ALIMENTACIÓN CONSCIENTE, COMER CONSCIENTEMENTE CADA DÍA

La comida puede ser uno de los placeres más infinitos a los que tenemos acceso la mayoría de los seres humanos, es la que nos permite obtener energía suficiente para hacer nuestras actividades y nutrirnos; sin embargo, en muchas ocasiones no nos percatamos de las implicaciones que conlleva el ser conscientes de todo lo que encierra este proceso y hasta lo hacemos de forma mecánica, lo que nos impide conectarnos con los alimentos, agradecer el hecho de tenerlos  o comer en cantidades o en momentos en los que realmente no lo necesitamos y esto a su vez puede tener consecuencias adversas en nuestra salud y nuestro peso.  Una de las maneras en las que podemos comenzar a hacer conscientes de la alimentación se basa en la tradición budista de la atención plena o mindfulness, la cual se encuentra enraizada la meditación budista Vipassana (introspección), esta  fomenta el cultivo de la consciencia sin juicios momento a momento tanto en la práctica formal como en cada momento de la vida.

Imagen

 

La premisa teórica de la práctica es la creencia de que el cultivo del momento presente  a través de una consciencia sin juicios, centra a la mente a comprender e integrar  mejor las percepciones de uno mismo y del ambiente. Esta práctica permite entender las propias cogniciones y formaciones mentales (samojana), las cuales pueden ser positivas o negativas, al mismo tiempo proporciona una vía para observar en lugar de reaccionar a nuestros pensamientos y emociones y en última instancia proporciona paz a nuestra mente.

 Imagen

 

 

Una forma de incorporar el mindfulness a nuestras comidas consiste en utilizar la respiración, antes de comer, relájese, inspire y espire unas  cuántas veces para ser uno con la comida que se dispone tomar. La alimentación consciente exige dedicación y hay siete prácticas que puede aplicar conscientemente y mejorar su salud:

1.-Honrre los alimentos. Empiece la comida con cualquier oración o pensamiento de su gusto para expresar gratitud, agradezca a quienes fue posible que la comida estuviera en su mesa, la gente que la sembró, quien la preparó, evite discutir o enredarse con el trabajo o las últimas noticias, esto le permitirá asegurarse de que sólo mastica su comida y no frustraciones.

2.-Involucrese con los sentidos. Cuando sirva y pruebe la comida, advierta los sonidos, los colores, olores, texturas, así como su respuesta mental a los mismos y no sólo el sabor, sienta el sabor como si fuera la primera vez que lo prueba.

3.-Sirvase raciones modestas. Esto no sólo ayuda a evitar la alimentación excesiva y el consecuente aumento de peso también presupone un ahorro en el presupuesto de la alimentación del hogar y los recursos del planeta.

4.-Paladee bocados pequeños y mastique meticulosamente. Esto puede reducir la velocidad de nuestra comida y permitirnos experimentar plenamente su sabor y esto contribuirá también a mejorar la digestión.

5.-Comer lentamente para evitar comer de más. Esto le permitirá percibir cuándo esté agradablemente satisfecho y así poder parar antes de haber ingerido más alimento del necesario. En la medicina china, sólo se recomienda comer hasta el 80% de estar satisfecho porque comer demasiado debilita el poder digestivo del estómago e intestino. Al comer conscientemente estamos relajados y tranquilos, no hay prisa, si su tiempo es limitado planee una comida sencilla a lo largo del día en la que pueda darse el tiempo suficiente para disfrutarla.

6.-No se salte comidas. Esto puede hacer que le resulte difícil realizar elecciones conscientes, cuándo el hambre nos consume nos inducirá esta a aferrarnos a cualquier alimento que esté a nuestro alcance. Concédase la oportunidad de adoptar decisiones conscientes  lo largo del día, planee comidas regulares, y si le conviene snacks saludables entre ellas, también es bueno tomar las comidas en un horario regular a fin de que el organismo tome un ritmo constante.

7.-Siga una dieta abundante en vegetales. Además de los inconvenientes bien establecidos en la salud de las grasas saturadas provenientes de productos de origen animal en nuestra salud, es importante tener presente la influencia destructiva que tiene la industria láctea y de producción de carne en el planeta, ya que la producción de estos puede tener un efecto mensurable en el calentamiento global.

Imagen

 

Además de estas prácticas, en casa reserve un tiempo para la cena, apague el televisor, revistas, el correo, el trabajo, prepare con sus seres queridos la cena si come con otros, etc.

Lo importante de cada comida en la medida de lo posible es hacerla de forma consciente y de forma que esté presente al momento de hacerlo, lo cual le brindará beneficios en su peso y salud física y bienestar en general.

En centro SEPIMEX podemos brindarle estrategias que le permitan ser más consciente en varios aspectos de tu vida, para que pueda desarrollar un equilibrio físico y mental. Acérquese a nosotros.

Referencias:

Kabat-Zinn J. (1989) Vivir con Plenitud las crisis. Barcelona: Kairos.

Hanh, T y Cheung L. (2010) Saborear. Madrid: Paidos.

 

Posted By: Mtra. Psic. Joselyn Olvera Ruvalcaba

Centro SEPIMEX

56 -89-14-19

Anuncios

Psicosis post parto

 

La psicosis puerperal se define como un episodio de manía o de psicosis  precipitado por el nacimiento de un bebé. Es una enfermedad severa cuyas  característicasImagen clínicas incluyen todas las variantes de la manía, psicosis cicloides o esquizofreniformes. Se caracteriza por pérdida  de contacto con la realidad, agitación, confusión, alucinaciones vividas, delirios paranoides y comportamiento violento. Muy excepcionalmente se ha descrito suicidio e infanticidio.
El comienzo ocurre en un período muy poco tiempo después del parto y existe una serie de precisiones:
  • Deben ser excluidas las psicosis asociadas con eclampsia, infección, deprivación de alcohol o con problemas del puerperio.
  • El intervalo entre el parto y la aparición de la psicosis puede ser de 14 días, un mes o tres meses.
  • No es necesario que la madre esté libre de patología psiquiátrica durante el  embarazo.
 
Existe controversia respecto a la validez diagnóstica de esta entidad. El comienzo agudo, dos días después del parto, con un estado de confusión agitada, es también  característico de las psicosis posoperatorias y de las que sobrevienen tras un gran estrés. Se cree que solo representa un encadenamiento de episodios maniacos en el período postparto y que estas pacientes en realidad no tienen otra cosa que un trastorno bipolar. Muchas de estas pacientes nunca experimentan ninguna otra enfermedad psicótica a menos que tengan un nuevo embarazo.
Imagen
 El riesgo general es de 1-2 casos por cada 1.000 nuevos nacimientos.  Se suelen describir algunos factores de riesgo. Así, se ha comprobado que el 50-60% de los casos ocurren en primíparas, y que en el 50% de los casos se asocian a complicaciones psiquiátricas perinatales. En cuanto a los antecedentes familiares, un 50-60% de las mujeres afectadas tienen antecedentes familiares con trastornos afectivos. El riesgo está muy aumentado en las mujeres que tienen antecedentes personales de trastornos del humor unipolares o bipolares (especialmente un trastorno bipolar I). En estos pacientes el riesgo pasa de 2/1000 al 20 a 25%. Las enfermedades psiquiátricas del posparto son cinco veces más frecuentes que las del embarazo, de ahí la hipótesis del papel protector del embarazo frente a las enfermedades mentales graves. Esta patología psiquiátrica del posparto debuta en la primera semana que sigue al parto en el 40% de los casos, y en el primer mes postparto en el 80% de los casos.
 
 ImagenEtiología
Los factores que pueden influir en el inicio de un cuadro de las características que nos ocupa se pueden agrupar en:
1.- Factores heredo-constitucionales: Se insiste en el papel del “terreno”, siendo el grupo de familia con historia de bipolaridad el que ofrece las relaciones genéticas más significativas. Cuando una mujer ha presentado crisis maníaco-depresivas, existe un elevado porcentaje de riesgo de recaída después del parto. En las pacientes con trastornos bipolares, el 50% de los nacimientos darán lugar a un episodio con trastornos afectivos.
2.- Factores biológicos: Los trastornos endocrinos que aparecen antes, durante e inmediatamente después del parto son de una amplitud y rapidez únicas. En efecto, en los días siguientes al parto las concentraciones plasmáticas de estrógenos y progesterona caen de manera considerable para alcanzar tasas 100 veces más bajas que aquellas que existen en el preparto. Por este hecho, muchas hipótesis hormonales han sido propuestas como el origen de las psicosis puerperales: unas se centran en las modificaciones de las tasas de progesterona y/o de estrógenos, otras valoran cambios en el eje tiroideo, en las tasas de gonadotropinas, de prolactina o de corticoides circulantes. Ninguna hipótesis ha sido confirmada hasta ahora.
Imagen
 Las alteraciones del metabolismo de las indolaminas se han implicado en la génesis de algunas enfermedades depresivas, con una síntesis reducida de la 5-OH-triptamina cerebral (serotonina) y posibles niveles disminuidos de triptófano libre en plasma. Se confirma en las mujeres que han tenido un episodio de depresión post parto en aquellas que están deprimidas seis meses después del parto, la ausencia del pico de elevación normal del triptófano total en los dos primeros días siguientes al alumbramiento.
 El cuadro clínico tiene unas características específicas:
a) Rápido cambio de sintomatología
b) Labilidad de humor
c) Signos confusionales
 ImagenLos síntomas iniciales más frecuentes son ansiedad, cansancio, humor depresivo, disturbios del sueño, alteraciones del comportamiento, agitación catatónica, ilusiones y alucinaciones.
 Entre los factores de riesgo destacan: primer hijo, episodios previos de psicosis puerperal, alteraciones psiquiátricas inherentes en la mujer y parto por cesárea. En la evaluación natural, los síntomas desparecen de forma gradual y espontanea durante semanas o meses. Una sustancial  minoría de estas  pacientes, quizá cerca de la mitad, experimentará otro episodio tras el siguiente parto.
Diagnóstico 
El DSM−IV no contiene criterios diagnósticos específicos para este trastorno. El diagnóstico puede hacerse cuando la psicosis ocurre en estrecha relación temporal con el nacimiento del niño. Los síntomas característicos son ideas delirantes, déficits cognoscitivos, alteraciones motoras, alteraciones del estado de  ánimo y, de forma ocasional, alucinaciones. El contenido del material psicótico hace referencia al embarazo y la maternidad.
El DSM−IV también permite realizar el diagnóstico de trastorno psicótico breve y trastorno del estado de ánimo de inicio en el postparto. 
La CIE-10 considera como período puerperal hasta seis semanas del postparto; sin embargo, la DSM-IV sólo hasta cuatro semanas postparto. 
Diagnóstico diferencial
Este, debería establecerse entre las variables ya mencionadas de la enfermedad postnatal: melancolía, depresión y psicosis postparto. La dificultad estriba, al igual que en el resto de la psiquiatría en diferenciar una depresión psicótica de una que no lo sea, y la depresión endógena de la reactiva.
Aunque el cuadro psicótico suele aparecer en las 2 ó 3 semanas siguientes al parto, sigue siendo difícil catalogar casos individuales. Por este motivo, la validez de los criterios de clasificación debe ser contrastada con la etiología y origen de cada enfermedad concreta.
Tratamiento
Los tratamientos farmacológicos son comparables a aquellos utilizados para los síndromes similares que aparecen fuera del contexto del posparto. Un estudio demostró que las fenotiazinas son más utilizadas en las mujeres que presentan una psicosis del posparto. 
Los casos en que esta enfermedad se presenta, se pueden considerar urgencias tanto desde el punto de vista médico como psiquiátrico, lo que hace necesario el ingreso. En estos casos, es frecuente, que junto con la madre sea ingresado el hijo. 
La estancia media hospitalaria de estos pacientes es de 8 días y su tratamiento incluye psicofármacos. La bromocriptina es un agonista de la dopamina que se utiliza en el postparto para la supresión de la lactancia. Son pocas las ocasiones, pero no inexistentes, en las que el uso de la medicación se ha asociado con sintomatología psicótica en algunas pacientes.
Una vez que una mujer ha presentado una psicosis puerperal, debe ser advertida de la posibilidad de recaída, que será mayor en los trastornos bipolares, en un embarazo posterior. En estos casos será necesario un apoyo psicológico durante el embarazo, porque estas pacientes viven con la angustia de una recaída.
Las necesidades se cubrirán, empezando por las más básicas:
Imagen
  • Seguridad al valorar el potencial de violencia tanto hacia sí misma como hacia los demás.
  • Eliminar los objetos potencialmente lesivos, poner límite a los episodios de violencia y si es necesario, utilizar medios mecánicos de contención.
  • Reducir la ansiedad de la paciente para ello es necesario establecer una relación de confianza, intentando orientarlo y promocionar su contacto con la realidad mediante mensajes simples.
  • Limitar los comportamientos inaceptables puede ser útil ofrecer otras alternativas de comportamiento.
  • Enseñar a la paciente mecanismos de afrontamiento y adaptación más eficaces y a afrontar sus sentimientos.
  • Se deberá evaluar de forma constante a la paciente, de modo que se pueda ir modificando el plan de cuidados según convenga.
  • La psicoterapia debe estar centrada en las áreas particularmente conflictivas.
Complicaciones
Se establece una gran tensión sobre la familia y en el desarrollo de un vínculo normal madre-hijo. Pueden producirse suicidios e infanticidios en el 4% de los casos.
Pronostico

Imagen

El pronóstico es generalmente favorable con una curación en el 70 a 80% de los casos. Los estudios de larga duración indican que de un 10 a un 15% de las psicosis puerperales evolucionan hacia una esquizofrenia crónica.
Una vez que la sintomatología desaparece, las relaciones madre-hijo se restablecen normalmente y la evolución se encamina hacia una maternidad bien lograda.
Si quieres tener más información de este tema o conoces a alguien que presente síntomas de depresión o psicosis post parto comunícate al 56 89 14 19 o escríbenos a contacto@sepimex.com.mx.
 
Elaborado por: Dra. Araceli Flores
Terapeuta de Centro Sepimex
Referencias:
García, J. Et Al. Salud Mental: Psicosis Puerperal. Editorial Síntesis. 1994. Madrid.
Gómez Alcalde, M. (2002) Patología Psiquiátrica en el Puerperio. Psicosis Puerperal. Revista De Neuro-Psiquiatría; 65: 32-46.Madrid, España.
Lorda S. Psicosis Puerperal: Aspectos Clínicos  y Asistenciales. Psiquiatría Pública. Vol. 11. Núm. 3. Mayo-Junio 1999, 70-79.
Moore, D; Jefferson J. MANUAL DE PSIQUIATRÍA MÉDICA. Elsevier España, 2005.
 

Identifica tus Fortalezas en 5 Pasos

El énfasis que actualmente pone la Psicología Positiva al estudio de los aspectos positivos en la naturaleza humana ya está dando frutos. Por ejemplo, ¿Sabías que el usar tus fortalezas en nuevas maneras disminuye la depresión e incrementa la felicidad durante 6 meses? (Gander, Proyer, Ruch, & Wyss, 2012).

Este y otros hallazgos han motivado cada vez a más personas a descubrir dentro de un contexto psicoterapéutico o por su propia cuenta cuáles son sus fortalezas.

Las fortalezas son aquellas capacidades que pueden adquirirse a través de la voluntad y proporcionan la explicación para promover la estabilidad de una vida bien vivida, ya que al poner atención en tus “puntos fuertes” tienes más herramientas para mejorar tu vida personal, contribuir a crear un mejor lugar de trabajo, escuelas y una mejor sociedad.

Además de los hallazgos que indican que a través del uso de tus fortalezas puedes mejorar tu vida e impactar positivamente a los que te rodean, los psicólogos Peterson y Seligman (2004) han enfocado sus investigaciones en el desarrollo de un sistema de clasificación oficial sobre las fortalezas que favorecen el crecimiento humano: el Character Strengths and Virtues. A handbook and classification”

En este manual se detectaron y clasificaron 24 fortalezas universales, las cuales a su vez fueron agrupadas en 6 categorías. Aquí tienes una síntesis:

Imagen

La categoría de Trascendencia está relacionada con las fortalezas que te ayudan a  forjar conexiones con el universo y  contribuyen al desarrollo de una vida con significado. Agrupa la Gratitud, Sentido del Humor, Espiritualidad y el Optimismo. 

Imagen

 

 

La categoría relacionada con la Sabiduría se refiere a las fortalezas cognitivas que implican la adquisición y el uso de conocimientos. Contiene fortalezas como la Curiosidad, la Mentalidad Abierta, Amor por el Aprendizaje y el Ingenio.

 

Imagen

 

 

La categoría de Moderación incluye a las fortalezas que te protegen de los excesos. Se trata de la Autorregulación, la Humildad y la Capacidad de Perdonar.

 

Imagen

 

 

La categoría de Justicia abarca fortalezas cívicas que producen una vida en comunidad saludable. Estas fortalezas son el Liderazgo, la Equidad y el Trabajo en Equipo. 

 

 

Imagen

 

 

La categoría de Coraje engloba las fortalezas emocionales que te permiten alcanzar metas en situaciones de dificultad ya sea externa o interna.  La Perseverancia, Autenticidad, Entusiasmo y Valentía forman parte de esta categoría. 

 

Imagen

 

La categoría de Humanidad se asocia a fortalezas interpersonales que tienen que ver con el proveer cuidado, cariño y amistad a otras personas. Las fortalezas que la conforman son el Amor, la Simpatía, la Inteligencia Social y  la Generosidad.

 

Realizar actividades congruentes con tus fortalezas representa un camino interesante hacia una vida psicológica óptima pues ellas sientan la base para tu crecimiento personal y salud mental por ello, aquí te ofrecemos 5 sencillos pero poderosos pasos que te guiaran hacia la identificación y el desarrollo de tus fortalezas:

1)    Recuerda: Trae a tu mente algún momento donde te sentiste entusiasmado, fuiste generoso, trabajaste en equipo, tuviste curiosidad, perdonaste o expresaste gratitud. Apóyate en el listado anterior de las fortalezas, y repásalas mentalmente. ¡Te sorprenderás al recordar que ya las has usado!

2)    Observa qué te entusiasma: Aprende a identificar lo que amas hacer o en lo que te encanta involucrarte, te percatarás que cuando estas en esas situaciones es porque seguramente estas poniendo en práctica una o más de tus fortalezas. ¡Obsérvate y toma nota!

3)    Pregunta a tus amigos: Tener una perspectiva distinta a la nuestra ayuda a nutrirnos, y que mejor que la de tus amigos para encaminarte a encontrar tus fortalezas. Pregúntales que cualidades, aptitudes, destrezas y fortalezas observan en ti ¡Te gustará lo que escucharás!

4)    Nota qué es lo que haces diferente a los demás: Las diferencias nos hacen únicos y en ellas se pueden esconder nuestras fortalezas. ¿Has resuelto algún problema de una forma creativa? ¿Cuáles son las actividades y contextos donde resaltas?

5)    Sal de tu zona de confort: Cuando rompes la rutina te involucras en  nuevas oportunidades de hacer cosas distintas y en ellas poner en acción tus fortalezas y descubrir otras más. ¡Pon en práctica lo mejor de ti!    

 

Espero que estas recomendaciones te entusiasmen para que empieces a usar con mayor frecuencia todas tus fortalezas y emprendas un trayecto para descubrir más. Sin embargo, si te gustaría revisarlas más a fondo e implementarlas en tu vida diaria para generarte bienestar, no dudes en contactarnos; en SEPIMEX deseamos contribuir a que alcances tu mayor potencial a nivel personal, laboral y en tus relaciones interpersonales.

 

Bibliografía:

  • Gander, F., Proyer, R. T., Ruch, W., & Wyss, T. (2012). Strength-based positive interventions: Further evidence for their potential in enhancing well-being. Journal of Happiness Studies.
  • Martínez, M.L. (2006). El estudio científico de las fortalezas trascendentales desde la psicología positiva clínica y salud. Clínica y Salud, 17 (3).
  • Peterson, & Seligman, M.E., (2004). Character strengths and virtues. A handbook and classification. Washington, D.C: American Psychological Association and Oxford University Press.

Lic. Dafne Caballero Jiménez

 Terapeuta Cognitivo-Conductual 

SEPIMEX

Servicios Psicológicos Integrales de México

 56  89  14  19

 dafne@sepimex.com.mx