Mecanismos neuronales de la confabulación: falsas memorias

Todo tema referente a la memoria causa interés y cuando nos referimos a falsas memorias lo primero que viene a la mente es saber si se trata de una cuestión psiquiátrica o neurológica o simplemente confirma que nuestros recuerdos no son tan precisos.

Quizás nos ha pasado conocer personas  cuya conversación cae en  lo inverosímil, recurro al  caso de  un adulto de 60 años cuya  habilidad culinaria  lo lleva a preparar suculentos platillos por lo que es de esperar  que su cocina sea un paraíso para aquellos que gustan de la comida gourmet. Lo que caracteriza a este personaje es que siempre relata aventuras,  como el hecho de haber trabajado en un barco pesquero en la aguas de Alaska con temperaturas árticas y expuesto a olas gigantes. Debo confesar que creí la historia, sin embargo,  gente  cercana a él  me comentó  que todo ¡era absolutamente falso! quien no conozca de su vida,  no distinguiría si está mintiendo o no. the cat

Lo anterior me llevó a indagar acerca de los mecanismos que subyacen a la confabulación cuya información es crucial para entender los procesos de memoria y en específico el papel del sistema ejecutivo.

Investigadores como Berlyne lo definen como “una falsificación de la memoria que ocurre en estado de conciencia clara”, por su parte Moscovitch lo considera como  “una mentira honesta” cuyo mecanismo  afectado son las estrategias de recuperación y por ello la información se recuerda de manera asociativa, sin ningún dispositivo de verificación que opere para rechazar información irrelevante o déficit en el monitoreo de la realidad. Se sabe la implicación de las  regiones frontales ventromediales y orbitofrontales.

Se supone que somos capaces de diferenciar entre un acontecimiento imaginado, escuchado o experimentado. No obstante, los estudios apuntan a que nuestra memoria episódica es altamente sensible a modificaciones. Y no me refiero a personas mitómanas  que de manera deliberada mienten sino a relatos distorsionados no intencionales.

La definición de Moscovitch no aclara si la confabulación es selectiva y por tanto el defecto en el empleo de estrategias se manifestará  igual, sea episodios personales o relatos  históricos. Para probarlo, Moscovitch publicó un artículo titulado “Mechanisms of spontaneous confabulations: a strategic retrieval account” en la revista “Brain” con pacientes que confabulaban y evaluó la memoria episódica presentando una palabra, por ejemplo “montaña”, y pidiendo a los participantes relatar  un episodio personal relacionado con esa palabra con tanto detalle como  sea posible.

Posteriormente, desarrolló una versión semántica donde se proporciona al paciente otra palabra, por ejemplo “revolución” y se pidió  platicar un episodio impersonal, asociado a la palabra y que hubiera acontecido antes del nacimiento del sujeto. Moscovitch encontró que los pacientes evaluados confabulan en ambas versiones del test. Lo cual implica que las estrategias de recuperación son idénticas tanto para la memoria semántica como para la episódica.

Por su parte, los investigadores Dalla Barba, La Corte y Attali  de París  publicaron en la revista “Journal of Clinical and Experimental Neuropsychology  del 2010 un estudio titulado “Confabulation in healthy aging is related to interference of overlearned, semantically similar information on episodic memory recall” donde reportan que más bien la memoria semántica interfiere en los recuerdos episódicos.

Los investigadores analizaron adultos mayores contra adultos jóvenes. Se les leyó en voz alta 3 tipos de narraciones: una historia desconocida, una historia muy conocida (cenicienta) y una muy conocida pero modificada (caperucita roja) por ejemplo se narraba que el lobo era un cachorrito perdido en el bosque y caperucita decidió llevarlo a la casa de la abuelita a criarlo hasta que mamá loba lo encontró.

Inmediatamente después de la presentación de cada historia, se pidió el recuerdo libre de tantos elementos posibles. La confabulación se definió como la producción de elementos que se desvían del material original. Los investigadores encontraron que en el cuento de hadas modificado, las confabulaciones siempre consistieron en elementos de la versión original, por ejemplo, decir que el lobo deseaba comerse a caperucita aunque ello no haya sido contado. En otras palabras, la información semántica interfería con la recuperación de información episódica.

pinochoLos investigadores concluyen que los adultos mayores participantes del estudio, tienden a confabular más a diferencia de los jóvenes, aunque estos últimos no se salvan. En adultos mayores la información semántica muy bien aprendida interfiere en el recuerdo de episodios y por tanto confabulan más al recordar el cuento conocido, es posible que los adultos mayores tengan riesgos de producir confabulaciones al confiarse en su memoria consolidada.

Si bien el experimento requiere afinarlo con población específica con tendencia a confabular, nos confirma que la memoria no sólo es vulnerable al olvido sino también a la distorsión y que la interferencia de una memoria puede volver  sensible a otra.

Los autores también contemplan que la distorsión de los recuerdos puede interpretarse como reducida capacidad atencional, específicamente en el sistema de monitoreo y por tanto la confabulación puede ser el resultado de la interrupción en los procesos de control e inhibición.

La hipótesis sugerida es que en pacientes que confabulan, la memoria semántica (información y  recuerdo firmemente establecidos) interfiere con el recuerdo episódico,  de ahí que parezca tan verídico los hechos y seamos propensos a confusiones al escuchar esos fantásticos relatos. Las personas que confabulan creen que su memoria es normal, que sus recuerdos son normales. La diferencia entre los pacientes que confabulan de aquellos con amnesia es que en esta última los pacientes olvidan la mayor parte de los datos, mientras  que en la confabulación existe un  exceso de información que embellece el contenido.

ELABORADO POR

Rosinna  Gómez  Moya

Neuropsicóloga

Servicios Psicológicos Integrales de México (SEPIMEX)

56891419

http://www.sepimex.com.

Anuncios

Autor: SEPIMEX

Servicios Psicológicos Integrales de México "Enciende tu bienestar" www.sepimex.com.mx

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s