El Mutismo Selectivo

cp-KeepQuiet1

En algunas ocasiones nos hemos encontrado niños que se rehúsan a hablar en algunas situaciones, ya sea con sus compañeros en la escuela o en algunas otras situaciones sociales. Estos niños sin embargo, hablan perfectamente en otras circunstancias. A esta conducta se le conoce como Mutismo Selectivo.

El mutismo selectivo  es un trastorno conductual que tiene como principal característica la inhibición del lenguaje en situaciones específicas mientras que en otras el lenguaje se presenta de manera normal. El inicio de este trastorno regularmente sucede en los años preescolares.

Este trastorno está incluido en la categoría de los Trastornos de Ansiedad en el DSM 5, los criterios para el diagnóstico son:

  1. Fracaso constante en hablar en situaciones en las cuales es esperada el habla (como la escuela) a pesar de que sí se hable en otras situaciones.
  2. Esta dificultad interfiere con los logros académicos o laborales, así como con la conexión social.
  3. La duración del trastorno es de al menos un mes (no limitándose al primer mes de escuela).
  4. La falta de habla no se puede atribuir a la falta de conocimiento, o  de comodidad con el lenguaje, requeridos para una situación social.
  5. El trastorno no es explicado mejor por un trastorno de la comunicación y no ocurre exclusivamente durante el curso de un trastorno del espectro autista, esquizofrenia y otro trastorno psicótico.

Este trastorno se presenta en raras ocasiones (o.03% a 1% de prevalencia) por lo cual no se diagnostica comúnmente. Anteriormente este trastorno era considerado como exclusivo a la infancia, actualmente se considera que puede ocurrir también en adultos aunque su prevalencia es incluso menor.

Sus factores de riesgo incluyen el temperamento de la persona, el ambiente en el cual se desarrolla la persona y factores genéticos y fisiológicos.

Los niños que sufren de este trastorno presentan muchas dificultades en la interacción con otros niños ya que están muy ansiosos y por lo mismo no responden a las interacciones de otros niños ni las inician.

Existen tres principales métodos para el aumento  del habla en situaciones en las  que el niño se rehúsa a hablar:

Modelamiento: que se refiere a la enseñanza de las habilidades sociales por medio de ejemplos proporcionados por un  modelo que realiza la conducta de modo que el niño pueda observarla y copiarla.

Reforzamiento positivo: se refiere a recompensar las conductas sociales adecuadas cuando sucedan con el objetivo de que se aumente su frecuencia. Las recompensas utilizadas son principalmente elogios y atención; sin embargo se pueden utilizar las fichas como un método para otorgar también recompensas como actividades especiales o incluso algún premio físico.

Instigación: se refiere a la insistencia y guía para que el niño realice la conducta deseada: hablar. Es importante especificar que el instigar una conducta debe realizarse de forma progresiva y en pasos muy pequeños para que sea efectiva.

shy-childCuando este trastorno no es tratado, es posible que a largo plazo se desarrollen  muchas dificultades en ámbitos académicos, sociales y laborales ya que todas estas áreas tienen un importante factor de comunicación social. La atención especializada (psicoterapéutica) para este trastorno brinda la posibilidad de eliminarlo o de reducir significativamente sus síntomas.

En Centro SEPIMEX hay especialistas en Terapia Cognitivo Conductual que trabajan la ansiedad y el entrenamiento en habilidades sociales, que en conjunto pueden ayudar a un paciente con Mutismo Selectivo para que logre una mejor interacción social.

Lic Mariana Zavala Mota

Terapeuta Cognitivo-Conductual Infantil

mariana@sepimex.com.mx

Anuncios