LA COMPASIÓN HACIA UNO MISMO

c1El Dailai Lama define la compasión como el tener sensibilidad ante el sufrimiento de uno mismo y los demás con un compromiso profundo de querer aliviarlo. La compasión hacia uno mismo ha sido un concepto Budista importante desde hace siglos. Sin embargo, es relativamente nuevo para la psicología y ha comenzado a utilizarse terapéuticamente con importantes beneficios.

En general, solemos ser compasivos hacia otros pero no hacia nosotros mismos. Por tanto, la auto-compasión implica desarrollar una actitud emocionalmente positiva que permita ser “tocado” o conmovido por el propio sufrimiento, sin evitarlo o desconectarse de éste, y generando el deseo de aliviarlo. Requiere además, entender el dolor, las fallas y deficiencias de uno mismo sin juzgar, sino más bien entendiendo esta experiencia como parte de una experiencia humana en común.
La auto-compasión tiene tres componentes principales a desarrollar:c2

  1.  Bondad: hemos de mostrarnos bondadosos y comprensivos con nosotros mismos, sobre todo en situaciones difíciles o dolorosas, evitando ser críticos y agresivos.
  2. Humanidad en común: nuestra experiencia es parte de un contexto más grande; todas las personas han pasado o pasarán por algún tipo de sufrimiento, lo que ayuda a poner nuestra experiencia en perspectiva y normalizarla.
  3. Atención plena (mindfulness): hay mantener un estado de conciencia balanceado y de aceptación en el momento presente para poder ver claramente, y entender, nuestros fenómenos emocionales y mentales. Al ser receptivos y no juzgarnos, se evita que caigamos en extremos de sobreidentificación (estar muy involucrados en nuestros pensamientos negativos; no poder verlos de otra forma; etc.) y disociación (evitar y negar lo que sentimos).

Compasión y regulación emocional
Se han identificado 3 sistemas de regulación emocional que ayudan a entender los beneficios de desarrollar la autocompasión:

c3

  1.  Sistema de defensa/amenaza: lo compartimos con todos los seres vivos, pues evolutivamente es un sistema básico de protección y detección de las amenazas. A los seres humanos este sistema nos hace prestar atención ante estímulos de los que habremos de protegernos. Muchas veces estos estímulos amenazantes resultan ser nuestros propios pensamientos; nos volvemos el atacante y el atacado al criticarnos a nosotros mismos. Este sistema es el origen de muchas psicopatologías, ya que eventos tempranos en la vida de las personas (abuso, negligencia, abandono, pérdidas, etc.) lo activan fuertemente.
    Los primeros aspectos de compasión surgen de poder entender este sistema y reconocer que nuestros síntomas o patologías no son nuestra culpa, sino que surgieron como una estrategia para ponernos a salvo. Conocer y entender este sistema nos da la oportunidad de asumir responsabilidad por el cambio y aprender cómo afrontar nuevas situaciones amenazantes.
  2. Sistema de logro y excitación: Es el que nos motiva y carga de energía para buscar satisfacer necesidades y lograr metas más personales. Los sentimientos positivos asociados a este sistema dependen de la adquisición de recompensas, recursos o logros, lo que hace que constantemente sintamos la necesidad de demostrar algo y/o compararnos. Es un sistema que, al ser tan valorado por la sociedad de hoy en día, termina por sobre-estimularse.
    Los sistemas de logro y amenaza suelen trabajar muy juntos, sobre todo para evitar que enfrentemos eventos o consecuencias negativas. Estos sistemas se asocian a pensamientos del tipo “debería”, “no debería” “tengo que”, “habría de”. Desafortunadamente, la gente suele creer que la crítica y la motivación al cambio están ligadas. Es por eso que los sistemas se activan juntos. Muchas veces sentimos que en la medida en que somos críticos de nosotros mismos, nos ayudará a lograr alguna meta o cambiar. Lo mismo con la crítica hacia las demás personas. Sin embargo hay dos puntos importantes a considerar:
    – De acuerdo a los Gottman, la crítica en las relaciones interpersonales es un predictor infalible de separación, pues convoca inmediatamente a la defensividad y frena el cambio.
    – La crítica hacia uno mismo merma la capacidad de desarrollar un bienestar personal y el poder mantener la mente en calma, con atención plena y compasión.
  3. Sistema de bienestar (calma, seguridad, satisfacción): Este sistema proporciona emociones positivas muy distintas a las del sistema de logro. La alegría, en este caso, está asociada a una sensación de tranquilidad, calma y quietud. Corresponde a un estado de simplemente “estar”. Durante nuestra crianza, el cuidado cálido brindado estimula este sistema y calma el de amenaza. Es también un sistema que fomenta la conexión y afiliación social.

La autocompasión está diseñada para estimular emociones de seguridad, calidez y conexión que tienen un efecto calmante directo sobre el sistema de amenaza y que permiten activar el sistema de bienestar. Por lo tanto, la auto-compasión está asociada a conductas saludables, mostrando disminución de: ansiedad, depresión, estrés, rumiaciones, perfeccionismo, vergüenza, imagen corporal negativa, entre otras. Por tanto, la compasión incrementa la satisfacción vital, felicidad, conexión, confianza en uno mismo, optimismo, curiosidad, y gratitud.

Ideas erróneas sobre la compasión
• Ser compasivo hacia uno mismo implica ser egoísta = NO;

la compasión hacia uno mismo fortalece la conexión y la compasión hacia los demás y viceversa.

• Ser compasivo hacia uno mismo te vuelve pasivo = NO;

si bien la autocompasión requiere que no haya críticas severas hacia uno mismo, no significa que las fallas o fracasos propios pasen desapercibidos o sin cambio/corrección.

• Compasión es lo mismo que sentir lástima = NO;

la lástima implica una desconexión y separación del resto del mundo; la lástima hacia uno mismo implica que uno se queda envuelto en sus propios problemas y siente ser el único en el mundo que está sufriendo. La compasión fomenta en pensar en nuestra experiencia como un fenómeno de humanidad común.

La Terapia Cognitiva Conductual ayuda muy eficientemente a las personas a generar alternativas a sus pensamientos y sentimientos negativos, sobre todo en la depresión y la ansiedad. Sin embargo, algunas personas suelen reportar que aun cuando entienden la lógica de sus pensamientos alternativos, no se sienten del todo mejor. Una hipótesis es que la TCC identifica y confronta estilos de pensamiento “irracionales” y que al refutarlos termina resultando en un método de ataque personal. Esto hace que algunas personas se queden en “modo” de sistema de amenaza y auto-crítica, lo que dificulta su avance terapéutico. En Centro SEPIMEX podemos complementar tu psicoterapia trabajando algunos aspectos de compasión y ayudándote a desarrollar sus componentes principales para poder tener una mejor relación contigo mismo y con los demás.

Elaborado por:

Mtra. Judith de la Serna Nasser

Terapeuta Centro SEPIMEX

judith@sepimex.com.mx

http://www.sepimex.com.mx

D.F. 56.89.14.19 // PACHUCA 65.79.03.76

Referencias:

  • Kristin Neff – Resilience and Self-Compassion – Empathy and Compassion in Society 2013: http://www.youtube.com/watch?v=xyjLKgfV7Sk
  • Neff, K. (2003). Self-compassion: An Alternative Conceptualization of a Healthy Attitude Toward Oneself. Self and Identitym, 2, 85-101.
  • Gilbert, P. (2009). Introducing compassion-focused therapy. Advances in Psychiatric Treatment, 15, 199-208. doi: 10.1192/apt.bp.107.005264
  • Imágenes de http://www.google.com
Anuncios

Autor: SEPIMEX

Servicios Psicológicos Integrales de México "Enciende tu bienestar" www.sepimex.com.mx

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s