La experiencia de la soledad.

    La soledad no es exclusiva de hombres o mujeres, de adultos mayores o de jóvenes, de solteros o de casados, puede experimentarse por  cualquier persona, en cualquier momento de la vida1. Tal vez tú, que te has tomado unos minutos para leer estas líneas, en algún momento te has sentido solo/sola, aun cuando hay cientos de personas a tu alrededor. Es algo muy común y es por eso que en esta ocasión comparto brevemente contigo este tema: la soledad.

¿La soledad es buena o mala?

Para responder esto, primero hay que aclarar que estar solo (físicamente), no es lo mismo que sentirse solo (experiencia subjetiva) y viceversa1, pues algunas personas por ejemplo pueden experimentar un sentimiento de soledad aun estando rodeadas de otras personas o teniendo  una buena cantidad de contactos en diferentes áreas como la escuela, la casa, etc.

20090427182045-yoga.jpg     La soledad puede  experimentarse en ambas direcciones, positiva y negativamente1,2. Algunas personas buscan espacios para estar a solas, con la menor cantidad de gente alrededor,  pues disfrutan esos momentos4, ya que pueden descansar, disfrutar de sí mismos, autoconocerse, reflexionar, meditar2, darse un respiro de las demandas de la vida moderna1,  etcétera. Otras en cambio, no se sienten cómodas en ambientes poco concurridos.

   self-awareness (1).jpg  De la misma manera, algunas personas ven como algo positivo la experiencia de soledad, pues la toman como una retroalimentación adaptativa, un indicador saludable de las limitaciones humanas que puede conducir a la autoconciencia2. En cambio a otras personas, les afecta mucho esta sensación, incluso puede volverse un problema crónico y es justamente de ellas de las que te seguiré  comentando.

La soledad como experiencia negativa.

   la-soledad-es-letal-literalmente_ampliacion.jpg  La soledad es un fenómeno multidimensional, psicológico, potencialmente estresante1, una experiencia subjetiva que se vive de forma displacentera, que tiene que ver con la ausencia de una relación particular1,  resultado de la discrepancia entre el ideal y la percepción que tenemos acerca de nuestras relaciones interpersonales/sociales actuales1,2,3,5.

     Involucra evaluaciones cognoscitivas, antecedentes de desarrollo afectivo, de interacción social y habilidades conductuales y de afrontamiento. Donde  la valoración subjetiva que tengamos del entorno social y de nuestras relaciones tienen una gran influencia,  ya que las podemos interpretar como amigables, u hostiles1 y es con estas últimas que se puede generar la experiencia displacentera de soledad.

     cercania_lector.jpgDesde esta perspectiva, como seres sociales, buscamos a otros con quienes compartir metas, intimidad, hacer planes, prosperar y necesitamos conectarnos con otros significativos para no experimentar negativamente la soledad1, es decir si sentimos conexión con algunas personas (pareja, amigos, familiares, etc.), aunque estemos lejos de ellas, no nos sentiremos solos.

     A nivel temporal la soledad puede revisarse de tres maneras2  y depende en gran medida de las habilidades de afrontamiento ante la soledad con las que contemos:

  • Soledad transitoria: es la más común y se relaciona con breves brotes de sensación de soledad cuya duración es mínima.
  • Soledad situacional: es el sentimiento de soledad asociado a la muerte de una persona cercana, como padres e hijos o la separación de una pareja, etc.
  • Soledad crónica: Puede durar años, y se experimenta una sensación de incapacidad para el establecimiento de relaciones satisfactorias.

Las dimensiones de la soledad1.

mujer-soltera-triste.jpg(a) Soledad de intimidad, también llamada soledad emocional, se refiere a la percepción de ausencia de personas significativas íntimas (como pueden ser una pareja, un amigo cercano o un confidente) que pueda brindar soporte en etapas de crisis, o con quien compartir momentos importantes.  Un autor de apellido Dunbar, menciona que esta dimensión relacional puede ser tomada como un núcleo central  y generalmente abarca hasta 5 personas a quienes consideramos íntimas, y que  se a las que podemos recurrir en cualquier momento.

atuhijolecuestahaceramigos.jpg(b) Soledad relacional, también llamada soledad social, hace referencia a la percepción que tenemos de presencia o ausencia de la calidad de relaciones con familiares o grupos de amigos cercanos (más no íntimos), es decir la conexión que tenemos con ellos,  abarca aquellas personas con las que frecuentemente nos comunicamos e interactuamos cara  a cara.  Dunbar los refiere como “grupos de simpatía” y  menciona que por lo general van de 15 a 50 personas  que conforman el núcleo social. Es de mayor relevancia la calidad de nuestras relaciones más que la cantidad2.

(c) Soledad colectiva. Esta dimensión de la soledad hace referencia a la valoración que le damos a nuestras redes de identidad, nuestras redes activas con las que nos identificamos a nivel macro, por ejemplo el ser parte de una comunidad escolar, la simpatía que se comparte por algún equipo deportivo, o  la identidad nacional, donde nos podemos conectar con otros a distancia en el espacio colectivo.  Dunbar la refiere como la capa social más externa y puede abarcar como parte de nuestras redes activas entre 150 y 1500 personas.

solo

Consecuencias

    soledad (2).jpg La experiencia negativa de soledad está asociada con múltiples problemas físicos y mentales 1, 2, es un factor de riesgo que aumenta la probabilidad de episodios depresivos, alcoholismo, conductas antisociales y agresivas, pensamientos suicidas,  ansiedad social, impulsividad, deficiencias en la higiene del sueño, por lo que es muy importante realizar trabajos de prevención y de intervención.

      Respecto al parecido que en ocasiones se encuentra entre  soledad y depresión, Ostov y Offer´s  mencionan que aunque ambas comparten dolor emocional y sensación de desamparo,  la diferencia potencial es que la soledad de caracteriza por la esperanza de que todo irá mejor al  encontrar a una persona con la que se pueda establecer una relación de calidad.

Algunas sugerencias:

Identifica tu núcleo central, valora a tus personas significativas, demuéstrales que te interesan.

     Aunque sólo tengas unos minutos con ellos al día o la semana, disfrútalos, puede ser a la hora de la comida o la cena, o antes de ir a dormir. Elimina distractores, apaga el televisor, si por razones de trabajo o las que sean no puedes apagar el celular,  colócalo en modo silencio, no estés pensando en lo que tienes que hacer más tarde, o lo que no hiciste hace unas horas, enfócate en las personas que tienes frente a ti, en el presente, fortalece tus vínculos.

 Da el primer paso, reencuentra tus relaciones de calidad.

     Toma el teléfono y llama a esas personas que son significativa para ti y que hace tiempo no platicas con ellas. Tal vez al igual que tú, han estado ocupadas y por eso no se han comunicado contigo. Da ese primer paso, sólo te tomará unos minutos. Puede ser que un simple hola alegre tu día… Y el de alguien más.

Dale más importancia a la calidad que a la cantidad.

Atrévete a cambiar por un día la tecnología y los cientos de contactos que tienes en Redes Sociales electrónicas por la interacción cara a cara, puede ser invitando a comer a un amigo, o visitando de sorpresa a alguien que no hayas visto hace tiempo, etc.    


Disfruta de tu soledad.

Si por alguna razón te encuentras solo en algún momento, no lo veas como algo negativo, cambia la valoración de ese momento y tómalo como una oportunidad para conocer algo nuevo de ti.A_picture_is_worth_a_thousand_words.jpg

Consulta un especialista.

     La soledad  experimentada negativamente, en su parte cognitiva, puede hacernos creer que no hay alguien a quien le importemos, que no hay un alguien significativo en nuestras vidas, lo cual es un error de pensamiento, todos tenemos personas significativas y nosotros somos significativos para otros, sólo que algunas veces nuestros pensamientos se distorsionan y no nos permiten ver con claridad. En este punto la terapia cognitivo conductual es la que ha demostrado mayor eficacia1 para el manejo de la experiencia negativa de la soledad. Si en algún momento necesitas apoyo, recuerda que en el equipo de SEPIMEX hay especialistas que pueden apoyarte.

Gracias por tomarte un tiempo para leer este texto que aquí termina, y espero que de alguna manera te resulte útil.

Excelente día, tarde o noche.

Elaborado por:

Marcos Urbina Rodríguez

Terapeuta Cognitivo Conductual

marcos@sepimex.com.mx

http://www.sepimex.com.mx

12321509_1697340823874651_584576889372182865_nLogo SEPIMEX

g7974

Tel. 56-89-14-19  / contacto@sepimex.com.mx

 

REFERENCIAS.

(1) Cacioppo, S., Grippo, A. J., London, S. Goossens, L. & Cacioppo, J.T. (2015). Loneliness: Clinical Import and Interventions. Perspectives on Psychological Science, 10(2), pp. 238-249. DOI: 10.1177/1745691615570616

(2)Montero, M. & Sánchez-Sosa, J. J. (2001) La soledad como fenómeno psicológico: un análisis conceptual. Salud Mental, 24, pp. 19-27

(3)Hawkley,  L.  C.,  &  Cacioppo,  J.T.  (2009). Loneliness.  In H.R.S.  Sprecher (Ed.), Encyclopedia of human relationships.  Thousand Oaks, CA:  Sage, 985–990.

(4)Cain, S. (2012). El poder de los introvertidos (Conferencia en video) Disponible en https://www.ted.com/talks/susan_cain_the_power_of_introverts?language=es

(5)Zavaleta, D., Samuel, K. & Mills, C. (2014). WORKING PAPER NO. 67: Social Isolation: A conceptual and Measurement Proposal. Oxford Poverty & Human Development Initiative (OPHI)

Anuncios

Autor: SEPIMEX

Servicios Psicológicos Integrales de México "Enciende tu bienestar" www.sepimex.com.mx

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s