FUNCIONES EJECUTIVAS EN NIÑ@S PREESCOLARES

1.jpg          En el desarrollo humano la niñez temprana transcurre en niños y niñas de 3 años a 5 años 11 meses cuya etapa se caracteriza por importantes cambios físicos, emocionales, cognitivos y sociales. En la niñez temprana ocurre un acontecimiento crucial que es la entrada a la enseñanza preescolar, la cual propicia el inicio de la vida social del pequeñ@ y que ocasionará cambios significativos en su personalidad vinculado con la maduración del sistema nervioso central.

          Durante el kínder los niñ@s aprenderán a convivir, relacionarse y solucionar conflictos con sus pares, se involucrarán en juegos que estimulen su imaginación pero también el aprendizaje de reglas, respeto de turnos y límites. Emocionalmente serán capaces de identificar emociones básicas en él y en sus compañeros.

          Las habilidades que emergen en el preescolar se han explicado con el surgimiento de las funciones ejecutivas que consisten en un conjunto de habilidades que facilitan la adaptación flexible a situaciones mediante el control de impulsos, permite planear en función de objetivos, establecer metas, la regulación y monitoreo de la conducta y la organización en tiempo y espacio. Se sabe que la edad preescolar es un periodo sensible de cambios rápidos en competencias ejecutivas.

          Es durante la etapa preescolar cuando las funciones ejecutivas experimentan mejoras significativas vinculadas al surgimiento de una serie de habilidades comportamentales y cognitivas encaminadas a la regulación de emociones y adaptación al ambiente.

          En el periodo preescolar surgen algunas funciones ejecutivas como la detección de selecciones de riesgo, es decir, la capacidad para detectar riesgos-beneficios y lograr demorar una recompensa lo cual posibilita más adelante prever consecuencias como pérdidas, castigos y premios. Por lo tanto, la capacidad para utilizar reglas que impliquen el control conductual se optimiza durante el transcurso de los 4 a los 5 años.

          Es sorprendente observar como los preescolares ya son capaces de organizar una secuencia de pasos para llegar a un objetivo inmediato y anticipar los pensamientos y acciones de otros. Se conoce como la teoría de la mente y se refiere a la habilidad para predecir y explicar el comportamiento de los demás. Es considerada como una de las capacidades cognitivas más importantes que se desarrollan durante el kínder al permitirles la comprensión de ambientes y situaciones sociales.

         2.png Además, durante la niñez temprana el lenguaje tiene una función comunicativa y reguladora del comportamiento que posibilita al niño planear una intención y pasos a seguir, así como la detección-corrección de errores y el control de la conducta usando información previa. El gradual desarrollo de las funciones ejecutivas se ha asociado con la maduración de las zonas prefrontales del cerebro específicamente en los circuitos mediales y dorsolaterales de la corteza prefrontal.

En este periodo del desarrollo se han identificado otros dos componentes del funcionamiento ejecutivo: memoria de trabajo que garantiza mantener en línea y emplear información mentalmente; y la inhibición o capacidad para detener o evitar una respuesta impulsiva.

De tal manera que los niños preescolares son más capaces de controlar por sí mismos sus propias acciones, respuestas y regular su conducta. Logran una conducta propositiva, por ejemplo en el juego ya se observa una intención y meta que más adelante será crucial para establecer objetivos en actividades escolares.

Ha generado interés el estudio del surgimiento de las funciones ejecutivas por su relación con diferentes trastornos del desarrollo y la conducta infantil y por diferencias en el desempeño ejecutivo que correlaciona con mayores competencias sociales y un mejor rendimiento académico. El apropiado progreso de las funciones ejecutivas implica un aprendizaje en el cual diferentes variables de crianza y educación intervienen y que son proporcionadas por los padres en un inicio mediante la disciplina.

La maduración de la corteza prefrontal es lenta y ello la vuelve sensible a las condiciones ambientales enriquecedoras y negativas. De tal manera que un daño prefrontal a edades tempranas tendrá consecuencias importantes en el desarrollo del niño generalmente en periodos posteriores y no necesariamente en los primeros años de vida.

Las funciones ejecutivas necesitan casi dos décadas de vida para su completo desarrollo lo cual implica que no solo factores biológicos definen su maduración sino además condiciones ambientales modifican y moldean. Por tal motivo a continuación se presentan algunas sugerencias para estimular el desempeño ejecutivos en niñ@s preescolares.

SUGERENCIAS PARA TRABAJAR FUNCIONES EJECUTIVAS EN CASA

  • Propiciar autonomía y competencia en tareas rutinarias como vestir, bañar, dormir, lavar dientes, comer, etc.3.jpg
  • Mantener una rutina y estructura en todas las actividades de casa para asegurar que el niñ@ aprenda adecuados hábitos.
  • Ayudar al niñ@ a planear objetivos claros y secuenciarlos en pequeños pasos.4.PNG
  • Asignar responsabilidades propias de su edad como acomodar sus juguetes. Actividades largas se pueden fragmentar.5.jpg
  • Enseñar al niñ@ a resolver conflictos cotidianos con un pensamiento flexible.
  • Lectura de cuentos, actividades de dibujo, juegos que demanden periodos de atención sostenida y autocontrol. El juego de roles es básico para representar un papel social y asimilar reglas.6.jpg
  • Las reglas en casa deberán estar en formato visual y asegurarnos que el niñ@ las comprende.7.png
  • Recurrir al manejo conductual mediante una tabla de registro de comportamientos positivos y negativos en la semana.8.jpg
  • Dar instrucciones cortas, sencillas y concretas que no excedan más de 2 órdenes, siempre buscando contacto visual y preguntar al final: qué vas hacer, cómo y qué necesitas?
  • Actividades de construcción o ensamble que impliquen la tolerancia a la frustración; juegos de mesa y computadora con límite de tiempo que favorezcan el respeto de turnos y con ello aprendan a esperar una recompensa, seguimiento de instrucciones y planear estrategias.9.jpg
  • Al inicio de una tarea establecer tiempos (vamos a iluminar 10 minutos), reglas (mientras ilumines no podemos platicar o levantarnos de nuestro asiento), planeación (qué vas a utilizar? colores, plumones…) y consecuencias (si terminas en 10 minutos podemos jugar después).
  • Actividades deportivas, tocar un instrumento, manualidades, etc.
  • El control emocional dependerá de las experiencias diarias del menor principalmente en el hogar por ello evitar situaciones estresantes.
  • Tener disponible una lista de autoinstrucciones que sirvan de guía, es posible realizarlo en pizarrón o cartulina en un lugar visible.
  • Especificar deberes, por ejemplo una noche antes: preparar la mochila, guardar cuadernos, lapicera, material de inglés, dejar la mochila en la puerta.99.png
  • Uso de reloj elegido por el niñ@ que lo invite hacer referencia de que todas las actividades se realizan en tiempo.999.png
  • Ayudar al niñ@ a elaborar un calendario semanal como estrategia de organización.9999.jpg
  • Enseñar a detectar errores, corregirlos y trabajar en equipo.

 En SEPIMEX contamos con instrumentos de evaluación sensibles a los cambios del desarrollo neuropsicológico y estandarizados en población preescolar mexicana. Además de especialistas en la intervención conductual y neuropsicológica.

Contáctanos vía correo: contacto@sepimex.com.mx o vía telefónica: (55) 56.89.14.19.

Elaborado por:

Dra. Rosinna Gómez Moya

Neuropsicóloga

rosinna@sepimex.com.mx

 

g11600

mm12321509_1697340823874651_584576889372182865_n

Referencias

  • Bausela Herreras, E. (2014). Funciones ejecutivas: nociones del desarrollo desde una perspectiva neuropsicológica. Acción Psicológica11(1), 21-34.
  • Flores-Lázaro, J. C., Castillo-Preciado, R. E., & Jiménez-Miramonte, N. A. (2014). Desarrollo de funciones ejecutivas, de la niñez a la juventud. Anales de psicología, 30(2), 463-473.
  • Herreras, E. B. (2010). Función ejecutiva y desarrollo en la etapa preescolar. BOL PEDIATR, 50, 272-276.
  • González Osornio, M. G., & Ostrosky, F. (2012). Estructura de las funciones ejecutivas en la edad preescolar. Acta de investigación psicológica, 2(1), 509-520.
  • Lázaro, J. C. F., Solís, F. O., & Gutiérrez, A. L. (2008). Batería de funciones frontales y ejecutivas: presentación. Revista Neuropsicología, Neuropsiquiatría y Neurociencias8(1), 141-158.
  • Padilla-Mora, M., Cerdas, A., Rodríguez, O., & Fornaguera, J. (2009). Teoría de la mente en niños preescolares: diferencias entre sexos y capacidad de memoria de trabajo. Actualidades Investigativas en Educación9(2), 1-21.
  • Rosselli, M. (2003). Maduración cerebral y desarrollo cognoscitivo. Revista Latinoamericana de Ciencias Sociales, Niñez y Juventud, 1(1), 125-144.
  • Stelzer, F., Alejandro Cervigni, M., & Martino, P. (2011). Desarrollo de las funciones ejecutivas en niños preescolares: una revisión de algunos de sus factores moduladores. Liberabit17(1), 93-100.
Anuncios

Autor: SEPIMEX

Servicios Psicológicos Integrales de México "Enciende tu bienestar" www.sepimex.com.mx

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s