Los berrinches en l@s niñ@s: ¿Qué hacer?

¿Qué son los berrinches? 

bere1

Un berrinche es una reacción (un comportamiento extremo) que manifiestan las niñas y los niños cuando experimentan una emoción negativa, que para ellos tiende a ser abrumadora (frustración, enojo principalmente). Los berrinches pueden empezar con lloriqueos, quejas, frustración, y luego se extienden a gritar, patear, llorar, o golpear. Por ejemplo: Una niña o niño podría tirarse al piso o contener el aliento. Algunos berrinches pueden intensificarse despacio y otros muy rápido. Los berrinches usualmente representan un descontrol en l@s niñ@s, y perecieran “aterradores” para las madre y los padres.

¿Cuándo aparecen y porqué surgen?

La etapa de la vida entre el primero y el tercer año de edad es el período de mayores logros, pero también, de más limitaciones significativas en el manejo de las emociones y el autocontrol en l@s niñ@s. Popularmente esta etapa se reconoce como “los terribles dos años”; sin embargo, es precisamente en esas edades cuando l@s niñ@s comienzan a adquirir destrezas para el auto-control emocional. Conforme las niñas y los niños crecen, van adquiriendo un mayor entendimiento de las causas y consecuencias de su “descontrol emocional”, al mismo tiempo que aprenden mecanismos para auto controlarse, que veremos más adelante.

Razones por las que l@s niñ@s pueden hacer un berrinche:bere2

– Prueban los limites: esto es, cuando quieren hacer algo que no está permitido. Las reglas son las reglas y a veces l@s niñ@s no están de acuerdo con las reglas o los límites que se establecen.

– Están aprendiendo a ser independientes: l@s niñ@s quieren poder hacer más de lo que pueden hacer. Los berrinches pueden surgir a la vez que la niña o el niño va afirmando su independencia. Pueden querer hacer algo que aún no tienen la capacidad de hacer (como subir el cierre), o que mamá y papá no deben permitir por razones de seguridad (como abrochar su propio cinturón de seguridad).

– Es una forma de comunicación: l@s niñ@s no siempre saben de qué forma comunicar sus necesidades o deseos. Cuando l@s niñ@s son pequeños debemos saber que sus habilidades para comunicarse con palabras puede que aún no se hayan desarrollado y es por ello que utilicen al “berrinche” como forma de comunicación. En el caso de niñas y niños mayores, es fundamental el introducir en su lenguaje palabras que expresen sus sentimientos, deseos e incomodidades (enojo, frustración, miedo, cansancio, dolor, etc.), que les permita comenzar un proceso de autocontrol.

– Obtener atención: la atención es un “reforzador” (recibir algo que nos agrada) natural por excelencia; l@s niñ@s también pueden hacer berrinches para llamar su atención, para “salirse con la suya”, o tratar de obtener una reacción del padre/madre/cuidador /maestr@. Es importante observar que aunque su deseo original fue el de obtener una respuesta, una vez que empieza el berrinche, ell@s quedan atrapados en sus emociones (ira o frustración). Incluso, una vez obtenida la atención puede que esto no detenga el berrinche, sino aumentarlo, esto lo veremos más adelante.

¿Qué puedo hacer?

bere4

La  relación afectiva y de cercanía que tienen mamá y papá con la niña o  niño, es muy importante ya que conforme l@s niñ@s crecen, la continua intervención que tiene mamá o papá  al “ayudarle” a mitigar su malestar (fuente del berrinche) tiene efectos en la forma en que l@s niñ@s  regulan, gestionan y expresa sus emociones. La forma en que madres y padres, expresen y modulen sus propias emociones,  influye igualmente en el  aprendizaje de l@s niñ@s para auto controlarse.

Antes de… Acciones que puedo emplear para evitar un berrinche.

beree.png

– Identifica la fuente de malestar: Las niñas y los niños son más propensos a los berrinches cuando están cansad@s, estimulados en exceso, o se encuentran fuera de su rutina normal.

– Planifica las actividades y advierte los cambios en la rutina: Repasen la rutina del día, si incluye una visita al médico, pasar al supermercado, etc. Toma en cuenta las actividades que realiza (ir a natación, futbol, etc.) y si estas la cansan o lo cansan para seguir con el plan del día. Incluso si surge un imprevisto explica que sucedió y prepáralo para cambiar la rutina.

– Advierte y comunica las señales tempranas del berrinche: ofrece apoyo para reconocer y nombrar las emociones que ocurren en ese momento.

-Ofrece apoyo: pregúntale si necesita ayuda con una tarea que sea frustrante, siempre y cuando se mantengan las expectativas y/o metas deseadas de la tarea, recuerda que es importante que ella o él lo realice por sí sol@. El apoyo lo mantendrá en el camino.

Durante…: Manejo de un berrinchebere6

– Distracción: ofrece una actividad opcional y diferente a la realizada en ese momento, esto le ayudará a redireccionar su atención inicial y disminuir la intensidad de su enojo o malestar.

– Se consciente de tus propios sentimientos: recuerda que l@s niñ@s se sienten fuera de control y te necesita para calmarse.bere7

– Reconoce y nombra los sentimientos de l@s niñ@s, pero no esperes que pueda platicar sobre ellos mientras está pasando el berrinche.

– Retira tu atención y realiza contención: Retira tu atención  por unos momentos cuidando que el ambiente sea seguro y ella o él no se lastime o lastime a otr@s (contención). Asegúrate de responder positivamente cuando logre auto controlarse o encuentre otras maneras de obtener tu atención.

Ayudarl@ a tranquilizarse: una afirmación como “Te voy a ayudar a calmarte” o “Vamos a respirar lento y profundo” puede ser tranquilizante, le hace saber que su expectativa es que empezará a recuperar el control de su comportamiento.

Después…: Aprendiendo estrategias de comunicación

Enseñar un lenguaje emocional: Recuerda que la habilidad para modular y auto regularse se va desarrollando a través la práctica. Las niñas y los niños aprenden a manejar las emociones “fuertes”,  platicando sobre ellas, y juntos es una gran manera de aprender a practicarlas.

Tener un plan: platiquen sobre las emociones que sintieron (identificar emociones). Piensen juntos acerca de qué hacer (estrategias de autocontrol) y cómo saber (que siente mi cuerpo, que hago) cuándo se experimentan emociones negativas.

– Hazle saber cuándo ha hecho un buen trabajo: dile cuando ha hecho un buen trabajo al manejar sus sentimientos cuando sabía que estaba estresad@, cansad@, o molest@. Esto le puede ayudar a entender que tiene alternativas antes de perder el control.

Evita:

Cuestionar su emoción: cuando le preguntas “¿por qué lloras?” o le señalas “no hay por qué llorar”, más allá enseñarle estrategias que contribuyan a disminuir la intensidad de su emoción negativa, minimizamos lo que siente. Si es así, los niñ@s aprenden a ocultar sus emociones y/o aprenden a evitarlas para no expresarlas (sobre control emocional) limitando sus recursos para lidiar con emociones negativas.

Cumplir de manera inmediata sus deseos: es necesario enseñarles la tolerancia a la frustración; al no permitir que se frustren y evitar que experimenten emociones negativas, generamos que se presenten reacciones impulsivas (pataletas, aventar objetos, decir malas palabras, etc.) limitando su capacidad para emplear estrategias de autorregulación.

Recuerda que el camino a la regulación emocional es  largo, y los berrinches se pueden seguir esperando en el camino.

herr

path4235Elaborado por:

Lic. Berenice Candía Ramírez

Terapeuta Infantil Cognitivo-conductual, SEPIMEX.

berenice@sepimex.com.mx

www.sepimex.com.mx

Tel. 56.89.14.19

enciende tu bienestar

path4133

Referencias:

  • Ato, E., Carranza, J., González, S., Ato, M. y Galián, M. (2005). Reacción de malestar y autorregulación emocional en la infancia. Psicothema, 17(3), 375 – 381. Recuperado de http://www.psicothema.com/pdf/3116.pdf
  • Calkins, S., & Hill, A. (2007). Caregiver influences on emerging emotion regulation. Handbook of emotion regulation, 229-248.
  • Esquivel, F.; García, B.;  López Lena, M.; Valencia, A. (2013). Regulación materna y esfuerzo de control emocional en niños pequeños. International Journal of Psychological Research, (pp. 30 – 40.). Recuperado de http://www.scielo.org.co/pdf/ijpr/v6n1/v6n1a05.pdf.
  • Mirabile, S. P., Scaramella, L. V., Sohr-Preston, S. L., & Robison, S. D. (2009, February). Mothers’ socialization of emotion regulation: the moderating role of children’s negative emotional reactivity. In Child & youth care forum (Vol. 38, No. 1, pp. 19-37).
  • Thompson, R. A., & Waters, S. F. (2010). El desarrollo de la regulación emocional: influencias de los padres y los pares. Regulación emocional: una travesía de la cultura al desarrollo de las relaciones personales, 125-157.
Anuncios

Autor: SEPIMEX

Servicios Psicológicos Integrales de México "Enciende tu bienestar" www.sepimex.com.mx

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s