Desgaste ocupacional o burnout

Esta semana en el Blog SEPIMEX, tocamos un tema de gran interés y que en tiempos recientes ha cobrado una relevancia importante debido a que cada vez más personas de diferentes profesiones u oficios se ven afectadas por este síndrome, que no sólo impacta a un individuo, sino también a la organización en la que labora, y al servicio que se ofrece, por lo tanto también impacta a los usuarios, hablamos del síndrome de burnout, también denominado desgaste ocupacional.

burnout1          De acuerdo con El-Sahili (2015), la primera aparición de este término se remonta a finales de la década de 1960, cuando en un artículo escrito por H.B. Bradley se hace referencia al burnout como un tipo de estrés que consume energía de los profesionales en el trabajo. A partir de ese momento otros autores retomaron el término para describir síntomas y comportamientos que afectaban a las personas en el ambiente laboral. Una de las definiciones más aceptadas es la de Maslach y Jackson  en la década de 1980 quienes lo definen a partir de tres dimensiones principales (Uribe, 2010; El-Sahili, 2015):

  • Cansancio o agotamiento emocional:

o-JOB-BURNOUT-facebook.jpg           Esta dimensión hace referencia a una sensación de fatiga, desgaste, pérdida progresiva de energía en donde el trabajador siente que ya no puede dar más de sí mismo, se percibe como alguien a quien se le han esfumado los recursos emociónales y físicos para seguir desarrollando su trabajo y atender a las personas receptoras de sus servicios. La persona siente que su trabajo lo absorbe y el cansancio emocional puede ser tanto que le cuesta trabajo levantarse para ir al trabajo o bien presenta dificultades para concentrarse en sus labores.

  • Despersonalización o cinismo.

burnout.jpg

         La persona tiene un punto de vista negativo y desvergonzado acerca de su trabajo y de las personas receptoras de sus servicios, se muestra irritable, presenta actitudes negativas, frías, cínicas e impersonales, llegando a dar un mal servicio o portarse de manera grosera con las personas que atiende.

  • Baja realización personal o insatisfacción con el logro.

ico-destinonegocio-Insatisfaccion-laboral-istock-getty-images.jpg

         Se trata de actitudes negativas hacia uno mismo y el trabajo,  se presenta un pobre sentido de logro y baja autoeficacia,  la persona se siente incompetente para realizar sus actividades, o bien las actividades o el trabajo en sí le han dejado de ser importantes y frecuentemente piensa que estaría mejor en otro empleo, o que sus habilidades son desperdiciadas en su actual empleo.

sindromedebornout.jpg

         Cuando estas tres dimensiones se presentan como respuesta al estrés laboral crónico es cuando se habla de burnout  o desgaste ocupacional. Es importante tener claro que no todo el estrés laboral se convierte en burnout, por lo general ocurre cuando este estrés laboral se prolonga en el tiempo y no es atendido.

82.jpg

       Son varios los factores que inciden en el desarrollo de los síntomas, pero principalmente se hace referencia como detonador a las condiciones laborales que en la actualidad se han deteriorado para muchas de las profesiones, a través de jornadas largas de trabajo, bajos salarios, presiones excesivas, clima laboral hostil, mobbing, ausencia de equidad y trato digno, falta de claridad organizacionaletcétera. De igual manera algunos rasgos de personalidad y hábitos poco saludables pueden influir. El locus de control externo, baja autoestima, baja autoeficacia o baja tolerancia a la frustración, por mencionar algunos rasgos toman un papel importante

arbeitsstress-870x435.jpg

       El burnout es en ocasiones confundido con depresión, aburrimiento laboral, estrés e insatisfacción laboral, sin embargo si bien pueden coexistir, se habla de que el burnout debe ser tomado como una entidad nosológica independiente, y por lo tanto susceptible de medición al igual que otros constructos.

       Las consecuencias del burnout,  afectan al individuo, provocando la pérdida de motivación, el cansancio emocional y físico antes mencionado, y otros malestares a nivel fisiológico como dolores de cabeza, problemas gastrointestinales, insomnio, todo esto puede repercutir en la organización debido a que la calidad del servicio se ve afectada de manera negativa, también se puede presentar ausentismo, rotación o llegar hasta las renuncias o despidos.

toptal-blog-image-1441171922326-685051b024401819676afd8ac1394f1d.jpg

          EDO-Escala-de-desgaste-ocupacional--Burnout--Uribe-Prado--Jesus-Felipe-922612.jpgComo se puede observar, es un problema que puede seguir creciendo de manera rápida, por lo que es  importante abordar este tema de manera multidisciplinaria,  en un trabajo conjunto entre profesionales, individuos y las organizaciones, que debe empezar por la identificación de los síntomas a través de evaluaciones adecuadas. Afortunadamente en México ya existen instrumentos como la Escala de Desgaste Ocupacional (EDO) de Editorial el manual Moderno que tienen como objetivo identificar los posibles casos de burnout, y así poder intervenir. Sin dejar de lado y como prioridad la prevención y promoción de la salud laboral, donde las organizaciones pueden contribuir a través de mejores condiciones laborales, y a nivel individual los ya conocidos hábitos saludables, como lo son descanso y alimentación adecuada, la planeación de actividades que permita tiempo libre y de esparcimiento, las estrategias de relajación, por mencionar algunos.

habitos-saludables.jpgLo aquí mencionado sólo es una pequeña parte del panorama del burnout, a la espera de despertar la curiosidad para averiguar más acerca del tema, y sobre todo actuar para mejorar la calidad de vida y el bienestar. Acércate a SEPIMEX, donde contamos con especialistas  que pueden apoyarte con planes de evaluación, diagnóstico e intervención para tu organización o bien a nivel individual. Si deseas concretar una cita para conocer más acerca del servicio, puedes marcar al 56-89-14-19 o escribirnos a contacto@sepimex.com.mx

http://www.sepimex.com.mx

Referencias:

El-Sahili, L. F. (2015). Burnout: consecuencias y soluciones. México: Editorial El Manual Moderno

Uribe, J.F. (2010) Escala Mexicana de Desgaste Ocupacional (burnout) [Instrumento de Evaluación Psicológica]. México. Editorial El Manual Moderno

 

Anuncios

EMPATÍA EN RELACIONES DE PAREJA.

¿Qué es empatía?

s4

Hay varias definiciones de empatía. Una separa empatía en tres tipos: cognitiva, emocional y compasiva.

Empatía cognitiva nos permite apreciar los sentimientos de alguien más, sin sentirlos o perder la perspectiva que no son nuestros propios sentimientos.

De empatía emocional se habla cuando uno siente los mismos o similares sentimientos como la otra persona.

Empatía compasiva es el balance entre empatía cognitiva y empatía emocional, la cual nos empuja a tomar acción de una manera adecuada. En otras palabras, empatía compasiva es una respuesta íntegra de corazón, mente y conducta.

Empatía es la base de cualquier conexión auténtica. Es el fundamento del estar juntos, es el alimento de la compasión.

La palabra empatía viene del griego empatheia, “sentir adentro” y denota la habilidad de resonar con la experiencia emocional de otra persona. Webster define empatía como: “La acción de entender, estar consciente y sensible a, y sentir genuinamente los sentimientos, pensamientos y experiencias de otra persona.” Empatía no implica que uno debe de haber tenido una experiencia idéntica o de sentir exactamente lo mismo lo que siente la otra persona.

Empatía es el genuino corazón de cualquier relación, sin ella una relación no puede sobrevivir. Empatía requiere compasión. Y, sin compasión, las parejas no pueden desarrollar un lazo.

Empatía es como un puente entre diferentes individuos con diferentes historias existenciales, sentimientos y perspectivas. Sin empatía, no se puede lograr este contacto genuino de una relación.

Las cinco razones por las cuales se nos dificulta ser empático en nuestras relaciones íntimas y cómo superarlas:

  • No quiero ser el primero.

En cualquier relación ambos miembros necesitan empatía. Pero en casi cualquier momento la empatía es unidireccional – nada más puede fluir hacia una dirección en un momento dado. Lo cual significa que uno de los dos tiene que ser el primero. Uno tiene que estar dispuesto en satisfacer las necesidades del otro, antes que se cumplan las propias.

  • No estoy de acuerdo contigo

Empatía requiere que nos pongamos en los zapatos de la otra persona para permitir que nuestros corazones latan al mismo ritmo que él de ellos. Muchas veces estamos muy en desacuerdo con su perspectiva, y de esta manera estamos tentado a ponerlos en duda intelectualmente, en vez de estar emocionalmente con ellos.

  • ¿Qué pasa si no lo captamos?

Cuando tratamos de ponernos en los zapatos de la otra personas, puede ser todo un reto y nos puede asustar. Puede resultar un terreno no muy familiar. Nos invitan a su mundo, pero qué pasa si captamos todo mal?

  • No lo quiero sentir.

Puede ser que sabes exactamente lo que tu pareja está sintiendo. Puede ser que surjan pensamientos y sentimientos que preferiríamos evitar. Si no queremos sentir nuestra propia tristeza, es muy probable que tampoco quisiéramos sentir la tristeza de la persona que amamos.

  • No es mi trabajo arreglar tus asuntos

Confundimos empatía con arreglar algo o a alguien. Pensamos que tenemos que hacer alEs fácil ser empático con una persona con la cual estamos de acuerdo. Es más difícil ser empático cuando alguien está decepcionado, enojado, o frustrado con la otra persona. La verdadera prueba de empatía viene en el contexto de enojo, frustración, etc. Si vemos algo patológico, en vez de algo natural, perdemos nuestra habilidad de ser empático y de acompañar. Para ello, frases como las siguientes nos pueden ayudar en establecer un vínculo empático: Gracias por dejarme saber de cómo te sientes; No tenía la menor idea de lo que sentías o que te sentías así; Quizás podemos encontrar una solución juntos para eso; Voy a estar al lado tuyo mientras que estemos en eso.

s1

La habilidad de reconocer las emociones en otros no nace en la adultez, sino tiene sus raíces en la infancia. Desde los primeros momentos de interacción con los cuidadores primarios los niños requieren sintonización para poder desarrollar salud mental. Sintonización sugiere que los padres reconocen los sentimientos de los bebés y adaptan sus respuestas a las necesidades del niño.

Una prolongada ausencia de sintonización entre padres y niños tiene un efecto nocivo enorme en el niño. Cuando un padre falla constantemente en mostrar empatía con ciertas emociones del niño, como alegría, tristeza, necesidad de contención, etc. el niño empieza a evitar a demostrar y expresar emociones, inclusive a dejar de sentirlas. En este sentido, todo un conjunto de emociones para relaciones íntimas puede quedar enterado, más aún si estas emociones y estos sentimientos son rechazados o criticados. Es necesario tomarlo en cuenta para la relación actual y el cómo mejorar ciertos aspectos relacionados con la infancia.

Por ello, el enfoque de la empatía debe ser en entender a la otra persona, hacer preguntas para entender y clarificar sus pensamientos y sentimientos, aprender lo que ELLOS ven, escuchan, experimentaron antes de estos pensamientos y sentimientos; entender lo que ELLOS quieren (de nosotros, de otros). Con algo de entendimiento de esta información, uno puede comenzar a imaginarse en circunstancias similares y apreciar más a detalle los comentarios y acciones de otras personas. Uno es más capaz de tomar cosas menos personales y reaccionar de una manera menos defensiva, y es entonces cuando uno puede decir “basado en lo que me has expresado, puedo entender como te sientes, lo que piensas, lo que dices, etc.”

Empatía requiere un cambio, de culpar a entender las experiencias de la otra persona. Como somos seres sociales e interactuamos con otros y ellos buscan de nosotros una opinión o una retroalimentación, un acercamiento empático requiere que nosotros tomemos en cuenta sus esfuerzos desde su punto de vista.

Para aumentar la empatía hacia tu pareja, en primer lugar es importante explorar ¿qué es lo que te impide  ser empático?

  1. Se consciente de tus señales

Una gran barrera para sentir empatía hacia tu pareja es el hecho de quedarte atrapado en tu propia perspectiva y la intensidad de tus propios sentimientos. Cuanto no eres capaz de procesar el punto de vista de tu pareja, puedes prestar atención a lo que sientes diferente en tu cuerpo (lo que te molesta tanto).

“Por ejemplo ¿tu corazón empieza a acelerarse, te empiezas a poner rojo?” Si no sientes ninguna diferencia en tus sensaciones corporales, presta atención a tus pensamientos. “¿Tienes pensamientos que pasan por tu mente como flashazos o tienes pensamientos recurrentes?” Una vez que sientas estas señales, haz un alto. Toma varios respiros profundos, espera hasta que te tranquilices y retoma la conversación.

  1. Presta atención genuina a tu pareja

Cuando estás escuchando con atención genuina, estás tomando acción para realmente entender a tu pareja. Eso implica que no te enfoques en tu propia respuesta para defenderte a ti mismo mientras que estás hablando.

  1. Practica compasión

Compasión es el fundamento de la práctica de atención consciente. Es libre de prejuicio e invita a tranquilidad y claridad. Entre más compasivos somos con nosotros mismos, más fácil podemos accesar a y practicar empatía.

  1. Busca lo positivo

Muchas veces caemos en la costumbre de enfocarnos en lo que creemos que está mal con nuestra pareja, o su vida en general. En vez de ello, es necesario que nos enfoquemos todos los días en una cualidad de nuestra pareja.

  1. Se auto-compasivo

Es difícil ser empático con otra persona cuando no podemos ser empáticos con nosotros mismos. Es importante practicar auto-compasión, es decir, tratarnos a nosotros mismos con amabilidad, cuidado y comprensión.

Cómo superar las barreras

s3Si queremos ser empáticos en nuestras relaciones, vamos a tener que sacrificar algunos valores a los cuales nos aferramos. Tenemos que estar dispuestos a perder, porque el sentimiento va a ser como una pérdida, como renunciar a algo. Se va a sentir como que las necesidades de nuestra pareja van primero que las nuestras.

Cuando se habla de empatía no se trata de quién tiene razón o no. Se trata simplemente de encontrar una conexión emocional. No hay un camino prediseñado para entender correctamente a la persona que amamos. Tenemos que estar tranquilos si nuestra pareja nos dice que no la entendemos. Y, tenemos que probarlo de nuevo, y de nuevo, tantas veces que sea necesario.

Tenemos que abrazar la incomodidad que sentimos, porque empatía nos va a llevar a situaciones incómodas con nosotros mismos. Empatía significa conectar con una experiencia ajena, y, no hacerla desaparecer.

En SEPIMEX podemos apoyarte a desarrollar habilidades que te permitan generar empatía y compasión hacia todos los seres.

Elaborado por:

Stefan Bähr

Psicólogo Clínico Cognitivo-Conductual, SEPIMEX.

stefan@sepimex.com.mx

http://www.sepimex.com.mx

Teléfono: 56.89.14.19

12321509_1697340823874651_584576889372182865_n

Logo SEPIMEX

g7974

Referencias