EL DESARROLLO DEL LENGUAJE

EL DESARROLLO DEL LENGUAJE

El lenguaje es el principal medio de comunicación de los seres humanos, a través de el podemos intercambiar información, mensajes, ideas y sentimientos. Es una destreza que se aprende de manera natural en los primeros años de vida, pues el niño empieza a hablar en interacción con su madre y con los adultos.

 Imagen  Para el desarrollo del lenguaje existen dos factores necesarios e importantes:

La maduración biológica: este se refiere a los órganos que intervienen en el habla, que nos hacen capaces de emitir sonidos, palabras, frases y comunicarnos oralmente.

Y las influencias ambientales: se refiere a que los niños necesitan de oportunidades que brinda el entorno y de una estimulación adecuada, al utilizar el lenguaje oral, el niño recibirá el afecto y la atención de los padres y se dará cuenta que hablar es necesario para comunicar sus necesidades y deseos.

¿CÓMO SE DESARROLLA EL LENGUAJE?

El lenguaje se desarrolla en dos principales etapas:

  1.   Etapa Pre-lingüística: Es considerada como la etapa del nivel fónico puro, comprende las expresiones vocales y sonidos que realiza el bebé desde el llanto hasta el  balbuceo en el primer año de vida. Esta etapa que muchas veces es dejada de lado, es la que permitirá formar las bases necesarias para la producción de sonidos, sílabas y palabras.

De 0 a 1 mes: El bebé prestará atención a los sonidos o gritos. Se comunicará a través del llanto buscando la satisfacción de sus necesidades.

2 meses: Produce ruidos y llantos diferenciados según la necesidad del niño o la causa que lo produce.

3 meses: Emite vocalizaciones y sonidos guturales “ga, ga” “gu, gu”, empezará a producir balbuceos con algunas consonantes y vocales.

4 meses: Existirá mayor interés por parte del bebé hacia las personas y los objetos, empezará a darse cuenta que los sonidos que emite producirán un efecto en su entorno, aprenderá la función de la comunicación verbal, por ende las vocalizaciones aumentarán.

6 meses: Por medio de los balbuceos empezará a conversar con las demás personas, emitirá más vocales unidas a consonantes para formar sílabas pa/, /ma/, /ba/, /ta/.

8 meses: Es la etapa del parloteo, emitirá más silabas seguidas a modo de respuesta a sus conversaciones, por ejemplo: “da-da”, “ba-ba”, “ma-ma”.

10 meses: Responde a su nombre y a consignas simples tales como “no”, “ven”. Vocaliza de manera más articulada, empieza a imitar palabras.

Imagen

      2.  Etapa Lingüística: Esta etapa empieza cuando el niño expresa la primera                         palabra, ya no solo realiza emisiones fónicas sino que empezará a expresarse                   verbalmente a través de palabras y frases con contenido semántico y sintáctico.

12 meses: Imita las palabras y la entonación de los adultos. Comprende órdenes y prohibiciones y dice 2 o 3 palabras en promedio.

18 meses: Su nivel de comprensión mejora notablemente, empieza a pedir las cosas señalando o nombrando los objetos, puede pronunciar correctamente un promedio de 10 palabras, señala algunas partes de su cuerpo cuando se lo piden.

2 años: Se interesa más por la comunicación verbal, ya es capaz de expresar frases de dos a tres palabras y utilizar algunos pronombres personales (mío, tú, yo).

3 años: Existe un incremento rápido del vocabulario, cada día aprende más palabras, su lenguaje ya es comprensible. El uso del lenguaje es mayor y lo utiliza al conversar con los demás o cuando está solo.

4 años: A esta edad el niño prácticamente domina la gramática, su vocabulario sigue desarrollándose, utiliza pronombres, verbos, artículos. Esta edad es caracterizada por las preguntas ¿qué es? ¿Por qué? ¿Para qué?

Imagen

Este es el proceso normal del desarrollo del lenguaje en los niños, es posible que algunos salgan de los estándares establecidos, pero es común, ya que cada niño es diferente como también su entorno.

¿Qué pasa si un niño no ha adquirido su lenguaje correspondiente a su edad? 

No todos los niños adquieren y desarrollan el lenguaje a la misma edad, es probable que en algunos se retrase un poco, pero si el desfase de su lenguaje es por un tiempo considerable, es probable que tenga un retardo de lenguaje que puede ocasionarse

Imagen

por varios aspectos como: la falta de estimulación, alteraciones en el aparato fonoarticulador, problemas en la audición, alteraciones neurológicas , entre otras.

Cualquier retraso en el lenguaje se debe atender lo más pronto posible para no desarrollar alguna patología de lenguaje.

Es importante aprender a estimular el lenguaje en los niños desde que son bebés, ya que es fundamental para que puedan tener una comunicación eficiente al crecer.

¿Cómo estimular el lenguaje en los niños?

  • Háblele y comuníquese con su bebé, el empezará a conversar con usted por medio de balbuceos, sonidos y luego palabras.
  • Responda verbalmente y con mucho afecto a los sonidos producidos por el bebé.
  • Haga juegos de labio para que él lo imite, haga sonidos y soplos, imite y refuerce también los sonidos producidos por el bebé tratando de estimular la producción de palabras. Por ejemplo si dice “ma”, diga usted “ma”…. ¡mamá!”.
  • Ponga énfasis al vocalizar las sílabas o palabras, la articulación debe ser clara y lenta.
  • Enséñele canciones sencillas y cortas acompañadas de gestos y palmadas.
  • Enséñele cómo se llaman lo objetos que señala o interesan al niño.
  • Juegue a producir sonidos onomatopéyicos (sonidos de animales perro, gato, pato, etc.)
  • Muéstrele láminas, fotos, cuentos, para aumentar el vocabulario del niño.
  • No corrija al niño cuando no pronuncia adecuadamente los fonemas, evite decir “no así no se dice, es así…”, es suficiente con que lo escuche a usted pronunciar dicha palabra de la manera correcta y que intente hacerlo, poco a poco irá mejorando, no lo presione demasiado.
  • Incentívelo a comunicarse, a pedir las cosas a través de palabras o frases. No olvide felicitarlo y mostrarse contenta cuando logra hacerlo.

 

 

En SEPIMEX contamos con terapeutas capacitados para diagnosticar, dar prevención  y tratamiento a todo tipo de alteraciones del lenguaje, audición, aprendizaje, voz, habla y cualquier problema referente a la comunicación.

 

 

Imagen

Imagen

Elaborado por:

Karen Anaid Retes Cethorth

Terapeuta en Comunicación Humana

(Terapia de lenguaje, audición, aprendizaje, voz  y habla)

Karen@sepimex.com.mx

SEPIMEX

Servicios Psicológicos Integrales de México

Tel: 56891419

Desarrollo de las habilidades motoras

El Desarrollo motor está relacionado con factores que operan antes y en el momento del nacimiento. Antes del nacimiento los movimientos corporales son masivos, el bebé comienza a moverse a partir de la novena semana, aumenta durante la primera mitad del embarazo pero se reduce a las 20 semanas debido a las limitaciones del espacio en el útero.

Al momento del nacimiento los reflejos son patrones de movimientos automáticos e involuntarios que van a permitir al recién nacido adquirir posteriormente habilidades motoras controladas voluntariamente. Al nacer el bebé posee reflejos espinales como los de estiramiento, del tallo cerebral que incluye deglución, vestibulares o de equilibrio y corticales primarios como el de Babinski, moro, prensión y búsqueda. La ausencia, aparición tardía o desaparición, la persistencia o reaparición de ciertos reflejos pueden ser indicadores de trastornos neurológicos.motormotor

Durante los 2 primeros años de vida el desarrollo motor implica una serie de cambios posturales a través del cual el niño adquiere el control motor voluntario. Observándose  a los 6 meses la capacidad de sentarse con apoyo debido a que las áreas motoras primarias de la corteza cerebral han madurado lo suficiente para dirigir la mayor parte de los movimientos del bebé, a los 8 meses logra sentarse sin apoyo, a permanecer  de pie con apoyo a los 10 meses y lograr a los 15 meses caminar solo.

motor

 

El desarrollo motor refleja la maduración neuromuscular y en específico la aceleración en el crecimiento del cerebelo que permitirá el control postural y equilibrio para más adelante el control de los movimientos finos que requieren la sincronización, coordinación y ajuste.

El grado de maduración permite conductas motoras más elaboradas cuyo desarrollo ocurre regulado por las leyes céfalo-caudal (se controla primero las partes más cercanas a la cabeza: cuello, tronco, brazos y luego piernas) y próximo-distal (se controlan antes las partes más cercanas al eje corporal: en el caso del brazo se controlará primero el hombro, luego el codo y por último muñeca y dedos).

La prensión manual también conlleva etapas de desarrollo observándose lo siguiente:

  • De 5      a 6 meses.      Prensión palmar, el niño logra agarrar un objeto utilizando la palma de la      mano y los  dedos (meñique, anular y      medio).
  • De 9      a 11 meses.      Prensión con pinza fina o superior, tomar un objeto muy pequeño con el      pulgar y el índice.
  • 24      meses.      Puede sostener un vaso de agua con seguridad, pasar hojas de un libro, abrir      y cerrar puertas.
  • 36 meses. Ayuda a vestirse.
  • 48 meses. Puede abotonarse con facilidad. motor

A los 3 años de edad el desarrollo psicomotor está relacionado con la impulsividad de los desplazamientos corporales debido a una insuficiente regulación del freno inhibitorio.

A partir de los 4 años se eliminan gradualmente las sincinesias o movimientos involuntarios que acompañan a los voluntarios y no tienen funcionalidad. Todo ello da lugar a una mayor perfección de la coordinación óculo-manual.

A  los 5 años el comportamiento motor es más preciso y fino lo cual se relaciona con una mayor mielinización de las áreas de asociación de la corteza.

Entre  los 6 y 7 años aumenta el control y equilibrio y es de esperar la desaparición completa de las sincinesias y es hasta los 8 años donde las posibilidades de organización espacio-temporal del movimiento son mayores, es decir, el niño tiene una conciencia de los movimientos en el espacio y puede comparar acciones que requieren de un ritmo, velocidad y sincronización.

motor

A medida que surgen acciones más complejas se crean programas motores o secuencias de movimientos dirigidos a un fin por lo que surge la habilidad del niño para aprender a vestirse, andar en bicicleta, aprender a nadar, participar en actividades deportivas, aprender a tocar un instrumento; secuencias motoras que con la practican se automatizan. Éste desarrollo motor propicia que el niño logre una escritura coordinada y fluida.

motor

 

Si observas que tu hijo es lento en aprender a correr, saltar,  subir escaleras, le suele ser difícil aprender a amarrase las agujetas de los zapatos, a abrocharse y desabrocharse los botones, tropieza, tiene mala letra o se fatiga fácilmente, sus habilidades para el dibujo, tareas de construcción y juegos de pelota es deficiente; es importante realizar una valoración sobre su desarrollo psicomotor y considerar que por fortuna existen una gran variedad de tareas, ejercicios y terapias que ayudan a un niño a perfeccionar sus habilidades motoras.

 

En sepimex contamos con terapeutas especialistas en la valoración del desarrollo psicomotor para prevenir o brindar tratamiento en caso de presentar déficits.

 

REFERENCIAS

Assaiante, C. (1998). Development of locomotor balance control in healthy children. Neuroscience and  Biobehavioral Reviews 22 (4): 527-532

Comellas, M. J. (2003). Psicomotricidad en la educación infantil.  Barcelona: CEAC educación

Malina, M. R. (2004). Motor development during infancy and early childhood: overview and suggested directions for research. International Journal of Sport and Health Sciencie 2: 50-66

Roselli, M. Matute, E. y Ardila, A. (2010). Neuropsicología del desarrollo infantil. México: Manual Moderno.

Elaborado por:

Rosinna Gómez Moya

Neuropsicóloga

Centro Sepimex

Tel. 56891419

www.sepimex.com.mx

rosinna@sepimex.com.mx