a), lo cual pone en riesgo su salud en tiempos de COVID-19.
  • Evita invitar de tus cigarros prendidos a alguien y evita aceptar invitaciones. Recuerda que al compartir cigarros o pipas podrías estar en riesgo ya que así se puede transmitir el virus de una persona a otra, a través de la saliva o a través de las manos no lavadas.

Sólo recuerda que el consumo de cigarro incrementa la probabilidad de contagio de COVID-19 y los efectos son más severos en comparación con las personas que no son fumadoras.

Tips para eliminar el consumo de tabaco.

Al eliminar el consumo de tabaco estás eligiendo cambiar tu estilo de vida a uno más saludable. Este cambio no será sencillo por lo que se necesita mucha constancia y estar convencido(a) de dejar por completo el cigarro. A continuación, se te enlistan algunas recomendaciones para lograrlo:

apoyo familiar

  • Si en algún momento estás indeciso(a) acude a un profesionista en el tratamiento de consumo de sustancias. Te ayudará a fortalecer tu decisión de cambio de estilo de vida. Actualmente hay muchos psicólogos especialistas en adicciones que atienden en línea para que no salgas de casa.
  • Busca alguna red de apoyo que te ayude mientras estás en este proceso, puede ser un familiar, pareja, amigo(a), etcétera.
  • Comunica tu decisión de dejar de fumar. Haga comentarios con amigos, familiares y compañeros de trabajo de la importancia que tiene para usted, lograr su objetivo y mantenerse sin fumar. Eso evitará que te estén invitando a fumar, te pidan u ofrezcan cigarrillos.
  • Reestablece tus relaciones sociales. Conéctate con amigos que no fuman. Evitará que te saquen al tema el consumo o los veas fumar.
  • Desechar todos los cigarros, limpiar los ceniceros, deshacerse de cerillos y encendedores. El que no tengas disponibles cosas que te recuerden al consumo de cigarro ayudará a disminuir la ansiedad y los pensamientos respecto al consumo.

cigarro

  • Piensa en cualquier imagen negativa acerca del cigarro. Esto te ayudará a que asocies el consumo como algo negativo (por ejemplo, imágenes de los efectos negativos en tus dientes, de los pulmones, etc).
  • Cada vez que sienta deseos de fumar, inicie un sencillo ejercicio de relajación. Respire profundamente las veces que sea necesario, inhala por la nariz, sostén el aire algunos segundos y exhala por la boca, lentamente. Este ejercicio te ayudará a reducir la ansiedad.
  • Mantente ocupado. Siempre que le sea posible camine o trate de iniciar algún plan de ejercicio físico. Esto ayudará a que no estés pensando en el consumo.
  • Después de comer haz algo distinto de lo que usualmente haces. Evita estar en los lugares donde fumabas después de la comida, si lo realizabas.
  • Busca algo que hacer con sus manos: tejer, juegue con plastilina, con esferas antiestrés, arregle el jardín, etc. Recuerda que lo que regularmente tenias en la mano y manipulabas era el cigarro.

stay9

  • Cuando termine el confinamiento, disfruta del dinero que ahorrarás no fumando: compre libros, asista al teatro, al cine, o compra cosas en línea durante la cuarentena.

Si eres familiar de una persona con consumo de tabaco y te preocupa cómo puedes apoyarlo, te dejamos un link en donde puedes encontrar información que te puede ayudar.

http://www.familiayadicciones.org.mx/

 

Elaborado por:

Lic. Javier Moreno Jiménez

Terapeuta Cognitivo-Conductual y Especialista en Adicciones

javier@sepimex.com.mx

#SEPIMEXTeAcompaña

 

Referencias

  • Bray, J. Ferlay, I. Soerjomataram, R. L. Siegel, L. A. Torre and A. Jemal, “Global cancer statistics. (2018). GLOBOCAN estimates of incidence and mortality worldwide for 36 cancers in 185 countries,” CA: A Cancer Journal for Clinicians, vol. 68, no. 6, pp. 394-424, 2018.
  • Centros de Integración Juvenil (2016). Tratamiento para dejar de fumar. México: CIJ.
  • Vardavas, C.I., Nikitara, K. (2020) COVID-19 and smoking: A systematic review of the evidence. Tobacco induced Diseases, 18 (March), 1-4.
  • World Health Organization, World Heart Federation, Cardiovascular harms from tobacco use and secondhand smoke: Global gaps in awareness and implications for action, Waterloo, Ontario, Geneva, 2012.
  • World Health Organization, World No Tobacco Day 2018: Tobacco breaks hearts – choose health. not tobacco, Geneva, 2018.

 

Pie de página

 

altonivel

 

distribuidormanualmoderno

“CALIDAD DE VIDA Y SALUD”

“Un hombre no está bien, hasta que sea feliz, sano, y próspero; y la felicidad, la salud, y la prosperidad son el resultado de un ajuste armonioso del interior con el exterior del hombre”. James Allen

El tema de “Calidad de vida” o la “buena vida” ha sido parte de la humanidad desde la época de los griegos. Sin embargo su inicio formal en el campo de la salud surgió inicialmente en la medicina en los años 60´s (Padilla, 2005), con un auge notable en la década de los años 90´s (Schwartzmann, 2003).

A partir de entonces diversas áreas de investigación se han interesado por su estudio en la población, tales como la política, la economía, la sociología y la psicología. Este incremento notable por su estudio, se debe principalmente, de acuerdo con Ardila (2003) al incremento poblacional y la incapacidad de las sociedades por cubrir las necesidades básicas de la misma.

El surgimiento y desarrollo del concepto de Calidad de vida en el campo de la psicología, se ha visto acompañado de la evolución en el concepto de salud, ya que ambos están íntimamente relacionados.

i1

Anteriormente el concepto de salud, estaba basado en un enfoque meramente biomédico y era entendido como la ausencia de enfermedad. Sin embargo con las nuevas políticas de salud y el crecimiento de las enfermedades crónicas, el concepto de salud fue adoptando un enfoque biopsicosocial. A partir de entonces la salud es definida de acuerdo con la Organización Mundial de la Salud (OMS, 2014), como “un estado de completo bienestar físico, mental y social y no solamente la ausencia de afecciones o enfermedades.

Este concepto de salud está fundamentado en un marco biopsicosocial en donde se consideran los valores positivos y negativos de las diversas cultural que afectan nuestra vida y función social (Tuesca, 2005).

Actualmente el concepto de salud y calidad de vida están íntimamente relacionados y sus índices permiten evaluar aspectos técnico-medico relacionados con la atención y cuidados de las personas. Por tanto el estudio de la calidad de vida se ha convertido en un terreno multidimensional en donde diversas ciencias aportan conocimiento con el fin de proporcionar un nivel de funcionalidad de las personas.

En sus inicios, la calidad de vida se refería al cuidado de la salud personal, posteriormente se centró en una preocupación por la salud e higiene publica y después hizo alusión a los derechos humanos tanto laborales como ciudadanos. Conforme se consolidaba el concepto se fueron incluyendo el acceso a bienes económicos, hasta que finalmente se tomó en consideración la percepción de cada sujeto sobre su propio estado de salud, vida social y actividad cotidiana (Vinaccia y Orozco, 2005).

Actualmente no existe una sola definición clara sobre el concepto de calidad de vida. Sin embargo lo que sí está claro es que la calidad de vida se considera como una combinación de elementos objetivos y subjetivos, en donde la evaluación individual juega un papel muy importante. Debido a las diferencias culturales, es preciso entender también que la definición de calidad de vida variará en función del contexto, la época y el grupo social al que nos estemos refiriendo (Ardila, 2003).

De manera general la mayoría de los autores coinciden en que las variables objetivas que se pueden considerar para evaluar o definir la calidad de vida serían los siguientes:

  • Bienestar físico y social
  • Riqueza material y bienestar material
  • Estado de Salud
  • Trabajo y otras formas de actividad productiva
  • Relaciones familiares y sociales
  • Seguridad
  • Integración con la comunidad

Por otra parte los aspectos subjetivos que se consideran para la evaluación y definición de la calidad de vida son:

 i3

Todos estos elementos son indispensables para el óptimo desarrollo del individuo y de la población (Tuesca, 2005). Además de que promueven el mantenimiento de la salud, la autonomía y la integración a la comunidad tanto de personas sanas como enfermas (Verdugo y Martin, 2002).

Diversos estudios demuestran que existe una relación bidireccional entre la calidad de vida y las enfermedades tanto físicas como mentales. Ejemplo de ello son los hallazgos de la relación entre calidad de vida y los trastornos de ansiedad y depresión, en donde a menor calidad de vida existen niveles elevados de ansiedad y/o depresión y viceversa. Esto debido a la presencia de variables psicológicas como niveles elevados de estrés, bajo control sobre la propia vida, bajo apoyo social y desempeño personal, generando un nivel bajo de satisfacción y éxito en la vida, pobre regulación emocional, lo que finalmente afecta la calidad de vida (Padilla, 2005).

De igual forma existe evidencia en diversos estudios de morbilidad y mortalidad de enfermedades crónicas como el cáncer y enfermedades cardiacas, en donde se ha observado que este tipo de padecimientos no solamente se deben a una carga genética, sino también a diversos factores de riesgo, como los hábitos de salud y estilos de vida inadecuado, tales como consumo de tabaco, alcohol y dietas poco saludables. Es por ello que para mejorar la salud y calidad de vida se ha hecho mucho énfasis en la modificación de conductas tanto para prevención como para el tratamiento de dichas enfermedades (Vinaccia y Orozco, 2005).

i4

Por lo tanto si se desea mejorar la calidad de vida de una persona se deben emplear diversas estrategias cognitivo-conductuales dirigidas a modificar en términos de un proceso adaptativo-integrativo, diversos componentes biológicos, psicológicos y socio-ambientales (Labiano, 2006).

Algunos de los hábitos de salud o comportamientos que un psicólogo  cognitivo-conductual puede ayudar a modificar o aprender y mejorar la calidad de vida, serían los siguientes:

  • Hacer ejercicio físico
  • Llevar a cabo una dieta saludable
  • Dejar de fumar
  • Reducir el consumo de bebidas alcohólicas
  • Mejorar la calidad de sueño
  • Mejorar el rendimiento laborar
  • Disminuir el estrés
  • Mejorar las relaciones interpersonales
  • Aprender a regular las emociones
  • Incrementar la seguridad en sí mismo, así como incrementar la autoeficacia.
  • Aprender a expresar las emociones de manera adecuada

 Como se puede observar, tener una buena calidad de vida no depende únicamente de los servicios de salud, sino de las conductas que cada uno de nosotros llevamos a cabo y es bueno considerar que no solo la salud física es importante sino que también lo es la salud mental. Es por ello que si deseas mejorar tu calidad de vida, te invitamos a que busques la atención de un profesional de la salud, en SEPIMEX, contamos con muchos especialistas que pueden ayudarte y orientarte.

Elaborado por:

Mtro.  José Ángel Castillo Martínez

Mtro. en Psicología Clínica y de la Salud

Terapeuta Cognitivo-Conductual, SEPIMEX.

joseangel@sepimex.com.mx

http://www.sepimex.com.mx

Referencias:

  • Ardila, R. (2003). Calidad de Vida: Una definición integradora. Revista Latinoamericana de Psicología. AÑO/VOL. 35, NUMERO 002. Bogotá, Colombia. PP. 161-164.
  • Labiano, M. (2006). Estrategias de mejoramiento de la calidad de vida. En Oblitas, L. (Eds.). Psicología de la salud y calidad de vida. 2ª Edición. México. Thompson.
  • Organización Mundial de la Salud, (2014). Temas de salud. Salud mental. Recuperado de: www.who.int/topics/mental_health/es/
  •  Padilla, G. (2005). Calidad de vida: Panorámica de investigaciones clínicas. Revista Colombiana de Psicología, 2005, No. 13, 80-88.
  •  Schwartzmann, L. (2003). Calidad de vida relacionada con la salud: aspectos conceptuales. Ciencia y Enfermería, 2, 9-21.
  • Tuesca, R. (2005). La Calidad de Vida, su importancia y cómo medirla. Salud Uninorte. Barranquilla (Col.) 2005; 21: 76-86.
  • Verdugo, M. y Martín, M. (2002). Autodeterminación y calidad de vida en salud mental: dos conceptos emergentes. Salud Mental, Vol. 25, No. 4, agosto 2002.
  • Vinaccia, S. y Orozco, L. (2005).  Aspectos psicosociales asociados con la calidad de vida de personas con enfermedades crónicas. Perspectivas en Psicología. Vol. I / No. 2 / 2005 / pp. 125 – 137.

sepimex

2018

altonivel

encendiendotubienestar

distribuidormanualmoderno

Optimismo para tu Salud

Imagen

“Dos vendedores fueron a África a vender zapatos a un país que todavía no estaba muy civilizado. Luego de comprobar que sus habitantes no usaban nada en los pies, uno de los vendedores, Juan, llamó a su empresa y les dijo “Muy malas noticias, imposible vender, no usan zapatos”. En cambio el otro vendedor llamado Pedro, informó muy entusiasmado: “Muy buenas noticias, posibilidades enormes de vender, no usan zapatos”. 

 

Este breve relato nos ejemplifica claramente cómo es que frente a una misma realidad pueden existir distintas perspectivas de entenderla. Si identificas que en una situación similar  hubieras pensado algo parecido a lo que concluyó Juan podrías ser considerado pesimista, y si crees que hubieras generado un pensamiento parecido al de Pedro podrías tener una visión optimista.

El optimismo y el pesimismo son considerados como elementos cognitivos a manera de filtro con el cual se evalúa la realidad. Por lo tanto, este filtro es el responsable de la representación interna de uno mismo, del mundo y de los otros, así como de la percepción de la interacción que mantiene la persona con el exterior.

Finalmente, este filtro se convierte en la forma habitual en la que se explican los acontecimientos. Si se presenta un problema o contratiempo, el optimista y el pesimista mostraran una diferencia en la forma en la que lo piensan basado entres pautas explicativas:

1) Permanencia: Se refiere a la duración o temporalidad del resultado de la interacción entre la persona y el exterior. Si el resultado es Temporal versus Permanente.

Los pesimistas consideran que las causas de los contratiempos en términos de siempre y nunca “Las dietas no sirven”, en cambio, los optimistas lo evalúan como que son transitorias “Las dietas no me funcionan cuando como fuera de casa”.

Imagen2) Dominio: Es el grado de amplitud o alcance en el que se perciben los problemas. Es decir que tan Específicos o Globales se consideran.

Cuando los pesimistas se enfrentan a un fracaso en el área laboral lo generalizan pensando “No sirvo para nada” rindiéndose ante cualquier cosa u área de su vida. Los optimistas tienen explicaciones específicas frente al fracaso laboral “No soy bueno para llevar la contabilidad”, sintiéndose desvalidos en esta parte de su vida pero tienen ánimos para todo lo demás.

Imagen3) Personalización: Es la percepción sobre quién es responsable de un error o problema. Cuando pasa algo desagradable se explica como una causa Interna o Externa.

Si un estudiante pesimista se equivoca al dar una respuesta en el salón podría explicárselo pensando “Soy un estúpido” mientras que un estudiante optimista interpretaría su equivocación como “No  comprendieron la respuesta que di”.

Imagen

Como te das cuenta, estos estilos de explicar y entender el mundo permean distintas áreas de tu vida, la salud no es la excepción.

Por ello en la rama de la Psicología Positiva relacionada con la salud, se han  llevado a cabo diferentes estudios en los que se han enfocado en identificar las cualidades positivas asociadas a la prevención y el tratamiento de las enfermedades y en los últimos años se ha generado evidencia científica que indica que el optimismo está relacionado con la buena salud.

Hoy sabemos que las personas optimistas:

o   Informan enfermarse menos

o   Realizan menos visitas médicas y se sienten más capaces de mantener y/o promover  su salud

o   Tienen un menor número de accidentes

o   Reportan buen pronóstico de recuperación tras haber padecido cáncer

o   Poseen menor reactividad cardiovascular ante el estrés y un mejor estatus inmunológico

o   Se recuperan mejor después de haber sufrido un ataque cardiaco

o   Tienen menos probabilidades de presentar depresión y ansiedad

o   Viven más tiempo que los pesimistas

Estos resultados pueden ser explicados tomando en cuenta que la percepción optimista de la vida, la capacidad de ver los aspectos positivos de las  experiencias adversas y el neutralizar los aspectos negativos a partir de  estrategias de afrontamiento y un buen nivel de estabilidad emocional representan acciones para que preserves y  tengas un mejor manejo de tu salud.

De acuerdo a Seligman (1998), el optimismo puede ser aprendido así que te encuentres enfermo o no, la siguiente información te ayudará. Si estás enfermo hallarás en el optimismo una opción para mejorar tu salud, si no estás enfermo tendrás una herramienta valiosa de prevención para mantener y aumentar tu estado de salud.

Aquí unas sugerencias para incrementar tu optimismo y mejorar tu salud en la perspectiva cognitivo y conductual:

  •   Al ser el optimismo un componente cognitivo es importante que prestes atención a los pensamientos o las evaluaciones que haces cuando se te presentan contratiempos relacionados a tu salud. En esos momentos intenta modificar las cosas pesimistas que te dices haciendo una reevaluación positiva de la situación en las pautas explicativas antes mencionadas (Permanencia/Dominio/Personalización).
  •   El elemento conductual se refiere a promover un estilo de afrontamiento más efectivo al desarrollar conductas que te permitan seguir hábitos saludables y el consejo médico. De esta manera podrás adherirte a tu tratamiento y percibirás control de tu salud.

Imagen

 

Por último, te recomiendo que si estas interesado en saber más sobre el pesimismo y la relación entre tu mente y cuerpo leas estas dos entradas que especialistas de SEPIMEX elaboraron para que a través de conocer sobre el tema tomes decisiones que ayuden a mejorar tu calidad de vida.

Indefensión Aprendida

https://sepimex.wordpress.com/2011/09/14/la-indefension-aprendida/

Mente y Cuerpo

https://sepimex.wordpress.com/2012/03/01/mente-y-cuerpo-creencias-ideas-y-emociones-que-pueden-danar-o-sanar-2/

 

Referencias:                                                                                                                             

Calvanese De Petris, N., García Rivera, H.L., y Velásquez Vásquez, B. (2010) Optimismo y salud: perspectivas teóricas y consideraciones empíricas. En La Psicología Positiva en Venezuela (Pág. 75-92). Venezuela: Sociedad Venezolana Psicología Positiva.

Seligman, M.E.P. (2008). Aprenda Optimismo. México: Debolsillo.

7 motivos por los que ser optimista es bueno para tu salud. http://www.huffingtonpost.es/2013/12/03/motivos-optimismo-xyz3_n_4359111.html#

 

Lic. Dafne Caballero Jiménez 

Terapeuta Cognitivo-Conductual 

SEPIMEX

Servicios Psicológicos Integrales de México 

56  89  14  19 

dafne@sepimex.com.mx

Cómo explicar a los niños y a las niñas el divorcio de los padres

¿Qué es el divorcio?Divorcio

Cuando los  padres, por determinadas circunstancias, deciden no continuar con la relación que alguna vez establecieron, y por lo tanto deciden separar sus vidas, conlleva un proceso de pérdida, tanto para padre y la madre como para el hij@.

¿Qué es una pérdida?

Es todo aquello (material, persona, mascota, etc.) de lo cuál nos desprendemos y decimos adiós; puede ser permanente o un simple hasta luego.

Existen diferentes tipos de pérdidas, entre las más comunes se encuentran:

  • Muerte por un ser querido
  • Ruptura de una relacion: noviazgo o divorcio
  • Pérdida de status: llegada de un nuevo herman@
  • Separación de los padres

Es escencial, explicar a los niñ@s que como todo proceso en la vida, el adaptarse a una pérdida lleva tiempo.

Divorcio  ¿Cómo explicar a los niñ@s que los padres se divorcian?

Antes de seguir estos consejos debe tomar en cuenta que:la explicación más adecuada dependerá de la edad del menor (lenguaje, gestos y tono de voz) y de la cantidad de información que el ya ha visto y ha recibido del evento .

 

  • Explique a los niñ@s en palabras sencillas y siempre con la verdad: por más que parezca simple, no es sencillo para los esposos terminar con un matrimonio; a menudo suelen tratar de resolver sus problemas durante mucho tiempo antes de llegar a tomar esta desición, pero muchas veces no pueden solucionar sus problemas y llegan a la conclusión que el divorcio es la mejor solución.
  • Explique que es importante para los padres lo que el siente y piensa: muchos niñ@s tienen sentimientos encontrados respecto a este tema si saben que sus padres no se encuentran felices juntos; incluso algunos se sienten aliviados cuando los padres toman esta desición, sobre todo si sus padres se pelean constantemente.
  • Explicarles que  el hecho de que sus padres decidan divorciarse no significa que se ell@s también van a ser divividos y separados de un padre o del otro: algunos niños piensan que porque sus padres se están separando los van a dejar a ellos tambien. Por más de que sea cierto que los hijos de padres divorciados vivan con uno de los padres, el padre que no viva con ellos va a seguir siendo papá o mamá para siempre y eso no va a cambiar nunca.
  • Explicarles que los niñ@s no pueden causar el divorcio: hay muchas razones por las cuáles las personas se divorcian: quizás que hayan madurado diferente, quizás que el amor que una vez se tenían haya cambiado o quizás se peleaaban mucho y no podian llegar a un acuerdo. Cada pareja tiene sus razones pero cualquiera que sean las razones que tengan para divorciarse, una cosa es segura, los hijos no son causantes del divorcio. Muchos niñ@s piensan que ellos son los que provocaron que sus padres se divorcien. Piensan que si tan solo se hubiesen portado mejor o si hubiesen tenido mejores calificaciones, o ayudado más en la casa, el divorcio nunca hubiese sucedido. El divorcio es cuestión de los padres.
  • Explicarles que los niñ@s no pueden solucionar un divorcio: así como el divorcio no es por culpa de los niñ@s, el hecho de que los padres vuelvan a estar juntos no es una tarea que sea de los niñ@, por más que lo puedan llegar a pensar no funcionará y pueden salir lastimados. Algun@s niñ@s piensan que si se comportan como santoss, si les va bien en la escuela, o se portan mejor, sus padres talvéz vuelvan a estar juntos, pero esto no es así, solamente estarán felices y orgullosos de ellos. Hacer lo contrario tampoco funciona. El hecho de quese porten mal para que los padres tengan que juntarse a hablar no va a hacer que ellos vuelvan a estar juntos.

Leer más acerca del tema:

Hablando de los sentimientos de los niñ@s en el divorcio (próximamente)

Elaborado por:

Lic. Berenice Candia Ramírez

Terapeuta Infantil

SEPIMEX