GRAFFITI UNA ALTERNATIVA DE EXPRESIÓN JUVENIL

“No existen fenómenos morales, sino sólo una

interpretación moral de los fenómenos.”

F. Nietzsche

 

La expresión del graffiti en la Ciudad de México es un movimiento en proliferación, al haber cada día más adolescentes que se interesan por pintar las paredes de la Ciudad, se constituyen más grupos, por la necesidad de identificación, de aceptación y reconocimiento del adolescente fuera del ámbito familiar.

 

El artista del graffiti representa el deseo y la necesidad de comunicación en la urbe, lucha por mantener espacios vivos, abiertos y poco estandarizados, estos podrían ser unas mascaras en un descubrimiento de su propio ser. El graffiti muestra una riqueza inagotable de significados y matices que la observación del observador ajeno o indiferente no puede apreciar por su desconocimiento de los códigos gramaticales y semánticos de las formas realizadas.

 

A primera vista, graffiti y pintadas se limitan a ser mensajes visuales anónimos y de escaso contenido informativo, cuyos motivos, plasmados casi siempre en paredes “ajenas” y espacios urbanos, se repiten, aparentemente, hasta la saciedad. Pero ésta es sólo una primera impresión superficial. Este marca e ilumina la cultura contemporánea urbana. Decora la vida de las ciudades con gran variedad de significados y estilos. No hay ciudad en el mundo en la que no haya aumentado esta práctica. Todos han sido “¿víctimas?” del graffiti, usted, yo, el, ella, ellos, ya sea al caminar por las calles y avenidas, o al abordar un autobús, incluso el metro.

 

Pero. ¿Qué es el graffiti? Acaso ¿toda inscripción urbana es graffiti? ¿O es, acaso una actividad reciente?

 

DEFINICIÓN Y CLASIFICACIÓN

Al hablar del graffiti, lo hacemos pensando que la gran mayoría de los que lo escuchan pueden comprenderlo como nosotros, pero una vez que escuchamos los comentarios acerca de este Arte, nos damos cuenta de que las concepciones que se tienen del graffiti son variadas.

ImagenImagen

 

Comenzaremos diciendo que las pinturas rupestres son el inicio de una práctica que ha continuado hasta nuestros días con grandes variantes, a lo largo del tiempo distintas han sido las motivaciones que han llevado al hombre a plasmar sobre los muros de su entorno, principalmente en las ciudades, una amplia gama de mensajes, dando a conocer inquietudes personales, convirtiendo estos mensajes, como parte del paisaje urbano. A esto se le llama “Graffiti”.

 

En el paisaje urbano las paredes hablan con nombres ilegibles, letras distorsionadas, palabras coloridas, figuras inspiradas en el comic, el arte y cine fantásticos. En los cuales algunos parecen ser mensajes cifrados, otros no tanto, inscritos por miles de jóvenes que, con plumón, aerosol o piedra en mano, rayan a diestra y siniestra todo espacio disponible para reafirmar su espíritu creativo, sus ganas de existir, de construir su identidad. Es el graffiti, la nueva estética de las urbes en todo el mundo; manifestación de una moda adoptada por chavos, la mayoría pobres, para participar de la cultura global.

ImagenImagen

 

El graffiti es un movimiento cultural diverso, constructivo y vandálico a la vez. Está relacionado con el hip-hop, el ska, las patinetas y la peculiar vestimenta con pantalones holgados. Tiene elementos de protesta estética, de voluntad artística, sentimiento nihilista sin mensajes trascendentes o simple juego adolescente. En otros casos, es una expresión de la resistencia cultural del nuevo siglo.

 

CLASIFICACIÓN DEL GRAFFITI

Dentro del graffiti, según el sociólogo francés Jean Braudrillard quien en un escrito realizado en 1974, acerca de los graffiti en Nueva York distinguió dos tipos básicos de graffiti.

Esto más tarde lo retomaría Joan Garí diciendo que “la dicotomía de Braudrillard era cierta y que los graffiti pueden responder a dos funciones elementales”, que serían:

 

– El compromiso con la realidad social que le sirve de contexto (Modelo Francés o Europeo).

– La despreocupación lúdica intimista (Modelo Americano o Hip-Hop).

ImagenImagen

 

El graffiti forma parte de los múltiples elementos que conforman la memoria colectiva de un estilo de vida urbano que se desplaza de forma gradual y constante hacia las demandas de la modernización y hacia la configuración hegemónica de formas de expresión.

 

Este se presenta y expresa en un sociedad altamente cosificada en donde el imperio de las mercancías se coloca sobre el reino de la humanidad, convirtiendo lo público en privado y lo privado en público, obligándonos a consumirlo públicamente, las motivaciones no importan si no dejan dividendos económicos, de manera tal que lo que se comercia existe, lo que no, tiene que desaparecer de la faz de la tierra.

 

El transeúnte, receptor al fin y al cabo involuntario y pasivo de los mensajes callejeros y poco proclive en general a disquisiciones semánticas, no suele distinguir, unos y otros constituyen para él “mancha”, “ruido” contextual que irrumpe, le guste o no, en su vida. Esto es, sin embargo, casi lo único que ambos fenómenos tienen en común. El desconocimiento, el rechazo social y el uso lingüístico han contribuido a meter en un mismo saco (léxico) actividades y manifestaciones muy distintas, que a veces coadyudan en la expresión del mensaje callejero, pero que nacen generalmente de actitudes diferentes, tienen distintos destinatarios y persiguen casi siempre objetivos comunicativos muy diversos.

 

Observemos pues en nuestro entorno y veremos, una gran variedad de anuncios de compre, tome, use, vote, como expresiones de contaminación visual misma que nadie nos pidió permiso de instalar, ni dimos nuestro consentimiento para invadir e imponernos en nuestro espacio vital esas marcas y logos. Y sin embargo el graffiti si debe pedir permiso y acatarse a ciertas disposiciones para existir.Imagen

Es decir, estas manifestaciones gráficas sobre las paredes, se encuentran inmersas dentro de un contexto cultural que choca con la propiedad y la aceptación de extensas mayorías. Si bien es cierto que las pintas en las paredes siempre han existido, pareciera que este hecho ha aumentado en los últimos años. En la ciudad de México, la atención es raptada por la cantidad de letras y símbolos que se pueden observar en bardas, puentes peatonales, vagones del metro, etc., y que generalmente son indescifrables.

 

Mientras diferentes sectores sociales se rompen la cabeza tratando de encontrar las raíces del

graffiti, las ciudades continúan incrementando su acervo de placazos, tags y/o rayones.

Cabría preguntar: ¿No es la propia sociedad en su conjunto quien determina el comportamiento de un individuo?

 

Con esto nos podemos dar cuenta que existen diversas manifestaciones de la expresión artística, el graffiti es una de ellas, con la cual los adolescentes pueden expresar emociones  y sentimientos como la ira, enojo, alegría tristeza, etc., ya que esta es una buena manera de canalizarlas de manera positiva y propositiva, ya que su imaginación y creatividad comienzan a volar. Las habilidades de comunicación, el pensamiento crítico, el creativo, la toma de decisiones, la resolución de problemas , etc., también se ven beneficiadas en el desarrollo de los adolescentes.

 

Este es solo un primer acercamiento de lo que se continuará escribiendo en futuras publicaciones sobre Graffiti, las clasificaciones y los tipos de estos, así como de la cultura-alternativa llamada Hip-Hop y sus 4 elementos, y como apoya en el desarrollo de los adolescentes.

 

En sepimex existen especialistas en el tratamiento a adolescentes que pueden apoyar en este camino para tratar de encontrar una manera de combinar las diferentes formas de expresión que hoy en día utilizan los adolescentes  y lograr una mejor convivencia social.

 

Elaborado por:

Oscar Julio Trejo

oscar@sepimex.com.mx

Especialista en terapia adolescente y adicciones.

Anuncios

El TDAH en los niñ@s: Importancia del entrenamiento a padres y maestros.

TDAH1Los padres de los niñ@s con TDAH -Trastorno por Déficit de Atención con Hiperactividad suelen experimentar dificultades en su labor en la crianza como: frustración, aislamiento social, e insatisfacción con su rol parental. De ahí la importancia de ayudarles a comprender y manejar el comportamiento de sus hij@s. El temperamento de los niños con TDAH junto con el estrés de los padres determinan el estilo de disciplina que estos emplean. Este, regularmente tiende a ser impositivo y poco adecuado, provocado en gran medida por aspectos personales de los padres y por la características del trastorno, que supone una continua fuente de tensión en el ejercicio de su paternidad y maternidad.TDAH2

Uno de los principales motivos por los cuales el trabajo terapéutico debe extenderse al entrenamiento de los padres es que en ocasiones las familias reaccionan negativamente ante el diagnóstico del TDAH y sus comportamientos. Los padres y/o familiares buscan encubrir y protegerse de la realidad desconociendo algunas veces la existencia del trastorno, evitando la asistencia a la consulta, demorándose para realizar el diagnóstico, o no confiando en el criterio de un profesional, tomando como alternativa cambiarlo, inhibiendo y obstaculizando el desarrollo del tratamiento.TDAH3

Los pensamientos generados por los padres ante el trastorno, los lleva muchas veces a convertirse en padres sobreprotectores incitando en el niño actitudes de minusvalía innecesarios o , por el contrario, utilizando elementos instigantes a manera de “controlar” inadecuadamente su conducta. De esta manera los padres no consideran que los comportamientos del niñ@ sean característicos del trastorno, sino una simple manifestación de pereza o mala voluntad.

Varios estudios señalan que las familias que tienen niñ@s con TDAH usan métodos de disciplina poco adecuados, aplicando estrategias más agresivas y autoritarias; los padres que tienen hij@s con TDAH emplean un tono de voz más serio y hacen comentarios más negativos sobre el comportamiento de sus hij@s, imponiendo límites a veces excesivamente estrictos, pero sin ofrecer explicaciones al respecto.TDAH4

Es por ello que los tratamientos funcionan en gran parte, en el momento en que los padres aceptan el diagnóstico y trabajan en pro de la salud mental de sus hij@s; de lo contrario se ha visto en la experiencia clínica, que de nada sirven los procesos psicoterapéuticos y/o farmacológicos, si no se trabaja o refuerza en la familia lo que se aprende en terapia.

La conclusión más relevante que se ha llevado a cabo a través de varios estudios, señala que existe un aumento entre el estrés que produce la crianza de niñ@s con TDAH y la práctica de técnicas de disciplina inadecuadas en la familia; fomentando la gravedad de los síntomas  del TDAH y la aparición de otros trastornos de la conducta.TDAH5

Lo anterior nos ilustra, desafortunadamente, la compleja influencia negativa que el TDAH tiene en el sistema familiar. En consecuencia a ello un buen tratamiento debe incluir un módulo de asesoramiento a padres como un componente fundamental.

Recientemente diversas investigaciones alrededor del tema coinciden en que entre los tratamientos psicosociales más efectivos para el manejo de los niñ@s con TDAH  incluyen el entrenamiento a los padres y profesores en modificación de conducta, ya que se ha visto que las intervenciones en el plano académico y la educación especial, son las intervenciones más prometedoras para estos niñ@s. Si a estas técnicas se les añadiera la terapia familiar, solución de problemas y habilidades de comunicación y además todo esto se realizara en un periodo amplio de tiempo, el pronóstico de estos niñ@s es significativamente exitoso.

TDAH6El entrenamiento a padres en el manejo de niñ@s con TDAH y su eficacia ha quedado demostrado en el Multimodal Treatment Study of ADHD (MTA), la investigación más importante sobre tratamiento del trastorno realizada hasta la fecha, donde se demostró que los niñ@s que mostraron cambios significativos en su conducta en la escuela y hogar fueron aquellos con padres que mostraron una participación y mejoría en las prácticas de disciplina negativa, inconsistente e ineficaz.

Es importante señalar que, a pesar de que se han realizado investigaciones de intervenciones alternativas; en la actualidad los únicos tratamientos validados empíricamente para el TDAH son la medicación estimulante, la práctica del entrenamiento a padres y maestros, en técnicas de manejo cognitivo-conductual aunado al entrenamiento de los niñ@s hiperactivos en habilidades socioemocionales.

TDAH8¿Qué elementos incluye el tratamiento?

El programa de intervención incluye básicamente procedimientos de:

– Entrenamiento en estrategias cognitivas de autocontrol,
– Resolución de problemas y control de la ira
– Habilidades sociales y
– Modificacion de conducta

¿Cuáles son las principales ventajas?

Los estudios que han empleado el entrenamiento a padres en técnicas de manejo conductual muestran una reducción en:

– Los síntomas de TDAHTDAH9
– Problemas de conducta
– Dificultades con los deberes , tanto en casa como en la escuela
– El estrés familiar, reportando una mejora en las habilidades de los padres en la crianza.

El entrenamiento psico-educativo a maestros ha mostrado mejoras en:

– Conductas disruptivas y antisociales
-Reducción de los síntomas centrales y algunos asociados (trastornos psicopatológicos y trastornos de ansiedad)
– Aumento del rendimiento académico (conductas centradas en la tarea)
– Competencias sociales y el cumplimiento de normas.TDAH10

De esta manera el entrenamiento de los padres en estrategias de modificación de conducta se evidencia de vital importancia, cada  vez que se ven reflejadas en el ambiente familiar las conductas problema, propias del trastorno. Se ha comprobado que los tratamientos aplicados por los padres en ambientes naturales(principalmente en casa o en lugares y momentos en los que la conducta se presenta) son los más efectivos.

TDAH11Más allá de brindar a los padres herramientas específicas para interactuar efectivamente con el niñ@, el principal objetivo es promover en ellos un cambio de actitud frente a las desventajas que el trastorno ocasiona. Este cambio contribuye a que tanto padres como maestros asuman el TDAH como una condición que puede manejarse y mejorar positivamente, siendo el desafío más importante, subsanar y preservar la salud psico-emocional y social del niñ@ y de su entorno (familiar-escolar).

Referencias:

  • Delgado, I.,  Rubiales, J., Etchepareborda, M., Bakker, L. y Zuluaga, J. (2012). Intervención Multimodal del TDAH: El papel coterapéutico de la familia. Revista Argentina de Clínica Psicológica (V2, 1, pp. 45-51). Argentina: Fundación Aiglé.
  • Jarque, F. S. (2012). Eficacia de las intervenciones con niños y adolescentes con Trastorno por Déficit de Atención con Hiperactividad (TDAH). En Anuario de Psicología.(V42, 1, pp. 19-33). España: Facultad de psicología, Universidad de Barcelona.
  • Presentación, M., Pinto, V., Meliá, A. y Miranda, A. (2009).  Efectos sobre el contexto familiar de una intervención psicosocial compleja en niños con TDAH. En Escritos de Psicología – Psychological Writings. (V2, 3, pp.18-26). España: Universidad de Málaga.

Realizado por:

Lic. Berenice Candia R.

Terapeuta Infantil Cognitivo-Conductual

Centro SEPIMEX