10 maneras de hacer enfurecer a tu jefe

jefeExisten hábitos que pueden dañar irremediablemente tus posibilidades de un ascenso o de un aumento de sueldo. Conoce las actitudes que pueden dañar tu carrera y tus relaciones laborales.

Escrito por: Alto nivel

La mayoría de las personas buscan mantener una imagen profesional en su trabajo y mantener buenas relaciones con sus compañeros y superiores. Pero existen actitudes que pueden dañar irreparablemente tus posibilidades de acceder a un ascenso o a un aumento salarial.

Alison Green, autora del libro “Change the World: The Nonprofit Leader’s Guide to Getting Results”, señala que la irresponsabilidad, la falta de respeto a los colegas y  el poco profesionalismo son algunas de las actitudes más efectivas para lograr que tu jefe desconfíe de ti, evite  delegarte responsabilidades y te pase por alto al momento de reconocer los esfuerzos del equipo.

Estas son las 10 actitudes garantizadas que harán que seas “persona non grata” para tu jefe.

1. No aceptar la responsabilidad de tus errores: los jefes razonables saben que no eres perfecto y que los errores sucederán a veces. Lo que importa es darle seguimiento a estas fallas para evitar que se repitan; tu jefe desconfiará en ti si pones excusas, tomas una actitud defensiva o niegas tu responsabilidad ante el error, porque le harás dudar si entiendes que es un error y si podrás evitarlo en el futuro. Además, deja mucho que desear de tu madurez.

2. Ser demasiado sensibles a la crítica: si la retroalimentación que te da tu jefe te molesta, pese a que lo hace de forma constructiva, estas dañando tus posibilidades de aprender y superarte.  Peor aún, tu superior podría empezar a retener cierta información que necesitas escuchar para mejorar para evitarse confrontaciones.

3. No tomar notas cuando se discuta un trabajo que deberás realizar: tu jefe estará al pendiente de que entiendas los detalles de un proyecto cuando te lo pida, y si ve que no buscas contar con toda la información necesaria para hacer bien tu trabajo va a preguntarse cómo lo realizarás y con qué calidad.  Evitar tomar apuntes te hace parecer arrogante y poco profesional para realizar un proyecto.

4. Tratar de adivinar en vez de dar una respuesta correcta: adivinar significa que una parte de tu información es incorrecta, algo sumamente peligroso ya que tu jefe depende de tu trabajo y tus datos para tomar decisiones.  Si no estás seguro de una respuesta, dilo y asegúrale a tu superior que lo vas a corroborar de inmediato.

5. Revelar tus prejuicios: es normal tener algunos prejuicios, todos los tenemos.  Pero si tienes un plan oculto o limitaciones que no comunicas y tu jefe se entera por otra fuente, dañarás tu credibilidad ante él. Por otro lado, trabaja por eliminar aquellos prejuicios que sabes pueden afectarte en tu desempeño laboral.

6. Quejarte de tus frustraciones con todos menos con tu jefe: todos nos quejamos de nuestro trabajo o superior alguna vez, pero si  te encuentras quejándote habitualmente con otras personas, es momento de decírselo a tu gerente o guardártelo. Sólo es cuestión de tiempo antes de que tus comentarios lleguen a oídos de tu empleador y le molestará que no hayas sido lo suficientemente profesional para discutirlo directamente con él.

7. Tratar mal a un compañero: puedes tener toda la razón posible en un debate, pero si eres grosero, hostil o le faltas el respeto a tus colegas al defender tu postura dificultas que tu jefe te apoye y redirecciona la atención de la discusión hacia tu comportamiento.

8. Utilizar el email para tratar temas complicados: es cierto, a menudo es más fácil liderar con los conflictos a través de la interface de una computadora, pero a veces sólo basta con levantar el teléfono o hablar con la gente cara a cara para arreglar alguna situación tirante. Tu jefe confía en que tengas el criterio para distinguir cuándo debes arreglar las cosas de manera personal.

9. Hacer que tu jefe tenga que estar al pendiente de que hagas las cosas: si no cumples con lo que dijiste que harías, ya sea por desorganización o porque no estuviste de acuerdo con la orden desde un inicio,  tu gerente llegará a la conclusión de que no puedes mantener tu palabra.

10. Esconder las cosas: mentir sobre cosas como un proyecto que no estás haciendo, un cliente enojado, el vencimiento del plazo, dudas sobre el manejo de un programa, es fatal para una relación con tus superiores.  Si tu jefe no puede confiar en que seas franco respecto un problema, destruirás la confianza que pueda tener en ti y le hará pensar que le ocultas más cosas importantes.  Esto incluso podría hacer que te despidan.

Anuncios

¿Cómo se relacionan los límites con el éxito escolar?

escuelaLa escuela es un lugar sumamente importante para el desarrollo de un niño. Éste es el primer lugar en que el niño socializa con personas principalmente de su edad y que además no son parte de su familia. La experiencia social de la escuela, especialmente en los años preescolares, puede ser considerada incluso más importante que el conocimiento académico que se pueda adquirir. El niño va a aprender a hacer amigos, a realizar actividades de forma cooperativa y otras importantes habilidades sociales.

Sin embargo, cuando un niño que carece de la habilidad de seguir reglas (en otras palabras: un niño sin límites establecidos) se integra a un grupo social, como lo es el salón de clase, pueden surgir numerosos problemas.

¿Por qué?

Un niño que no conoce lo que son las reglas no conoce conceptos tan básicos como: esperar su turno, resolver problemas hablando y no con violencia, o compartir. Esta falta de habilidades sociales se va a convertir en un problema ya que comenzará a tener problemas importantes con sus compañeros y poco a poco lo irán aislando del grupo. Así mismo será un niño que requerirá correcciones constantes por parte de los maestros, quienes no tienen el tiempo suficiente para establecer las reglas individualmente, ya que están a cargo de un número grande de niños.

Los problemas sociales también aumentarán debido a que los niños que no conocen los límites a su conducta normalmente tienen lo que se llama “baja tolerancia a la frustración”. ¿Qué significa esto?, que los niños no soportan que las cosas no sucedan de la forma que ellos quieren. Por ejemplo, perder un juego, no ser el primero en la fila, tener que esperar turnos, tener que estar en silencio en ciertos momentos, tener que compartir material. Los niños con esta característica, constantemente hacen berrinches y lloran mucho, lo cual no les permite interactuar con sus compañeros.

Todos estos problemas no solamente traen consecuencias en el área social y en las etapas escolares. Un niño que no aprende adecuadamente a seguir reglas, va a tener problemas en adaptarse a cualquier ambiente que se enfrente, como la Universidad, un trabajo, relaciones de pareja, etc.

Así mismo, un niño que no sigue reglas adecuadamente no obtendrá el mismo aprovechamiento académico que un niño que si lo hace. Esto es ya que estos niños van a pasar una mayor parte de su vida escolar en situaciones relacionadas a su conducta, como: haciendo algún berrinche, llorando, peleando con compañeros, siendo corregidos, etc.

Por todas estas razones es importante que comencemos a establecer límites claros en casa desde edades muy tempranas, y de esta manera se podrán evitar grandes cantidades de problemáticas en la adolescencia y vida adulta.

Por: Lic. Mariana Zavala Mota, Terapeuta infantil de Centro SEPIMEX

¿Cómo establezco límites para mi hijo?

Lo más importante a la hora de querer establecer límites claros para nuestros hijos es tener bien claro que es lo que queremos lograr. Cada familia tiene intereses y necesidades diferentes y por lo tanto lo que les queremos enseñar a los niños  va a ser diferente a lo que se le enseñe a un niño de otra familia. Es por esto que lo más recomendable es que los padres en conjunto (sin importar si viven juntos, están divorciados o cual sea su estatus como pareja) platiquen qué es lo que quieren lograr con sus hijos y se pongan de acuerdo de antemano como van a ser las reglas de la familia. Esto es importante ya que sin un acuerdo entre los padres, solo lograremos confundir a los niños.

Una vez que hemos llegado a una decisión sobre lo que les queremos enseñar, es importante tener una “reunión familiar” en la cual se explique a toda la familia que las reglas de la casa van a cambiar para que todos puedan estar mejor. Durante esta junta los padres expondrán que cosas quieren que cambien y cuáles son las nuevas reglas para lograrlo. Todo esto tiene que ser platicado con un lenguaje apropiado para la edad de los niños.

Una vez que toda la familia conoce las nuevas reglas viene la parte más complicada: hay que seguirlas. Y para seguirlas no solo necesitamos que los niños lo hagan sino que los padres se ocupen diariamente de reforzarlas.

Tips para lograrlo:

  1. Pedir opiniones a los niños al momento de hacer las reglas los hace más perceptivos al cambio. Si les damos la oportunidad de poner un par de reglas (OJO Nos tenemos que fijar bien que éstas no interfieran con lo que queremos lograr o con hábitos de higiene y salud) lograremos que se sientan incluidos en el proceso.
  2. Una buena estrategia para lograr el cumplimiento de las reglas es hacer un pizarrón o tabla en la cual se vayan registrando (con caritas, estampitas, palomitas, etc) las conductas que cumplan con las reglas. Cuando el niño llegue un número, previamente acordado, obtiene una recompensa (OJO: las recompensas no son necesariamente materiales, pueden ser un día en el parque con la familia, un juego, un paseo, etc).
  3. Una vez que se establezca que una conducta es inadecuada y que merece una consecuencia, es importante mantenerse firme. A pesar de los berrinches, llanto, y peticiones constantes si ya hemos establecido una consecuencia debe ser cumplida; de lo contrario los niños aprenderán que no cumplimos nuestras promesas.
  4. Lo mismo sucede con las promesas relacionadas a recompensas.

Elaboró Lic. Mariana Zavala Mota
Terapeuta Infantil de Centro SEPIMEX

 

¿Qué es eso de los límites en los niños?

Límites

Últimamente por todos lados escuchamos “Es que ese niño no tiene límites”, “Sus papás no le ponen límites”, “Seguro no tiene límites”. Pero… ¿qué es eso de los famosos LÍMITES?

Todo lo que hacemos tanto adultos como niños, son cosas que hemos aprendido durante el trascurso de nuestra vida. Los bebés aprenden que cuando lloran, mamá los carga o les da de comer, los niños  aprenden que cuando necesitan algo deben pedirlo por favor. Los adolescentes aprenden que tienen que seguir ciertas reglas en casa para poder obtener algún permiso. Y los adultos aprenden que para recibir su quincena deben ir a trabajar todos los días.

De la misma forma en que aprendemos a realizar estas conductas adecuadas en cada etapa de nuestra vida, aprendemos también a realizar conductas inadecuadas.

¿Por qué?

Porque para aprender cada una de las cosas que sabemos hacer nuestro ambiente tiene un papel muy importante. La mamá le da de comer al bebé, las personas responden cuando un niño pide algo por favor, los padres de los adolescentes les dan permisos cuando estos limpian su cuarto, y los jefes pagan a los trabajadores que acuden a trabajar diariamente.

Entonces, que pasaría si un papá le da lo que quiere a un niño cuando hace un berrinche, para que deje de hacerlo. O un jefe pagara a sus empleados a pesar de que faltaran muchos días. Los niños aprenderían que hacer berrinches les consigue lo que quieren, y los empleados aprenderían que asistir o no al trabajo no se relaciona para nada con su sueldo.

Estos precisamente son los límites en un niño, son las pautas que les da su ambiente para comportarse de cierta manera. Cuando mamá dice “NO” y lo cumple está poniendo un límite a la conducta de su hijo, y con cada una de las conductas inadecuadas del niño es necesario ponerlos.

Durante esta  semana iremos entendiendo porque estos famosos límites son tan importantes.

Por: Lic. Mariana Zavala (Terapeuta de Centro SEPIMEX)

Motiva a tu personal para dar un buen servicio

oficinaMotiva a tu personal para dar un buen servicio

Por: Ricardo Shahin

Una buena atención al cliente es fundamental para el crecimiento y desarrollo de un negocio.

La primera tarea en la lista de responsabilidades del director general de una empresa es la generación de ideas para impulsar el crecimiento de su negocio. Por tanto, no puede ni debe dedicar su tiempo exclusivamente a vigilar el desempeño de sus empleados de mostrador. Para resolver esta cuestión, que sin duda es fundamental ya que implica brindar una correcta atención al cliente, hay que tomar en cuenta los siguientes puntos:

1. Antes de contratar a alguien tienes que definir el perfil del personal que buscas. En este caso, se trata de una tienda especializada en la venta de artículos industriales, por lo que uno de los requisitos debe ser que la persona tenga conocimientos básicos para despachar este tipo de mercancía. De lo contrario, si el empleado no domina el área, la forma más sencilla que encontrará para responder al cliente será: “no hay”.

2. Una vez seleccionados los candidatos que formarán parte de tu equipo de trabajo, realiza un periodo de capacitación teórica y entrenamiento práctico enfocado a garantizar una buena atención al cliente. Para empezar, haz una carpeta que incluya la lista de precios y el catálogo de productos en existencia o integra una base de datos en la computadora central del negocio. Entrega una copia a cada uno de los reclutados. Explícales las características, presentaciones y medidas de todos los productos que manejes, y aplica un examen al respecto. Posteriormente, cítalos un día para mostrarles cómo se encuentra ordenado el almacén y cómo funciona el software de punto de venta (te recomendamos adquirir esta tecnología para llevar un mejor control). Recuerda que el empleado no puede entrar al mostrador sin saber con detalle lo que vende y, de este modo, convertirse también en un asesor.

3. Lo siguiente es motivar a los empleados y hacerlos partícipes de lo que ocurre dentro de la empresa. ¿Cómo lograrlo? Por un lado, a través de incentivos económicos. Normalmente, los empleados de mostrador reciben uno o dos salarios mínimos como pago, situación que no los motiva a mejorar su desempeño. Una alternativa efectiva es crear un sistema de “salario base más comisiones de venta”. Además, si el equipo vende cierta cantidad, entonces todos se llevarán un bono extra. Por otra parte, se encuentra el “salario emocional”, el cual conduce al empleado a sentirse orgulloso con su trabajo y con la empresa donde labora. Esto se consigue mediante una serie de estímulos, tales como expresiones de confianza, palabras de aliento, reconocimientos, ascensos de puesto, etc.

4. Finalmente, los miembros del equipo deben tener siempre presente que si el negocio no funciona también ellos saldrán perjudicados, pues de su desempeño depende un 100% que la empresa obtenga ingresos para cubrir egresos como la nómina. La verdadera satisfacción del cliente es clave para generar su lealtad. Pero, ¿cómo medir el agrado de los consumidores por el servicio que reciben? Sigue estos consejos:

a) Pregunta a tu cliente qué es lo que realmente espera encontrar en tu negocio y da una respuesta inmediata.

b) Asegúrate que toda persona que entre a tu tienda salga con el producto que busca. Así que procura tener una amplia variedad de artículos y resurtir periódicamente. Fortalece la relación con tus proveedores y compra sólo lo que el público demanda.

c) Verifica que las políticas diseñadas para que el consumidor tenga una experiencia de compra única se implementen correctamente. Puedes contratar a un supervisor de piso de venta, quien tendrá la capacidad para tomar decisiones y resolver los problemas que se presenten.

Finalmente estos 4 pasos solo son una guía para mejorar tu servicio a clientes, pero recuerda estar trabajando duro con tu personal a través de sistemas de incentivos y capacitación, ya que con esto mejoraras tu empresa al 100%, que tengan un excelente día.

Errores frecuentes en la lecto-escritura de niños con déficit de atención.

TDAHDurante la etapa escolar  el niño con escaso control atencional  evidenciará dificultades de la adquisición y consolidación de la lecto-escritura, por lo que los errores frecuentes son:

  • Sustituciones visuales (maleta/maceta) derivacionales (violinista/violín) por cambio inexistente (pontolon/pantalón).

  • Lectura  adivinatoria (partir de la primera sílaba y leer camioneta por camiseta)

  • Equivalencia fonológica (leer seso/queso)

  • Lectura silenciosa superior a la lectura en voz alta

  • Omisiones, sustituciones, distorsiones o adiciones de fonemas, sílabas o  palabras.

  • Reconocimiento espacial de letras (leer lodo/lobo) debido a la impulsividad.

  • Durante la escritura libre se destaca la dificultad para elaborar  historias cuando la información no está visualmente presente y la secuencia no es previsible debido a la escasa capacidad de planificación.

  • Deficiencia en la programación y control de la conducta

  • Nula verificación y corrección de errores

  • Pérdida del objetivo con asociación irrelevante de ideas

  • Inadecuada organización en la copia de textos

  • Pérdida del programa motor

  • Rastreo visual desorganizado

  • Inestabilidad de las ejecuciones con tendencia  a la micrografía o macrografía

  • Cambio en el orden de las sílabas, palabras por impulsividad y falta de verificación.

  • Perseveración de sílabas, palabras durante la copia, dictado y escritura libre.

  • Contaminación con información ajena.

LO IMPORTANTE ES SABER QUE DICHAS DIFICULTADES ESCOLARES SON PREVENIBLES Y CORREGIBLES

Entrada por: Maestra en Neuropsicología Rosinna Gómez Moya

Puntos indicadores de un preescolar con déficit de atención e hiperactividad

La etapa preescolar se caracteriza por cambios madurativos importantes. Por lo que se requiere de  condiciones biológicas apropiadas; además de TDAHsociales tales como la educación, las actividades en familia, etc.  Desde edades tempranas es posible distinguir una serie de conductas que repercuten en el  desarrollo psicológico, neurológico, los cuales probablemente  a futuro desencadenen problemas de aprendizaje. Por ello es imprescindible saber que  la edad preescolar se considera  una etapa de prevención en la cual debemos como padres de familia  o maestros monitorear  las siguientes conductas.

  • Dificultad para dirigir y controlar su conducta a las indicaciones del adulto.

  • Tanto en casa y escuela  se distrae  con eventos irrelevantes.

  • En el juego no respeta reglas, turnos, pierde el objetivo, escaso entendimiento del papel a desempeñar.

  • uso inadecuado de los juguetes debido a que su manipulación es impulsiva, desorganizada con tendencia a la destrucción.

  • Irritabilidad y enojo incontrolable y exagerado.

  • Problemas para concluir acciones (comida, tareas, juegos) al interrumpir con información irrelevante.

  • Constante impulsividad, anticipación en la vida cotidiana.

  • Diálogos  perseverativos.

  • Incapaz de planear y seguir una secuencia de acciones para lograr el objetivo durante el juego.

  • Su propio lenguaje desorganiza su actividad.

  • Durante el juego escasa tolerancia a la frustración.

  • Interrupciones constantes por información visual y auditiva irrelevantes.

  • Incapacidad de mantenerse en una actividad por más de 10min.

  • No son conscientes del impacto que causa su conducta en los demás.

  • Su diálogo es desorganizado, perseverativo, con escasa coherencia y  relación.

 

LO IMPORTANTE ES SABER QUE DICHAS DIFICULTADES DE DESARROLLO SON PREVENIBLES Y CORREGIBLES

Entrada por: Maestra en Neuropsicología Rosinna Gómez Moya

Terapeuta de Centro SEPIMEX, México, D. F.

Cómo explicar a los niños y a las niñas el divorcio de los padres

¿Qué es el divorcio?Divorcio

Cuando los  padres, por determinadas circunstancias, deciden no continuar con la relación que alguna vez establecieron, y por lo tanto deciden separar sus vidas, conlleva un proceso de pérdida, tanto para padre y la madre como para el hij@.

¿Qué es una pérdida?

Es todo aquello (material, persona, mascota, etc.) de lo cuál nos desprendemos y decimos adiós; puede ser permanente o un simple hasta luego.

Existen diferentes tipos de pérdidas, entre las más comunes se encuentran:

  • Muerte por un ser querido
  • Ruptura de una relacion: noviazgo o divorcio
  • Pérdida de status: llegada de un nuevo herman@
  • Separación de los padres

Es escencial, explicar a los niñ@s que como todo proceso en la vida, el adaptarse a una pérdida lleva tiempo.

Divorcio  ¿Cómo explicar a los niñ@s que los padres se divorcian?

Antes de seguir estos consejos debe tomar en cuenta que:la explicación más adecuada dependerá de la edad del menor (lenguaje, gestos y tono de voz) y de la cantidad de información que el ya ha visto y ha recibido del evento .

 

  • Explique a los niñ@s en palabras sencillas y siempre con la verdad: por más que parezca simple, no es sencillo para los esposos terminar con un matrimonio; a menudo suelen tratar de resolver sus problemas durante mucho tiempo antes de llegar a tomar esta desición, pero muchas veces no pueden solucionar sus problemas y llegan a la conclusión que el divorcio es la mejor solución.
  • Explique que es importante para los padres lo que el siente y piensa: muchos niñ@s tienen sentimientos encontrados respecto a este tema si saben que sus padres no se encuentran felices juntos; incluso algunos se sienten aliviados cuando los padres toman esta desición, sobre todo si sus padres se pelean constantemente.
  • Explicarles que  el hecho de que sus padres decidan divorciarse no significa que se ell@s también van a ser divividos y separados de un padre o del otro: algunos niños piensan que porque sus padres se están separando los van a dejar a ellos tambien. Por más de que sea cierto que los hijos de padres divorciados vivan con uno de los padres, el padre que no viva con ellos va a seguir siendo papá o mamá para siempre y eso no va a cambiar nunca.
  • Explicarles que los niñ@s no pueden causar el divorcio: hay muchas razones por las cuáles las personas se divorcian: quizás que hayan madurado diferente, quizás que el amor que una vez se tenían haya cambiado o quizás se peleaaban mucho y no podian llegar a un acuerdo. Cada pareja tiene sus razones pero cualquiera que sean las razones que tengan para divorciarse, una cosa es segura, los hijos no son causantes del divorcio. Muchos niñ@s piensan que ellos son los que provocaron que sus padres se divorcien. Piensan que si tan solo se hubiesen portado mejor o si hubiesen tenido mejores calificaciones, o ayudado más en la casa, el divorcio nunca hubiese sucedido. El divorcio es cuestión de los padres.
  • Explicarles que los niñ@s no pueden solucionar un divorcio: así como el divorcio no es por culpa de los niñ@s, el hecho de que los padres vuelvan a estar juntos no es una tarea que sea de los niñ@, por más que lo puedan llegar a pensar no funcionará y pueden salir lastimados. Algun@s niñ@s piensan que si se comportan como santoss, si les va bien en la escuela, o se portan mejor, sus padres talvéz vuelvan a estar juntos, pero esto no es así, solamente estarán felices y orgullosos de ellos. Hacer lo contrario tampoco funciona. El hecho de quese porten mal para que los padres tengan que juntarse a hablar no va a hacer que ellos vuelvan a estar juntos.

Leer más acerca del tema:

Hablando de los sentimientos de los niñ@s en el divorcio (próximamente)

Elaborado por:

Lic. Berenice Candia Ramírez

Terapeuta Infantil

SEPIMEX

La indefensión aprendida

¿Por qué, frente a las dificultades, algunas personas se dan por vencidas rápidamente y otras perseveran y salen adelante?

Las personas tenemos un monólogo o discurso interno con el cual explicamos las cosas que nos suceden. Este discurso se denomina “atribución causal”, “estilo atribucional” o “modelo explicativo”.

Martin Seligman (1991) se preguntó por qué frente a las dificultades algunas personas se dan por vencidas rápidamente y otras perseveran y salen adelante. Y encontró que frente a las dificultades aparecían preferentemente dos tipos de atribuciones causales: el estilo optimista y el estilo pesimista.

Sus investigaciones muestran como las personas optimistas tienden a ser más esperanzadas y perseverantes, tener mejor autoestima y generar acciones más exitosas y, por el contrario, las personas pesimistas tienden a ser más desesperanzadas, tienen autoestima más baja y se dan por vencidas más fácilmente frente a la adversidad.

Cuando las personas, sobre todo en etapas tempranas de la vida, se han visto acorraladas en situaciones altamente aversivas ante las cuales no podían reaccionar o huir (como es el caso de los niños cuya familia les está brindando un patrón de apego disfuncional), aprenden a ser desamparadas. Es decir uno aprende a quedarse paralizado frente a determinadas situaciones aversivas, se aprende a ser indefenso.

Así vemos que aprendemos a ser asertivos y hacernos respetar por muchas personas, pero es mucho más difícil lograrlo con las personas que amamos, porque en los momentos de conflicto las conductas que surgen no suelen ser las que dicta la lógica sino las que nuestros patrones de apego desatan automáticamente.

El desamparo aprendido está acompañado de pensamientos destructivos. Las tendencias de las personas en esta situación son:

la reacción a bajar los brazos y darse por vencidas,
a no asumir la responsabilidad de producir cambios y
a no contestar frente a las adversidades.

Y esto sucede porque han construído , sin quererlo, una paralizante teoría, la creencia de que :

“NO VALE LA PENA HACER NADA, PORQUE HAGA LO QUE HAGA NADA CAMBIARÁ”.

El estilo atribucional modula el desamparo aprendido. Esto significa que cuando más pesimistas y extremistas sean las cosas que nos decimos, más desamparados e indefensos nos sentiremos y actuaremos de acuerdo a ello.

Seligman (op.cit.) estudia tres dimensiones o características del estilo atribucional o atribución causal:

Permanencia: Qué duración, estabilidad o inestabilidad en el tiempo atribuímos las causas de los buenos o males sucesos. Sus extremos se expresan en el discurso en los polos Siempre-Nunca.

Penetración: Cuántas áreas de nuestra vida se ven afectadas por nuestra buena o mala suerte, si estas causas nos afectan de manera global o específica. Se expresa en el discurso en los extremos Todo-Nada.

Personalización: Consiste en atribuir causas internas o externas a los buenos o malos sucesos. Si me siento culpable cuando algo me sale mal “Porque yo soy así”, o soy capaz de externalizar el problema y hacerme responsable de producir cambios. Esta dimensión tiene que ver con la autoestima.

Las personas pesimistas frente a cualquier amenaza o riesgo creen estar indefensas. Al intentar explicar las causas de las situaciones lo hacen en un estilo atribucional permanente, penetrante y personal, y esto a su vez genera desamparo: esperan ser siempre desamparadas. O sea que frente a situaciones similares volverán a quedar indefensas.

El estilo atribucional se adquiere en la infancia a través de tres grandes vías:

El análisis causal cotidiano, más optimista o más pesimista, que el niño o la niña observaron modelar a sus padres.
El tipo de crítica que los adultos (padres, maestros, modelos, etc.) realizaban de él o ella. Las etiquetas que nos ponían: “la tonta”, “el torpe”, etc.
La realidad de pérdidas o traumas en períodos críticos del desarrollo.

Cuando fallamos en algo todos nos sentimos desamparados y nos deprimimos, por lo menos momentáneamente. Pero los optimistas se recuperan más pronto, a poco de haber fallado se recomponen y vuelven a intentarlo. Los pesimistas ven la derrota como algo permanente y penetrante, se deprimen y siguen desamparados por largo tiempo, dejan pasar el tiempo y no vuelven a intentarlo.

El estilo explicativo o atribución causal funciona para individuos o grupos de individuos: equipos, instituciones, comunidades, nacionalidades.

Experimentos realizados con animales por Madelon Visintainer mostraron que aquellos que habían aprendido tempranamente a ser desamparados debilitaban sus defensas inmunológicas.

Estudios realizados con sujetos mostraron que en los estados depresivos prolongados se agotan las catecolaminas, cuando esto sucede aumentan las endorfinas, el sistema inmunológico lo detecta y reduce su funcionamiento, dejando a la persona más expuesta a enfermedades.

Las personas pesimistas se deprimen con más facilidad y más a menudo, por lo tanto cuentan con una menor actividad inmunológica.

Las personas optimistas no sólo mantienen más alertas sus defensas inmunológicas, se muestran más activas frente a las dificultades, toman más desiciones y adoptan mayor cantidad de medidas para crearse una red de apoyo afectivo y social.

REFERENCIA:

Seligman, Martin (1991). El optimismo es una ventaja y un placer que se adquiere. Buenos Aires. Atlántida.