Madurez del sistema ejecutivo y éxito escolar

Desde edades tempranas es posible distinguir una serie de conductas propositivas que le permiten al niñ@ el control y regulación de comportamientos dirigidos a un fin. Se les conoce como funciones ejecutivas e incluyen un conjunto de habilidades como el  programar, organizar, planear acciones, la flexibilidad de pensamiento, la inhibición de respuestas automáticas, la autorregulación del comportamiento, etc. Capacidades imprescindibles para el logro de metas escolares.

La diversidad de investigaciones reportan que su desarrollo inicia temprano, durante la lactancia y se prolonga  hasta la adultez. Alrededor de los ocho meses, los bebés son capaces de buscar el objeto que les ha sido ocultado y recuperarlo. Durante el primer año de vida  emerge la habilidad de suprimir respuestas dominantes como dejar de chupar su dedo al ver a mamá. Antes de los 3 años el  niñ@ actúa orientado en presente, por lo que se trata de un funcionamiento  ejecutivo frágil. Entre los 3 y 5 años emerge la capacidad de actuar de forma flexible y orientarse hacia el futuro. Siendo la edad de 4 años donde emerge la capacidad de evaluar  y autorregular los propios procesos cognitivos. Alcanzando  una capacidad ejecutiva similar a la observada en el adulto entre la adolescencia y principios de la segunda década de vida.  Por lo tanto, durante la etapa preescolar el  sistema ejecutivo no es ausente, sino inmaduro. En la etapa escolar se advierte una maduración acelerada que se torna más lenta al comenzar la adolescencia, lo que sugiere una mayor estabilidad  de las funciones ejecutivas conforme aumenta la edad.

 En los últimos años, se ha observado un notable interés en el  frecuente fracaso escolar y su relación con el funcionamiento ejecutivo. Si consideramos que en el sistema funcional de la escritura intervienen los siguientes mecanismos neuropsicológicos: análisis auditivo y cinestésico, actualización de la imagen visual y visuo-espacial de la letra, retención audio-verbal, control motor y por último la presencia de un programa voluntario de toda la acción, es decir, la capacidad de organización y regulación de la conducta hacia la obtención de metas,  mediante el monitoreo y rechazo de estímulos  irrelevantes,  el seguimiento de  instrucciones,  el mantenimiento de objetivos y con ello la posibilidad de  dirigir, seleccionar y sostener  la atención hacia la tarea en específico. Cuando se presenta inmadurez del sistema ejecutivo el niñ@ fácilmente manifiesta distracción ante estímulos externos, no analiza ni memoriza la información de manera suficientemente activa y no regula ni controla las acciones escolares.

La detección de conductas que sugieren inmadurez de los sistemas ejecutivos desde edades tempranas ante respuestas emocionales posibilitará  la prevención de problemas de aprendizaje a futuro y asegurará un éxito escolar.

 

Como papás existen conductas que podemos observar en la etapa preescolar para considerar una revisión especializada con el fin de prevenir.

  • Tanto en casa y escuela  se distrae  con eventos irrelevantes.
  • En el juego no respeta reglas, turnos, pierde el objetivo.
  • Uso inadecuado de los juguetes debido a que su manipulación es impulsiva, desorganizada con tendencia a la destrucción.
  • Irritabilidad y enojo incontrolable y exagerado.
  • Problemas para concluir acciones (comida, tareas, juegos) al interrumpir con información irrelevante.
  • Constante impulsividad, anticipación en la vida cotidiana.
  • Incapaz de planear y seguir una secuencia de acciones para lograr el objetivo durante el juego.
  • Su propio lenguaje desorganiza su actividad.
  • Durante el juego presenta escasa tolerancia a la frustración.
  • Incapacidad de mantenerse en una actividad por más de 10min.
  • No son conscientes del impacto que causa su conducta en los demás.
  • Su diálogo es desorganizado, perseverativo, con escasa coherencia y  relación.

 

Fuente:

Matute , E.,  Chamorro, Y.,  Inozemtseva, O.,  Barrios, O., Rosselli, M. y  Ardila, A. (2008).  Efecto de la edad en una tarea de planificación y organización (‘pirámide de México’) en escolares. Revista de Neurología 47 (2): 61-70

 

García-Molina,  A., Enseñat-Cantallops,  A., Tirapu-Ustárroz, J. y  Roig-Rovira, T. (2009). Maduración de la corteza prefrontal y desarrollo de las funciones ejecutivas durante los primeros cinco años de vida.  Revista de Neurología 48 (8): 435-440

 

Elaborado por:

Mtra. Rosinna Gómez Moya

Neuropsicóloga

Centro Sepimex:  56891419

http://www.sepimex.com

Anuncios

Autor: SEPIMEX

Servicios Psicológicos Integrales de México "Enciende tu bienestar" www.sepimex.com.mx

1 comentario en “Madurez del sistema ejecutivo y éxito escolar”

  1. Hola . buenas tardes

    Mi nombre es Ileana Villanueva, soy distribuidara de la editorial TSL

    Nos dedicamos a promover libros enfocados a psicologos, terapeutas del lenguaje, manejo de emociones para el apoyo en terapias, juegos, desarrollo emocional, trastornos de aprendizaje, estimulación temprana, musico terapía, etc.

    Me gustaria, saber si podria contactarme con la persona indicada para poder ofrecer mi material y tener una entrevista.

    Agradezco de antemano su amable atención y quedo a sus órdnes

    Ileana Villanueva
    0445529419369

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s