LA ACEPTACIÓN COMO HERRAMIENTA PARA ENFRENTAR SITUACIONES DIFÍCILES.

Constantemente, día a día, nos enfrentamos a situaciones que nos generan algún estado de malestar, tal vez tristeza, ansiedad o enojo. En ocasiones nos percatamos de ello y nos gustaría cambiar ese estado de ánimo, incluso quisiéramos que desapareciera la situación en la que nos encontramos ya que es desagradable, sin embargo muchas veces esto es imposible, sobre todo cuando nos enfrentamos a situaciones difíciles o imposibles de cambiar, por ejemplo, la pérdida de un ser querido. Pareciera que el experimentar ese tipo de emociones fuera algo indeseable, que debiéramos evitar a toda costa. Pero ¿no es acaso que esas reacciones son respuestas naturales ante los eventos, las cuales ha experimentado el hombre durante toda la historia? ¿Será verdad que es indispensable dejar de sentirlas?dol

Y es que parece bastante lógico pensar que en nuestra vida cotidiana esté presente algún grado de sufrimiento psicológico, a eso que a veces llamamos disforia y que podemos resumir como sentirse ansioso, triste o enojado, y que siempre se acompaña de ciertos tipos de pensamientos y sensaciones. Vale la pena aclarar que este tipo de “sufrimiento”  no podemos tratarlo como lo hacemos con un padecimiento físico. Cuando vienen esos pensamientos, sentimientos o sensaciones dolorosas no podemos pretender deshacernos de ellos inmediatamente y de forma directa, ya que esa postura solo nos conducirá a más sufrimiento  y malestar. Y es que debido a cambios sociales, culturales, económicos,  hemos generado una época en la que el “sentirse bien” es el objetivo principal.

“Pensar o no pensar”… ese es el dilema.

Alcabgo importante a resaltar es el papel que juega el lenguaje, ese que resuena en nuestras mentes y mediante el cual vemos, analizamos y juzgamos al mundo, pero que en ocasiones (a veces muy frecuentemente) distorsiona la realidad. Aunque parece paradójico, en cuanto más pensamos menos felices somos, y esto pasa porque pensar tanto hace que perdamos el contacto con el mundo. Si escucháramos nuestra voz interior como escuchamos la voz de otra persona, seríamos más críticos y acertaríamos más. Gran parte del sufrimiento humano se genera por la intromisión del lenguaje en aquellas situaciones en las que no nos puede ayudar, y por el contrario, nos hace sentir mal.

Mientras estemos intentando controlar nuestra mente, no la estamos controlando realmente, y es que el mundo mental tiene unas reglas diferentes al mundo externo.

Solemos creer que el pensamiento tiene la facultad de hacernos sentir felices, pero esto solo ocurre cuando nos moviliza a la acción. Si no es así, el pensamiento puede resultar muy peligroso. Esto pasa por ejemplo, cuando la percepción que tenemos de nosotros mismos, a veces muy arraigada, es negativa y genera pensamientos del tipo: “soy una persona tonta”, y le damos a los contenidos mentales un estatus de  verdad,  pero olvidamos que solo se trata de una  “realidad virtual”:

pen

ACTIVIDAD. Tome un papel y responda la siguiente pregunta: ¿Quién es usted? Trate de escribir cosas que realmente l@ identifiquen, que l@ distingan de los demás seres humanos. Tal vez esto genere respuestas que l@ describan como: edad, trabajo, aspectos físicos, gustos… Medite por un momento sobre qué pasaría si todas estas cosas cambiaran, ¿usted seguiría siendo en el fondo el mismo o la misma? Si su respuesta es sí, se habrá dado cuenta de que lo que más íntimamente nos define no son los aspectos que pensamos de entrada, los que están en la superficie, sino algo bastante hondo, algo que permanece a pesar de los cambios que podemos tener en la vida.

¿Qué significa aceptar?

olaImagínese en una playa con olas. Si caminamos de frente, contra ellas, el golpe que nos den puede golpearnos e incluso tirarnos al mar. Pero si nos ponemos frente a la playa, dejando que las olas nos deslicen hacia ella, será muy sencillo llegar.  Lo anterior es una metáfora de lo que significa aceptar, es abrirse a las sensaciones, pensamientos o emociones, no luchar y dejarlas pasar sin intentar nada para modificarlas. Aceptar los pensamientos, sensaciones o emociones inevitables los hace, en algunos casos menos molestos, pero no necesariamente. La ventaja de aceptar no radica en que sea más agradable lo desagradable, sino en abandonar la lucha inútil, una lucha que agota a la persona y que incluso se convierte en su principal problema.

El compromiso…

Entonces, para dejar atrás a los problemas psicológicos es necesario saber qué áreas de la vida quieren recuperarse y concretar algunas metas. Un planteamiento del tipo “cuando esta situación difícil se vaya de mi vida, entonces seré feliz”, suele llevarnos a una lucha permanente, pues resulta difícil definir cuándo esa situación difícil ha terminado, esto se suma al problema y entonces lo incrementa.

¿Manos a la obra! Primero definamos algunas metas, éstas deben ser reales, alcanzables, específicas, para hacerlo ayúdese con esta tabla:

tabla

Sean grandes o pequeños los pasos que damos hacia nuestras metas, metastenga nuestro camino muchos obstáculos o no, aunque ya lo hayamos intentando muchas veces sin tener éxito, lo importante es continuar en el camino,  ¡Ese es el compromiso!

Recomendaciones generales:

  • Responda la siguiente pregunta: ¿Qué función estará cumpliendo el hecho de que en este momento usted se sienta así?
  • Piense si un amig@ estuviera en la misma situación que usted ¿Qué le aconsejaría?
  • Encuentre las palabras que l@ definen, que l@ hacen una persona única e irrepetible.
  • Apóyese de la experiencia de otras personas, de creencias religiosas, filosóficas y/o espirituales para aceptar las situaciones difíciles en su vida.
  • Comience con una actividad sencilla que refleje el compromiso con sus valores.

En SEPIMEX ofrecemos Terapia de Aceptación y Compromiso, una terapia cognitivo-conductual de tercera generación, como una alternativa de abordaje para  problemas psicológicos.

Elaborado por:

Lic. Susana Ruiz R.

susana@sepimex.com.mx

Terapeuta Cognitivo-Conductual.

Especialista en Medicina Conductual.

REFERENCIAS:

  • Barraca, J. (2005). La mente o la vida. Una aproximación a la Terapia de Aceptación y Compromiso. España: Desclee De Brouwer.
  • Wilson, K. G., & Soriano, M. C. L. (2002). Terapia de Aceptación y Compromiso (ACT): Un tratamiento conductual orientado a los valores. España: Ediciones Pirámide.
Anuncios

LA SEXUALIDAD EN LA ADOLESCENCIA: EXPLICADA A MAMÁS Y PAPÁS.

sexualidad 2

La adolescencia es una etapa que todos atravesamos en nuestra vida, en donde se da un desarrollo físico y emocional. En dicha etapa los jóvenes entre los 11-12 años hasta alrededor de los 18-19 años, se ven inmersos en diversos temas vinculados al cuidado de la salud, procesos de desarrollo de la identidad, elegir una profesión, etc.

El tema de la sexualidad, cobra una especial relevancia en esta etapa de la adolescencia, y que, usualmente, tanto padres y madres como jóvenes evitan comunicar; debido a temores o inseguridades creados en gran parte por una falta de información o prejuicios.

Muchas personas creen que “la sexualidad” es sinónimo de relaciones sexuales, refiriéndonos únicamente a los genitales o a un contacto físico. Sin embargo, se trata de un concepto mucho más amplio.

La sexualidad es un proceso dinámico y complejo que involucra sentimientos y emociones, es un proceso que comienza cuando nacemos, manifestándose de distintas maneras a lo largo de nuestra vida. La sexualidad tiene que ver con la forma de vestirse, de moverse, de expresarse y de relacionarse con los demás.

Para los adolescentes, verse a si mism@s como seres sexuales, reconocer su propia orientación sexual y establecer vínculos románticos o sexuales son parte de la adquisición de una identidad sexual. La toma de conciencia en l@s adolescentes de la propia sexualidad definirá también su imagen y la forma en que se relaciona con los demás.

Screenshots_2014-11-17-18-56-56¿Cómo se acercan l@s jóvenes a la sexualidad?

La mayoría de los jóvenes obtienen información en las escuelas, por medio de los padres y/o maestros, por los medios de comunicación e incluso la que comparten con sus amig@s(que usualmente es errónea y/o incompleta). Comúnmente esta información se divide en dos cuestiones: los cambios físicos por lo que atraviesan tanto mujeres como varones, y la prevención y el ejercicio responsable de su sexualidad. Sin embargo, el proceso de conocer acerca de su sexualidad va más allá comprendiendo temas igualmente relevantes como las emociones y actitudes que se desprenden y forman en el ejercicio de la misma.

L@s jóvenes en esta etapa, son hormonalmente inquietos, ya que los cambios que experimentan muchas veces son inexplicables y difíciles de controlar para ell@s. Buscarán experimentar con sus emociones y sensaciones corporales, especialmente las que les generen placer, como parte de su autodescubrimiento.

¿Cuáles son los principales cambios físicos y emocionales?

En lo emocional:

Se distinguen aspectos como la aparición de nuevos intereses, por ejemplo ir a bailar, hacer deporte, o pasar más tiempo con amig@s. Pero también en la aparición de nuevos sentimientos y sensaciones físicas, tales como los primeros enamoramientos, ilusiones y desilusiones.

En lo físico:Screenshots_2014-11-17-19-13-05

Se destacan aspectos como el desarrollo de los caracteres sexuales secundarios (vello púbico, voz más grave en varones y desarrollo de mamas y ensanchamiento de caderas en mujeres, la menstruación, entre otros). Se acentúan las diferencias físicas entre los varones y las mujeres . Además, los genitales y otras partes del cuerpo aparecen, más que antes, como fuente importante de sensaciones placenteras.

La orientación  y la conducta sexual.

Es en la adolescencia cuando la orientación sexual de una persona se convierte en un asunto de vital importancia. Saberse sexual, romántica y afectivamente atraíd@ por una persona del sexo opuesto, del sexo contrario o de ambos sexos genera una “montaña rusa” de emociones, sensaciones y conductas en l@s adolescentes.

Actualmente saberse homosexual, bisexual o heterosexual implica una serie de experiencias y prácticas que son parte del proceso para definir como será la interacción sexual en un adolescente. Aunque desafortunadamente los prejuicios y la desinformación generan rechazo a alguna o varias de estas orientaciones, lo cierto es que es una cuestión normal, que en algún momento l@s chic@s se encuentren confundidos y tengan el derecho a experimentar, hasta encontrar y definir su identidad sexual.Sexualidad 1

Lo importante a todo esto, es que como padre o madre es crucial mantener una “mente abierta” estableciendo un canal de comunicación con el o la adolescente, que implique aceptación a cual fuera su orientación sexual elegida. Recordemos que todos y todas atravesamos por este proceso y que como personas e individuos en desarrollo tuvimos y ahora nuestr@s hij@s tienen el derecho a ejercer. En el proceso de elección, los padres y madres solo acompañan evitando generar presión u obligándolos a hacer algo que solo es responsabilidad de los chic@s elegir.

Explorando la sexualidad de l@s adolescentes.

¿Cuáles son las etapas que atraviesan? 

Screenshots_2014-11-17-19-24-55Existe una primera etapa, llamada de aislamiento esta se da entre los 11 y 14 años (aprox.). En general y para ambos sexos se demuestra un rechazo hacia las figuras de autoridad buscando su propia independencia, también identifican a la autoexploración (masturbación) como una forma de actividad sexual, iniciando así su experimentación del placer.

En los hombres adolescentes comúnmente se destaca la “época de la mugre y el desorden”, como reacción a los cambios que su cuerpo viene desarrollando. En las mujeres adolescentes, comienza el interés por él sexo opuesto como una posible forma de “noviazgo” o relación afectiva y/o romántica.

En una segunda etapa, alrededor de los 14 y 15 años, comienza la incertidumbre, Screenshots_2014-11-17-19-26-45tanto chicos como chicas comienzan a darle mayor importancia a los pares, influyendo muchas veces en sus decisiones personales, las tendencias del grupo (hobbies e intereses en común). El erotismo se descubre y se da a través de chistes y conversaciones.

También en hombres y mujeres, por igual, comienzan a darse encuentros de tipo homosexual, que no marcan una futura opción a este tipo de orientación, sino que son fruto de la timidez propia de la etapa. Comienzan los primeros enamoramientos.

En una tercera etapa entre los 15 y 17 años (aprox.) se da la apertura a la práctica de la sexualidad (ya sea la heterosexualidad, homosexualidad o bisexualidad) ya que también en esta etapa se define la orientación sexual(“quien me atrae, un hombre, una mujer o ambos”). Es la época de los grandes amores “para toda la vida”, “que sin la otra persona me muero”, y de pronto a los tres días me cambio de amor y “tan tan”. Se vive una gran intensidad pero, las relaciones comúnmente tienen poca duración. Hay una gran idealización de la otra persona (el amor es “rosa” y romántico). También se generan fantasías que motivan a la autoexploración (masturbación) tornándose estas más intensas.

Screenshots_2014-11-17-19-09-52La última etapa llamada de consolidación se da entre los 17 y 19 años, en donde comúnmente se consolida la identidad ( “uno sabe quien es, que quiere y a donde va”, o al menos comienzan a pensar en ello). Las relaciones afectivas son mas estables, se logra la des-idealización del ser amado sin tantos duelos intolerables y corazones rotos. Los jóvenes en esta etapa comienzan a hablar de temas más amplios como libertad y la responsabilidad (a nivel individual y de pareja).

¿Qué hay de la prevención y del ejercicio de la sexualidad? 

En la actualidad, hemos descubierto que la vida sexual de los adolescentes empieza a una edad más temprana. La edad promedio de la primera relación sexual en adolescentes fluctúa, entre los 12 a 15 años de edad según la ESANUT (2012).

Iniciar “precozmente” la actividad sexual durante la adolescencia, tiene diversas consecuencias, de entre las que se encuentran en mayor relevancia un embarazo no planeado o el posible contagio de enfermedades de transmisión sexual.

Es importante saber que l@s adolescentes en desarrollo aún no cuentan con la “madurez” fisiológicamente hablando, para tomar una decisión acerca del ejercicio sano y responsable de su sexualidad.

Ahora bien, estrictamente hablando; existe un área del cerebro llamada corteza pre-frontal, encargada entre otras cosas, de regular la conductas de discernir ( es decir tomar una decisión “conscientemente”). En los adolescentes, específicamente, debido a que esta área aún no se encuentra desarrollada en su totalidad, no son capaces de visualizar los riesgos potenciales a los que están expuestos, ya sea un contagio o un embarazo no planeado, etc.

Ahora que sabemos que l@s adolescentes actúan con más facilidad, en función de lo que les dicten sus “hormonas”, sus sensaciones corporales, la búsqueda por experimentar el placer, más todo el cóctel de feromonas, neurotransmisores y demás involucrados, que surgen en el enamoramiento intenso que experimentan; es más probable que existan o existirán factores de riesgo en el ejercicio de su sexualidad.

Screenshots_2014-11-17-19-44-21Recordemos que la función de los padres y madres es el acompañar y guiar a l@s chic@s en momentos como este, en el qué no puedan dimensionar los propios efectos que viven.

Aún y que existan ciertos riesgos, no por ello les negaremos la entrada a que experimenten, se informen y practiquen responsablemente las diversas formas de cuidar su salud y sobre todo, de disfrutar de su sexualidad.

¿Cómo acompaño a mi hj@ en el desarrollo de su sexualidad? 

Reglas básicas:

– Venciendo nuestros miedos: Sabemos que existen temas que nos generan incomodidad platicar con nuestr@s hij@s, sin embargo la apertura a la comunicación creará y fomentará un primer factor protector, la confianza y seguridad en si mism@ para abordar el tema de la sexualidad. Con esto el acudirá a ti cuando lo necesite, y sabrá que estarás ahí para apoyarle.

Screenshots_2014-11-17-18-05-14– Respeto a la intimidad y a sus propias experiencias: Será más valioso para l@s adolescentes si respetas su espacio e intimidad evitando influir en sus decisiones, sensaciones y sentimientos, únicamente tratando de asegúrate de que sabe como practicar responsablemente su sexualidad.

En la práctica:

¿Cómo comenzar?: Utiliza la información visible, cuando vean una película, algún programa de televisión o alguna situación que toque el tema de la sexualidad. Aprovecha esos momentos en que pueda darse la comunicación.

¿Cuando debo comenzar?: En cuestión de edades, lo ideal es comenzar a hablar de sexualidad a una edad temprana. Ya en la adolescencia es crucial. En cuestión de tiempo, y espacio, no hay alguno definido ya que las dudas pueden surgir cuando menos lo pienses, caminando en la calle, en la casa, en general cuando el o la adolescente se sienta relajad@ y en confianza. Planificar “religiosamente” la plática puede verse frustrada por falsas expectativas (decirle todo de una vez y de “jalón”). Trata de dosificar la información, recuerda que no toda es fácil de digerir para el cerebro adolescente.Screenshots_2014-11-17-19-08-12

¿Qué debo decir?: Investiga, admite que como seres humanos no lo sabemos todo, renueva tus conocimientos en el tema de la sexualidad, mantente al día. Recuerda que puedes buscar ayuda profesional para que te orienten mejor sobre algún tema específico (Ginecólog@, Psicólog@, Sistema de Planificación Familiar etc.).

En SEPIMEX contamos con especialistas que pueden apoyarte con estrategias para mejorar la comunicación con tus hijas e hijos que te permitan abordar los temas de los cambios que se irán presentando en cada etapa.

Elaboró:

Lic. Berenice Candia Ramírez 

Terapia Cognitivo Conductual Infantil-Juvenil.

berenice@sepimex.com.mx

Referencias:

– Colombino, A. F. (2008) Educación Sexual. Colección de Cuadernos de Sexología, 10; Uruguay: A&M Ediciones.

– Encuesta Nacional de Salud y Nutrición ESANUT (2012)

– Papalia, Diane E.; Wendkos, O.S. y Feldman, D.R.(2005) Desarrollo Humano. (9aEd.)México: McGraw Interamericana