EL ALIMENTO, ¿UN REGULADOR DE MIS EMOCIONES?

Las emociones son señales de nuestro cuerpo que nos indican lo que está sucediendo. Cuando algo que sucede a nuestro alrededor lo vemos como placentero, nos sentimos bien; cuando algo angustiante está pasando, nos sentimos mal. En muchos sentidos, las emociones son como un servicio de noticias al instante que nos ofrece actualizaciones constantes sobre lo que estamos  haciendo y /o experimentando.

1Las emociones son una fuerte sensación que llega rápidamente  y que surgen por la percepción de nuestros 5 sentidos (lo que vemos, olemos, tocamos, degustamos y escuchamos). Las emociones tienen diferentes funciones: supervivencia (pelear o huir), recordar personas y situaciones, enfrentar situaciones de nuestra vida diaria, comunicarnos con otros, sentir placer, entre otros. Sin embargo,  cuando experimentamos emociones que consideramos “desagradables” como la tristeza, el enojo o la ansiedad, tendemos a buscar formas de lidiar o manejar esa emoción. Uno de los reguladores elegidos para tal objetivo es el ALIMENTO.

 Para entender cómo el alimento funge como un regulador emocional, es importante entender que las personas nos comportamos a través de los siguientes seis elementos:

CUADRO

  1.  AMBIENTE: el entorno en el que nos movemos, los acontecimientos que ocurren, las personas con las que nos relacionamos, etc.
  2.  LOS PENSAMIENTOS: o ideas acerca de mí mism@, de los demás, del mundo y el futuro.
  3. LAS EMOCIONES: alegría, tristeza, miedo, amor, etc.
  4. REACCIONES FÍSICAS: dolor, palpitaciones, sudoración, etc.
  5. LA CONDUCTA: lo que hacemos y decimos, así como las relaciones que establecemos.
  6. LAS CONSECUENCIAS DE MI COMPORTAMIENTO: éstas aumentan o disminuyen la probabilidad de que se repita la conducta.

Así lo que pensamos e interpretamos acerca de los acontecimientos que ocurren en nuestro entorno y en nosotr@s mism@s, nos produce emociones que están acompañadas de reacciones físicas y que nos hace comportarnos de una forma determinada, lo que a su vez nos ocasiona diversas consecuencias.

 Observemos el siguiente ejemplo: Si tengo una discusión fuerte con mi pareja (situación del ambiente) y pienso que no es justo que siempre me hace lo mismo (pensamiento), sentiré mucho enojo (emoción), los latidos de mi corazón se aceleran y experimento tensión muscular (reacción física), me como un pastel (conducta), que disminuirá mi malestar en el momento (consecuencia a corto plazo).

2Como esta forma de lidiar con mi emoción es “efectiva” momentáneamente, en un futuro existe una mayor probabilidad de hacer lo mismo. Esta consecuencia (sentirme mejor), hace que bajo una situación similar, mi conducta sea la misma (comer pastel). Así, el alimento se convierte en un regulador emocional, y el cual se denomina INGESTA EMOCIONAL.

 Otra factor de influencia en el desarrollo de la ingesta emocional son los3 mensajes de los medios de comunicación (comerciales, programas de T.V y películas) que refuerzan la idea de que el alimento es un buen regulador de mis emociones.  Por ejemplo, en múltiples películas observamos que cuando la protagonista se encuentra triste o deprimida, una “buena” forma de lidiar con esa emoción es comer helado de chocolate.

Algunas consecuencias a largo plazo de esta situación son:

  • Evitar la resolución adecuada de las situaciones conflictivas.
  • Generar un problema de alimentación importante: trastornos de la conducta alimentaria (atracones, anorexia y/o bulimia).
  • Problemas de sobrepeso u obesidad.

4

Entonces, ¿qué puedo hacer para regular mis emociones de forma más sana?

  1.  Identifica tus emociones y reconoce que pensamientos activaron esa emoción. Puedes apoyarte en el siguiente registro, el cual también te ayudará a observar la relación entre tus pensamientos y emociones.reg
  2. Genera pensamientos alternativos y realistas (congruentes con la situación) como: “los errores pasan, nadie es perfecto”, “esta situación no durará para siempre”, “puedo pensar diferente si lo quiero”, “soy fuerte, puedo enfrentar esta situación”.
  3. Realiza actividad física o ejercicio como caminar, nadar, limpiar la casa, etc.
  4. Cuida el momento del descanso y sueño, esto disminuirá tu irritabilidad y responderás de formas más adecuadas a la situación.
  5. Realiza 4 o 5 respiraciones profundas que permitan relajarte y pensar con mayor claridad cómo dar solución al conflicto que enfrentas.
  6. No intentes evitar tu emoción, busca con quien conversar o la forma de exprésala sin juzgar, es decir no la etiquetes como una emoción “agradable” o “desagradable”.

En SEPIMEX podemos ayudarte a identificar tus emociones y brindarte estrategias que te permitan lidiar con ellas de una manera más adaptativa.

 Elaborado por:

Lic. Sheila V. Hernández Altamirano

Terapeuta Cognitivo-Conductual, SEPIMEX.

sheila@sepimex.com.mx

http://www.sepimex.com.mx

D.F. 56.89.14.19 // PACHUCA 65.79.03.76

Referencias:

  • Beriso, Á., Plans, B. Sánchez-Guerra, M., & Sánchez, D. (2002). Cuadernos de terapia cognitivo-conductual. Una orientación pedagógica e integradora. Madrid: EOS.
  • McKay, M., Wood, J., & Brantley, J. (2010). The Dialectical Behavior Therapy Skills Workbook. EU: EasyRead Large.
Anuncios

Relajación en un mundo caótico: Los secretos para llevarla de manera adecuada

Vivimos en una sociedad que nos impone un ritmo de vida abrumador. Nos hemos acostumbrado a ir siempre con prisas, corriendo de aquí para allá, pendientes del tiempo y el reloj, acaparando nuestras energías en el convivir cotidiano con la ansiedad y la incertidumbre. Esta lucha constante va mermando nuestras fuerzas, nos va debilitando y extendiéndose por todo en nuestro interior y alrededor.

Ante este proceso desesperanzador, la relajación  nos puede llevar al camino de la tranquilidad, la paz y finalmente a un mundo más armonioso.

Existen diversas técnicas de relajación; sin embargo, hay ciertas características para llevarlas a cabo de manera correcta. Empezaremos comentando los beneficios y las ventajas que conlleva la práctica constante de la relajación.

Los beneficios que aporta la relajación son:

  • Conocer nuestro cuerpo
  • Reduce la tensión física , mental y emocional
  • Evita: irritabilidad, insomnio, fatiga, fobias, anomalías emocionales, tics, asma, estreñimiento, cefaleas, etc.
  • Combate la hipertensión
  • Previene infartos
  • Da estabilidad emocional
  • Fortalece el carácter
  • Mejora y armoniza la coordinación del cuerpo
  • Disminuye la cantidad de adrenalina en la sangre
  • Aprovecha las energías del cuerpo, evitando un consumo innecesario
  • Estabiliza la respiración
  • Intensifica y desarrolla la atención mental y la concentración
  • Favorece el autocontrol
  • Es útil en momentos difíciles: disgustos, tensión, estrés, etc.

Tiene grandes ventajas:

  • La puede llevar a cabo cualquier persona
  • Es un método fácil de aprender
  • Apta para todas las edades y condiciones
  • Puede llevarse a cabo en cualquier momento y lugar    (bajo ciertas condiciones)
  • No se necesitas aparatos costosos

Al conocer los beneficios y las ventajas de practicar la relajación, indicaremos cómo se podrá llevar a cabo de manera correcta y así alcanzar los mejores beneficios tanto físicos como mentales.

Principales condiciones para la práctica:

  • Escoger el momento del día en el que se tenga tiempo y se encuentre libre de obligaciones
  • La práctica matutina desarrolla la voluntad mientras que por la tarde se elimina la fatiga y tensión acumuladas
  • Es preferible practicarla en una habitación confortable, cálida, silenciosa, con luz tenue y ventilación adecuada
  • La superficie no deberá ser muy dura o muy blanda: una manta sobre el suelo o alfombra será suficiente

Tiene grandes ventajas:

  • La puede llevar a cabo cualquier persona
  • Es un método fácil de aprender
  • Apta para todas las edades y condiciones
  • Puede llevarse a cabo en cualquier momento y lugar    (bajo ciertas condiciones)
  • No se necesitas aparatos costosos

Al conocer los beneficios y las ventajas de practicar la relajación, indicaremos cómo se podrá llevar a cabo de manera correcta y así alcanzar los mejores beneficios tanto físicos como mentales.

Principales condiciones para la práctica:

  • Escoger el momento del día en el que se tenga tiempo y se encuentre libre de obligaciones
  • La práctica matutina desarrolla la voluntad mientras que por la tarde se elimina la fatiga y tensión acumuladas
  • Es preferible practicarla en una habitación confortable, cálida, silenciosa, con luz tenue y ventilación adecuada
  • La superficie no deberá ser muy dura o muy blanda: una manta sobre el suelo o alfombra será suficiente
  • Evita interrupciones: teléfono, gente entrando y saliendo, niños corriendo y gritando, que suene el timbre de la casa a cada rato, etc.
  • Música suave nos ayudará a inducir la relajación
  • Si padecemos alguna enfermedad en la columna vertebral se podría ayudar con algún cojín suave en los lugares donde siente dolor
  • Usar ropa cómoda y holgada
  • Evitar comidas pesadas antes de realizar la relajación
  • Procurar realizar los ejercicios hasta donde su cuerpo le indique y sin sentir dolor, nunca ir más allá de sus posibilidades forzando el cuerpo
  • Lo más importante en la relajación es la adecuada respiración.

¡¡¡Recuerde que la práctica es indispensable!!!

Hay que dejar de pensar que la relajación es un lujo, más bien es una necesidad o deuda que tenemos con nosotros mismos. La adecuada realización de la relajación incluye: respirar correctamente, modificación de pensamientos y práctica constante.

En SEPIMEX podremos aprenderla y practicarla para que se lleve a cabo en la vida diaria de manera adecuada para lograr ver el impacto que se tendrá en la salud física y mental de cada uno.

___________________________________________________________________________

Elaborado por:
Dra. Areli Reséndiz Rodríguez
Terapeuta cognitivo – conductual
SEPIMEX
56891419
areli@sepimex.com.mx

¿Qué es la ansiedad?

La ansiedad es una respuesta natural del cuerpo humano ante situaciones de peligro; es una respuesta que nos permite sobrevivir ante situaciones que ponen en peligro nuestra integridad o incluso nuestra vida. Cuando nos encontramos en situaciones amenazantes es normal que presentemos la reacción de ansiedad (comúnmente conocida como “nervios”), que se compone por síntomas psicológicos y fisiológicos. Dentro de los síntomas psicológicos podemos encontrar mucha preocupación, miedo, inseguridad, dificultad para concentrarse o pensamientos negativos. Los síntomas fisiológicos pueden incluir taquicardia, temblores, sudoración excesiva, sensación de ahogo, entre otros. Todos estos síntomas suceden debido a que al presentarse una situación amenazante, nuestro cuerpo se prepara para las dos respuestas instintivas que podría utilizar: el ataque o la huída; y por lo tanto el episodio de ansiedad es clave para la supervivencia en situaciones peligrosas.

Sin embargo, la mayoría de las personas en un momento u otro de sus vidas presentan episodios ansiosos frente a situaciones que son realmente amenazantes o peligrosas y es ahí donde se presenta el problema. Nuestro cuerpo está constantemente activado para enfrentar situaciones peligrosas sin que realmente las estemos experimentando y perdemos la capacidad de controlar esta sensación de ansiedad. Cuando esto sucede, es cuando podemos hablar de una ansiedad patológica.

Ansiedad normal

Ansiedad patológica

Características generales

-Episodios poco frecuentes

-Estos episodios tienen una intensidad leve o moderada

-Los episodios tienen  una duración limitada

-Los episodios son muy frecuentes

-Presentan una alta intensidad

-Duran mucho más tiempo

Situación

La reacción de ansiedad es congruente con la situación que nos ocurrió. Es una reacción esperable ante la circunstancia.

La reacción es desproporcionada a la circunstancia.

Grado de sufrimiento

Limitado, aunque se siente incomodidad, aún nos permite funcionar en nuestras actividades diarias. Esta incomodidad dura poco tiempo.

EL grado de sufrimiento es alto, y prolongado.

Grado de interferencia con la vida diaria

La interferencia con la vida diaria es muy ligera o incluso no se presenta ya que los episodios duran poco tiempo.

La interferencia es alta y con frecuencia impide que se realicen las actividades cotidianas de la persona.

Existen diferentes tipos de trastornos mentales asociados a la ansiedad, como lo son las fobias (miedos irracionales), el Trastornos Obsesivo Compulsivo, el Trastorno de Estrés Postraumático, el Trastorno de Ansiedad Generalizada o las crisis de pánico.

Para todos los trastornos relacionados con la ansiedad, existen diferentes tratamientos, tanto médicos, psicológicos y de estilo de vida; que en muchas ocasiones deben ser administrados en conjunto para mejorar sus resultados

En México, diversos estudios indican que la ansiedad es el trastorno psicológico con mayor prevalencia en la población. Además, en los trastornos relacionados con la ansiedad se observa una tasa de incremento anual superior a la de otros trastornos mentales (Monroy Fonseca, 2010). Esta información hace de suma importancia la pronta detección y el tratamiento adecuado de los pacientes que padecen este tipo de trastornos.