¿CÓMO ELEVAR MI AUTOESTIMA?

“Amarse a sí mismo de manera realista y sana es uno de los principales requisitos de la salud, en toda la extensión del término, y el mejor camino para expresar y comunicar afecto a las personas que queremos” 

Walter Riso, 1990

 Imagen

La autoestima es aprendida y se va formando a lo largo de la vida en el contacto con la sociedad. Estas experiencias son almacenadas en la memoria y transformadas en creencias o supuestos sobre nosotros mismos, estos pueden ser positivos o negativos y dependiendo de que tanto sean reforzados, serán los encargados de que esa autoestima se eleve o disminuya.

 

Existen cuatro componentes importantes de la autoestima; Lo que piensas de ti mismo (Autoconcepto), qué tanto te gustas (Autoimagen), qué tanto te premias (Autorefuerzo) y qué tanta confianza tienes en ti mismo (Autoeficacia). Un equilibrio en estos cuatro componentes lograrán una estabilidad en la autoestima.

 

¿Cómo elevar el autoconcepto?

  • Olvida la rigidez y trata de ser más flexible contigo mismo y con los demás.
  • Revisa bien tus metas y tus capacidades para que estas puedan ser alcanzadas con éxito.
  • No veas solo lo malo o lo bueno, de cada cosa analiza todas las posibilidades o explicaciones.
  • Piensa positivo sobre ti mismo y tus capacidades.

 

¿Cómo elevar la autoimagen?

  • Establece tus propios criterios de belleza y no sigas lo que dicen los demás.
  • Ten en cuenta que no existe la perfección física.
  • Descubre y destaca lo que te gusta de ti.
  • Cuídala! Esta se transmite a los otros.
  • Si te gustas y valoras a ti mismo, entonces alguien más también lo hará.

 

¿Cómo elevar el autorefuerzo?

  • Toma tiempo libre y disfrútalo haciendo lo que mas te gusta.
  • Realiza actividades que te generen satisfacción
  • Descubre nuevas cosas que puedan gustarte.
  • Siente las emociones como llegan, no te limites.
  • Elógiate y recompénsate tu mismo.

 

¿Cómo elevar la autoeficacia?

  • Elimina de tu vocabulario el no soy capaz.
  • Piensa positivo pero se realista.
  • Recuerda constantemente tus logros y festeja los avances.
  • Establece nuevas y diferentes metas.

 

Recuerda que tu eres responsable de tu autoestima, esta por ser aprendida, puede modificarse y reaprender nuevas experiencias que se transformaran en creencias y supuestos más positivos en tu beneficio.

 

Si necesitas ayuda, en SEPIMEX podemos ayudarte!!!

Pide tu cita al 56 89 14 19

Escríbenos a contacto@sepimex.com.mx

 

Paola Villaseñor

Terapeuta Cognitivo Conductual

Centro SEPIMEX

paola@sepimex.com.mx

 

 

Referencia

Walter, R. (1990) Aprendiendo a quererse a sí mismo. Norma: Colombia.

 

 

 

Anuncios

Los Ciclos

 

Preocupaciones de la adolescencia

 

Lo que digo es que en algún momento me distraje,

me caí del mundo y ahora no sé por dónde se entra…

E. Galeano

 

Cuando era niño mi mamá me dijo: Quiero sentirme orgullosa de mi hijo, quiero que sea arquitecto o doctor, o quizá llegue a gobernador…[1]

“… nene, nene, ¿qué vas a hacer? cuando seas grande, nene, nene, ¿qué vas a hacer? cuando seas grande; estrella de rock and roll, presidente de la nación, wow oh!…[2]tal vez hayan escuchado este par de canciones de los años 80´s, las cuales tratan de adolescentes que son cuestionados por la sociedad sobre su futuro. Como te darás cuenta estás ya son algo “viejas”, pero la preocupación que se vive actualmente sobre ¿qué vas a ser o quién vas a ser en el futuro?  es asunto de todas las épocas y generaciones, en esta etapa de la vida se está a punto de “cerrar un ciclo” para comenzar a abrir otros más, por ejemplo: salir de la secundaria, para entrar a estudiar el bachillerato , comenzar a experimentar sensaciones de nerviosismo ante lo nuevo (nueva escuela, la ubicación de la escuela, nuevos amigos, nueva novia(o), etc.). En los comienzos de la adolescencia los padres, familiares y/o conocidos cercanos tienen el discurso de “estudia, es por tu  bien,  para  que  seas alguien en la vida”. Sin embargo tú ya eres alguien desde el momento en que naciste, eres Pedro, Martha, Rosa, Iván, Rogelio, etc., y tu personalidad te identifica, a lo que se refieren tus padres y la sociedad misma con ser alguien en la vida es a que “tengas una profesión” que te brinde las herramientas para respaldar tu futuro como adulto y continúes con el ciclo normal de toda persona. Que en el ideal es terminar una carrera, ejercerla, conocer una pareja, formar una familia y “vivir felices para siempre…”. Bueno ese final de cuento recuerda que no siempre es posible, ya que en tu vida seguirán ocurriendo diversos cambios y pueden darse finales diferentes, serás tú, quien tome las decisiones respecto a tu futuro o de lo que quieres realizar, ya que una buena planeación del futuro involucra lograr una mayor estabilidad en todos los aspectos de la vida  (emocional, social, metal, cultural, etc.), ¿y quién mejor que tú para conocer lo que te gusta y conviene?, porque comienzas a pensar a largo plazo. Aunque muchas veces la toma de decisiones sobre tu futuro puede generar en ti conductas de desorientación, rechazo, antipatía, aislamiento o angustia por definir tus aspiraciones para desarrollarte como persona adulta.

 

La toma de decisiones implica principalmente dos aspectos importantes: conocerte a ti mismo, conocer tus aptitudes (es decir aquellas habilidades físicas o intelectuales en las que posees mayor destreza), tus intereses o aspiraciones (aquellos logros que te impulsan a comprometerte, a invertir parte de tu tiempo y de tu entusiasmo por logarlos) y tu manera de ser y de comportarte (tu personalidad, tu originalidad). Y el asumir compromisos que te motiven y comprometan a alcanzar tus metas. Ya que de estás dependerá tu éxito como adulto.

 

Además el contexto en el que te desarrollas juega un papel importante, porque pueden existir diversas circunstancias que a veces puedan limitar o cambiar tus planes (dejar de estudiar, comenzar a trabajar, embarazarte, tener un hijo, etc.), por eso es necesario emplear un proyecto de vida para la realización óptima de tus metas, sueños, ideales, porque tú haces tú presente y día a día construyes tu futuro. El proyecto de vida es una manera de organizar y reconstruir el tiempo, en éste caso el tiempo de tu vida, el cual no se encierra sólo a la vida académica como en algunos casos se suele creer, ya que existen otras actividades en las cuáles también hay que involucrarse, las cuales te permitirán conocerte más a ti mismo y convivir con otro tipo de personas con intereses similares a los tuyos como: los deportes, bailes, el cine, la pertenencia a ciertos grupos o clubs de lectura, pintura fotografía, etc. Que implica la planeación en “todas las áreas de tu vida”, en primer plano de forma general y después fragmentándolo en sub-metas que te plantearás a medida que transcurra el tiempo.

 

Pero para lograr el éxito en la realización de dichas metas es necesario tener claros: valores, buena autoestima, tomar decisiones pasó a paso, aprender a cumplir metas a corto plazo e ir disfrutando del éxito obtenido al máximo, ya que eso será un logro a tu favor. El ir construyendo un proyecto de vida, permite mayor seguridad y control, ante el futuro, puesto que tú mismo estás planteando expectativas y de esta manera puedes buscar opciones y medios necesarios para alcanzar lo que te propongas, es algo así como la frase tan famosa del “Ya  me  vi”, es cómo te ves en tu futuro, ya que de esta manera podrías plantear a tus  padres, profesores, amigos y familiares, las maneras en que ellos puedan bríndate su apoyo y en caso de que te sientas inseguro sobre qué hacer, puedas comunicarlo y/o visitar a un especialista que te ayude a clarificar tus dudas y plantees una visión “clara” de lo que esperas . . .

 

 

¿Qué hacer para plantear mi futuro?

 

ü Comienza por elaborar un plan diario de actividades dividido por horas y de esta manera aprovechar al máximo tú tiempo.

 

ü Elabora un plan semanal, mensual y/o un proyecto de vida general, siguiendo estos pasos:

 

  • Ø Reconoce lo que puedes hacer mejor y lo que más te gusta hacer.

 

  • Aptitudes: habilidades físicas o intelectuales en las que posees mayor destreza.

 

  • Intereses o aspiraciones: logros que te impulsan a comprometerte, a invertir parte de tu tiempo y de tu entusiasmo por logarlos, que te gustaría hacer.

 

  • Manera de ser y de comportarte, tu personalidad, tu originalidad, tu empeño. (Puedes acudir al departamento de Orientación Educativa, para  que  te  den  asesoría,  sobre que opciones tienes)

 

  • Ø Establecer la meta definiendo claramente los pasos a seguir y el límite para cada paso.

 

  • Ø Realiza las metas a corto plazo.

 

  • Evalúa el resultado de cada una de esas metas y corregir las fallas en caso de haberlas, ya que para todo hay opciones, así que no cierres tu vida a una sola expectativa.

 

Mtro. Psic. Oscar J.  Trejo Capula

Terapeuta

Centro SEPIMEX

Tel. 56-89-14-19


[1] Canción “Mente roquera” del TRI.

[2] Canción “Cuando seas grande” Miguel Mateos.

 

Emociones y consumo de sustancias

Las emociones son afectos intensos de corta duración, que surgen bruscamente cuando una persona vive o ha vivido una experiencia agradable o desagradable. Existen diferentes emociones como: el miedo, el enojo, la tristeza, la ansiedad, los celos, etc.

Todas las emociones son necesarias y tienen una función en nuestra vida, por ejemplo:

¢  El enojo sirve para defenderse de algún ataque.

¢  La ansiedad es indispensable para evitar el peligro.

¢  La tristeza sirve para solicitar ayuda a la familia o amigos.

¢  Los celos también son útiles para asegurar la estabilidad de una relación.

Imagen

Cuando la intensidad de las emociones es desmedida o desproporcionada a la situación que se está viviendo, es probable que causen problemas. Por ejemplo: cuando se experimenta tristeza y depresión intensa solo por que se perdió un pequeño objeto material (en esta situación la emoción rebasa a la situación), o si se siente rabia intensa ante la creencia de que alguien nos veía feo.

En estos casos, es mejor aprender a controlar las emociones para tener una mejor relación con los demás y sentirse más seguros de sí mismos.

A veces sucede que cuando no sabemos controlar las emociones, las enfrentamos de manera riesgosa, por ejemplo consumiendo alcohol o alguna otra droga para sentirnos mejor. Tanto las emociones agradables (alegría, ganas de celebrar, pasarla bien con los amigos, etc.), como las emociones desagradables (tristeza, enojo, conflicto con otras personas), pueden disparar el consumo de sustancias, si éstas no se manejan adecuadamente, ya que el usuario comienza a asociar la emoción con la sustancia.

Imagen

Es necesario desarrollar habilidades como control de enojo y ansiedad, habilidades de interacción social, habilidades de comunicación, entre otras, para manejar las emociones y así evitar que éstas se conviertan en un problema que pueda desencadenar conductas de riesgo como el consumo de sustancias. Si te interesa aprender a manejar tus emociones y prevenir el consumo de sustancias, o ayudar a alguien que creas que presenta problemas para manejar emociones o consumo de sustancias,  contacta a nuestro equipo, tenemos una alternativa para ti.

 

Mtra. Psic. Violeta Félix Romero

Terapeuta Cognitivo Conductual

Especialista en Adicciones

 

Servicios Psicológicos Integrales de México

Tel. 56891419

Desarrollo de la autoestima y competencias sociales: educación emocional para l@s niñ@s.

Autoestima 1Existe una interacción continua entre emociones, comportamientos y pensamientos de tal forma que se retroalimentan permanentemente: la emoción influye en el comportamiento y en el pensamiento; a la vez, el pensamiento influye en la forma de vivir la emoción y en la dirección del comportamiento.
Desde niñ@s, aprendemos, durante nuestro desarrollo a adquirir ciertas habilidades que nos permiten ser competitivos con el mundo que nos espera en el futuro, tanto en áreas educativas, laborales, como emocionales de nuestra vida. Nuestra vida social adulta y de pareja, esta determinada en gran medida por las competencias emocionales que adquirimos en la infancia.

Una competencia emocional consiste en un conjunto de habilidades, conocimientos y actitudes que nos permiten comprender, expresar y regular de forma apropiada nuestras emociones; lo que facilita una mejor adaptación a las circunstancias de la vida, así como los procesos de aprendizaje, las relaciones interpersonales, la resolución de problemas, etc.

La adecuada expresión y manejo de emociones están relacionados con problemas que ocurren muy frecuentemente en l@s niñ@s: berrinches, violencia escolar y de género, inseguridad para hablar en publico en clases, dificultad para hacer amigo(as), baja autoestima, Autoestima 2dificultad para trabajar en equipo, la falta de iniciativa o la carencia de un proyecto personal en la edad adulta.

La autoestima es un conjunto de pensamientos, percepciones y evaluaciones que hacemos de nosotros mismos. A la vez esta influenciada por las creencias que tenemos acerca de nuestras propias competencias y habilidades (autoconcepto), que se construyen a través de la interpretación de las experiencias propias y de los roles que desempeñamos en sociedad (autoimagen). Mediante este proceso de autoconocimiento, las emociones juegan un papel crucial en la construcción de estas percepciones, pensamientos y/o creencias acerca de nosotros mismos.

Autoestima 3Los niñ@s en su interacción con el medio recibirán tanto información positiva como negativa (triunfos o derrotas, buenas calificaciones o malas, buenas amistades o peleas con amigos), que mas tarde serán integradas a su auto concepto.

Las emociones regulan la manera en que esta información es integrada: si estamos tristes, enojados, ansiosos (con un estado de ánimo particularmente negativo) solamenteAutoestima 4 registraremos la información negativa de nuestras experiencias; de esta manera, desde la infancia, se comienzan a generar conflictos afectivos y/o emocionales que repercuten directamente en la autoestima y en la forma de relacionarnos con los demás, mermando nuestras habilidades sociales, estabilidad académica e incluso familiar.

cuadro autoestima¿Cómo puedo saber si mi hij@ tiene baja autoestima?
Regularmente l@s niñ@s con baja autoestima comienzan a construir creencias erróneas con respecto a ellos mismos o a su desempeño en sociedad, y podrían hacer comentarios como: “siempre soy el/la últim@ que escogen en el equipo” (visión negativa de las cosas); “a mi me das menos dulces que a mi hermano”(se compara con los demás la mayoría del tiempo); “a mi compañera de clase su mamá siempre le compra cosas bonitas” (comparación social selectiva), etc.
En la manera en que los niñ@s desarrollen habilidades y competencias emocionales, mostraran una mayor confianza en si mismos, favoreciendo el éxito personal y profesional en su vida.

Autoestima 5

Las habilidades sociales se adquieren a través de la adecuada comunicación con los demás; es una competencia que se desarrolla mediante la convivencia escolar y familiar. Las competencias sociales están relacionadas con un adecuado ajuste psicosocial de l@s niñ@s: en el grupo de clase, en el grupo de amigos, y en una mejor adaptación académica. Una baja autoestima, rechazo o aislamiento social son consecuencias de no disponer de destrezas sociales adecuadas.

El carecer de habilidades sociales lleva a l@s niñ@s a emplear estrategias desadaptativas para resolver sus conflictos favoreciendo el comportamiento disruptivo y dificultando el aprendizaje, ya que los problemas de conducta, aparecen de primera instancia en el entorno escolar: insultar, pegar o molestar a sus compañer@s; responder de manera agresiva, etc.

Ahora sabemos que es muy importante prestar atención al aprendizaje de las capacidades emocionales que ayudan al desarrollo integral de los niños y las niñas, pues las competencias emocionales son entendidas hoy como competencias básicas para la vida.

En Centro SEPIMEX contamos con diferentes cursos para niños y niñas que permiten desarrollar una buena autoestima y competencias sociales.

Taller Habilidades Sociales-Autoestima

Referencias:
– González Pienda, Julio A.; Núñez Pérez, J. Carlos; Glez. Pumariega, Soledad; García García, Marta S.. (1997). Autoconcepto, autoestima y aprendizaje escolar. Psicothema, 271-289.
– Garcia Rojas, Daniel (2010). Estudio sobre la asertividad y las habilidades sociales en el alumnado de Educación Social. XXI, Revista de Educación. Departamento de Educación de la Universidad de Huelva: España, 225-240.

Elaborado por:
Lic. Berenice Candia
Terapeuta Infantil Cognitivo-Conductual
berenice@sepimex.com.mx