PROMOCIÓN DE VALORES EN LA INFANCIA

“Lo maravilloso de la infancia es que cualquier cosa es en ella una maravilla”

Gilbert Keith Chesterton

Desde el inicio de su desarrollo, niños y niñas van aprendiendo de diversos medios y personas significativas un gran número de conductas. Las demandas de hoy en día no permiten a los padres o madres dar calidad y tiempo a sus hijos, hay poca comunicación y poco conocimiento acerca de las actividades de los hijos, lo que se reduce en una educación de valores deficiente, donde los hijos buscan orientación en otras personas, aunque con el riesgo de obtener una mala guía (Fonseca y Sánchez, 2014).

Sin embargo tal pareciera que hoy en día niños y niñas están más interesados en los valores materiales que en los morales, siendo esto uno de los factores de riesgo para la generación de problemáticas sociales como el incremento en la violencia, problemas escolares, etc.

sds

Muchas investigaciones han demostrado que la educación en valores y conductas prosociales genera que niños y niñas sean más empáticos, mostrando una actitud de ayuda, cooperación, reciprocidad, creatividad.

Puesto que el adquirir mejores valores puede beneficiar el desarrollo psicoafectivo y socioemocional de niños y niñas, es importante considerar las siguientes estrategias para poder desarrollarlos en casa:

Ambientes de valores

Los espacios de recreación y esparcimiento son idóneos y necesarios para la adquisición de valores. Es en los ambientes donde se favorece la convivencia, las actividades culturales y deportivas, donde niños y niñas tienden a aprender normas y valores sociales permitiendo que se desenvuelvan de mejor forma, además de fortalecer sus habilidades y aptitudes (Aguirre & Loaiza, 2014).

Hoy en día el mejor amigo de niños y niñas es la Tablet, el celular y la computadora, lo cual les facilita una comprensión y manejo de la tecnología, pero a su vez les aleja de la convivencia con sus pares y familia (Aguirre & Loaiza, 2014).

Es sabido que a través del juego, niños y niñas aprenden a satisfacer necesidades básicas (como el logro, la pertenencia), aprenden a identificar sus gustos e intereses, lo cual en conjunto les favorece a adquirir valores que les permite diferenciar los diversos grupos y sub grupos en una comunidad, y elegir a cual quieren pertenecer. Elkonin (2003, citado en Cedeño, 2015) menciona que a través de actividades lúdicas, los niños y niñas interiorizan y representan la vida del adulto, donde por medio de la imaginación se ajustan a las mismas reglas, aprenden roles y asimilan tanto conductas como exigencias del medio para adaptarse a él.

m

Fomenta el deporte y la cultura

Muchas son las investigaciones donde se afirma que la práctica regular de un deporte disminuye la prevalencia de consumo de sustancias en niños, niñas y jóvenes. En la mayoría de los deportes, un individuo aprende valores esenciales como lo son, la disciplina, la aceptación, compañerismo y tolerancia (Aguirre & Loaiza, 2014).

Una costumbre que se ha ido perdiendo con el tiempo, es la lectura. Anteriormente a niños y niñas se les leía una historia en casa o en la escuela. Los cuentos pueden ser un agente motivacional, donde a través de la creatividad lo fantasioso se vuelve real, les permite disminuir tensiones y encontrar formas de resolver problemas, les ayuda a identificarse con los personajes para comprender sus dificultades y sentirse fortalecidos. De igual forma los cuentos son una fuente importante de valores, en algunos estudios se ha comprobado que los cuentos clásicos, permiten aprender por lo menos 10 valores distintos y que estos son distintos dependiendo de la edad del menor, siendo esto más notorio en niños y niñas entre 3 a 5 años de edad (Marín & Sánchez, 2015).

 

bambini-leggono

Parentalidad

Los padres en conjunto enfrentan grandes responsabilidades y desafíos, pues durante todo el proceso de crianza aprenden a orientar, guiar, influir y actuar. Muchos de los padres enseñan tal como fueron educados, sin embargo es importante reconocer que mucho de ese aprendizaje es obsoleto pues han ocurrido muchos cambios en nuestra sociedad.

La parentalidad favorece la socialización (adquisición de valores, normas y pautas de conducta), aunque hoy se sabe que este es un proceso bidireccional, lo que implica que los padres también son socializados por los hijos (Capano & Ubach, 2013).

34709a2f22a3a92dfda1bf7a7941dfc3

Roche (1995, citado en Fonseca y Sánchez, 2014) refiere 10 conductas prosociales encaminadas a la adquisición de valores, entre las que destacan el dar, que implica compartir con alguien más. También la ayuda y consuelo verbal, que implica compartir ideas y experiencias dirigidas a ayudar a los demás. De igual forma recomienda la promoción de la empatía, la solidaridad y la escucha profunda, esto quiere decir, ayudar a que los hijos no sean tan demandantes en cubrir solo sus necesidades, sino que también pueda  reconocer y ayudar en entender o satisfacer necesidades de personas significativas a ellos.

Capano y Ubach (2013), mencionan que existen tres pilares dentro de la crianza, los cuales son: afecto y comunicación; autonomía e independencia; y la supervisión guiada del establecimiento de límites y reglas. Los niños y niñas que son educados bajo estos principios son más afectuosos con sus padres y muestran una mejor regulación emocional, lo que a su vez los vuelve menos propensos a presentar conductas delictivas, como el robar, lastimar y transgredir a los demás.

Las estrategias que proponemos en este espacio, son algunas de las herramientas que favorecen la adquisición de valores y las competencias emocionales, esto bajo un enfoque en la psicología positiva y la crianza positiva. Si estás interesado en el tema y deseas conocer más acerca de esto, puedes acercarte con nuestro equipo, el cual está conformado por profesionales especializados, que podrán guiarte para aprender más sobre esta interesante temática.

Educar es ayudarles a crecer a su manera

 

Elaborado por:

José Ángel Castillo Martínez

Terapeuta Cognitivo-Conductual

joseangel@sepimex.com.mx

 

Referencias

Aguirre, D. F. & Loaiza, Y. E. (2014). Espacios recreativos formales: escenarios para la construcción de valores sociales. Instituto Pedagógico, pp. 11-28

Capano, A. & Ubach, A. (2013). Estilos parentales, parentalidad positiva y formación de padres. Ciencias Psicológicas, (1), 83-95.

Cedeño, S. (2015). La lúdica una estrategia pedagógica en la construcción de valores para favorecer procesos de enseñanza – aprendizaje en los niños de 4-5 años en la institución educativa San Simón de Ibagué (Tesis de Licenciatura). Universidad de Tolima, Colombia.

 

Pie de página (1)

altonivel

distribuidormanualmoderno

 

Anuncios