Depresión postparto

La depresión postparto es el desorden psiquiátrico más frecuentemente visto después del parto (Kumar & Oyebode, 2005), el nacimiento de un niño puede representar un evento de estrés mayor, en el cual las mujeres que son más vulnerables se les precipita un episodio depresivo (Altshuler, Hendrick & Suri, 1998).

La etiología y factores causales de la depresión postparto, pueden estar determinados tanto por factores biológicos como psicosociales, se ha propuesto y es probable que la enfermedad sea un resultado ordinario de la interacción entre cambios hormonales en el periodo previo al parto, la vulnerabilidad genética, estrés ambiental y eventos graves en la vida como detonantes de la depresión postparto (Josefsson, Larsson, Nylander & Sydsjo, 2006).

Episodios de depresión mayor después del parto son referidos como depresión postparto, siendo su inicio en las primeras 4 semanas después del alumbramiento, aunque esto puede variar desde un mes hasta un año después el nacimiento del niño (López-Ibor & Valdés, 2002). La depresión postparto normalmente se caracteriza por síntomas como tristeza, llanto, cambios repentinos de humor, extrema sensibilidad, fatiga, disturbios del sueño y pérdida de apetito entre otros. Siendo esto una limitante para satisfacer plenamente las necesidades físicas y emocionales del hijo (Eugenia, González, Martínez, Tovar & Valencia, 2000; Fernández, García & Maroto, 2005).

La depresión postparto significa un riesgo físico y emocional para la madre, el niño, la interacción entre estos y la dinámica familiar (Eugenia et al., 2000; Josefsson et al., 2006; Kumar & Oyebode, 2005; Boyce & Hickey, 2005; Hendrick, 2003). Por lo cual el interés se debe dirigir hacia la prevención y el tratamiento psicoterapéutico de la depresión post parto.

 

Algunos TIPS para prevenir:

1.- Proyectar los cambios que ocurrirán debido al embarazo en tu vida de forma real y no ideal.

2.- Prepararse física, mental y en ambiente para recibir al nuevo integrante de la familia de manera gradual en base a metas reales (corto, mediano y largo plazo) que se puedan planificar.

3.- Monitorear estado físico y emocional de la madre a lo largo del periodo pre natal, peri natal y post natal.

4.- Poner atención a los pensamientos que te lleguen a generen malestar (pre natal, peri natal y post natal).

5.- Si la pareja compartirá el embarazo tratar de incluirlo (a) en general al proceso ya que esto ayudara a adaptarse mutuamente a los cambios que se generen por la llegada del nuevo integrante de la familia.

6.- Es importante propiciar momentos periódicos de relajación y distracción para la madre y su pareja, apoyándose en alguna persona de su entera confianza para que cuide al bebe mientras se realiza esto.

“Recuerda si en algún momento consideras que la situación te esta sobre pasando no te agobies, no te recrimines ni te culpes, es mejor recurrir con un psicólogo el cual te ayudara a manejarlo de una forma adecuada para ti, ya que nada es perfecto sin embargo tú puedes generar el cambio”.

Elaborado por:

Mtra. Angélica Méndez

Terapeuta cognitivo-conductual

Centro Sepimex

Anuncios

Autor: SEPIMEX

Servicios Psicológicos Integrales de México "Enciende tu bienestar" www.sepimex.com.mx

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s