Síndrome de Down y Fortalezas desde la Psicología Positiva.

          Las personas con Síndrome de Down por lo general se ven limitadas en su desarrollo social y personal, debido a discriminación, a la falta de oportunidades y las bajas expectativas que muchas veces se tiene de ell@s, pensando que no son capaces de ser como las demás SX Down.jpgpersonas, que deben ser sobreprotegidos y mantenerlos en una burbuja, la realidad es distinta, las personas con Síndrome de Down son personas que pueden aprender a leer y escribir, a andar en bicicleta, jugar fútbol, estudiar, bailar, tener novi@, ir a fiestas, trabajar, actuar, etcétera, muchas veces olvidamos que como tod@s tienen talentos, cualidades, habilidades, fortalezas.

                  El 21 de marzo de se celebró el Día Mundial del Síndrome de Down, el lema de este año fue: “Mis Amigos, Mi Comunidad. Los beneficios de los entornos inclusivos para los niños y niñas del presente y de los adultos del mg5507.jpgañana”, con el objetivo de concienciar a las personas de todo el Mundo de que las personas con Síndrome de Down (niñ@s y adultos) en igualdad de condiciones con otras personas  deben ser capaces de disfrutar de plena igualdad de derechos, lo que incluye la posibilidad de participar activamente en sus comunidades.

                   Para celebrar este día, en México se realizó un evento organizado por Trisomía 21 México, A.C. donde se realizaron diversas actividades  y varias instituciones se reunieron para dar a conocer los servicios que ofrecen a la población con Síndrome de Down y sus Familias, por segundo año SEPIMEX fue invitado  a esta celebración seligman-y-peterson.jpg. A raíz de esto surgió la inquietud de averiguar cuáles son las fortalezas características de las personas con Síndrome de Down, por lo que se inició un trabajo relacionado coIMG_20160319_173938.jpgn un área que en SEPIMEX nos apasiona como lo son las Fortalezas Psicológicas desde la perspectiva de Psicología Positiva ya que al tener identificadas las fortalezas características de las personas con Síndrome de Down tenemos la esperanza de contribuir a generar intervenciones que aumenten sus niveles de bienestar y puedan desarrollarse óptimamente en las diferentes áreas de su vida. A continuación encontrarán de manera breve lo que sucedió a partir de esta inquietud.

Fortalezas en personas con Síndrome de Down.

               Se generó un cuestionario electrónico el cual fue revisado (se contó con apoyo externo) y corregido en varias ocasiones para que las instrucciones fueran claras, además de asegurar que proporcionara la información que ayudaría a identificar las fortalezas.  La identificación de fortalezas se basó en un estudio realizado por NaCharacter Strength Word Infographic.jpgnsook Park y Christopher Peterson (2006) en el que para identificar las fortalezas de niñ@s de 3 a 9 años a quienes se les dificulta contestar los cuestionarios VIA (para identificar fortalezas) solicitaron una descripción libre por  parte de los padres, misma que fue recogida a través de un sitio web, posteriormente se realizó un análisis de contenido identificando las fortalezas presentes de acuerdo a las definiciones de las mismas.

             10644911_10153274250467574_2303688019880208148_n.jpgUna vez elaborado el cuestionario se estableció contacto* con personas que conviven con una persona con Síndrome de Down. Se invitó a las personas a participar en una investigación que tiene como objetivo identificar Fortalezas desde la Psicología Positiva en Personas con Síndrome de Down.  La invitación consistió en completar un cuestionario vía electrónica, con una sección de datos generales  y posteriormente  la sección en la que se recogieron las descripciones de la personas con Síndrome de Down. A partir de estas descripciones es que vari@s psicólog@s con experiencia en el tema, por separado realizaron el análisis de contenido de  las descripciones e identificación de Fortalezas con base en las definiciones de cada fortaleza de acuerdo con la clasificación de Peterson y Seligman (2004) (Dale Click al siguiente enlace para conocer un poco más acerca de las Fortalezas https://sepimex.wordpress.com/2013/05/06/identifica-tus-fortalezas-en-5-pasos-2/). El número de palabras utilizadas en las descripciones recibidas fue desde 6 hasta 341 (con una media de 82.9). Se analizó de manera independiente cada descripción y posteriormente se compararon las fortalezas identificadas por cada juez.

DATOS

De las personas que contestaron el cuestionario, la mayoría eran padre o madre de una persona con Síndrome de Down, aunque también lo contestaron, herman@s y maestr@s.

g5795.png

El 75% de las personas con Síndrome de Down de quienes se recibieron sus descripciones son hombres y el 25% mujeres. Se encuentran en un rango de edades entre los 5 y los 24 años con una media de 14.25.  La mayoría son de la Ciudad de México, aun que también se recibieron algunas descripciones del Estado de México, Nuevo León y Tamaulipas. EL 67% de las personas con Síndrome de Down descritas viven con ambos padres, el 17% únicamente con su padre, el 8% sólo con su madre y el 8% sólo con herman@s.

path3101.png

Dentro de las preguntas del cuestionario se pidió que definieran a la persona con Síndrome de Down que conocen en tres palabras obteniendo palabras como “bondados@”, “comelón”,”curios@”,”espontaneo”, “persistente”, “ordenad@”, etc. Las más frecuentes fueron: “Amoros@”, “alegre”, “inquiet@” y “travies@”.

g3025.png

En lo que respecta a las fortalezas, las personas con Síndrome de Down descritas poseen mucha energía y disfrutan la vida como una aventura, además de que son personas que demuestran su cariño constantemente y de diversas formas, la fortaleza  “Vitalidad” se encontró en el 83% de las descripciones, seguida de “Amor” que fue mencionada en el 58% de las descripciones, el trabajo en equipo y su sentido del humor también fueron mencionados como característicos de estas personas al ser mencionadas en el 41% correspondientes a las fortalezas de Ciudadanía” y “Humor”. En la siguiente imagen podrán observar que fortalezas son las que se identificaron en las descripciones.

g5817.png

Como han podido observar, lo descrito en este blog es un primer paso en la identificación de Fortalezas y otras características positivas de Personas con Síndrome de Down. Es un trabajo al que le daremos continuidad. Más adelante les podremos platicar de los resultados. Si desean apoyarnos en este trabajo, pueden compartir el siguiente link con personas que conozcan a alguien con Síndrome de Down:

https://docs.google.com/a/sepimex.com.mx/forms/d/1i8_uIIIYmjLfm0HAjbzon5WseZVnfLUzaPqPmuADpKs/formResponse

En Servicios Psicológicos Integrales de México SEPIMEX estamos comprometidos con el Bienestar de las personas, en nuestras cedes de la Ciudad de México y el estado de Hidalgo ofrecemos servicios de Terapia Infantil, Terapia para adolescentes, Terapia individual, Terapia de pareja, Neuropsicología, Cursos, Talleres.  Puedes contactarnos al 56-89-14-19.

SEPIMEX Pachuca – https://goo.gl/maps/8cksYfESzjE2

SEPIMEX Pensamiento – https://goo.gl/maps/nSU7w2q8ADv

SEPIMEX MAQ – https://goo.gl/maps/LXQYqEMXRUo

Logo SEPIMEX

Elaborado por:

Marcos Urbina Rodríguez**.

marcos@sepimex.com.mx

12321509_1697340823874651_584576889372182865_n

g7974

*El contacto con los familiares o profesores de personas con Síndrome de Down se realizó a través de una persona externa (Brenda R.) a quien agradecemos su apoyo.

**Yadira Martínez , Sheila Hernández y Dra. Andrómeda Valencia.

Referencias.

Park, N. & Peterson, C. (2006). Character strengths and happiness among young children: content analysis of parental descriptions. Journal of Happiness Studies, 7, 323–341

Peterson, C., y Seligman, M. (2004). Character strengths and virtues: A handbook and classification. New York: Oxford University Press.

21 de Marzo: Día Mundial del Síndrome de Down http://www.un.org/es/events/downsyndromeday/

“My Friends, My Community” (Folleto informativo)  http://www.un.org/en/events/downsyndromeday/pdf/WDSD%20My%20Friends,%20My%20Community%20Flyer%20A3%20Email.pdf

 

 

SXDOWN.jpg

 

ESTIGMA Y VIH

Normalmente, cuando se habla de discriminación pensamos casi inmediatamente en temas relacionados a raza/etnia, género, estatus socioeconómico, capacidades mentales/físicas y en general una gran variedad de temas de tipo social.

Es  poco común que asociemos la idea de discriminar con alguna condición de salud que a simple vista no se ve, ¿a qué me refiero con esto? Existe un determinado grupo de personas que son rechazadas o excluidas de alguna manera por la sociedad y lo más interesante es que la razón por la cual son excluidas es por una atributo que no se puede ver a simple vista. Es más bien por un padecimiento que tienen, este padecimiento es un padecimiento infeccioso llamado VIH/SIDA. Esta infección se adquiere principalmente por tres vías: a través de contacto sexual sin protección, a través del intercambio de sangre o productos de la misma contaminados o si una madre con VIH está embarazada lo puede transmitir a su bebé.1.JPG

Ninguna persona en el mundo está exenta de padecer alguna enfermedad alguna vez en su vida. De manera general cuando nos enfermamos no sentimos ningún tipo de “vergüenza” o de pena al tener que decir que estamos enfermos o cuál es el nombre de nuestro padecimiento. ¿Acaso alguna vez ustedes han sentido vergüenza de estar enfermos? O ¿de que tal vez no sea tan conveniente decir cuál es la enfermedad que padecen?

En general, la sociedad no ve como necesario el hecho de tener que esconder que alguien vive con un padecimiento como la hipertensión, cáncer o diabetes porque estos padecimientos no están ligados a un contexto sexual y no son contagiosos. Por otra parte, el diagnóstico del VIH puede dejar al descubierto una posible infidelidad en la pareja o la revelación de una preferencia sexual que en muchos casos la familia, la pareja, los amigos y compañeros de trabajo ignoran o no aceptarían (Gatell,  Clotet, Potzamczer, Miró & Mallolas, 1990).

En este sentido, el VIH/SIDA es una enfermedad que es comúnmente considerada por la sociedad como “estigmatizante”.

Para entender cómo o por qué es estigmatizante es conveniente aclarar qué es lo que se entiende por dicho término. Goffman (1963/2003), definió el estigma como la posesión de un atributo que descalifica profundamente a quien lo porta, reduciéndola de una persona completa y común a una contaminada y rebajada socialmente, por ejemplo el estigma percibido por personas pertenecientes a grupos vulnerables ya sea porque padecen alguna enfermedad mental (King et al., 2007) o personas pertenecientes a la comunidad bisexual, lésbica y homosexual (Ortiz-Hernández, 2005).

El VIH en el aspecto social es una enfermedad que en muchos casos el paciente experimenta la necesidad de esconder su diagnóstico por distintas razones como miedo a sufrir discriminación y estigma, abandono por parte del cónyuge o la familia, rechazo y aislamiento social, pérdida de trabajo o bienes, expulsión de la escuela, negación de los servicios  e incluso violencia (Herek et al., 1998; Piña et al., 2009)

2.JPGDe hecho, la percepción de dicho estigma puede tener un fuerte impacto en la presentación del paciente a seguimiento médico. En diversos estudios (Abaynew, Deribew, & Deribe, 2011; Bonjour et al., 2008) se han encontrado como predictores de presentación tardía al tratamiento de la enfermedad el estigma o el miedo a ser estigmatizado por parte del paciente.

Entre más tiempo transcurre entre el diagnóstico de VIH y el inicio de tratamiento o una primera valoración médica se aumentan los riesgos a presentar una infección oportunista, que el tratamiento no funcione adecuadamente (que exista resistencia al tratamiento) junto con la reducción de posibles opciones de tratamiento. Por esta razón el estigma juega un papel importante en la esfera social del paciente que termina generando consecuencias directas en su salud y su calidad de vida.

En el aspecto psicológico, se ha encontrado que el VIH/SIDA puede ser desencadenante de episodios de estrés crónico, depresión y/o ansiedad ante la noticia de ser portadores del virus.

Por todo lo anteriormente mencionado es importante recordar que este padecimiento NO se contagia:

  • Si saludas a alguien de beso o mano
  • Si usas el mismo baño
  • Si comparten la misma ropa

Y más importante aún: no existe ningún motivo para discriminar, excluir o relegar a las personas que viven con VIH/SIDA.3.JPG

Para evitar la discriminación y el rechazo es importante estar informados acerca del tema, ser consientes de que no existe riego alguno por convivir con una persona que vive con VIH/SIDA y sobre todo, no perder de vista que es un ser humano al igual que nosotros, que vive con una enfermedad, pero que no es motivo de exclusión ni rechazo.

Si requieres el apoyo psicológico para afrontar un padecimiento como lo es el VIH/SIDA, te invitamos a que te pongas en contacto con nosotros, en SEPIMEX existen terapeutas especializados en el tema que con mucho gusto te apoyarán en el aspecto psicológico de esta enfermedad.

4.JPG

Elaborado por:

Mtra. Mayra Morales Moctezuma

Terapeuta Cognitivo-Conductual, SEPIMEX.

mayra@sepimex.com.mx

Logo SEPIMEX.png        g7974.png
12321509_1697340823874651_584576889372182865_n.pngg6341.png

Bibliografía

Abaynew, Y., Deribew, A., & Deribe, K. (2011). Factors associated with late presentation to HIV/AIDS care in South Wollo ZoneEthiopia: a case-control study. AIDS research and therapy, 8(1), 8. doi:10.1186/1742-6405-8-8

Bonjour, M. A, Montagne, M., Zambrano, M., Molina, G., Lippuner, C., Wadskier, F. G., … Tami, A. (2008). Determinants of late disease-stage presentation at diagnosis of HIV infection in Venezuela: a case-case comparison. AIDS research and therapy, 5, 6. doi:10.1186/1742-6405-5-6

Gatell, G.M.,Clotet, B.,Potzamczer, D.,Miró, J. M.,Mallolas,J., (1990). “Guía práctica del SIDA, clínica, diagnóstico y tratamiento. Séptima edición”. Masson

Goffman, E. (2003). Estigma: la identidad deteriorada. Buenos Aires: Amorrortu (Trabajo original publicado en 1963).

Herek G., Mitnick L., Burris S., Chesney M., Devine P., Fullilove M. T., Fullilove R., Gunther H. C., Levi J., Michaels S., Novick A., Pryor J., Snyder M. &Sweeney T. (1998). Workshop report: AIDS and Stigma: a conceptual framework and research agenda. AIDS PublicPolicyJournal, 13(1):36 – 47.

King, M., Dinos, S., Shaw, J., Watson, R., Stevens, S., Passetti, F., Weich, S. &Serfaty, M. (2007). The Stigma Scale:development of a standardized measure of the stigma of mental illness. British Journal of Psychiatry(190, 248-254. doi:10.1192/bjp.bp.106.024638

Ortiz-Hernández, L. (2005). Influencia de la opresión internalizada sobre la salud mental de bisexuales, lesbianas y homosexuales de la ciudad de México.Salud Mental, 28(4), 49 -65.

Piña, L. J., Dávila, T. M., Sánchez, S. J., Cázares, R. Ó., Togawa, C. & Corrales,
R. A. (2009). Efectos del tiempo de infección sobre predictores de adhesión en personas con VIH. International Journal of Psychology and Psychological Therapy, 9(1) 67-78.

 

¡Alertas con el abuso sexual infantil!

Este blog va dirigido a informarles sobre una categoría del Maltrato Infantil, la cual se presenta desafortunadamente en el núcleo familiar, recordemos que al interior de éste confluyen por un lado una serie de roles, usos y costumbres, que legitiman y desvirtúan el ejercicio del poder entre adultos e infantes, y por otro, el supuesto de protección y bienestar de las madres, los padres o cuidadores hacia sus hij@s. De ahí la importancia de evitar el maltrato, ya que una vida plena para niñ@s dependerá en gran parte de las características de los hogares en donde crecen.

m1

El Maltrato Infantil en números…

m2Saldívar (2014) refiere que la violencia infantil ha llegado a un punto tan extremo, que las cifras hasta ahora registradas solo representan la punta del iceberg; a partir de la segunda mitad del siglo XX en numerosas partes del mundo ha sido considerada por la Organización Mundial de la Salud (OMS) como un grave problema de salud pública, que se exhibe en familias de cualquier nivel económico y educativo.

Por su parte la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE), estableció que México ocupa el primer lugar a escala mundial en abuso sexual, violencia física y homicidios de niñ@s menores de 14 años (Noticias, 2015). En este tenor, el Fondo de Emergencia de las Naciones Unidas para la Infancia (Unicef, por sus siglas en inglés) reveló que entre 55 y 62% de las niñas y los niños en México ha sufrido maltrato en algún momento de su vida, 7 de cada 10 jóvenes viven o han vivido violencia en su noviazgo, 10.1% de los estudiantes de educación secundaria han padecido algún tipo de agresión física en la escuela, 5.5% violencia de índole sexual y 16.6% violencia emocional (Forbes, 2014).

m4Por ejemplo, acorde a una encuesta de maltrato infantil y factores asociados, en varios estados de la República Mexicana, se encontró que la prevalencia de maltrato es del 16 al 20%, siendo el maltrato físico y emocional los más frecuentes (Ulloa & Navarro, 2011). De manera tal que 4.5 millones de niñas y niños sufren de abuso sexual en México y cerca del 90% de estos actos son ocasionadas por familiares o personas conocidas de la víctima, tales como padres, madres, tí@s, prim@s, herman@s o conocid@s.

Algunas definiciones…

La OMS define al maltrato o abuso infantil como “toda forma de maltrato físico y/o emocional, abuso sexual, abandono o trato negligente”. Por sí mismo el maltrato es un problema complejo y multicausal que puede perpetuarse por cualquier persona a cargo del menor y en diversos contextos y formas.

García y Noguerol (2007) destacan que los distintos tipos de maltrato no son excluyentes y que prácticamente se dan varios de manera simultánea, pero que sí es importante diferenciar:

  • Psicológico: cualquier acción u omisión que no tome en cuenta las necesidades psicológicas de l@s niñ@s.
  • Maltrato emocional: insultos, rechazos, amenazas, humillaciones, burlas, críticas y aislamiento que causan deterioro en el desarrollo emocional, social o intelectual de l@s niñ@s. Exceso de rigidez en las reglas en casa.
  • Abandono emocional: l@s niñ@s no recibe afecto, estimulación, apoyo y protección necesarios en cada etapa de su desarrollo; escasa atención y sensibilidad a sus necesidades, emociones y logros (Forward, 1991).
  • Sobreprotección: conductas de los adultos que limitan o impiden el desarrollo de autonomía e independencia de l@s niñ@s.
  • Sobreexigencia: actitudes y conductas que exigen al infante alcanzar expectativas por encima de su edad.
  • Físico: acción que provoca daño físico o tiene el potencial de provocarlo y colocar a la niña o niño en grave riesgo de padecer alguna enfermedad, ejemplos de ello son fracturas, quemaduras, mordeduras, envenenamientos, etc.
  • Negligencia o abandono físico: necesidades físicas básicas de l@s niñ@s no son atendidas temporal o permanentemente por ningún cuidador (alimentación, vestido, higiene, vigilancia médica, etc.).
  • Abuso sexual: contactos e interacciones entre una niña o niño y un adulto, cuando el adulto usa a la niña o niño para estimularse sexualmente a sí mism@, a la niña o niño o a otra persona. Se incluye el incesto, la violación, la vejación sexual (tocamiento a una niña o niño con o sin ropa, alentar, forzar o permitir a una niña o niño que toque de manera inapropiada al adulto) y el abuso sexual sin contacto físico que contempla: seducción verbal, solicitud indecente, exposición de órganos sexuales a una niña o niño para obtener gratificación sexual, realización del acto sexual o masturbación en presencia de una niña o  niño (Ulloa & Navarro, 2011).

¡OJO!: ¿Cómo darnos cuenta de los casos de abuso sexual infantil?

m3Existen diversos indicadores que pueden dar cuenta de estar sufriendo abuso sexual infantil:

Señales corporales: irritación en vagina, boca o ano sin explicación aparente y que surge a determinadas horas o días, encontrar objetos o restos de algún material o sustancia dentro de cavidades vaginales, anales o bucales, moretones en las entrepiernas u otra parte del cuerpo, orinarse en la cama, arrancarse pestañas, cabellos o vellos de la piel; inclusive manchas en la ropa interior.

Señales comportamentales: cambios bruscos y marcados en el comportamiento habitual del infante en espacios familiares y/o escolares tales como: llorar y gritar con un adulto en particular, no querer ir a la casa de una persona en específico, alteraciones en el sueño, pesadillas o terrores nocturnos, temor de ir a algún lugar solo, renuencia de ir a la escuela, formas de vestir que intenten cubrir la mayor parte del cuerpo, conductas hipersexualizadas como masturbación, tocamiento exagerado de genitales, agresividad y aislamiento.

Algunas recomendaciones de los expertos…

  • Romper el silencio, ya que se convierte en una complicidad con los actos del agresor.
  • Estar alerta cuando no se tenga cerca al menor, saber dónde ha estado y con quién.
  • Establecer mayor comunicación con sus hij@s.
  • Aprender a jugar con sus hij@s, es la vía más natural y amorosa de acercarse a ell@s.
  • Tener claro que en casos de abuso sexual, l@s niñ@s NO saben lo que está pasando, tienen confusión porque generalmente quienes cometen el abuso son personas cercanas, quienes se supone les dicen que los aman y que nunca les causarán ningún daño.
  • Acorde al punto anterior, NO culpabilizar a l@s niñ@s, lo ideal es abordarlo tranquilamente propiciando un ambiente de seguridad y confianza.
  • Enseñar a establecer límites con respecto al cuerpo (dar clic aquí vídeo, para ver un pequeño corto sobre cómo hablar con tus hij@s sobre su cuerpo), establecerles que las zonas íntimas nadie tiene derecho a tocarlas ni acariciarlas.
  • En todo momento procura nombrar las partes del cuerpo tal cual son, para no dificultar o distorsionar que l@s niñ@s digan exactamente en dónde les pasa.
  • Enseñar a que comuniquen lo que no les gusta y que lo digan.
  • Evitar hacer normal la violencia sexual a través de comentarios, televisión o internet.
  • Informarse sobre la prevención de este fenómeno y dejar a un lado el miedo a la desintegración familiar y la denuncia.
  • Acudan a solicitar asesoría legal y psicológica a las instancias correspondientes; la Procuraduría tiene oficinas especializadas para víctimas de violencia sexual.
  • RECUERDE QUE L@S NIÑ@S NUNCA DICEN MENTIRAS, Y QUE USTEDES COMO PADRES Y MADRES DE FAMILIA, INCLUSIVE PROFESORES, SON LOS ENCARGADOS DE TENER LAS ANTENAS SIEMPRE ALERTAS (dar clic aquí vídeo llamado “Elefantes sobre una telaraña”, claro ejemplo de cómo los adultos se aprovechan de la inocencia de l@s niñ@s).

Para concluir, ayudemos a no seguir reproduciendo los siguientes MITOS:

  • La familia es el lugar más seguro para una niña o niño y dentro de ella nada le puede ocurrir.
  • Que el abuso sexual solo sucede en familias pobres con alto grado de marginalidad y alcoholismo.
  • Que los abusos sexuales siempre son cometidos por hombres.
  • Que l@s niñ@s no tienen conciencia del abuso sexual y que no les produce daño porque todo lo olvidan.
  • Que l@s niñ@s que sufren abuso sexual es porque provocaron o incitan a los adultos.
  • Que la mayoría de los abusos sexuales son cometidos por desconocidos.
  • Que todo aquel que sufrió abuso sexual se convertirá en un agresor posteriormente.
  • Que un abuso sexual siempre va acompañado de violencia física.
  • Que cuando las madres y los padres se enteran de que su hij@ fue víctima de abuso sexual lo comunican inmediatamente.

L@s invitamos a acercarse a SEPIMEX, aquí le podemos orientar y ofrecer apoyo para la prevención o detección del abuso sexual y/o tratamiento psicológico para el menor afectado y su familia.

path4235

Elaborado por:

Mtra. Mayte Ortiz Romero

Terapeuta Cognitivo-Conductual, Grupo SEPIMEX.

mayte@sepimex.com.mx

www.sepimex.com.mx

Tel. 56.89.14.19

enciende tu bienestar

path4133

REFERENCIAS.