ESTIGMA Y VIH

Normalmente, cuando se habla de discriminación pensamos casi inmediatamente en temas relacionados a raza/etnia, género, estatus socioeconómico, capacidades mentales/físicas y en general una gran variedad de temas de tipo social.

Es  poco común que asociemos la idea de discriminar con alguna condición de salud que a simple vista no se ve, ¿a qué me refiero con esto? Existe un determinado grupo de personas que son rechazadas o excluidas de alguna manera por la sociedad y lo más interesante es que la razón por la cual son excluidas es por una atributo que no se puede ver a simple vista. Es más bien por un padecimiento que tienen, este padecimiento es un padecimiento infeccioso llamado VIH/SIDA. Esta infección se adquiere principalmente por tres vías: a través de contacto sexual sin protección, a través del intercambio de sangre o productos de la misma contaminados o si una madre con VIH está embarazada lo puede transmitir a su bebé.1.JPG

Ninguna persona en el mundo está exenta de padecer alguna enfermedad alguna vez en su vida. De manera general cuando nos enfermamos no sentimos ningún tipo de “vergüenza” o de pena al tener que decir que estamos enfermos o cuál es el nombre de nuestro padecimiento. ¿Acaso alguna vez ustedes han sentido vergüenza de estar enfermos? O ¿de que tal vez no sea tan conveniente decir cuál es la enfermedad que padecen?

En general, la sociedad no ve como necesario el hecho de tener que esconder que alguien vive con un padecimiento como la hipertensión, cáncer o diabetes porque estos padecimientos no están ligados a un contexto sexual y no son contagiosos. Por otra parte, el diagnóstico del VIH puede dejar al descubierto una posible infidelidad en la pareja o la revelación de una preferencia sexual que en muchos casos la familia, la pareja, los amigos y compañeros de trabajo ignoran o no aceptarían (Gatell,  Clotet, Potzamczer, Miró & Mallolas, 1990).

En este sentido, el VIH/SIDA es una enfermedad que es comúnmente considerada por la sociedad como “estigmatizante”.

Para entender cómo o por qué es estigmatizante es conveniente aclarar qué es lo que se entiende por dicho término. Goffman (1963/2003), definió el estigma como la posesión de un atributo que descalifica profundamente a quien lo porta, reduciéndola de una persona completa y común a una contaminada y rebajada socialmente, por ejemplo el estigma percibido por personas pertenecientes a grupos vulnerables ya sea porque padecen alguna enfermedad mental (King et al., 2007) o personas pertenecientes a la comunidad bisexual, lésbica y homosexual (Ortiz-Hernández, 2005).

El VIH en el aspecto social es una enfermedad que en muchos casos el paciente experimenta la necesidad de esconder su diagnóstico por distintas razones como miedo a sufrir discriminación y estigma, abandono por parte del cónyuge o la familia, rechazo y aislamiento social, pérdida de trabajo o bienes, expulsión de la escuela, negación de los servicios  e incluso violencia (Herek et al., 1998; Piña et al., 2009)

2.JPGDe hecho, la percepción de dicho estigma puede tener un fuerte impacto en la presentación del paciente a seguimiento médico. En diversos estudios (Abaynew, Deribew, & Deribe, 2011; Bonjour et al., 2008) se han encontrado como predictores de presentación tardía al tratamiento de la enfermedad el estigma o el miedo a ser estigmatizado por parte del paciente.

Entre más tiempo transcurre entre el diagnóstico de VIH y el inicio de tratamiento o una primera valoración médica se aumentan los riesgos a presentar una infección oportunista, que el tratamiento no funcione adecuadamente (que exista resistencia al tratamiento) junto con la reducción de posibles opciones de tratamiento. Por esta razón el estigma juega un papel importante en la esfera social del paciente que termina generando consecuencias directas en su salud y su calidad de vida.

En el aspecto psicológico, se ha encontrado que el VIH/SIDA puede ser desencadenante de episodios de estrés crónico, depresión y/o ansiedad ante la noticia de ser portadores del virus.

Por todo lo anteriormente mencionado es importante recordar que este padecimiento NO se contagia:

  • Si saludas a alguien de beso o mano
  • Si usas el mismo baño
  • Si comparten la misma ropa

Y más importante aún: no existe ningún motivo para discriminar, excluir o relegar a las personas que viven con VIH/SIDA.3.JPG

Para evitar la discriminación y el rechazo es importante estar informados acerca del tema, ser consientes de que no existe riego alguno por convivir con una persona que vive con VIH/SIDA y sobre todo, no perder de vista que es un ser humano al igual que nosotros, que vive con una enfermedad, pero que no es motivo de exclusión ni rechazo.

Si requieres el apoyo psicológico para afrontar un padecimiento como lo es el VIH/SIDA, te invitamos a que te pongas en contacto con nosotros, en SEPIMEX existen terapeutas especializados en el tema que con mucho gusto te apoyarán en el aspecto psicológico de esta enfermedad.

4.JPG

Elaborado por:

Mtra. Mayra Morales Moctezuma

Terapeuta Cognitivo-Conductual, SEPIMEX.

mayra@sepimex.com.mx

Logo SEPIMEX.png        g7974.png
12321509_1697340823874651_584576889372182865_n.pngg6341.png

Bibliografía

Abaynew, Y., Deribew, A., & Deribe, K. (2011). Factors associated with late presentation to HIV/AIDS care in South Wollo ZoneEthiopia: a case-control study. AIDS research and therapy, 8(1), 8. doi:10.1186/1742-6405-8-8

Bonjour, M. A, Montagne, M., Zambrano, M., Molina, G., Lippuner, C., Wadskier, F. G., … Tami, A. (2008). Determinants of late disease-stage presentation at diagnosis of HIV infection in Venezuela: a case-case comparison. AIDS research and therapy, 5, 6. doi:10.1186/1742-6405-5-6

Gatell, G.M.,Clotet, B.,Potzamczer, D.,Miró, J. M.,Mallolas,J., (1990). “Guía práctica del SIDA, clínica, diagnóstico y tratamiento. Séptima edición”. Masson

Goffman, E. (2003). Estigma: la identidad deteriorada. Buenos Aires: Amorrortu (Trabajo original publicado en 1963).

Herek G., Mitnick L., Burris S., Chesney M., Devine P., Fullilove M. T., Fullilove R., Gunther H. C., Levi J., Michaels S., Novick A., Pryor J., Snyder M. &Sweeney T. (1998). Workshop report: AIDS and Stigma: a conceptual framework and research agenda. AIDS PublicPolicyJournal, 13(1):36 – 47.

King, M., Dinos, S., Shaw, J., Watson, R., Stevens, S., Passetti, F., Weich, S. &Serfaty, M. (2007). The Stigma Scale:development of a standardized measure of the stigma of mental illness. British Journal of Psychiatry(190, 248-254. doi:10.1192/bjp.bp.106.024638

Ortiz-Hernández, L. (2005). Influencia de la opresión internalizada sobre la salud mental de bisexuales, lesbianas y homosexuales de la ciudad de México.Salud Mental, 28(4), 49 -65.

Piña, L. J., Dávila, T. M., Sánchez, S. J., Cázares, R. Ó., Togawa, C. & Corrales,
R. A. (2009). Efectos del tiempo de infección sobre predictores de adhesión en personas con VIH. International Journal of Psychology and Psychological Therapy, 9(1) 67-78.

 

Anuncios

Autor: SEPIMEX

Servicios Psicológicos Integrales de México "Enciende tu bienestar" www.sepimex.com.mx

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s