Desarrollo cerebral y nutrición durante el embarazo

El desarrollo del cerebro humano es más prolongado que el de otros antropoides, esta prolongación conlleva aspectos negativos como el extender los periodos de alta vulnerabilidad pero también positivos como mejores estrategias de aprendizaje. Gran parte del desarrollo neuronal se produce durante el periodo prenatal, aproximadamente a la cuarta semana con el cierre del tubo neural y la aparición de vesículas encefálicas primarias y posteriormente secundarias, que definirán la anatomía y funcionalidad cerebral.

nutricion

Durante el embarazo la maduración cerebral implica una proliferación neuronal masiva y rápida, en la cual neuronas se desarrollan y migran a diversas partes del cerebro con un patrón genético determinado. Durante éste periodo existe mayor sensibilidad dado que se llegan a producir hasta 250 000 neuronas por minuto. Se trata de procesos progresivos y regresivos de formación, especialización, migración y conexión neuronal, además de muerte neuronal y eliminación de sinapsis. Por ejemplo, la proliferación celular cerebral se establece entre los dos y tres meses de gestación seguida del proceso de migración en el cual las neuronas viajan a su destino final alcanzando un pico al quinto mes de gestación.

Si bien la maduración cerebral durante la gestación depende de programas genéticos, se requerirá satisfacer nutrimentos que una mamá deberá balancear. Los cambios genéticos que deben ocurrir durante la etapa embrionaria pueden estar sujetos a influencias ambientales de tipo nutricional de tal manera que las proteínas posibilitarán el crecimiento neuronal y la conexión entre ellas mientras los ácidos grasos participarán en la formación de la membrana neuronal.

Por ello es de esperar que la falta de ciertos nutrientes traerá consecuencias desfavorables en el desarrollo, específicamente durante los periodos de proliferación y migración celular. Se sabe que la deficiencia de nutrientes como ácido fólico provoca daños en el cierre del tubo neural, el cual es indispensable para el desarrollo del encéfalo y médula espinal. En recién nacidos que sufrieron estrés nutricional durante la gestación, la carencia de nutrimentos como aminoácidos ocasiona alteración en la biosíntesis de moléculas importantes en la señalización cerebral, lo que resulta en alteraciones en la conformación de la corteza cerebral.

La presencia de sinapsis corticales a las 8 semanas y media de gestación, el establecimiento de la circuitería neuronal a las 15 semanas, comisuras como el cuerpo calloso formadas a las 20 semanas y la aparición de las principales circunvoluciones cerebrales a partir de la semana 26 son indicios de los cambios rápidos y activos durante la gestación.

CEREBRO

El crecimiento cerebral dependerá de la multiplicación de otro tipo de células, como las gliales que dan sostén, protección y nutrición a las neuronas a través de una sustancia llamada mielina, dicha capa de mielina facilitará la conducción de impulsos nerviosos y será un marcador de maduración. Gran parte de dicho proceso ocurre durante los primeros años de vida y continúa más allá de la infancia en un proceso en el cual la materia gris del cerebro va disminuyendo con la edad, y es reemplazada por la materia blanca, constituida por los axones. La gruesa capa de mielina no sólo facilita la transmisión del impulso nervioso, también estabiliza las conexiones neuronales que sobrevivieron éste proceso de maduración.

Cuando se presenta desnutrición severa en un adulto, el cerebro permanece intacto en cuanto a su peso y composición. En el caso de los niños, es diferente, la desnutrición en los primeros 2 años de vida es capaz de disminuir el número de células y de sinapsis al tratarse de un periodo sensible de crecimiento cerebral.

Durante el embarazo las necesidades nutricionales serán ligeramente mayores, pero esto no significa comer por dos sino se trata de una alimentación completa y variada debido a que a lo largo del embarazo el peso deberá aumentar de 9-13 kilos aprox.
A continuación se muestra algunos alimentos básicos durante la etapa gestacional.

Proteínas: Legumbres, huevos, leche, quesos, carnes (pollo y pescado)
Hierro: Hígado, trigo entero, germen de trigo, legumbres como lentejas, tomate, vegetales de hoja verde.
Calcio: Leche, yogurt, quesos
Ácido fólico:Vegetales verdes, cítricos (naranja, mandarina, pomelo y limón), hígado, carnes rojas y legumbres.

Asimismo se deberá reducir de la dieta el consumo de alimentos con excesivas grasas de origen animal, como tocino, mantequilla, embutidos, etc. El consumo de comidas con mucho azúcar, como pasteles, dulces y por supuesto evitar en absoluto sustancias muy tóxicas para el bebé como el alcohol y la nicotina. Aunque la placenta impide el paso de sustancias nocivas, en ocasiones logran traspasar.

cigarro

Posteriormente, durante períodos sensibles en la vida postnatal temprana el sistema nervioso debe obtener experiencias críticas, como la sensorial, motora, emocional. Estos períodos se caracterizan por un alto ritmo de aprendizaje. Después de un período sensible, las conexiones disminuyen en número y están menos sujetas a cambios. Por lo que el surgimiento de nuevas neuronas opera seguido con una muerte neuronal programada (apoptosis) y procesos de eliminación selectiva sináptica, es decir, la mitad de las neuronas mueren tempranamente antes de las maduración final, con objeto de ajustar el tamaño de la población neuronal a nivel de las necesidades funcionales del cerebro. Por ejemplo, en la corteza visual del lactante la densidad sináptica alcanza un máximo nivel a los 8 meses de edad, sin embargo un periodo subsiguiente de eliminación celular la reduce a un 50% en el periodo de tres a cinco años.
Es una interacción entre la genética y el entorno donde la estimulación ambiental va a guiar qué conexiones se van a preservar y cuales se van a eliminar.

Si estás embarazada o deseas ser mamá, recuerda que los procesos madurativos cerebrales del nuevo ser comienzan desde las semanas tempranas de gestación. Por ello acude con tu médico o nutriólogo para que te proporcione la dieta personalizada adecuada.

 Díaz, A. C., Biolley h. e. (2005). Ingesta dietaria de nutrientes críticos en embarazadas. Revista Chilena de Nutrición 32 (3).
 Brain Facts (2012) Apuntes sobre el cerebro y el sistema nervioso. [En línea] Obtenido de
 Hernández, R. J. (2008). Correlaciones cognoscitivo neurobiológicas en el desarrollo humano. México: Masson Doyma S.A.

ELABORADO POR: Neuropsi. Rosinna Gómez Moya
Servicios Psicológicos Integrales de México SEPIMEX
56891419
http://www.sepimex.com.mx
rosinna@sepimex.com.mx

Anuncios