PERDONAR MEJORA MI CEREBRO Y MI CUERPO

Todos hemos estado expuestos alguna vez a una situación de conflicto con los otros que nos han generado dolor y resentimiento, en muchos casos es difícil poder perdonar a quien nos ha lastimado. Desde la psicología el acto de perdonar supone una voluntad subjetiva de abandonar el resentimiento, los juicios negativos y la indiferencia hacia quien nos ha injuriado o lastimado y poder desarrollar sentimientos de compasión y generosidad.  Implica comportamientos, pensamientos, sentimientos y acciones hacia quien es el objeto del perdón y así los que perdonan se transforman en individuos más positivos, porque presentan un cambio interno y prosocial hacia el transgresor. Por otro lado, se  piensa que el perdonar hace más vulnerables a las víctimas y permite que nuevamente se vinculen con los que cometieron el abuso y maltrato.

2

Pero ¿Qué investigaciones importantes ha realizado la ciencia al respecto? se propuso a estudiantes que reflexionaran sobre situaciones dónde los habían ofendido, y se les pidió imaginar cómo se disculparían con ellos y si el afectado concedería el perdón. Encontraron que el otorgar el perdón mitigaba emociones negativas como la culpa, la vergüenza y  la tristeza, y se mostraban más esperanzados y agradecidos.  En parejas se encontró que la predisposición a perdonar los deslices o infidelidades del consorte, fueron los que tenían un apego fuerte en la relación, tenían una imagen positiva de sí mismos y de su pareja, eran emocionalmente cercanos y no tenían miedo extremo a la pérdida; las personas más felices tenían mayor disposición a perdonar. Se ha notado también que  los aspectos culturales intervienen en la acción del perdón, tomando en cuenta lo que la cultura considera adecuado, o inmoral en la sociedad; socialmente el engañar a la pareja rompe las normas sociales. La personalidad es otro factor que contribuye a otorgar el perdón, por ejemplo personas  lábiles emocionales perdonan menos. Las personas que perdonan con facilidad presentan presión arterial más baja, correlacionado con un estilo de vida más sano, se correlaciona con disminución de ansiedad y depresión. Perdonar tiene entonces consecuencias positivas físicas, mentales, de salud, de interrelación personal.

 

¿Qué sucede en el cerebro de una persona que ha decidido perdonar?

En estudios de neuroimagen (permiten ver cómo funciona el cerebro), se ha descubierto que el perdonar activa áreas cerebrales cuando nos ponemos en el lugar del otro y sentimos empatía y modulamos nuestras emociones (corteza prefrontal, giro cingulado dorsal, cíngulo anterior y precuneo). El acto de perdonar refleja un proceso inhibitorio de la conducta  y en cuanto mayor sea la cantidad de materia gris en algunas áreas de corteza cerebral, más probable es que perdonemos a quienes han cometido un grave error por accidente.

1

¿Qué ocurre en el cerebro de aquella persona que decide no perdonar?

La venganza genera un problema adaptativo que termina relaciones sociales. También existen áreas cerebrales que juegan un papel en la presentación de conductas motivadas, es decir las que son dirigidas a metas, estas conductas pueden ser dirigidas a resultados sociales esperados como la venganza. Tales regiones son el núcleo caudado, el estriado y el núcleo accumbens que también se ha vinculado con la recompensa, además de la ínsula anterior asociada con la representación de estados corporales como el hambre la sed y emociones negativas como el disgusto. El poder castigar o vengarse de la persona que nos dañó cambia la actividad cerebral en una estructura llamada núcleo caudado y striatum áreas asociadas a la venganza.  De tal forma que no perdonar se ha relacionado con afectos negativos, estrés emocional crónico que altera la reacción cardiovascular, deteriora la calidad del sueño, estimula la producción de las hormonas del estrés como el cortisol afectando el cuerpo y sus funciones; y con el tiempo desarrollar condiciones clínicas como la depresión. No perdonar activa el sistema nervioso simpático por el estrés crónico que provoca el estar reverberando el evento, alterando sistema cardiovascular, pensamientos negativos. No perdonar genera problemas físicos, psicológicos y mentales, sin embargo disminuye en la victima los sentimientos de rencor y amargura.

Diseño sin título (1)

 

Invitada SEPIMEX

Dra. Gabriela Orozco Calderón

Jefa del Laboratorio de Psicobiología y Neurocognición Humana, Facultad de Psicología

Universidad Nacional Autónoma de México

 

 

Pie de página fondo

Anuncios

Autor: SEPIMEX

Servicios Psicológicos Integrales de México "Enciende tu bienestar" www.sepimex.com.mx

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s