DUELO Y PÉRDIDA. ¿CÓMO EXPLICARLO A LOS NIÑOS PEQUEÑOS?

Los duelos forman parte de la vida (Kübler-Ross, 2011), pero por lo general pensamos que este concepto sólo aplica a la muerte. No obstante, lo largo de la vida vivimos diversas pérdidas, aunque algunas más complicadas y dolorosas que otras, el duelo puede aplicar también al divorcio de los padres, o a la pérdida de la salud.

1

El duelo es complicado en cualquier momento de la vida, sin importar la edad o la etapa de la vida en la que se encuentre la persona, sin embargo, es muy común no hablar con los más pequeños de la pérdida o la muerte, ya sea por considerarlo algo que se supera de forma natural, pensar que los niños pequeños no pueden entender “temas de adultos” debido a su edad o tratar de explicarlo, utilizando palabras o lenguaje que no son apropiados para la edad de los niños, dejando lagunas en las explicaciones.

En la mayoría de las ocasiones, los padres o cuidadores ya están enfrentando un duelo ellos mismos, entonces ¿Cómo ayudar a un niño pequeño a sobrellevar la pérdida? ¿Dónde empezar?

Desarrollo del niño

Primero que nada, es importante comprender que dependiendo de la edad del niño su entendimiento del mundo, por lo tanto, de la pérdida, es diferente, esto es debido al desarrollo cognitivo; es decir, el crecimiento que se da en el transcurso de la vida, por el cual se aumentan los conocimientos y habilidades para percibir, pensar y comprender.

2

De tal forma, que la comprensión de los niños sobre la muerte y la pérdida se da de la siguiente forma (Guillén, Gordillo, Gordillo, Ruiz & Gordillo, 2013):

En los lactantes y preescolares (0-2 años) hay que destacar la gran influencia de la ansiedad de separación que existe en estas edades, ya que, aunque no existe comprensión de la muerte, son sensibles a los cambios en la organización familiar, cuidados y a las emociones intensas negativas de los padres o cuidadores.

Más adelante, a la edad comprendida entre 3 y 5 años, comienzan a creer que la muerte es temporal y reversible, no existe como real. Más tarde, como parte del mismo proceso de crecimiento normal de los niños, los lleva a considerar la muerte como un castigo o un cumplimiento de deseo, pudiendo creer que causaron la partida o la muerte.

En la etapa escolar poco a poco comienzan a comprender las diferencias entre vivir y no vivir, así como a concebir la muerte como real, aunque aún les resulta difícil imaginar que ellos o sus seres queridos tienen que morir.

Diferencias individuales

El proceso de aprender a vivir con la pérdida es diferente para cada persona, así que cada niño tendrá reacciones diferentes dependiendo de su personalidad, edad y etapa de desarrollo. En muchas ocasiones, no es raro que los niños presenten reacciones exageradas a la pérdida de personas con las que pensamos no estaban tan familiarizados. Es importante validar estos sentimientos y no solo ignorarlos o pedirle al niño que lo supere. La paciencia es muy importante, así como estar pendiente de cambios en los estados de ánimo y comportamiento del pequeño.

3

Algunos cambios a tomar en cuenta en el comportamiento:

  • Regresiones a comportamientos que ya no hacía o que no había presentado antes, como ansiedad por separación.
  • Hablar de querer estar con la persona que falleció.
  • Cambios en hábitos de sueño o de alimentación.
  • Falta de interés en el juego con sus amigos o compañeros.
  • Cambios en calificaciones de la escuela.
  • Falta de interés en actividades que antes le interesaban.

Debido a que los niños están constantemente aprendiendo y creciendo, es probable que “revivan” en repetidas ocasiones el proceso de duelo. Si perdieron a un amigo o familiar, pueden sentirse tristes o nostálgicos en diferentes momentos, si esto sucede, ayuda compartir los sentimientos personales y recuerdos que el padre, madre o cuidador esté sintiendo.

4

A continuación, sugerimos algunas estrategias para apoyar a los niños con el proceso de duelo:

Usar la expresión creativa

Muchos niños no se sienten con la capacidad verbal de expresar sus sentimientos o pensamientos, algunos niños pueden apoyarse jugando con muñecos o figuras, creando o escuchando música, pintando o dibujando, incluso escribiendo para expresar lo que están sintiendo. Se les puede sugerir a los niños algunas actividades alternativas si no está listo para hablar, sin embargo, no hay que forzar a los niños alguna actividad, es preferible dejarlos escoger lo que les sea cómodo.

Buscar oportunidades para fortalecer relaciones

En ocasiones cuando un niño vive una pérdida puede ayudar fortalecer relaciones cercanas a él, como abuelos, hermanos etc., o crear nuevas relaciones afectivas, por ejemplo, niños que han atravesado la misma situación que él o ella; en niños enfermos y en niños que pasaron por el divorcio de sus padres el saber que no están solos les brinda consuelo a muchos niños.

Decir la verdad

Los niños deben de sentirse cómodos haciendo preguntas, pueden sentirse inseguros de compartir sus pensamientos y sentimientos si el lenguaje o el comportamiento de los padres refleja que están incomodos. El primer o los primeros duelos de los niños moldearan su comportamiento hacía duelos futuros, si los pequeños sienten que no pueden hablar o expresarse la pérdida se puede convertir en un “tabú”, algo de lo que no se puede hablar, modelando la honestidad y la apertura los niños pueden resultar más resilientes de la experiencia.

5.png

Para poder cuidar a nuestros hijos ante una situación de pérdida es importante identificar y reconocer cómo nos encontramos nosotros. Si los padres o cuidadores se encuentran bien o cuidando de su salud emocional, servirán de ejemplo y de apoyo real para el niño, además de contar con el apoyo real de otros familiares, integrantes de su comunidad, algunos profesionales de la salud e incluso apoyarse en sus creencias religiosas.

En caso de tener alguna duda, o si usted o su hijo presentan dificultades para regular sus emociones ante la pérdida es importante que se acerque con un especialista, de esta manera podrá elaborar un proceso de duelo saludable. En SEPIMEX contamos con especialistas que pueden acompañarlos en este importante proceso.

 

Elaborado por:

Lic. Jessica Cortes Briseño

Terapeuta Cognitivo- Conductual

jessica@sepimex.com.mx

 

Referencias:

  • Cruz, J., Reyes, M. Corona, Z. (2017). Duelo; Tratamiento basado en la terapia de aceptación y compromiso (ACT). México. El Manual Moderno. 
  • Gómez, M. (2018). El duelo y luto. México: El Manual Moderno.
  • Guillén, E., Gordillo, M., Gordillo, M., Ruiz, I., & Gordillo, T. (2013). Crecer con la pérdida: el duelo en la infancia y la adolescencia. International Journal of Developmental and Educational Psychology, 2 (1), 493-498.
  • Kubler-Ross, E. (1997) On children and death, Ed. Paperback.
  • Pappalia, D. (1992) Desarrollo humano. Ed. McGraw Hill, México.

 

Pie de página

 

altonivel

 

distribuidormanualmoderno

Autor: SEPIMEX

Servicios Psicológicos Integrales de México "Enciende tu bienestar" www.sepimex.com.mx

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s