Agua: Hidratación – Deshidratación: Funcionamiento cognitivo y disfunción cognitiva

La ingesta de agua y el funcionamiento cerebral están directamente relacionados. La falta de suministro de agua hacia nuestro cerebro puede provocar varios síntomas como falta de atención, problemas de memoria, fatiga, vista nublosa, dolor de cabeza, trastornos del sueño, ira, depresión y más…

Anuncios

agua2.jpg

Agua, hidratación y deshidratación

tu_mente_te_engana.jpgLa ingesta de agua y el funcionamiento cerebral están directamente relacionados. La falta de suministro de agua hacia nuestro cerebro puede provocar varios síntomas como falta de atención, problemas de memoria, fatiga, vista nublosa, dolor de cabeza, trastornos del sueño, ira, depresión y más.

Las funciones cerebrales y cognitivas dependen en gran medida del suministro de agua. El agua es responsable de proporcionar la energía eléctrica para todas las funciones cerebrales, incluyendo los pensamientos y procesos de memoria.

images.pngHay varios estudios científicos que han examinado el impacto de estados de deshidratación inducidos en personas sanas sobre el desempeño cognitivo y funciones motoras, como por ejemplo cansancio, estados de ánimo, tiempo de reacción, memoria a corto y largo plazo, atención, aritméticas, etc..

Agua es un nutriente crucial y la euhidratación (estado balanceado del nivel de agua corporal) es necesaria para un funcionamiento y un desempeño cognitivo óptimo durante el día.

Cogniciones

Qué son cogniciones?

Cognición se refiere al proceso o al hecho de saber y/o conocer – la conciencia y el juicio de una persona. Funciones cognitivas pueden ser aspectos como la concentración, la atención, el aprendizaje conceptual, el pensamiento crítico y la memoria. Qué-significa-“tenemos-la-mente-de-Cristo”.jpgLa motivación, los estados de ánimo y la salud física afectan los procesos cognitivos.

El desempeño cognitivo se puede medir en función del funcionamiento cognitivo, es decir, cómo una persona hace uso del juicio, de la memoria, del raciocinio y de la concentración y atención para realizar una o varias tareas.

Deshidratación

Agua es vital para la vida porque sirve para diferentes funciones fisiológicas críticas. El peso corporal de una persona se compone aproximadamente de un 45-75% de agua y cada función corporal depende del suministro de agua hacia nuestro organismo, incluyendo nuestro sistema cerebral y nervioso. En E.E.U.U. una persona en promedio ingiere menos de 907 gr/ml de agua al día, mientras que la ingesta promedia recomendada por la Clínica Mayo debe de ser aproximádamente 2.27 litros por día. Nuestro cerebro consiste de 75% de agua. Por ello, parece lógico que la deshidratación pueda tener un impacto sobre las funciones cognitivas y los estados de ánimo.

Estudios científicos han demostrado que una deshidratación del 1% puede provocar una disminución del 5% en las funciones cognitivas.

480.jpgCuando hay una disminución del 2% en el almacenamiento corporal de agua, se pueden presentar problemas de memoria a corto plazo, de atención y en la resolución de problemas matemáticos. Parece que una deshidratación del 2% es suficiente para afectar funciones mentales y físicas.

Tradicionalmente, se pensaba que una pérdida del 2 % o más de agua corporal estaba relacionada con una disminución en el desempeño cognitivo. Sin embargo, estudios recientes sugieren que una deshidratación leve, es decir, una pérdida de agua corporal entre el 1 y 2 %, puede afectar ya el desempeño cognitivo.

Hiponatremia

hiponatremia-300x104_20150416014646.jpg

En el contexto de la deshidratación se tiene que tomar en cuenta y mencionar, también, la sobrehidratación y la hiponatremia (trastorno hidroelectrolítico), debido a que los signos y síntomas de la hiponatremia pueden ser similares a la deshidratación. (ej. confusión, nauseas, fatiga, dolores de cabeza, etc.). Se considera hiponatremia cuando la concentración de sodio en la corriente sanguínea es por debajo de 135 mmol/L.

¿Cuál es entonces el impacto sobre el funcionamiento cerebral, si se consume menos de la cantidad recomendada bajo circunstancias normales de actividad física y climatológicas?

Células cerebrales necesitan el doble de energía que cualquier célula corporal. Agua provee esta energía de una manera más eficaz que cualquier otra sustancia. Agua es necesario también para la producción cerebral de hormonas y neurotransmisores. La transmisión neuronal requiere la mitad de toda la energía cerebral.

Cuando el cerebro está funcionando en base de una reserva completa de agua, el proceso de pensar es más rápido, uno se enfoca mejor y se experimenta una mayor claridad y creatividad.

Una hidratación diaria adecuada no solamente promueve mejores procesos cognitivos sino puede prevenir un trastorno de déficit de atención en niños y adultos.

La razón por la cual un suministro adecuado de agua en el transcurso del día es esencial, es el hecho que el cerebro no puede almacenar agua. Cuando el cuerpo pierde más agua que se le suministra, se le denomina deshidratación y el funcionamiento cerebral se verá afectado.

La deshidratación provoca que el cerebro no funciona al 100% y a la velocidad normal. Algunos de los síntomas mentales de la deshidratación incluyen vista nublosa, cansancio, problemas de enfoque, depresión, enojo e ira, inestabilidad emocional, agotamiento, dolor de cabeza, problemas de sueño, estrés y una disminución en la claridad mental.

Otros estudios han demostrado que una deshidratación prolongada contribuye a que las células cerebrales se reducen en tamaño y peso.

Agua provee la energía esencial para el funcionamiento cerebral, y de las señales nerviosas, suministra nutrientes al cerebro y remueve toxinas. Necesitamos tomar suficiente agua durante el día para mantener funcionando adecuadamente al cerebro y energizado para un funcionamiento óptimo.

agua-y-el-cuerpo.jpg

Elaborado por:

Stefan Bähr

Psicólogo Clínico Cognitivo-Conductual, SEPIMEX.

stefan@sepimex.com.mx

http://www.sepimex.com.mx

Teléfono: 56.89.14.19

g11600

g797412321509_1697340823874651_584576889372182865_n

Referencias

  • Trinies, V., Chard, A.N., Mateo, T., & Freeman, M.C. (2016). Effects of Water Provision and Hydration on Cognitive Function among Primary-School Pupils in Zambia: A Randomized Trial. PLoS ONE 11(3): e0150071. doi:10.1371/journal.pone.0150071.
  • Popkin, B.M., D’Anci, K.E., & Rosenberg, I.H. (2010). Water, Hydration and Health. Nutrition Reviews 68(8), 439–458.
  • Hydration for Health, H4H (2016). Healthy hydration for cognition and mood state.
    http://www.h4hinitiative.com/hydration-health/healthy-hydration-cognition-and-mood-state
  • Merlin Hearn (2016). Water and Brain Function. How to Improve Memory and Focus.

http://www.waterbenefitshealth.com/water-and-brain.html

  • Alex Hutchinson (2016). Dehydration and Cognitive Function. Does getting thirsty make you dumber?

http://www.runnersworld.com/sweat-science/dehydration-and-cognitive-function

 

Autor: SEPIMEX

Servicios Psicológicos Integrales de México "Enciende tu bienestar" www.sepimex.com.mx

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s