¿Has pensado últimamente que estás muy triste o deprimido?

¿Qué es la depresión?

La depresión es una alteración en el estado de ánimo que se caracteriza por algunos o todos de los siguientes síntomas:

  • Sentimientos de tristeza
  • Llanto constante
  • Se pierde el interés en actividades que antes se disfrutaba
  • Pérdida o aumento de peso sin justificación
  • Dormir  mucho más o mucho menos que antes
  • Sentimiento de debilidad o falta de energía
  • Sentimientos de ser inútil o culpable de algunas situaciones
  • Creer que uno no es capaz de hacer actividades
  • Dificultad para concentrarse
  • Pensamientos pesimistas sobre el futuro, de sí mismo o de otras personas
  • Creer que la vida no vale la pena

¿Es normal estar deprimido?

La depresión es uno de los principales motivos de consulta que tienen los psicólogos, y uno de los temas más estudiados debido a su padecimiento.

Según el psiquiatra Luis Agüera, la depresión afecta al 16% de la población en atención primaria y que oscila entre el 20 y el 50% de infradiagnósticos. (Agüera, 2012)

Con base en los resultados de la encuesta nacional de salud mental, Medina y colaboradores (2003) concluyen que 3.3% de la población padece o ha padecido alguna vez al menos un episodio depresivo.

De acuerdo a la organización  mundial de la salud, la depresión es una de las principales causas de incapacidad en el mundo, ocurre en cualquier edad, sexo y estrato social, aproximadamente una de cada 4 personas tiene acceso a tratamientos efectivos. (OMS, sa)

¿Cuáles son los posibles tratamientos?

Los tratamientos de la depresión de primera línea, se agrupan en dos grandes categorías, los farmacológicos y las intervenciones sociales. Los tratamientos farmacológicos incluyen el uso de fármacos pertenecientes a una de dos clases; los inhibidores selectivos de la recaptura de serotonina o los llamados antidepresivos tricíclicos.

Dentro de las intervenciones sociales, la más estudiada es la Terapia Cognitivo Conductual, la cual tuvo sus orígenes con los estudios de Aaron Beck sobre la depresión y después generalizada a múltiples padecimientos. Esta terapia lleva dicho nombre a causa de la incorporación de técnicas conductuales como cognitivas.

La terapia Cognitivo Conductual se caracteriza por ser de duración breve, el terapeuta es directivo y tanto paciente como terapeuta colaboran dentro del tratamiento. Los terapeutas aseguran que al producir el cambio cognitivo, viene el cambio de los síntomas. Este cambio cognitivo, se origina mediante una serie de intervenciones, que incluyen la práctica de nuevas conductas, la identificación y modificación de patrones erróneos de pensamiento y la enseñanza de un diálogo con uno mismo más adaptativo.

La terapia Cognitivo Conductual ofrece tanto tratamiento en vivo como en línea, ya que facilita que el paciente no se traslade, flexibilidad en el horario, y sobre todo los mismos beneficios que la terapia en vivo.

¿Qué trabaja la terapia Cognitivo Conductual en la Depresión?

La terapia cognitivo conductual tiene el objetivo de disminuir considerablemente la sintomatología depresiva, utilizando tanto técnicas cognitivas como conductuales para lograr que el paciente disminuya los pensamientos negativos, mejore su capacidad de resolver problemas, pueda lograr un autocontrol sobre su conducta, buscar y mejorar los reforzadores que se tienen en la actualidad y proporcionar habilidades sociales que le permitan mejorar la interacción con quienes le rodean en las diferentes áreas de su vida.

¿Dónde puedo acudir para recibir tratamiento Cognitivo Conductual?

Paola Villaseñor – Terapeuta Cognitivo Conductual

Centro SEPIMEX

Pensamiento 16 . Col. Ciudad Jardín. Delegación Coyoacán.

Telefono: 5689 1419

http://www.sepimex.com

paola@sepimex.com.mx

contacto@sepimex.com.mx

Anuncios

Ansiedad en los niños

Dentro de la población infantil en México, los trastornos relacionados con la ansiedad ocupan dos de los primeros cuatro lugares en cuanto a prevalencia. Los que más se encuentran en la población  infantil son las fobias específicas y la ansiedad de separación (Medina-Mora, 2003). Al inicio de la vida adulta, los trastornos de ansiedad se desarrollan en edades más tempranas que otro tipo de trastornos. La ansiedad suele presentarse  en conjunto con síntomas depresivos, lo que hace su tratamiento y detección más complicados.

Los trastornos relacionados con la ansiedad en los niños pueden presentar los síntomas que presentan los adultos cuando padecen de ansiedad, sin embargo, también pueden presentar terrores nocturnos (pesadillas), episodios de enuresis (hacerse pipí ya sea durante el día o la noche), y algunos problemas de conducta como los berrinches con el fin de evitar las situaciones temidas. Los niños pueden sufrir diversos tipos de trastornos de ansiedad, algunos de los más comunes son las fobias y la ansiedad de separación.

-Las fobias se definen como miedos irracionales ante diferentes situaciones. Lo  que distingue a una fobia del miedo común y corriente es que es desproporcionado a la situación a la que se teme; las personas que las sufren, muchas veces comienzan a experimentar síntomas de ansiedad tan solo con la anticipación del suceso temido. En ocasiones, la persona que sufre la fobia sabe que el objeto temido no le puede causar un daño grave y aun así presenta un miedo descontrolado. Cuando una persona sufre de una fobia evita a como dé lugar situaciones en las cuales tenga que enfrentarse al objeto o situación temida. Entre los niños, las fobias suelen ser específicas a ciertas situaciones como la obscuridad, insectos, albercas, etc. También puede presentarse la fobia social que se refiere al miedo a estar expuesto a situaciones con mucha gente o con gente que no pertenece al círculo de confianza del niño.

-La ansiedad de separación se presenta cuando  un niño presenta severos síntomas de ansiedad ante la separación de la familia, particularmente al asistir al colegio. Este tipo de ansiedad sólo se considera un trastorno si es desproporcionado a la circunstancia. Los niños que presentan este trastorno muestran una intensa negación y resistencia ante no solamente la asistencia al colegio sino también ante las rutinas previas como dormir la noche anterior o ponerse el uniforme.

El tratamiento de la ansiedad infantil normalmente incluye el  entrenamiento en técnicas de relajación y de autocontrol. Así mismo, es de suma importancia que los padres de niños que  padezcan de ansiedad sean parte del tratamiento ya que en muchas ocasiones ellos también presentan síntomas ansiosos que requieren ser tratados para  que no se conviertan en un factor de riesgo adicional para sus hijos.

¿Qué es la ansiedad?

La ansiedad es una respuesta natural del cuerpo humano ante situaciones de peligro; es una respuesta que nos permite sobrevivir ante situaciones que ponen en peligro nuestra integridad o incluso nuestra vida. Cuando nos encontramos en situaciones amenazantes es normal que presentemos la reacción de ansiedad (comúnmente conocida como “nervios”), que se compone por síntomas psicológicos y fisiológicos. Dentro de los síntomas psicológicos podemos encontrar mucha preocupación, miedo, inseguridad, dificultad para concentrarse o pensamientos negativos. Los síntomas fisiológicos pueden incluir taquicardia, temblores, sudoración excesiva, sensación de ahogo, entre otros. Todos estos síntomas suceden debido a que al presentarse una situación amenazante, nuestro cuerpo se prepara para las dos respuestas instintivas que podría utilizar: el ataque o la huída; y por lo tanto el episodio de ansiedad es clave para la supervivencia en situaciones peligrosas.

Sin embargo, la mayoría de las personas en un momento u otro de sus vidas presentan episodios ansiosos frente a situaciones que son realmente amenazantes o peligrosas y es ahí donde se presenta el problema. Nuestro cuerpo está constantemente activado para enfrentar situaciones peligrosas sin que realmente las estemos experimentando y perdemos la capacidad de controlar esta sensación de ansiedad. Cuando esto sucede, es cuando podemos hablar de una ansiedad patológica.

Ansiedad normal

Ansiedad patológica

Características generales

-Episodios poco frecuentes

-Estos episodios tienen una intensidad leve o moderada

-Los episodios tienen  una duración limitada

-Los episodios son muy frecuentes

-Presentan una alta intensidad

-Duran mucho más tiempo

Situación

La reacción de ansiedad es congruente con la situación que nos ocurrió. Es una reacción esperable ante la circunstancia.

La reacción es desproporcionada a la circunstancia.

Grado de sufrimiento

Limitado, aunque se siente incomodidad, aún nos permite funcionar en nuestras actividades diarias. Esta incomodidad dura poco tiempo.

EL grado de sufrimiento es alto, y prolongado.

Grado de interferencia con la vida diaria

La interferencia con la vida diaria es muy ligera o incluso no se presenta ya que los episodios duran poco tiempo.

La interferencia es alta y con frecuencia impide que se realicen las actividades cotidianas de la persona.

Existen diferentes tipos de trastornos mentales asociados a la ansiedad, como lo son las fobias (miedos irracionales), el Trastornos Obsesivo Compulsivo, el Trastorno de Estrés Postraumático, el Trastorno de Ansiedad Generalizada o las crisis de pánico.

Para todos los trastornos relacionados con la ansiedad, existen diferentes tratamientos, tanto médicos, psicológicos y de estilo de vida; que en muchas ocasiones deben ser administrados en conjunto para mejorar sus resultados

En México, diversos estudios indican que la ansiedad es el trastorno psicológico con mayor prevalencia en la población. Además, en los trastornos relacionados con la ansiedad se observa una tasa de incremento anual superior a la de otros trastornos mentales (Monroy Fonseca, 2010). Esta información hace de suma importancia la pronta detección y el tratamiento adecuado de los pacientes que padecen este tipo de trastornos.

Depresión postparto

La depresión postparto es el desorden psiquiátrico más frecuentemente visto después del parto (Kumar & Oyebode, 2005), el nacimiento de un niño puede representar un evento de estrés mayor, en el cual las mujeres que son más vulnerables se les precipita un episodio depresivo (Altshuler, Hendrick & Suri, 1998).

La etiología y factores causales de la depresión postparto, pueden estar determinados tanto por factores biológicos como psicosociales, se ha propuesto y es probable que la enfermedad sea un resultado ordinario de la interacción entre cambios hormonales en el periodo previo al parto, la vulnerabilidad genética, estrés ambiental y eventos graves en la vida como detonantes de la depresión postparto (Josefsson, Larsson, Nylander & Sydsjo, 2006).

Episodios de depresión mayor después del parto son referidos como depresión postparto, siendo su inicio en las primeras 4 semanas después del alumbramiento, aunque esto puede variar desde un mes hasta un año después el nacimiento del niño (López-Ibor & Valdés, 2002). La depresión postparto normalmente se caracteriza por síntomas como tristeza, llanto, cambios repentinos de humor, extrema sensibilidad, fatiga, disturbios del sueño y pérdida de apetito entre otros. Siendo esto una limitante para satisfacer plenamente las necesidades físicas y emocionales del hijo (Eugenia, González, Martínez, Tovar & Valencia, 2000; Fernández, García & Maroto, 2005).

La depresión postparto significa un riesgo físico y emocional para la madre, el niño, la interacción entre estos y la dinámica familiar (Eugenia et al., 2000; Josefsson et al., 2006; Kumar & Oyebode, 2005; Boyce & Hickey, 2005; Hendrick, 2003). Por lo cual el interés se debe dirigir hacia la prevención y el tratamiento psicoterapéutico de la depresión post parto.

 

Algunos TIPS para prevenir:

1.- Proyectar los cambios que ocurrirán debido al embarazo en tu vida de forma real y no ideal.

2.- Prepararse física, mental y en ambiente para recibir al nuevo integrante de la familia de manera gradual en base a metas reales (corto, mediano y largo plazo) que se puedan planificar.

3.- Monitorear estado físico y emocional de la madre a lo largo del periodo pre natal, peri natal y post natal.

4.- Poner atención a los pensamientos que te lleguen a generen malestar (pre natal, peri natal y post natal).

5.- Si la pareja compartirá el embarazo tratar de incluirlo (a) en general al proceso ya que esto ayudara a adaptarse mutuamente a los cambios que se generen por la llegada del nuevo integrante de la familia.

6.- Es importante propiciar momentos periódicos de relajación y distracción para la madre y su pareja, apoyándose en alguna persona de su entera confianza para que cuide al bebe mientras se realiza esto.

“Recuerda si en algún momento consideras que la situación te esta sobre pasando no te agobies, no te recrimines ni te culpes, es mejor recurrir con un psicólogo el cual te ayudara a manejarlo de una forma adecuada para ti, ya que nada es perfecto sin embargo tú puedes generar el cambio”.

Elaborado por:

Mtra. Angélica Méndez

Terapeuta cognitivo-conductual

Centro Sepimex

COMO SOBREVIVIR A LAS VACACIONES EN CASA

Por Dra. Andrómeda Valencia

Las vacaciones son una época que grandes y chicos esperamos con mucha ilusión. Para descansar, convivir con nuestra pareja, hijos, familiares y amigos. Unos días antes de salir de vacaciones anhelamos la llegada de estos días de descanso para romper con la rutina  y nos imaginamos haciendo las cosas que nos gustan y que en ocasiones no podemos hacer por falta de tiempo.

Algunas veces las vacaciones incluyen viajes, pero en otros momentos las vacaciones serán en casa Finalmente las vacaciones llegan y si no estamos listos el tiempo que compartimos en casa se convierten en un tiempo que nos desgasta.

Para aprovechar al máximo este tiempo en casa con nuestra familia considera lo siguiente:

1.- Considerar tus intereses, posibilidades económicas e incluso las actividades que se pueden realizar con todos los miembros de la familia, con los niños o con tu pareja. Para lograrlo toma en cuenta sus edades y gustos, de esta manera las actividades que propongas pueden incluir a todos los miembros de la familia.

2.- Identifica lugares de interés cercanos a tu casa, como museos, parques, bibliotecas, exposiciones y espacios recreativos. El periodo de descanso incluye varias opciones que solo están disponibles en esta temporada y que son un excelente pretexto para visitar los sitios de nuestra ciudad que aún no conocemos o bien para recordar y disfrutar nuevamente nuestros lugares favoritos.

4.- Pueden preparar una película divertida para disfrutar en familia, quizá una trilogía, una serie o un maratón de películas resulten una buena opción para pasar una tarde

5.- Organiza rutinas divertidas en las que participen diferentes miembros de la familia, recuerda que estar de vacaciones en casa no es sinónimo de ver la televisión todo el día.

6.- Es una excelente oportunidad para disfrutar de tu propio espacio, por lo tanto leer, escuchar música o preparar una rica cena, pueden ser actividades que se disfruten solos y acompañados.

7.- Saturarte de muchas actividades te dejará sin energía y vas a necesitar vacaciones de las vacaciones, por lo tanto lo mejor es disfrutar de cada momento sin desgastarte de más, así te quedará energía para el día siguiente.

8. – Así como las actividades cambian, nuestra alimentación también es diferente en estos días, sin embargo es importante ser cuidadosos ya que los excesos en la comida o los cambios en nuestras rutinas pueden generar cambios que afecten nuestra digestión.

9. – Evita desvelarte seguido, ya que esta temporada desajusta nuestras rutinas. Si en casa hay niños pequeños prepárense juntos para regresar a las actividades y al menos tres días antes de terminar este periodo vuelvan a retomar sus horarios para dormir y descansar.

10. – Recuerda que los niños se aburren fácilmente y es recomendable estar preparados  si el lugar que visitaremos requiere de largos tiempos de espera, por ejemplo llevándoles colores o crayolas para pintar, un libro para leer o música para escuchar mientras esperan.  

 Planea, organízate y disfruta de estos días al máximo!

CONTACTO: contacto@sepimex.com.mx