¿CONOCES LOS SÍNTOMAS DE ESTRÉS EN NIÑOS Y ADOLESCENTES?

El estrés conllevan diferentes riesgos para la salud física y mental, por eso es importante prevenirlo desde etapas tempranas como la niñez o la adolescencia.

Para los niños y adolescentes, así como para los adultos, es normal sentir estrés. Después de los 11 años los niveles de estrés de los niños comienzan a incrementarse significativamente, hay muchos temas por los que los padres y educadores de los adolescentes de hoy no tuvimos que experimentar (internet, redes sociales, violencia etc.) (Kempf, 2011). Algunas personas pueden lidiar con el estrés de manera más efectiva o recuperarse de eventos estresantes más rápidamente que otros.

estrès

Existen diferentes tipos de estrés, todos los cuales conllevan riesgos para la salud física y mental. Un factor estresante puede ser una ocurrencia de una sola vez o a corto plazo, o puede ser que sigue ocurriendo durante un largo período de tiempo.

Ejemplos de estrés incluyen:

  • Estrés de rutina relacionado con las presiones del trabajo, la escuela, la familia y otras responsabilidades diarias, en los niños y adolescentes también puede estar relacionado con interacciones con sus pares en la escuela, por la pertenencia a un grupo, amigos, etc.
  • Estrés provocado por un cambio repentino negativo, como perder un trabajo, divorcio o enfermedad.
  • Estrés traumático experimentado en un evento como un accidente grave, guerra, asalto o un desastre natural en el que las personas pueden estar en peligro de sufrir lesiones graves o morir. Las personas que experimentan estrés traumático a menudo experimentan síntomas temporales de enfermedad mental, pero la mayoría se recuperan naturalmente poco después.

estres 2

Un poco de estrés es funcional, puede apoyar a aprobar algún examen o en una competencia deportiva, sin embargo, demasiado estrés puede traer dificultades y desafíos innecesarios. En ocasiones, los adultos que los rodean suelen tener dificultades para identificar hijos/as están experimentando demasiado estrés, y es con algunos comportamientos clave que podemos darnos cuenta que los niños o adolescentes requieren nuestra ayuda.

  • Cambios negativos en el comportamiento

Jóvenes, de todas las edades, pero principalmente los más pequeños, pueden encontrar difícil identificar y expresar cuando están experimentando estrés. En los niños el estrés puede manifestarse con cambios de comportamiento, los más comunes son actuar irritable o temperamental, abandonando actividades que antes disfrutaba, expresando preocupaciones continuamente, quejándose más de lo usual por la escuela, mostrando reacciones temerosas, aferrándose a un padre o maestro, cambios en su forma de dormir, durmiendo mucho o muy poco, cambios en su forma de comer.  Con los adolescentes, el querer pasar más tiempo con amigos y menos tiempo en familia, es una parte normal del desarrollo, el mostrarse agresivo, evitativo, con los padres o amigos, cambiando a nuevos amigos, puede ser indicadores de estrés; aunque los cambios en el comportamiento no siempre son indicadores de estrés, si hay una advertencia de que algo está sucediendo, les corresponde a los adultos determinar cuáles son los comportamientos problemáticos y determinar la reacción apropiada.

existe-el-estres-en-ninos


  • Sentirse enfermo

En ocasiones el estrés puede aparecer como síntomas físicos como dolor de estómago o dolor de cabeza. Cuando el niño pide ir en repetidas ocasiones al médico por estos síntomas y el doctor no ha identificado una enfermedad; además los síntomas empeoran ante situaciones en específico como antes de exámenes, el niño puede estar experimentado síntomas de estrés.

dolor de cabeza

  • Ser consiente como interactúa su hijo en diferentes escenarios

Tal vez el niño o adolescente sea el mismo en casa, sin embargo, en otros ambientes, principalmente en la escuela, puede estar teniendo cambios en su comportamiento. Se recomienda a los padres tener una comunicación abierta y fluida con la escuela, maestros y administrativos para poder darse cuenta de estos cambios y poder interactuar con su hijo sobre el origen del problema.

  • Escuche atentamente

Debido a que los niños y adolescentes generalmente, no suelen estar familiarizados con el término estrés y su significado, pueden expresar sentimientos de angustia, a través de otras palabras como, enojado, confundido, preocupado o molesto. Los niños y adolescentes también pueden manifestar estrés expresándose negativamente acerca de sí mismos, otras personas o lo que los rodea (“Soy tonto” “no le caigo bien a nadie” “nada es interesante”). Es importante que los papás estén pendientes de cómo hablan y porqué se expresan de esta manera.

padre e hijo

  • Buscar apoyo.

Los papás, niños y/o adolescentes no necesitan enfrentar el estrés solos, si está preocupado de que su hijo/a experimenta regularmente estos o algunos otros síntomas es recomendable buscar apoyo profesional.

En SEPIMEX, nuestros terapeutas están capacitados para ayudar a las personas a identificar problemas y desarrollar estrategias efectivas para resolver sentimientos abrumadores de estrés.  Acércate a nosotros.

 

Elaborado por:

Lic. Jessica Cortes Briseño

Terapeuta Infantil Cognitivo – Conductual

jessica@sepimex.com.mx

 

Referencias

  • Kempf, J. L. (2011). Recognizing and Managing Stress: Coping Strategies for Adolescents. University of Wisconsin-Stout.
  • Lyle, H. (Marzo de 2019). Stress: The different kinds of stress. Obtenido de American Psychological Association : https://www.apa.org/helpcenter/stress-kinds
  • National Institute of Mental Health.  5 Things you should know about stress. Obtenido de https://www.nimh.nih.gov/health/publications/stress/index.shtml, marzo 2019.
  • Oros, L., & Vogel, G. (2005). Eventos que generan estrés en la infancia: diferencias por sexo y edad. Enfoques, XVII (1), 85-101.

 

Pie de página (1)

 

altonivel

 

distribuidormanualmoderno