La experiencia de la soledad.

    La soledad no es exclusiva de hombres o mujeres, de adultos mayores o de jóvenes, de solteros o de casados, puede experimentarse por  cualquier persona, en cualquier momento de la vida1. Tal vez tú, que te has tomado unos minutos para leer estas líneas, en algún momento te has sentido solo/sola, aun cuando hay cientos de personas a tu alrededor. Es algo muy común y es por eso que en esta ocasión comparto brevemente contigo este tema: la soledad.

¿La soledad es buena o mala?

Para responder esto, primero hay que aclarar que estar solo (físicamente), no es lo mismo que sentirse solo (experiencia subjetiva) y viceversa1, pues algunas personas por ejemplo pueden experimentar un sentimiento de soledad aun estando rodeadas de otras personas o teniendo  una buena cantidad de contactos en diferentes áreas como la escuela, la casa, etc.

20090427182045-yoga.jpg     La soledad puede  experimentarse en ambas direcciones, positiva y negativamente1,2. Algunas personas buscan espacios para estar a solas, con la menor cantidad de gente alrededor,  pues disfrutan esos momentos4, ya que pueden descansar, disfrutar de sí mismos, autoconocerse, reflexionar, meditar2, darse un respiro de las demandas de la vida moderna1,  etcétera. Otras en cambio, no se sienten cómodas en ambientes poco concurridos.

   self-awareness (1).jpg  De la misma manera, algunas personas ven como algo positivo la experiencia de soledad, pues la toman como una retroalimentación adaptativa, un indicador saludable de las limitaciones humanas que puede conducir a la autoconciencia2. En cambio a otras personas, les afecta mucho esta sensación, incluso puede volverse un problema crónico y es justamente de ellas de las que te seguiré  comentando.

La soledad como experiencia negativa.

   la-soledad-es-letal-literalmente_ampliacion.jpg  La soledad es un fenómeno multidimensional, psicológico, potencialmente estresante1, una experiencia subjetiva que se vive de forma displacentera, que tiene que ver con la ausencia de una relación particular1,  resultado de la discrepancia entre el ideal y la percepción que tenemos acerca de nuestras relaciones interpersonales/sociales actuales1,2,3,5.

     Involucra evaluaciones cognoscitivas, antecedentes de desarrollo afectivo, de interacción social y habilidades conductuales y de afrontamiento. Donde  la valoración subjetiva que tengamos del entorno social y de nuestras relaciones tienen una gran influencia,  ya que las podemos interpretar como amigables, u hostiles1 y es con estas últimas que se puede generar la experiencia displacentera de soledad.

     cercania_lector.jpgDesde esta perspectiva, como seres sociales, buscamos a otros con quienes compartir metas, intimidad, hacer planes, prosperar y necesitamos conectarnos con otros significativos para no experimentar negativamente la soledad1, es decir si sentimos conexión con algunas personas (pareja, amigos, familiares, etc.), aunque estemos lejos de ellas, no nos sentiremos solos.

     A nivel temporal la soledad puede revisarse de tres maneras2  y depende en gran medida de las habilidades de afrontamiento ante la soledad con las que contemos:

  • Soledad transitoria: es la más común y se relaciona con breves brotes de sensación de soledad cuya duración es mínima.
  • Soledad situacional: es el sentimiento de soledad asociado a la muerte de una persona cercana, como padres e hijos o la separación de una pareja, etc.
  • Soledad crónica: Puede durar años, y se experimenta una sensación de incapacidad para el establecimiento de relaciones satisfactorias.

Las dimensiones de la soledad1.

mujer-soltera-triste.jpg(a) Soledad de intimidad, también llamada soledad emocional, se refiere a la percepción de ausencia de personas significativas íntimas (como pueden ser una pareja, un amigo cercano o un confidente) que pueda brindar soporte en etapas de crisis, o con quien compartir momentos importantes.  Un autor de apellido Dunbar, menciona que esta dimensión relacional puede ser tomada como un núcleo central  y generalmente abarca hasta 5 personas a quienes consideramos íntimas, y que  se a las que podemos recurrir en cualquier momento.

atuhijolecuestahaceramigos.jpg(b) Soledad relacional, también llamada soledad social, hace referencia a la percepción que tenemos de presencia o ausencia de la calidad de relaciones con familiares o grupos de amigos cercanos (más no íntimos), es decir la conexión que tenemos con ellos,  abarca aquellas personas con las que frecuentemente nos comunicamos e interactuamos cara  a cara.  Dunbar los refiere como “grupos de simpatía” y  menciona que por lo general van de 15 a 50 personas  que conforman el núcleo social. Es de mayor relevancia la calidad de nuestras relaciones más que la cantidad2.

(c) Soledad colectiva. Esta dimensión de la soledad hace referencia a la valoración que le damos a nuestras redes de identidad, nuestras redes activas con las que nos identificamos a nivel macro, por ejemplo el ser parte de una comunidad escolar, la simpatía que se comparte por algún equipo deportivo, o  la identidad nacional, donde nos podemos conectar con otros a distancia en el espacio colectivo.  Dunbar la refiere como la capa social más externa y puede abarcar como parte de nuestras redes activas entre 150 y 1500 personas.

solo

Consecuencias

    soledad (2).jpg La experiencia negativa de soledad está asociada con múltiples problemas físicos y mentales 1, 2, es un factor de riesgo que aumenta la probabilidad de episodios depresivos, alcoholismo, conductas antisociales y agresivas, pensamientos suicidas,  ansiedad social, impulsividad, deficiencias en la higiene del sueño, por lo que es muy importante realizar trabajos de prevención y de intervención.

      Respecto al parecido que en ocasiones se encuentra entre  soledad y depresión, Ostov y Offer´s  mencionan que aunque ambas comparten dolor emocional y sensación de desamparo,  la diferencia potencial es que la soledad de caracteriza por la esperanza de que todo irá mejor al  encontrar a una persona con la que se pueda establecer una relación de calidad.

Algunas sugerencias:

Identifica tu núcleo central, valora a tus personas significativas, demuéstrales que te interesan.

     Aunque sólo tengas unos minutos con ellos al día o la semana, disfrútalos, puede ser a la hora de la comida o la cena, o antes de ir a dormir. Elimina distractores, apaga el televisor, si por razones de trabajo o las que sean no puedes apagar el celular,  colócalo en modo silencio, no estés pensando en lo que tienes que hacer más tarde, o lo que no hiciste hace unas horas, enfócate en las personas que tienes frente a ti, en el presente, fortalece tus vínculos.

 Da el primer paso, reencuentra tus relaciones de calidad.

     Toma el teléfono y llama a esas personas que son significativa para ti y que hace tiempo no platicas con ellas. Tal vez al igual que tú, han estado ocupadas y por eso no se han comunicado contigo. Da ese primer paso, sólo te tomará unos minutos. Puede ser que un simple hola alegre tu día… Y el de alguien más.

Dale más importancia a la calidad que a la cantidad.

Atrévete a cambiar por un día la tecnología y los cientos de contactos que tienes en Redes Sociales electrónicas por la interacción cara a cara, puede ser invitando a comer a un amigo, o visitando de sorpresa a alguien que no hayas visto hace tiempo, etc.    


Disfruta de tu soledad.

Si por alguna razón te encuentras solo en algún momento, no lo veas como algo negativo, cambia la valoración de ese momento y tómalo como una oportunidad para conocer algo nuevo de ti.A_picture_is_worth_a_thousand_words.jpg

Consulta un especialista.

     La soledad  experimentada negativamente, en su parte cognitiva, puede hacernos creer que no hay alguien a quien le importemos, que no hay un alguien significativo en nuestras vidas, lo cual es un error de pensamiento, todos tenemos personas significativas y nosotros somos significativos para otros, sólo que algunas veces nuestros pensamientos se distorsionan y no nos permiten ver con claridad. En este punto la terapia cognitivo conductual es la que ha demostrado mayor eficacia1 para el manejo de la experiencia negativa de la soledad. Si en algún momento necesitas apoyo, recuerda que en el equipo de SEPIMEX hay especialistas que pueden apoyarte.

Gracias por tomarte un tiempo para leer este texto que aquí termina, y espero que de alguna manera te resulte útil.

Excelente día, tarde o noche.

Elaborado por:

Marcos Urbina Rodríguez

Terapeuta Cognitivo Conductual

marcos@sepimex.com.mx

http://www.sepimex.com.mx

12321509_1697340823874651_584576889372182865_nLogo SEPIMEX

g7974

Tel. 56-89-14-19  / contacto@sepimex.com.mx

 

REFERENCIAS.

(1) Cacioppo, S., Grippo, A. J., London, S. Goossens, L. & Cacioppo, J.T. (2015). Loneliness: Clinical Import and Interventions. Perspectives on Psychological Science, 10(2), pp. 238-249. DOI: 10.1177/1745691615570616

(2)Montero, M. & Sánchez-Sosa, J. J. (2001) La soledad como fenómeno psicológico: un análisis conceptual. Salud Mental, 24, pp. 19-27

(3)Hawkley,  L.  C.,  &  Cacioppo,  J.T.  (2009). Loneliness.  In H.R.S.  Sprecher (Ed.), Encyclopedia of human relationships.  Thousand Oaks, CA:  Sage, 985–990.

(4)Cain, S. (2012). El poder de los introvertidos (Conferencia en video) Disponible en https://www.ted.com/talks/susan_cain_the_power_of_introverts?language=es

(5)Zavaleta, D., Samuel, K. & Mills, C. (2014). WORKING PAPER NO. 67: Social Isolation: A conceptual and Measurement Proposal. Oxford Poverty & Human Development Initiative (OPHI)

Anuncios

FUNCIONES EJECUTIVAS EN NIÑ@S PREESCOLARES

1.jpg          En el desarrollo humano la niñez temprana transcurre en niños y niñas de 3 años a 5 años 11 meses cuya etapa se caracteriza por importantes cambios físicos, emocionales, cognitivos y sociales. En la niñez temprana ocurre un acontecimiento crucial que es la entrada a la enseñanza preescolar, la cual propicia el inicio de la vida social del pequeñ@ y que ocasionará cambios significativos en su personalidad vinculado con la maduración del sistema nervioso central.

          Durante el kínder los niñ@s aprenderán a convivir, relacionarse y solucionar conflictos con sus pares, se involucrarán en juegos que estimulen su imaginación pero también el aprendizaje de reglas, respeto de turnos y límites. Emocionalmente serán capaces de identificar emociones básicas en él y en sus compañeros.

          Las habilidades que emergen en el preescolar se han explicado con el surgimiento de las funciones ejecutivas que consisten en un conjunto de habilidades que facilitan la adaptación flexible a situaciones mediante el control de impulsos, permite planear en función de objetivos, establecer metas, la regulación y monitoreo de la conducta y la organización en tiempo y espacio. Se sabe que la edad preescolar es un periodo sensible de cambios rápidos en competencias ejecutivas.

          Es durante la etapa preescolar cuando las funciones ejecutivas experimentan mejoras significativas vinculadas al surgimiento de una serie de habilidades comportamentales y cognitivas encaminadas a la regulación de emociones y adaptación al ambiente.

          En el periodo preescolar surgen algunas funciones ejecutivas como la detección de selecciones de riesgo, es decir, la capacidad para detectar riesgos-beneficios y lograr demorar una recompensa lo cual posibilita más adelante prever consecuencias como pérdidas, castigos y premios. Por lo tanto, la capacidad para utilizar reglas que impliquen el control conductual se optimiza durante el transcurso de los 4 a los 5 años.

          Es sorprendente observar como los preescolares ya son capaces de organizar una secuencia de pasos para llegar a un objetivo inmediato y anticipar los pensamientos y acciones de otros. Se conoce como la teoría de la mente y se refiere a la habilidad para predecir y explicar el comportamiento de los demás. Es considerada como una de las capacidades cognitivas más importantes que se desarrollan durante el kínder al permitirles la comprensión de ambientes y situaciones sociales.

         2.png Además, durante la niñez temprana el lenguaje tiene una función comunicativa y reguladora del comportamiento que posibilita al niño planear una intención y pasos a seguir, así como la detección-corrección de errores y el control de la conducta usando información previa. El gradual desarrollo de las funciones ejecutivas se ha asociado con la maduración de las zonas prefrontales del cerebro específicamente en los circuitos mediales y dorsolaterales de la corteza prefrontal.

En este periodo del desarrollo se han identificado otros dos componentes del funcionamiento ejecutivo: memoria de trabajo que garantiza mantener en línea y emplear información mentalmente; y la inhibición o capacidad para detener o evitar una respuesta impulsiva.

De tal manera que los niños preescolares son más capaces de controlar por sí mismos sus propias acciones, respuestas y regular su conducta. Logran una conducta propositiva, por ejemplo en el juego ya se observa una intención y meta que más adelante será crucial para establecer objetivos en actividades escolares.

Ha generado interés el estudio del surgimiento de las funciones ejecutivas por su relación con diferentes trastornos del desarrollo y la conducta infantil y por diferencias en el desempeño ejecutivo que correlaciona con mayores competencias sociales y un mejor rendimiento académico. El apropiado progreso de las funciones ejecutivas implica un aprendizaje en el cual diferentes variables de crianza y educación intervienen y que son proporcionadas por los padres en un inicio mediante la disciplina.

La maduración de la corteza prefrontal es lenta y ello la vuelve sensible a las condiciones ambientales enriquecedoras y negativas. De tal manera que un daño prefrontal a edades tempranas tendrá consecuencias importantes en el desarrollo del niño generalmente en periodos posteriores y no necesariamente en los primeros años de vida.

Las funciones ejecutivas necesitan casi dos décadas de vida para su completo desarrollo lo cual implica que no solo factores biológicos definen su maduración sino además condiciones ambientales modifican y moldean. Por tal motivo a continuación se presentan algunas sugerencias para estimular el desempeño ejecutivos en niñ@s preescolares.

SUGERENCIAS PARA TRABAJAR FUNCIONES EJECUTIVAS EN CASA

  • Propiciar autonomía y competencia en tareas rutinarias como vestir, bañar, dormir, lavar dientes, comer, etc.3.jpg
  • Mantener una rutina y estructura en todas las actividades de casa para asegurar que el niñ@ aprenda adecuados hábitos.
  • Ayudar al niñ@ a planear objetivos claros y secuenciarlos en pequeños pasos.4.PNG
  • Asignar responsabilidades propias de su edad como acomodar sus juguetes. Actividades largas se pueden fragmentar.5.jpg
  • Enseñar al niñ@ a resolver conflictos cotidianos con un pensamiento flexible.
  • Lectura de cuentos, actividades de dibujo, juegos que demanden periodos de atención sostenida y autocontrol. El juego de roles es básico para representar un papel social y asimilar reglas.6.jpg
  • Las reglas en casa deberán estar en formato visual y asegurarnos que el niñ@ las comprende.7.png
  • Recurrir al manejo conductual mediante una tabla de registro de comportamientos positivos y negativos en la semana.8.jpg
  • Dar instrucciones cortas, sencillas y concretas que no excedan más de 2 órdenes, siempre buscando contacto visual y preguntar al final: qué vas hacer, cómo y qué necesitas?
  • Actividades de construcción o ensamble que impliquen la tolerancia a la frustración; juegos de mesa y computadora con límite de tiempo que favorezcan el respeto de turnos y con ello aprendan a esperar una recompensa, seguimiento de instrucciones y planear estrategias.9.jpg
  • Al inicio de una tarea establecer tiempos (vamos a iluminar 10 minutos), reglas (mientras ilumines no podemos platicar o levantarnos de nuestro asiento), planeación (qué vas a utilizar? colores, plumones…) y consecuencias (si terminas en 10 minutos podemos jugar después).
  • Actividades deportivas, tocar un instrumento, manualidades, etc.
  • El control emocional dependerá de las experiencias diarias del menor principalmente en el hogar por ello evitar situaciones estresantes.
  • Tener disponible una lista de autoinstrucciones que sirvan de guía, es posible realizarlo en pizarrón o cartulina en un lugar visible.
  • Especificar deberes, por ejemplo una noche antes: preparar la mochila, guardar cuadernos, lapicera, material de inglés, dejar la mochila en la puerta.99.png
  • Uso de reloj elegido por el niñ@ que lo invite hacer referencia de que todas las actividades se realizan en tiempo.999.png
  • Ayudar al niñ@ a elaborar un calendario semanal como estrategia de organización.9999.jpg
  • Enseñar a detectar errores, corregirlos y trabajar en equipo.

 En SEPIMEX contamos con instrumentos de evaluación sensibles a los cambios del desarrollo neuropsicológico y estandarizados en población preescolar mexicana. Además de especialistas en la intervención conductual y neuropsicológica.

Contáctanos vía correo: contacto@sepimex.com.mx o vía telefónica: (55) 56.89.14.19.

Elaborado por:

Dra. Rosinna Gómez Moya

Neuropsicóloga

rosinna@sepimex.com.mx

 

g11600

mm12321509_1697340823874651_584576889372182865_n

Referencias

  • Bausela Herreras, E. (2014). Funciones ejecutivas: nociones del desarrollo desde una perspectiva neuropsicológica. Acción Psicológica11(1), 21-34.
  • Flores-Lázaro, J. C., Castillo-Preciado, R. E., & Jiménez-Miramonte, N. A. (2014). Desarrollo de funciones ejecutivas, de la niñez a la juventud. Anales de psicología, 30(2), 463-473.
  • Herreras, E. B. (2010). Función ejecutiva y desarrollo en la etapa preescolar. BOL PEDIATR, 50, 272-276.
  • González Osornio, M. G., & Ostrosky, F. (2012). Estructura de las funciones ejecutivas en la edad preescolar. Acta de investigación psicológica, 2(1), 509-520.
  • Lázaro, J. C. F., Solís, F. O., & Gutiérrez, A. L. (2008). Batería de funciones frontales y ejecutivas: presentación. Revista Neuropsicología, Neuropsiquiatría y Neurociencias8(1), 141-158.
  • Padilla-Mora, M., Cerdas, A., Rodríguez, O., & Fornaguera, J. (2009). Teoría de la mente en niños preescolares: diferencias entre sexos y capacidad de memoria de trabajo. Actualidades Investigativas en Educación9(2), 1-21.
  • Rosselli, M. (2003). Maduración cerebral y desarrollo cognoscitivo. Revista Latinoamericana de Ciencias Sociales, Niñez y Juventud, 1(1), 125-144.
  • Stelzer, F., Alejandro Cervigni, M., & Martino, P. (2011). Desarrollo de las funciones ejecutivas en niños preescolares: una revisión de algunos de sus factores moduladores. Liberabit17(1), 93-100.

AUTODEPENDENCIA.

La autodependencia es un concepto vinculado con el nombre de Jorge Bucay, médico-psiquiatra, terapeuta, escritor, y, primordialmente, ser humano, que ha ampliado los temas de dependencia, interdependencia, autonomía, autoestima, autoconocimiento y principalmente, la autodependencia.

Todos aquellos conceptos tienen una estrecha relación unos con otros, y tienen mucho que ver con nuestra libertad de elección.

Etimológicamente hablando, dependencia proviene del latín dependere que significa colgar, pender.

s1Como seres humanos tenemos una historia existencial marcada por diversas experiencias y situaciones vividas. En algunos aspectos nuestra personalidad sigue siendo influenciada por la parte infantil de nuestras historias vividas, de repente, detenidas en el desarrollo. Por otro lado, está nuestra parte adulta. A lo largo de nuestra vida hemos adquirido herramientas y recursos que nos permiten manejar cierta autonomía dentro de la interdependencia con otros seres humanos.

Dentro del concepto de la autodependencia, las partes adultas desarrolladas se pueden hacer cargo de las partes infantiles, que, de alguna manera han quedado rezagadas en su desarrollo, y, ayudarlas a continuar el crecimiento que quedó detenido y/o afectado por experiencias negativas del pasado.

Estas experiencias marcan nuestra manera de interactuar con nosotros mismos, con nuestra pareja, nuestros familiares, compañeros de trabajo, amigos, etc.

El primer paso es que  seamos conscientes de que tenemos ambas partes, la parte infantil y la parte adulta, y la manera cómo interactuan ambas partes.

Un paso significativo es el hecho de conocerse más a sí mismo, conocer nuestras creencias irracionales, sentirse a gusto con uno mismo y ver la vida con serenidad, descartando que algo parecido a la perfección exista.

¿Eso qué quiere decir?

Algunos ejemplos y enunciados concretos que pueden ilustrar el significado:

  • Nadie me puede hacer feliz o desgraciado, salvo yo mism@.
  • Dependo de mis actitudes y de las preguntas que me hago constantemente.
  • El 95% de las cosas que temo y me afligen sólo están en mi mente.
  • Apoderarme de la fuerza mágica de cada instante, de cada momento que me queda de vida.
  • Soy un proyecto inacabado, soy un ser en permanente construcción interior.
  • Recibir cada nuevo día con alegría y esperanza.
  • No soy lo que dicen o piensan los demás. Cometo un grave error escuchando a quienes han decidido hacerme daño.
  • Mantengo en cada momento la mejor relación conmigo mism@.

Lo que autodependencia NO significa es que soy omnipotente, que soy autosuficiente. Significa que me sé vulnerable y que estoy a cargo de mí.

s3

En palabras de Jorge Bucay “soy el director de la orquesta, aunque no pueda tocar todos los instrumentos, tengo la batuta. Yo soy el protagonista de mi propia vida, aunque no soy el único actor de MI película. Autodependencia significa dejar de colgarme del cuello de los otros. Puedo necesitar su ayuda en algún momento, pero mientras sea yo quien tenga la llave, está la puerta cerrada o abierta, nunca estoy encerrad@.”

Para poder llegar a ser una persona autodependiente, es necesario tener bien claro quién soy, adónde voy, con quién.

s2

He de tener la capacidad de defender el lugar que ocupo y la persona que soy, de tener fuerzas para no dejar ser el que soy para complacer a otros, de tener criterio propio. En resumen, tener el coraje de ser quien soy.

En su libro El camino de la autodependencia (2000), J. Bucay menciona cinco permisos que me tengo que conceder a mi mism@ para ser auténticamente la persona que soy:

  1. Permiso de estar y de ser quien soy, en lugar de creer que debo esperar que otro determine dónde yo debería estar o cómo debería ser.
  2. Permiso de sentir lo que siento en vez de sentir lo que otros sentirían en mi lugar.
  3. Permiso de pensar lo que pienso y también el derecho de decirlo, si quiero, o de callármelo, si es que así me conviene.
  4. Permiso de correr los riesgos que yo decida correr, con la única condición de aceptar pagar yo mismo los precios de esos riesgos.
  5. Permiso de buscar lo que yo creo que necesito del mundo, en lugar de esperar que alguien me dé el permiso para obtenerlo.

Ninguno de estos permisos incluye mi derecho a que otro sea como yo quiero, a que otro sienta como yo siento, a que otro piense lo que a mí me conviene, a que otro no corra ningún riesgo porque yo no quiero que lo corra, o a que otro me pida permiso para tener lo que necesita.

El concepto de la autodependencia se puede aterrizar en el siguiente enunciado:

Todo lo que necesito para mi felicidad ya está en mi.

s5

Sin embargo, cuando tomo la decisión que otros decidan por mi, cuando espero que sean los otros que me hagan feliz, cuando espero que las circunstancias sean diferentes para encontrar mi felicidad, pasa lo siguiente: deposito algo que es mío, intrínseco en algo externo y cedo la batuta antes mencionada en manos de terceras personas convirtiéndome en títere a consecuencia de mis propias decisiones.

Autodependencia significa asumir la consciencia de que no soy omnipotente ni perfecto, que puedo y voy a necesitar de otr@s y de que mi bienestar subjetivo es mi responsabilidad, poniendo el foco en lo que depende de mi, en aquello que yo puedo contribuir. Es cuestión de tomar el timón en mis manos y navegar mi barco a través de aguas tranquilas y tormentosas.

 

Elaborado por:

Stefan Bähr

Psicólogo Clínico Cognitivo-Conductual, SEPIMEX.

stefan@sepimex.com.mx

http://www.sepimex.com.mx

Teléfono: 56.89.14.19

Logo SEPIMEX

mm

12321509_1697340823874651_584576889372182865_n

Referencias:

 

Uso de las experiencias o dificultades como OPORTUNIDAD para aprender y crecer.

La oportunidad es la liebre del cazador amante de la vida. 

Jeka

En ocasiones nos perdemos de la oportunidad que nos brindan los problemas y las distintas experiencias que se viven día con día, para aprender y encontrar un mayor significado ante esas situaciones. La forma de responder a las distintas experiencias estará determinada por la visión optimista o pesimista que tengamos sobre estas. Esto lleva a otras circunstancias que nos pueden hacer sentir felicidad o sufrimiento.

s

Una persona optimista-realista ve lo positivo y negativo de cada experiencia, buscando soluciones y sacando lo mejor, desarrolla respuestas creativas. A diferencia de una persona pesimista quien espera lo negativo de una situación, haciéndola aún más negativa, entrando en un círculo vicioso.

Abrumados por la negatividad de los pensamientos asociados a los conflictos, no nos damos cuenta que lo que está ocurriendo puede dejarnos algo útil, puede activarnos para perseguir metas de vida más satisfactorias.

Ante una situación complicada puedes apoyarte de las siguientes preguntas:

  • ¿De qué me sirve vivir esto?
  • ¿Qué sentido tiene para enriquecer mi vida y de cuántas maneras puedo lograrlo?
  • ¿Cuál es la ganancia dentro de la pérdida?
  • ¿Qué oportunidad me brinda este conflicto, este sufrimiento, esta experiencia difícil?
  • ¿Qué puedo hacer yo para que algún día pueda decir que valió la pena vivir esto?
  • ¿Cómo puedo servir mejor a los demás en mi aprendizaje con esta dificultad que apenas he podido enfrentar?
  • ¿Qué puedo hacer para prevenir que a otros les suceda?
  • ¿Cómo podría ser algún día esta experiencia una brillante oportunidad para mí y para otros?

s2

Ante cualquier situación y dentro de toda interacción humana hay oportunidades que nos generan enseñanzas tan valiosas que con el tiempo podríamos sentirnos agradecidos de haberlos vivido, pues nos presentan distintos ángulos, aunque nosotros nos estancamos en la parte “negativa” de la situación; cuando eso sucede nos colocamos de inmediato en una posición vulnerable que hará que manejemos el problema de manera inadecuada.

Sin embargo, si también nos disponemos a ver el lado “positivo” de los conflictos o situaciones que enfrentamos, podemos aprovecharlas y disfrutarlas… “ya estoy aquí, ¿qué puedo hacer con esto?”.

s3La idea es reorientar una y otra vez tus pensamientos “negativos” sobre lo desdichado del acontecimiento. En ocasiones, el pasar por ciertas dificultades es necesario para asimilar o avanzar a un crecimiento que permite romper ese estancamiento. Esta reorientación nos encamina a incluir nuevas perspectivas o alternativas más adaptativas y no quedarnos rumiando de manera obsesiva con lo mismo que nos afecta.

s4

Tú tienes la capacidad de movilizarte selectivamente, puedes hacer a tu mente girar, ver diferentes ángulos, cambiar tu visión, decirte cosas nuevas y aprovechar las oportunidades, como:

  • Ante la pérdida de un ser querido, las muestras de amor genuino de la familia y amigos.
  • Ante la enfermedad, la esperanza de seguir vivo.
  • En la dificultad, la posibilidad de no estar solo y unirse.
  • Ante el reto, el intento y el crecimiento.
  • Ante el fracaso, la oportunidad de nuevas ventajas.
  • En el sufrimiento personal, la valoración de otras circunstancias.
  • Ante el cambio, la oportunidad de crecer.
  • En el día, aprovechar todo lo que se presenta y hacerlo diferente.

 Enfrentar las dificultades puede resultarnos una bendición que nos permiten realizar cambios favorables y con beneficios para nuestra calidad de vida.

En SEPIMEX, contamos con especialistas cognitivo-conductuales y de psicología positiva que pueden ayudarte a usar las experiencias como oportunidad para aprender y crecer.

Contáctanos vía correo: contacto@sepimex.com.mx o vía telefónica: (55) 56.89.14.19.

 

Elaborado por:

Mtra. Sheila Viridiana Hernández Altamirano

Terapeuta cognitivo-conductual.

sheila@sepimex.com.mx

Logo SEPIMEX

mm

12321509_1697340823874651_584576889372182865_n
Referencias:

  • Blas, V. (2014). La inteligencia optimista. México: V & R.
  • Aguilar, E. (2013). El cuento que tú te cuentas. México: Pax.