¿Para qué sirven los buenos sentimientos?

Durante décadas pasadas la psicología se ha centrado en el estudio y tratamiento de los procesos patológicos que afectan al ser humano; pocos han centrado su estudio en los procesos que promueven el desarrollo y la felicidad personal; hay varios motivos por lo que apenas se ha prestado atención a los sentimientos positivos que en otras épocas.

En primer lugar, los afectos positivos son más difíciles de evaluar que los negativos. La alegría, el gozo y la satisfacción no se diferencian entre sí tanto como la irritación, la tristeza y la angustia. Así, la ciencia sólo separa un puñado de buenos sentimientos: por cada emoción positiva se conocen tres o cuatro sentimientos negativos. Así mismo, el abanico de los gestos corporales de los afectos negativos es también mayor.  En todo el mundo las personas pueden distinguir un rostro triste o angustiado, sin embargo una expresión de alegría, diversión, felicidad y confianza contiene siempre los mismos atributos de la denominada sonrisa Duchenne: las comisuras bucales ascienden, la musculatura periorbitaria se contrae de forma involuntaria, los pómulos se alzan y aparecen pequeñas arrugas en las comisuras oculares externas.

Imagen 

Hace 20 años, Paul Ekman y Wallace Friesen, de la Universidad de California en San Francisco y  Robert Levenson, de la Universidad de Indiana, demostraron que el cuerpo reacciona de forma mensurable ante los sentimientos de ira, angustia y la tristeza, pero no ante las emociones positivas.

Los científicos han tratado a menudo de explicar los sentimientos con los modelos que se idearon para el estudio de los afectos negativos, ya que estos fungen como estímulos para actuar, la ira provoca la necesidad de atacar, la angustia, el impulso de huida, el asco el deseo de rendirse. Bajo esta perspectiva, las emociones negativas no son sino soluciones eficiente a problemas recurrentes, contra los que también lucharon nuestros antepasados.

No es tan sencillo abordar con este prisma los sentimientos positivos, desde la perspectiva evolutiva, la alegría, la satisfacción y la gratitud apenas han servido para afianzar la supervivencia.

Entonces: ¿Para qué sirven los buenos sentimientos?

 

Más que solucionar los problemas inmediatos, los buenos sentimientos ayudan a progresar internamente y a prepararse para tiempos más duros. Según Barbara Fredrickson de la Universidad de Michigan  cultivar en nosotros mismos sentimientos positivos, permite ensanchar nuestro repertorio de ideas y de acciones y nos ayudan a cimentar  y construir recursos mentales duraderos.

Se han realizado experimentos para estudiar el efecto de los buenos sentimientos sobre el pensamiento y la conducta.  En uno de los  experimentos realizado por Fredrickson y colaboradores,  se proyectó un corto cinematográfico con la idea de inducir un determinado estado de ánimo entre los espectadores la visión de un grupo de pingüinos juguetones, contoneándose sobre el hielo, provocaba alegría; las escenas apacibles de la naturaleza propiciaron un estado de serenidad. El miedo se indujo con imágenes de vértigo desde grandes alturas y la tristeza, con escenas de muerte o de entierro. Como control experimental, se desplegó una vieja y aburrida funda de la pantalla cinematográfica. Inmediatamente después de esta pequeña proyección se revisó la capacidad de los participantes para absorber nuevas ideas. Se les presentó un gráfico con tres figuras; les preguntamos cuál de los dos símbolos inferiores se asemejaba más al superior. Ninguna respuesta era correcta o falsa; en un caso, las figuras se parecían más en su contorno y, en el otro, lo hacían las unidades. Sin embargo, este “test visual” revela si una persona se concentra en la impresión general o en el detalle. El resultado fue que las personas con mejor ánimo optaron, en mayor número, por la forma, indicio de un pensamiento amplio. Las personas con un estado de ánimo neutral o pesimistas se fijaron más en los detalles.

 Imagen

Alice Isen de la Universidad  de Cornell en Ithaca, ha descubierto en varios estudios que la creatividad no es sólo una cuestión de talento individual, sino también de un estado correcto de ánimo. Isen analizó si las capacidades diagnósticas de un médico dependían de su estado de ánimo. Ofreció una bolsa de dulces a unos médicos y les pidió que reflexionaran en alto mientras trataban de resolver el caso de un paciente hepatópata. Los médicos que habían recibido el regalo no sólo integraron los diversos datos con más rapidez que los no agraciados, sino que se aferraron menos a una idea determinada y se manifestaron más predispuestos a desechar conclusiones prematuras.

Cabe inferir, en consecuencia, que el pensamiento de las personas que se sienten a gusto es más creativo, flexible, amplio y abierto. Quien se siente bien experimenta, en mayor medida, la ausencia del peligro. Las emociones positivas cambian a las personas para mejor, les abren la esperanza hacia el futuro, aumentan la resistencia y refuerzan los vínculos sociales.

 Imagen

Los sentimientos positivos no sólo cambian a la persona, sino que también se contagian. Isen descubrió que las personas optimistas se muestran más dispuestas a colaborar. A la inversa, los actos buenos producen alegría, porque uno se siente orgulloso de ellos. Los que reciben la ayuda sienten, a su vez, gratitud; los propios espectadores neutrales pueden, asimismo, alegrarse. Por consiguiente, los buenos pensamientos generan una reacción en cadena que abre el ánimo y la disponibilidad, lo que induce nuevas emociones positivas.

En definitiva, precisamos métodos que nos alienten a vivir más a menudo este tipo de sentimientos positivos. El humor y la risa parecen, sin duda, la vía más directa. Sin embargo, en los momentos difíciles resulta mucho más fácil decirlo que hacerlo. En consonancia con los experimentos de B. Fredrickson, ella misma aconseja  buscar la felicidad en todas las situaciones de la vida y en las cosas sencillas. Quien quiera descubrir lo bueno de un mundo complejo y, en parte, represivo, tendrá que acudir a sus propias fuerzas y a las de quienes le rodean. Nuestro mayor aliado en la senda para la maduración y la fortaleza interiores es la conciencia.

Imagen

Ya que el cultivar en nosotros mismos sentimientos positivos, nos permitirá desarrollarnos de forma más armónica y adaptativa a nuestras circunstancias de la vida, es importante buscar instantes para cultivar nuestros placeres corporales como:  saborear un helado de vainilla, darnos una ducha con agua caliente, salir a caminar un día de primavera, escuchar tu canción favorita, reír a carcajadas; así como otros placeres superiores realizando cosas que te permitan experimentar gratitud, gozo, compasión, gusto por ayudar a los demás, convivencia, buen humor y una perspectiva optimista de la vida.

 

  • Fredrickson, B. (2004). El poder de los buenos sentimientos. Mente y cerebro. pp. 74-78.
  • Seligman, M. (2001) La auténtica felicidad. Zeta: Barcelona.

Mtra. Psic. Joselyn Olvera Ruvalcaba.

Terapeuta

Centro SEPIMEX

56-89-14-19.

¿SUBISTE DE PESO?

¡DESCUBRE LAS CAUSAS Y SOLUCIONES!

LA IMPORTANCIA DE LA NUTRICIÓN EN LA VIDA DIARIA.

¿POR QUÉ SUBIMOS DE PESO EN LA EDAD ADULTA?, ¿CÓMO PUEDO CONSEGUIR BAJAR  AL PESO ADECUADO Y MANTENERLO? , ¿QUÉ TRATAMIENTO PUEDO ELEGIR?. ¿CUÁL ES EL MÁS EFECTIVO?.

Por Nut. Abigail Alva*

Imagen

“Si ha tenido dificultades para perder peso o lo ha conseguido pero después lo ha recuperado, tal vez se haya culpado a sí mismo por ello, pensando: “Soy demasiado débil, no estoy lo suficientemente motivado”; quizá le echó la culpa a su cuerpo, diciendo: “Me pasa algo, soy incapaz de perder peso”; o tal vez lo atribuyó a su dieta, concluyendo: “Esto no funciona conmigo”. Me complace decirle que la razón por la que no tuvo éxito con su dieta es completamente diferente: sencillamente, usted no sabía cómo hacerlo”. J.Beck.

Una vez que comenzamos a hablar del peso, irremediablemente hablaremos extensamente de tres factores de suma importancia que rodea al individuo en relación a su peso corporal: aspectos biológicos y/o nutricionales, psicológicos y sociales.

En muchas ocasiones las personas se encuentran con la meta de conseguir tener una mejor calidad de vida y  más energía bajando de peso, pero cuando se encuentran en el proceso de pérdida de kilos, los recuperan con mucha facilidad. Y esto, en gran parte se debe a que desconocen cómo seguir la dieta. Se desconocen, en muchas ocasiones,  las variables que acompañan a la Conducta Alimentaria. Incluso, se encuentran con  problemas a resolver como: el  qué comer, cómo resistir a ingerir lo que justo está  frente a su plato y cómo afrontar el hecho de que en ocasiones, ante el estrés y la experimentación de emociones negativas, la comida no logre convertirse en un consuelo (Judith B. 2009).

Imagen

En México estamos  frente a un gran reto de salud, ya que estamos atravesando por la epidemia más grande de obesidad a nivel mundial, y el número aumenta en población infantil, sí, su prevalencia va en aumento. http://www.youtube.com/watch?v=Wxg6iqQQZYg

La obesidad es una enfermedad crónica y degenerativa, y se establece con un desequilibrio entre la ingesta y el gasto energético. Sus dificultades abarcan desde problemas para respirar, interferencias en el sueño, somnolencia, problemas ortopédicos, trastornos cutáneos, transpiración excesiva, edema en los pies y los tobillos, trastornos menstruales en las mujeres y mayor riesgo en la enfermedad coronaria, diabetes, asma, cáncer y enfermedad de la vesícula biliar , son todos estos problemas asociados al exceso de peso (Ponce López, 2012).

Las investigaciones siguen demostrando la importancia de mantener un peso adecuado para el freno del desarrollo de enfermedades asociadas al sobrepeso y obesidad. A partir de esto, se considera la importancia de la nutrición en la edad adulta, debido a que esta etapa es la más larga de la vida de una persona, ya que comprende desde la pubertad al inicio de la senectud, por ello, para su estudio se ha visto conveniente dividirla de acuerdo a las posibilidades de  prevenir enfermedades crónico degenerativas y aumentar la esperanza de vida y disminuir la morbilidad. El comité de la FAO/OMS/ONU  delimitó dos intervalos que corresponde de los 18 a los 29 años, y otro de los 30 a los 59 años, otros autores prefieren separar las etapas de edad adulta entre 18 a 40 años y 40 a los 60 años.

El promedio estadístico nos dice que la esperanza de vida en el mundo general y, de la población mexicana al nacer, subió en promedio de 1970 al 2010; 14.8 años, siendo está de 77.8 años para mujeres y 73.1 para los hombres.  Hay que reconocer  que la etapa adulta es el periodo más largo de la vida y que, como todos los grupos de población son heterogéneos, por lo tanto, las necesidades de nutrición para este grupo tienen que ser considerando estas diferencias y tiene que ser confiable, por lo que, se requieren y se utilizan diversas guías como la Guía de Ingesta dietética de Referencia (IDR), la cual  se modifica por la edad, género, estado de salud, ingesta de medicamentos, estilo de vida, ingesta de alcohol, consumo de tabaco, entre otros,  ya que hay que considerar al adulto como aquel individuo único y que se encuentra eImagenn la etapa de promoción de salud, en el mantenimiento de su salud, la prevención de enfermedades crónicas y con múltiples diferencias que se requiere tratar de manera individual.

A diferencia de lo que ocurría  hace algunas décadas, actualmente las personas adultas representan más de la mitad de la población y las enfermedades que afectan a este grupo de edad constituyen las primeras causas de muerte dentro de la población general. Las enfermedades crónico degenerativas han cobrado importancia en las tasas de morbimortalidad, entre esas patologías  destacan las enfermedades  del corazón, tumores, accidentes, diabetes, la enfermedad cerebrovascular y la cirrosis hepática. En la mayoría de estas enfermedades, la nutrición, interviene como factor etiológico desencadenante,  ya que se asocian a un conjunto de causas entre los que se encuentran factores genéticos, ambientales, estilos de vida y sociales. En algunos casos, una enfermedad intensifica el riesgo de otra. Al parecer la obesidad es el factor de riesgo que más se asocia, por ejemplo, la obesidad contribuye a la resistencia a la insulina y está a la diabetes y posteriormente a la hipertensión y al riesgo de enfermedad vascular cerebral (Alcaraz Ortiz, 2012). Imagen

  Así que, una preocupación de las enfermedades crónicas, es su relación que tiene con el peso inadecuado, el  sobrepeso y obesidad y que son problemas que afectan al 70 %  de la población.

De acuerdo a ENSANUT 2006, se reporta que el 30 % de la población mayor de 20 años (mujeres, 34.5 %, hombres, 24.2 %) tienen obesidad. Este incremento debe tomarse en consideración, ya que como ya se mencionó, constituyen factores de riesgo al desarrollo de enfermedades crónicas, incluyendo las cardiovasculares, diabetes y cáncer.ImagenAhora, el peso insuficiente o bajo es también considerado como  desencadenador de enfermedades considerables. Los Trastornos de la Conducta Alimentaria se encuentran en el otro extremo, acompañado  con frecuencia de una mala nutrición.

La anorexia nerviosa es el Trastorno de la Conducta alimentaria más frecuente en mujeres jóvenes, pero que se puede presentar en hombres a cualquier etapa adulta.

ImagenImagen

Bien, ya que hemos planteado las características de la edad adulta y las patologías asociadas con una inadecuada nutrición, veamos por qué es tan frecuente la ganancia de peso en los adultos. Para ello, habremos de considerar que la edad adulta es la terminación de crecimiento y se considera como un periodo estable, en el cual el adulto requiere mantenerse en un balance cero de energía y para lograrlo, necesita de un mecanismo de ajuste relacionado  con la ingestión y el gasto energético, es decir, cuando hay un aumento en el consumo de alimentos se presenta un incremento en el gasto energético, por lo tanto, si existe una disminución de este , entonces suele acompañarse de una reducción de energía, pero cuando esto no es regulado y se consume más de lo que se gasta, se aumenta de peso gradualmente. Por ejemplo, para  que exista un incremento de un kilo por año, se requiere únicamente de 20 Kilocalorías al día, eso significa que si usted tiene sobrepeso de 5 kilos hoy y no hace nada al respecto, de aquí a un año, su sobrepeso podría ser 6 o 7 kilos, al año siguiente, tal vez 8 kilos y así sucesivamente.

En forma general, los requerimientos de energéticos  son mayores en los hombres en relación a las mujeres, esto debido a que las mujeres tienen un mayor  depósito de grasa corporal y menor masa magra, por lo que su gasto energético en reposo por Kilogramo de peso es un 10 % menor que al de los hombres.

Imagen

Por otro lado, las recomendaciones energéticas disminuyen con la edad debido a la reducción en la masa magra y al descenso en la actividad física al pasar de los años.Imagen

Por ejemplo, el requerimiento de proteínas en el adulto es menor que en las etapas anteriores de la vida debido al equilibrio entre la síntesis y degradación proteica, manteniendose alrededor de 0.8 gramos de proteínas por Kilogramo de peso al día.

Además, los requerimientos de vitaminas y elementos trazas, permanecen relativamente estables en el adulto, salvo en el caso de adultos con actividades extremas y las mujeres en edad fértil.

Todo lo que se ha mencionado es de vital importancia, ya que para mantener un equilibrio entre ingesta y gasto energetico,  se requiere primeramente en hacer una evaluación del estado nutricio del adulto sano y para ello debe someterse a una evaluación periódica. La antropometría se usa para evaluar el estado de nutrición y resulta útil para identificar la presencia de desbalances energeticos positivos o negativos. Asi mismo, se requiere la habilidad de integrar los elementos de la historia clinca y con conocimientos para realizar una evaluación bioquímica, que  encamine a la detección de deficiencias, alteraciones y patologías, donde se sospeche de una elevada prevalencia de deficiencias especificas.

Imagen

Para ello, el profesional de la salud deberá de contar con una formación en Nutrición Clínica o ser un Dietista calificado y con experiencia,  para poder hacer un Programa Nutricional personalizado que incluya un plan de salud encaminado a proveer de herramientas para que la persona interesada aprenda a comer  en las cantidades adecuadas y adquiera habilidades de promocion para su propia salud. La alimentación en la etapa adulta (al igual que en cualquier etapa de la vida) debe reunir de características generales de alimentación correctas, como: ser completa, equilibrada, suficiente, variada, inocua y adecuada para las características de cada persona.

Imagen

Es importante señalar que ante el proceso de alimentación,  nos encontramos con un proceso de interacción de suma importancia, esta es el Comportamiento alimentario, se le denomina asi porque la persona participa de manera dinámica y constante al momento de comer. Es decir, él o ella, son quienes deciden qué llega hasta su plato y son ellos o ellas quienes también eligen el momento y la cantidad, a todo esto le llamamos Comportamiento Alimentario.

Imagen

 Podemos ver que las personas llevan un ritmo de vida que involucra una necesidad de energía y un gasto energetico para poder funcionar correctamente, ya que  en su diario vivir incluyen traslados hasta su trabajo, realizan actividades intelectales  que les demanda concentración y un nivel de atención. Además, debe considerarse que el adulto al tener comidas fuera de casa, comidas en familia, horarios laborales discontinuos, compromisos sociales, etc., le lleva a la tarea de saber elegir el alimento que le satisfaga y sostenga para estar satisfecho e integrado socialmente, como vemos,en  todas estas activiades, en gran parte, está involucrada la conducta alimentaria.  Por ello, el profesional de salud, o sea, el Nutriólogo o Dietista, debe contar con habilidades que ayude a la persona a poder elegir y considerar múltiples posibilidades en su alimentación.

Imagen

Dentro del proceso de conducta alimentaria, está presente el  cambio de hábitos y la adquisición del mismo. Por ello habrá que ver, que el ser humano comparte como ser vivo la necesidad de acceder a nutrientes necesarios para sobrevivir, esa conducta de alimentarse le lleva a un proceso, en el cual se consideran acciones que conllevan desde el seguir normas, prácticas, costumbres, idiosincrasias y sistemas de creencias. Por ello, la conducta alimentaria no solo cumple el propósito de nutrirnos, sino que forma parte de nuestras creencias y cultura. Debido a esto, cuando estamos decididos a cambiar nuestros hábitos de alimentación, se requiere que el Nutriólogo o Dietista aborde la interacción entre el alimento, comportamiento alimentario, aspectos sociales y psicoemocionales que forman parte de la persona, y que, en algunos casos pueden llevarlo a padecer trastornos relacionados con la ingesta, ya sea comiendo de forma excesiva ( sobrepeso y obesidad), mala calidad nutricional ( anemia) o de forma reducida y con inaniciones frecuentes e inducidas (anorexia y bulimia). Estas consecuencias conductuales deberán ser tratadas con un profesional especializado en el tema, contemplando un tiempo considerable para tratar los problemas asociados, como: la inseguridad que lleva a la angustia, la depresión, la ansiedad y las creencias distorsionadas ante la comida y la propia insatisfacción y/o distorsión corporal.

Imagen

 Como se logra ver, el aspecto psicológico es una variable importante en el Diagnóstico nutricional, ya que dentro de la estructura cognitiva del sujeto hacia la comida y hacia sí mismo,  radica en gran medida el manejo adecuado o inadecuado de comer. El papel que juegan las emociones en la elección o no de algún alimento, es crucial y se esta demostrado que la acción fisiologica puede cambiar por una acción meramente emocional, en donde lleva a la persona a elegir el alimento no por la señal de hambre sino por el antojo. Este punto es donde, podemos retomar que las bases del comportamiento alimentario lleva al sujeto a utilizar sus sentidos y procesos cognitivos en todo el acto de comer, incluso los  olores sabores y conductas son tan importantes, ya que se dejan a un lado muchas veces los mecanismos naturales de saciedad, es decir, aquellos que lo llevaría a comer de manera equilibrada y con razonamientos lógicos sobre qué comer y en qué cantidad, por el comer para satisfacer necesidades psicológicas.

Imagen

Asi que, cuando este proceso que observamos es tan complejo , requiere indiscutiblemente de un tratamiento que involucre que el mismo especialista aborde la identificación de señales internas del sistema de autoregulación del hambre-saciedad y enseñar a utilizar un sistema cognitivo racional para evitar ingerir alimentos por antojo de forma indiscriminada y sin control, asi mismo ayudar a la persona a probar que puede disfrutar de la comida, sin llegar a sentirse mal, que puede  identificar palabras y pensamientos que aparecen en relación a la ingesta alimentaria y puede modificarlas por pensamientos realistas y racionales. El tratamiento de un peso correcto o el tratamiento de una enfermedad mediante una dieta, exige saber planificar la alimentación a lo largo del tiempo, y también a identificar las situaciones psicosociales que rodean al individuo,  y conocer  qué esta influyendo de forma directa a que el  problema persista y poder apoyar a modificarlas, ya que de esta forma, se apoyará aún más el trabajo hecho por Nutriólogos, Dietistas y Médicos (Aguilera y Leija, 2012).

Imagen

Finalmente, estos puntos tratados nos llevan a contestar las preguntas planteadas inicialmente, por qué subimos de peso, cómo bajar al peso adecuado y cómo mantenerlo. Es decir, si se ha subido de peso durante estos años, y se observa la necesidad de elegir un tratamiento adecuado para bajar al peso adecuado y mantenerlo, una elección de tratamiento será aquel que proporcione un Diagnóstico Nutricional completo y  un Diagnóstico Psicológico que evalué las conductas alimentarias, por lo tanto, deberá ofrecer un Tratamiento Integral para el Manejo del peso, en el cual no solo dirija a bajar de peso  en un tiempo determinado, sino que ayude al interesado o interesada a mantenerlo durante su etapa más larga de la vida que atraviesa, la adultez.

Imagen

Así que, el Tratamiento indicado será el que maneje un Tratamiento Nutricional y de Comportamiento Alimentario que contribuya a la adquisición de nuevos hábitos y prevención de enfermedades asociadas  a la obesidad y sobrepeso, para no solo bajar de peso, sino lo más importante, para mantener  cambios en el peso, en los hábitos, los tipos de pensamientos relacionados a la comida, habilidades de eficacia y,  finalmente, en la adquisición permanente de habilidades sociales que coadyuven a  resolver todo problema relacionado con la dieta y en cómo mantenerse saludable física y psicológicamente.

 Imagen

*Nut. Abigail Alva

Especialista en Nutrición Clínica en diferentes etapas de la vida.

Terapeuta Cognitivo-Conductual en Trastornos de la Conducta Alimentaria: Anorexia, Bulimia, Trastorno por Atracón,  Comer Compulsivo y Trastorno de la ingesta: Pica. Obesidad, Sobrepeso y mantenimiento de peso.

Servicios Psicológicos Integrales de México (SEPIMEX)

56-89-14-19

abigail@sepimex.com.mx

El cuidado de la salud

El cuidado de la salud

Según la definición presentada por la Organización Mundial de la Salud en su constitución aprobada en 1948. Este concepto se amplía a: “La salud es un estado de completo bienestar físico, mental y social, y no solamente la ausencia de afecciones o enfermedades”.

Dentro delmujer_feliz-articulo contexto de la promoción de la salud, ha sido considerada no como un estado abstracto sino como un medio para llegar a un fin, como un recurso que permite a las personas llevar una vida individual, social y económicamente productiva. La salud es un recurso para la vida diaria, no el objetivo de la vida. Se trata de un concepto positivo que acentúa los recursos sociales y personales, así como las aptitudes físicas.

La salud es mantenida por la ciencia y la práctica de medicina, pero también por esfuerzo propio. Fitness una dieta saludable, manejar el estrés, el dejar de fumar y de abusar de otras sustancias nocivas entre otras medidas son pasos para mejorar la salud de alguien. Por otra parte, el estilo de vida es el conjunto de comportamientos o aptitudes que desarrollan las personas, es decir, pueden ser saludables o nocivas para la salud y además podemos encontrar que es la causa de las enfermedades dentro del factor huésped.

Tener una dieta equilibrada, que incluya todos los grupos de alimentos, y realizar actividad física moderada con regularidad (150 minutos de ejercicio a la semana) son factores clave en la mejora de salud. Además de no fumar, consumo moderado de alcohol, tomar cinco piezas de fruta y verdura al día y tener un peso normal. Estos cambios en los hábitos de vida combaten enfermedades cardiovasculares crónicas y diabetes.mamá

Por lo tanto, la promoción de la salud es el proceso que permite fortalecer los conocimientos, aptitudes y actitudes de las personas para participar responsablemente en el cuidado de su salud y para optar por estilos de vida saludables, facilitando el logro y conservación de un adecuado estado de salud individual, familiar y colectivo mediante actividades de participación social, comunicación educativa y educación para la salud.

Algunas de las conductas para promover la salud son:

  •    Mejorhamburguesaar tus hábitos.- Establecer horarios, tanto para tus alimentos como para despertar y la hora de dormir. La disciplina favorece el autocontrol e incrementa las probabilidades de cumplir objetivos. Es importante no forzar a nuestro cuerpo a pocas horas de sueño o grandes periodos de inactividad.
  • Mantente activo.- Tomar algún curso, taller o charlas con los amigos.
  • Cuida tu alimentación.- Reduce el consumo de grasas e incrementa el comidaconsumo de frutas y verduras, bebe abundantes líquidos.
  • Evita la automedicación.- Ante cualquier situación de enfermedad acude a revisión médica, el especialista te recetará solo lo que necesitas. Realiza una visita médica una vez por año para revisión general y no olvides visitar al dentista por lo menos una vez al año.
  • sonrisa   Cuida tu mente.- Incrementa tus pensamientos positivos, emplea estrategias asertivas y busca ayuda profesional cuando notes que tu estado de ánimo afecta tus actividades cotidianas y tu relación con otras personas.
  • Apoyo psicológico.- Mantener en estado óptimo nuestras emociones es un factor importante para el cuidado de nuestra salud. Cuando nos sentimos bien podemos realizar nuestras actividades, enfrentar retos y solucionHP4ar problemas, sin embargo, existen momentos en que los problemas nos sobrepasan y requerimos de la ayuda de un especialista para aprender estrategias que nos ayuden a sobrepasar las situaciones difíciles.

En SEPIMEX estamos comprometidos con el bienestar integral de las personas. Si crees que necesitas apoyo de algún profesional de la salud puedes consultar nuestros servicios en la página de internet: www.sepimex.com o llama a nuestras oficinas: 56 89 14 19.

Elaboro: Dra. Araceli Flores León

Terapeuta cognitivo conductual de SEPIMEX.

CONVIERTE TUS PROPOSITOS EN LOGROS

Por Dra. Andrómeda Valencia

propositos2_recorteEl 2013 ha iniciado y con él muchas personas aprovechan el cambio del calendario para plantearse o retomar metas. Quizá al leer estas líneas recuerdes cuando las campañas anunciaban la llegada de este nuevo año, esos instantes en los que enfocamos nuestros esfuerzos en aprovechar al máximo cada uva para desear que nuestros propósitos se cumplan. A pesar de la tradición o de nuestras buenas intenciones no basta con comer cada uva al ritmo de las campanas o el tener una lista más grande que la del año pasado. La voluntad de lograr nuestras metas puede ser acompañada de algunos sencillos pasos que te apoyarán de forma importante a convertir tus metas en objetivos claros, realistas y alcanzables.

Los errores más comunes al plantearnos metas

Todos tenemos grandes planes y deseos para nuestra vida, desde que somos pequeños soñamos con lograr cosas importantes para nosotros, como visitar tal país, conocer a tal cantante, hablar varios idiomas, tener una profesión o actividad que nos apasionaba de pequeños, pero algo sucede al transcurrir los días, los meses e incluso los años que quizá solo recordamos tales objetivos como parte de la lista de “cosas por hacer” o en el peor de los casos en la lista de “cosas que ya no haré”, ¿Por qué nos sucede esto?

  • Cuando nos planteamos objetivos en algunos casos lo hacemos sin considerar nuestra situación actual y los pequeños pasos que se deben dar antes de llegar al resultado final, es decir vemos la meta pero olvidamos el camino que debemos recorrer.
  • Existen algunas metas que involucran tiempo, como aprender un idioma o ser campeón de algún deporte, ya que el aprendizaje y el desarrollo de habilidades es gradual y no se da de forma inmediata, por lo que los objetivos deben de considerar el tiempo y la persistencia, ya que al no lograr el resultado a corto plazo es probable que nuestra motivación baje y desaparezca.
  • Algunos propósitos no son claros y por lo tanto no es fácil alcanzarlos, o simplemente no son realistas. Puedes identificar estos propósitos porque no pueden responder algunas de estas preguntas ¿Qué quiero específicamente? ¿Cómo pienso lograrlo? ¿Cuándo voy a iniciar? ¿Para qué me servirá? De esta manera puedes darte cuenta que desear la “paz mundial” es maravilloso pero no es un objetivo claro.
  • Al momento de hacer nuestra lista de objetivos, a veces tomamos por equivocación la lista de todos los pendientes que se han acumulado a lo largo del tiempo. Por lo tanto, en lugar de plantear metas claves, nos llenamos de una gran cantidad de propósitos que no son nuestra prioridad y por lo tanto pronto bajara nuestra motivación para alcanzarlos, dejando poca energía para los que verdaderamente te importan. Es mejor, una lista pequeña pero de puntos importantes.

¿Cómo se logran nuestras metas?

Para establecer nuestras metas es importante considerar:

  • FELICIDADIdentifica si tu meta es a corto, mediano o largo plazo. Normalmente, las confundimos esperamos ver el resultado de una meta a largo plazo antes de tiempo. Recuerda que las metas a corto plazo son los escalones que te llevarán paso a paso a otros objetivos.
  • Pregúntate cuál es tu nivel de motivación y aprovéchalo. Si te das cuenta de que es muy bajo, antes de iniciar quizá debes replantear tu objetivo o encontrar la forma de sentirte más involucrado de tal manera que sea el impulso que te ayude a ser constante.
  • Cuida que tu objetivo también represente un reto, de esta manera te esforzaras en lograrlo. Si tu meta es muy baja pronto te sentirás poco motivado y no representará un cambio, si tu meta es muy elevada llegará la frustración y el malestar.
  • Plantea tu objetivo describiendo los pasos o acciones que debes realizar y no solo enfocándote al resultado final, de tal manera que pueda quedarte claro lo que debes hacer, así cada vez que lo logres sabrás que te acercas a la meta.
  • Lleva un pequeño registro de tus avances de esta manera, podrás identificar tus logros y sabrás que vas en el camino correcto. Cuida que tu registro sea objetivo, no basta con poner “me siento contento o contenta de hacer más ejercicio”, es importante que elijas un parámetro tangible, por ejemplo el tiempo que le has dedicado a la actividad física. Te sentirás muy satisfecho de ver tus propios avances!

Independientemente de cuál es tu propósito final, es importante considerar algunos hábitos saludables que te ayudarán a lograr estar con la mayor motivación para lograr tus metas, podríamos decir que cuidando estas áreas estarás asegurando que tienes “pila” para llegar a tu objetivo. Los hábitos más importantes para estar motivados son sencillos pero vitales:

1)Duerme bien, aún cuando en ocasiones ya sea por gusto o por necesidad nos tenemos que desvelar, toma en cuenta que rendirás mucho mejor cuando tengas un sueño reparador que cuando te encuentras agotado aún antes de iniciar el día. El funcionamiento de tu cuerpo e incluso tu estado de ánimo se verán beneficiados, ya que el sistema inmunológico estará listo para defenderte y te encontraras más alerta durante el día.

2)Bebe más agua. Uno de los propósitos más mencionados al inicio del año es el de bajar de peso, y muchos lo abandonan en unos cuantos días ya que esperan ver resultados inmediatos, sin embargo el proponerte beber un vaso más de agua es una meta que si puedes lograr y que se relaciona con una mejor hidratación de tu cuerpo y genera beneficios a tu digestión. Cuando estamos mejor hidratados evitamos confundir la sensación de sed con la del hambre y podemos disfrutar mejor de nuestras actividades diarias. Simple pero efectivo.

3)Cuida tu alimentación, recuerda que tu estado de ánimo y salud están muy relacionados con tu alimentación. Evitar los excesos y tener una alimentación variada es el mejor indicador de que estas preparando a tu cuerpo para llegar a tus metas.

4)Muévete, baila, camina, sube escaleras, corre, brinca, en una palabra ejercita tu cuerpo. La actividad física es el mejor escudo contra la depresión, activa tu sistema inmune y está relacionado con emociones positivas como la felicidad.imagesCADWPWUV

Recuerda que cada meta nos permite planear y establecer el camino que nos lleva al logro de nuestros objetivos, pero para lograrlo los ingredientes que no deben faltar son la motivación, la constancia y la capacidad de reconocer nuestro esfuerzo, de esta manera disfrutarás cada proyecto.

Feliz 2013! #Sepimex